Aída Trujillo

septiembre 27, 2010

Publicaciones en el periódico El Nacional, Isabel Allende II parte

23 Septiembre 2010, 12:58 PM

Vivencias cotidianas de allí y aquí

Escrito por: Aida Trujillo (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

Isabel Allende, insigne escritora, parte II

El hablar de Isabel Allende ni siquiera empieza en una primera columna, publicada la semana pasada.  Tampoco acabará en la segunda pero, como lo prometido es deuda, considero que debo seguir escribiendo sobre la insigne escritora.

En 1960, Isabel entró a formar parte de la sección chilena de la FAO.  Esta es una organización de las Naciones Unidas que intenta mejorar el nivel de vida mediante el aprovechamiento de las posibilidades de cada zona.

Salvador Allende

Salvador Allende

En el año 1973 se produjo el golpe de estado que encabezó el general Pinochet y en el que su tío Salvador Allende fue asesinado.  Entonces, en 1975, la escritora decidió exiliarse con su familia a Venezuela.  En los 13 años que permaneció allí, trabajó en el diario El Nacional de Caracas y publicó su primera obra teatral, “La casa de los siete espejos”.

Sus padres se hubieron separado en el año 1945, cuando su madre regresó a Chile con ella y sus dos hermanos, y allí la escritora residió hasta el 1953.  Después cambió continuamente de país de residencia.  Esto siguió enriqueciendo su trayectoria cultural y humana.

El ambiente y los sucesos que condujeron al golpe militar chileno fueron, para ella, fuente de inspiración que dieron forma a su célebre obra, “La casa de los espíritus”, perteneciente al llamado “realismo fantástico” (1982).

Once años después del éxito por ella obtenido, la novela recibió un poderoso impulso de proyección internacional gracias a su adaptación cinematográfica.  La película fue  realizada por el cineasta sueco Bille August quien obtuvo la colaboración de la autora para elaborar el guión.  Para su realización se contó con un prestigioso elenco artístico en el que figuraron Meryl Streep, Glenn Close, Jeremy Irons, Winona Ryder, Antonio Banderas y Vanessa Redgrave.

Isabel Allende ha vendido más de cincuenta millones de ejemplares de sus obras que han sido traducidas a más de veintisiete idiomas.  Está considerada como la escritora de lengua española más leída del mundo.  Sus múltiples actividades para distintos medios de comunicación también ha sido importante parte de su trabajo.

En el año 1988, acudió a votar en el plebiscito que hizo dimitir a Pinochet y ya en el 1990, con el retorno de la democracia en Chile, fue distinguida con la “Orden al Mérito Docente y Cultural Gabriela Mistral”.

Gabriela Mistral

Gabriela Mistral

La escritora, creadora de numerosas obras literarias, ha sido distinguida por la Academia de Artes y Letras de los Estados Unidos de América.

En mayo del 2007 se la ha nombrado “Doctor Honoris Causa” por la Universidad de Trento, Italia, en “Lingue e litteratture moderne euroamericane”.

En septiembre de 2010, fue galardonada con el Premio Nacional de Literatura de Chile.  Al recibirlo, Isabel indicó que ese ha sido el premio más  importante recibido en su vida.

Asimismo, se ha convertido en la cuarta mujer en recibir este galardón.  La  antecedieron Gabriela Mistral (1951), Marta Brunet (1961) y Marcela Paz (1982).

Anuncios

septiembre 17, 2010

Publicaciones en el periódico El Nacional, Isabel Allende I

16 Septiembre 2010, 11:17 AM

Vivencias cotidianas de allí y aquí

Isabel Allende

Isabel Allende

Isabel Allende, insigne escritora Escrito por: Aida Trujillo (mailto:https://aidatrujillo.wordpress.com/)

Desde que en el año 1982 publicase su novela “La Casa de los Espíritus”, me hice asidua de la escritora Isabel Allende.  Libro que ella publicaba, libro que yo “devoraba”.

La célebre literata recibió el golpe más duro de su vida en el 1992: la pérdida de su hija Paula.  Sin embargo, su inmenso dolor le sirvió como fuente de inspiración.  Isabel escribió un libro que bautizó con el nombre de su hijita, ida en plena flor de la vida, a la edad de veintiocho años.

Como madre que soy, y como seguidora suya, lloré por ella y me solidaricé con su pena.  Sin embargo, a pesar de mi admiración por la novelista, me resultó imposible leer aquel libro titulado “Paula”. Me lo perdí por miedo, huyendo de enfrentar una terrible realidad que puede golpear a cualquiera.

Transcurrido un mes desde la muerte de mi hijo Jaime, ahora han pasado más de dos, me convencí de que había llegado el momento de leerlo.  Pero, además, sentí un fuerte impulso.  Me atreví a escribir a Isabel para compartir con ella mis sentimientos, como si de una amiga se tratase.  No esperaba respuesta de su parte, pero me equivoqué.  Esa señora, además de ser una sublime escritora y una gran luchadora, demostró la sensibilidad que siempre intuí en ella.

Con estas líneas – le escribí – quería expresarle que, aunque no me había atrevido a leer su libro “Paula”, pues tengo cuatro hijos y me daba miedo, ahora que he perdido a uno de ellos, voy a hacerlo.  Estoy segura de que en su escrito encontraré algo que me ayude.  Debe de haber sido una terrible experiencia el perder a su hijita querida, como la que estoy viviendo yo desde hace un mes.  La admiro mucho, la considero valiosa y valiente, y su arte es maravilloso.

Querida Aída – fue su respuesta – Me da mucha pena su duelo. No hay dolor más grande que perder a un hijo.  Mi Paula murió hace muchos años y he aprendido a vivir con su recuerdo y su espíritu, que siempre me acompaña, pero todavía siento tristeza. Esa tristeza nunca se va, pero puede convertirse en una tierra fértil donde crecen las mejores virtudes: paciencia, compasión, agradecimiento por lo que se tiene, a, or.  Le deseo consuelo en estos momentos tan duros.  Un abrazo solidario.

He sentido la necesidad de publicar nuestros correos porque considero importante que conozcamos la parte humana de personas como ella.  No olvidemos que, esas personas, también son seres que viven experiencias de gozo y de dolor.  No ignoremos que su arte, su inspiración, expresa sus vivencias y que es una riqueza que, con su labor y su esfuerzo, nos transmiten.

Hija de Tomás Allende, diplomático chileno que le inculcó su afición por las letras, y de Francisca Llona, Isabel Allende nació en Lima en agosto de 1942.  Continuará.

Aída Trujillo.

septiembre 9, 2010

Publicaciones en el periódico El Nacional, Sakineh Mohammadi Ashtiani, otro símbolo de carencia de democracia en el mundo

9 Septiembre 2010, 11:55 AM

Vivencias cotidianas de allí y aquí

Escrito por: Aida Trujillo

Salvemos a Sakineh

Salvemos a Sakineh

Sakineh Mohammadi Ashtiani, otro símbolo de carencia de democracia en el mundo

La semana pasada mencioné una carta abierta publicada por Bernard-Henri Lévy, filósofo y escritor, en la que defiende la causa de Sakineh, condenada a morir lapidada por un presunto delito de adulterio.

Bernard Henri Lévy

Bernard Henri Lévy

Nacido en la Argelia francesa, el 5 de noviembre de 1948, Lévy se trasladó a Francia en el año 1954 y en el 1968 ingresó en la prestigiosa “Escuela Normal Superior”.  Inició su carrera de periodista de guerra en 1971 cubriendo los acontecimientos de la ofensiva por la independencia de Bangladesh.

En 1976, de regreso a Paris, se hizo popular como fundador de la corriente de los llamados “nuevos filósofos”.  Tanto él como André Glucksmann, Alain Finkielkraut y otros, basaron sus críticas en dogmas de la izquierda radical surgida en el célebre “Mayo del 68”.  Lévy, por entonces, fue tachado de “intelectual mediático y narcisista” por sus detractores.  En contrapartida, fue muy valorado por sus seguidores debido a su sólido compromiso en favor de la libertad de pensamiento.

En la actualidad, mientras Lévy defiende el destino de Sakineh, el periódico iraní Kayhan publica que Carla Bruni Sarkozy es una “puta italiana que merece morir por su trayectoria de vida inmoral”.  El delito de la esposa del presidente de Francia, según el diario y sus partidarios, “es muy grave por haberse ella sumado a la campaña internacional que defiende la vida de Sakineh Mohammadi Ashtiani”.

El tema es complejo.  Los signos expresados por el impredecible régimen, nefastos.   Sakineh fue forzada a incriminarse en una emisión de la televisión estatal iraní.  A su presunto delito añadió el de su complicidad en el asesinato de su marido, del que ya fuera declarada inocente. Fue inducida a renegar de su abogado defensor, Mohamad Mostafaei,  que acababa de exiliarse a Noruega, culpado de “internacionalizar” el caso.

Sakineh es una víctima más de una dictadura y simboliza una pieza fundamental en una batalla ideológica que decidirá el futuro de Irán.  Su lapidación representaría el triunfo de los más radicales, instalados en la jerarquía, que tratan de llevar el país hacia un islamismo intransigente.

Carla Bruni y Nicolas Sarkozy

Carla Bruni y Nicolas Sarkozy

Las criticas a Carla Bruni forman parte de una estrategia que defiende a un Islam aplicador de la “Sharia”, ley separadora del bien y del mal.   “Sólo los infieles apoyan a adúlteras y no son buenos creyentes”.

El personaje ultraconservador más destacado es Mesabah Jazdi, quien hasta tuvo problemas con Jomeini por sus excesos. El sector más radical promueve el castigo público que incluye la amputación de manos y pies.

Amnistía Internacional nos recuerda que como mínimo diez personas, siete mujeres y tres hombres, están en el corredor de la muerte esperando su lapidación.  Ciento treinta y cinco podrían ser ejecutadas por delitos cometidos cuando eran menores de edad.  En el 2009 fueron condenadas a muerte más de trescientas ochenta y ocho personas.   Catorce perecieron públicamente y una fue lapidada.

Aída Trujillo Ricart     http://aidatrujillo.wordpress.com/

septiembre 4, 2010

Publicaciones en el periódico El Nacional, Sakineh Mohammadi Astiani, La solidaridad como camino a la democracia

1 Septiembre 2010, 11:53 AM

Vivencias cotidianas de allí y aquí

La solidaridad como camino a la democracia Escrito por: Aida Trujillo

Estoy suscrita a la página de Avaaz, una importante organización solidaria.  Considero que debemos ser copartícipes con nuestros semejantes si queremos llegar a una democracia real a nivel mundial.  A través de Avaaz, y de otros medios de comunicación, me entero de las terribles circunstancias que sufre una mujer iraní, Sakineh Mohammadi.  Espero que aún siga viva cuando se publique este artículo.

Hoy quiero solidarizarme para intentar salvar su vida.  Valdría la pena aunque se tratase únicamente de ella, por supuesto.  Pero además, su absolución, representa la salvación de muchas otras personas que se encuentran, o se encontrarán, en su misma precaria situación.  ¡Actuemos!  Una firma en una de tantas peticiones que se están publicando, puede ayudarla en mucho.

Sakineh Mohammadi Ashtiani

Sakineh Mohammadi Ashtiani

Recordemos que nuestro dolor personal se transmite a todos al igual que el de todos forma parte de nuestra energía cotidiana.

Transcribo algunos fragmentos de una carta abierta escrita por Bernard Henri Lévy,

definiendo la situación de Sakineh.  En ella solicita que nos unamos en esta batalla

internacional  para impedir su lapidación.

“Sakineh Mohammadi Ashtiani es esa mujer iraní de 43 años que fue condenada a la lapidación.  Lleva cinco años pudriéndose en la prisión de Tabriz, a la espera de que se ejecute la sentencia.  Y eso por un “crimen” que solo confesó bajo tortura y que consistió, según sus acusadores, en haber mantenido… ¡una relación amorosa extramatrimonial!  La opinión pública internacional, conmocionada por el horror, esperaba la revisión de un veredicto tan inicuo como bárbaro.  Pero, el 9 de agosto pasado, tuvo lugar uno de esos golpes de efecto a los que Irán nos tiene acostumbrados.  El régimen difundió por televisión, en un programa de gran audiencia, las nuevas “confesiones” de Sakineh, que, cubierta con un chador negro que solo dejaba asomar su nariz y uno de sus ojos, con una hoja de papel entre los dedos y una voz en off en farsi, superpuesta a la suya que se expresaba en su lengua materna, el azerí, confesaba un segundo crimen: su supuesta complicidad en el asesinato de su marido.  Está en juego la vida de una mujer y la libertad y dignidad de cientos de ellas.   Se trata del honor de un gran país, dotado de una cultura magnífica e inmemorial, que no puede quedar reducido al rostro ensangrentado, destrozado, de una mujer lapidada.  Piedad, por tanto, para Sakineh.  Piedad para Irán, cuyo pueblo merece algo mejor que esa abominación.

Este es el sentido de un vasto movimiento de solidaridad que se ha puesto en marcha y al que se han sumado dos ex presidentes de Francia, Valéry Giscard d’Estaing y Jacques Chirac, dos grandes líderes de la oposición, Martine Aubry y Ségolène Royal, la Primera Dama de Francia, Carla Bruni Sarkozy y el actual presidente francés, Nicolás Sarkozy.

Prosigamos el combate.  Obtengamos todos juntos la absolución de Sakineh.”

Blog de WordPress.com.