Aída Trujillo

junio 10, 2010

Publicaciones en el periódico El Nacional de República Dominicana

17 Diciembre 2009, 10:43 AM

Vivencias cotidianas de alla y aquí

Escrito por: Aida Trujillo

Al igual que aquí, en España un pájaro es un ave.  No tiene ninguna otra connotación más que cuando uno habla de alguien y exclama “¡Menudo pájaro está hecho!”.  Eso significa que, a quien nos estemos refiriendo, es muy listo, muy astuto, se las sabe todas.  Puede ser utilizado para bien o para mal, aunque casi siempre se usa para lo segundo.

Al leer mi última columna, algunos españoles me preguntaron por qué a una culebra la habían llamado “pájaro”, los que iban en la guagua.

Esa pregunta volvió a provocarme risa pues la verdad es que, desde siempre, la forma popular dominicana de usar esa palabra, me ha hecho mucha gracia.  La verdad es que es una muletilla que evita complicarse con el lenguaje ya que su aplicación es muy extensa.

Entonces,  para satisfacer su curiosidad se me ocurrió contarles una anécdota.

Hace tiempo estuvieron visitándome, aquí en Juan Dolio, mi hija y un buen amigo mejicano.

Después de darnos un baño y tomar agua de coco, el muchacho nos invitó a almorzar a un conocido restaurante situado frente al mar.

Al cabo de un rato de desenfadada conversación, salió el tema de los “pájaros”.  Él sólo conocía una expresión para la que aquí se utiliza esa palabra, además del significado propio del vocablo.   Sin embargo, desconocía por completo la otra particularidad del idioma autóctono.  Es decir que, a todos los animales, ya sea que vuelen, repten, corran o naden, se les denomina de ese modo.

Cuando se la conté,  el amigo no me creyó e incluso llegó a decirme que le estaba tomando el pelo.  Todo esto dentro de un ambiente de armonía y de buen humor.

Ya que insistía en no creerme, le sugerí que la mejor manera de que saliese de dudas era que él mismo preguntase a una de las camareras.  Le propuse que lo hiciese directamente, sin que ninguna de nosotras, ni mi hija ni yo,  mediásemos.

Como el muchacho es de carácter más bien tímido, en un principio no se atrevió.  Además, estaba convencido de que nos estábamos burlando de él y tenía miedo de hacer el ridículo.

Se dirigió al cuarto de baño y cuando volvió ya nos habían traído nuestros aperitivos.

Mi hija y yo seguimos “machacando” sobre el tema y él siguió escuchándonos, divertido pero incrédulo.

Yo llevaba conmigo, como suelo hacerlo, a mi perro que estaba amarrado a mi asiento y descansaba echado en el piso.

Después de habernos tomado el primer trago, y tras pedir otro, tanto mi hija como yo habíamos olvidado el asunto.  Pero él, al parecer, no.  Volvió a sacar el tema, insistiendo en que nos estábamos riendo a su costa. Habíamos logrado despertar su curiosidad.

De pronto, cuando menos lo esperábamos, el muchacho llamó a la camarera.

–  Señorita… – le preguntó amablemente, señalando el mar –  ¿aquí se sirven de esos “pájaros marinos”? –

– ¡Oh sí! – contestó ella – ¡Aquí hay una langosta muy buena y fresca! Y se la preparan como usted desee… –

– ¿Y qué me dice de la doña? – volvió a preguntar, señalándome a mí – ¿La dejan siempre entrar al restaurante con ese “pájaro”? – refiriéndose y punteando con su dedo índice a mi perro.

– ¡Oh sí! – volvió a contestar ella, un tanto indignada – ¿Cómo no la vamos a dejar entrar con su perrito si casi siempre está solita? –

Según él mismo me confesó, aquella fue una buena lección de sabiduría popular para él que es un muchacho culto y que ya lleva algunos años viviendo en nuestro país.

 
   
Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: