Aída Trujillo

junio 10, 2010

Publicaciones en el periódico El Nacional de República Dominicana, Terremoto de Haití y “Payasos sin Fronteras”

14 Enero 2010, 11:05 AM

Vivencias cotidianas de allí y aquí

Escrito por: Aida Trujillo

Con mis escritos intento aportar un poco de alegría, junto al conocimiento de otra cultura, la española, de un modo que más de uno podrá juzgar como frívolo.  Pero les aseguro que no lo es.

Creo que no se debe sólo hablar de política, asesinatos, hambre, y un sinfín de tristezas que acaecen en el planeta.  Aunque no hay que ignorarlas, como hacen algunas organizaciones que merecen todo mi respeto, pienso que hay que intentar suavizarlas con el humor.

Pongo como ejemplo a la organización llamada “Payasos sin Frontera”.  Ellos consiguen hacer aflorar una sonrisa en muchas personas que están padeciendo enfermedades y tragedias en su vivir cotidiano.

Payasos sin Fronteras, logo

Payasos sin Fronteras, logo

Agradezco también que muchos y célebres artistas hayan ido, y sigan yendo, a aliviar el dolor de las personas, con su humor y su arte.  Y que lo hayan hecho, y continúen haciéndolo, en núcleos en donde el peligro acechaba, y acecha, aún a costa de arriesgar sus vidas.

Hoy el contenido de mi columna iba a ser bien distinto.   Pero me resulta imposible hablar de otra cosa que no sea del desastre ocurrido en Haití, el país que comparte nuestra querida isla.

Cuando miles de personas, en breves instantes, han perdido la vida, y otras han perdido todas o casi todas sus pertenencias, es difícil centrarse en cualquier otro tema.

Aunque ocurren cada día catástrofes naturales y, por desgracia, muchas provocadas por la mano del hombre, hoy me siento especialmente compungida.

Ayer nos pusieron en alerta, durante unas horas, por un posible Tsunami que también amenazaba nuestra patria.  La gente que me rodeaba, física o “telefónicamente”, estaba nerviosa, como es lógico.  Después todo quedó en un susto.

Malo fue, sin embargo, para nuestros convecinos, sus visitantes y residentes extranjeros a los que el terremoto pilló desprevenidos.

Y es que cuando Muerte quiere, llega sin avisar.  Cuando Desgracia desea, viene sin ser invitada.  Cuando a Desolación se le antoja, se viste con sus mejores galas y nos visita a deshora.

Quisiera mandar, a través de estas líneas, un mensaje a nuestros congéneres de todos los países del mundo.  Seamos solidarios.  Ayudemos, dentro de nuestras posibilidades, a todos los afectados, de un modo físico o emocional.

Enviemos, a través de nuestro corazón y de nuestro espíritu, todo nuestro AMOR a todos los que, en el  día de hoy, están sufriendo las consecuencias de este terrible seísmo.

 
   
Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: