Aída Trujillo

octubre 4, 2012

Publicaciones en el periódico El Nacional, Aceptar a los demás como son, versión ampliada

1 Octubre 2012, 11:28 AM

Vivencias cotidianas de allí y aqui

Escrito por: Aida Trujillo Ricart         (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

Aceptar a los demás como son

Este es uno de los grandes retos que nos impone la vida pues resulta muy difícil aceptar a los demás cuando su comportamiento no se ajusta a nuestro modo de pensar y de sentir. Pero, como también es una elección, el poder llegar a ello supone un auténtico camino a la plena libertad personal.

Sin embargo hay que tener la precaución de no caer en una mentira que nos perjudique. Cuando uno sienta que, para mantener el cariño de otra persona, tiene que renunciar a su esencia, e incluso rogar y sufrir innecesariamente, es mejor retirarse a tiempo.

Habría que meditar sobre el hecho de si se quiere a esa persona, en concreto, o a un ídolo forjado en nuestra mente. Para poder amar a los demás, tenemos que aprender a amarnos a nosotros mismos, sin caer en el egoísmo, algo muy diferente al auténtico amor.

El aceptar a los demás no implica el entregarles nuestro Poder Superior. Cuando tomamos las riendas de nuestra vida, impidiendo que nos afecte lo que el otro sienta, piense o haga, recibimos una gran lección que, aunque en un principio pueda resultar dolorosa, después nos resultará muy beneficiosa.

Esto lo voy aprendiendo, poco a poco, pero no siempre lo consigo, lamentablemente. Se necesita mucha práctica y fuerza de voluntad para lograrlo.

Pero, a través de mis experiencias, me he dado cuenta, cada vez con más frecuencia de que, cuando mi forma de sentirme, mi buen o mal humor, dependen de otra persona, le estoy entregando ese inmenso Poder Superior de mi Espíritu.

Se puede complacer, en múltiples ocasiones,  a los demás pero, repito, hay que ser cauteloso/a y saber diferenciar si únicamente estamos buscando la búsqueda de reconocimiento, de amor y de aceptación, lo que lo convierte en una insana necesidad.

Si complaciendo a los demás me olvido de mis propios deseos y dejo de escuchar lo que anhelo, a menos que sea por motivos auténticamente altruistas, y no por temor a no ser amado y aceptado, no estoy haciendo el bien a nadie.

Las personas creyentes saben que, según dicen las Escrituras, Dios decretó, en sus mandamientos, “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. A pesar de todas las versiones que he llegado a leer, no he encontrado ninguna que dijese “…más que a ti mismo”. Esto es algo que, a lo largo de mi paso por la vida, me ha hecho meditar en más de una ocasión.

En términos generales, es nuestro deseo el querer mantener todo bajo control, que es lo que  realmente nos afecta, muchas veces sin percatarnos de ello. Y, obviamente, cuando alguien no responde a ese “control”, nos sentimos vulnerables y heridos, con las consecuencias que eso conlleva.

Entonces culpamos al otro por no ser como esperábamos.

Es, por lo tanto, muy importante el que entendamos que nuestro personal sistema de valores no es una regla que rige ni tiene que “gobernar” al resto de los seres humanos, y viceversa.

Lo realmente trascendental es que seamos coherentes con lo que creemos y dejar que los demás actúen del mismo modo y se rijan por su propia escala de valores.

Sería bueno también el saber agradecer las diferencias existentes entre los distintos criterios de las personas ya que, de ese modo, podremos compararlas y aprender de ellas.

El cegarnos, que es lo que se suele hacer cuando comienza cualquier relación, no nos  conduce a nada. Hay que intentar que “el amor no sea ciego”, en ningún caso.  Eso significa el aceptar, aunque no nos guste, sin intentar modificar, ni manipular a nadie.  ¡Y viceversa también!

Ese es el afecto auténtico; aquel que reconoce la luz del otro aun conociendo su “parte oscura” y que, a pesar de ello, a pesar de no comulgar con sus ideas, se mantiene firme dentro de nuestra alma.

El amor verdadero no es ciego, al contrario, y nunca nos “fallará”.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: