Aída Trujillo

junio 16, 2013

Publicaciones en el periódico El Nacional, Mario Moreno, el inolvidable actor cómico “Cantinflas”, I parte

8 Junio 2013, 10:22 AM FILOSOFÍA

Vivencias cotidianas de allí y aqui

Escrito por: Aida Trujillo Ricart

Mario Moreno, el inolvidable actor cómico “Cantinflas”, I parte

Fortino Mario Alfonso Moreno Reyes, nombre completo de este entrañable actor, nació en Santa María La Redonda, México D. F., el 12 de agosto de 1911. Se hizo mundialmente famoso con el nombre de su personaje principal, Cantinflas, al que dio vida en la mayoría de sus películas.

Aunque también fue conocido como “El Mimo” y como “El Cómico de la Gabardina”, un hecho que no es sabido por todos. Muchos le amaron y le aman y algunos no le soportaban, según me han comentado. Pero yo, que estoy en el primer grupo, quiero dedicarle dos columnas pues creo que las merece.

tepitoFue el sexto de doce hermanos, hijos de Pedro Moreno y de Soledad Guizar Reyes, cuyos orígenes humildes, hicieron que también Mario tuviese que sufrir de miseria durante su infancia.

Se crió en un barrio pobre, Tepito, pero supo salir adelante haciendo uso de su audacia y aprendiendo trucos callejeros.

A base de grandes esfuerzos por parte de su padre, se matriculó en la Facultad de Medicina de la Universidad de Ciudad de México para complacerle. Sin embargo, mientras estudiaba, Mario empezó a dar sus primeros pasos como bailarín y emulador, dedicándose, asimismo, al boxeo profesional antes de adentrarse en el mundo del espectáculo.

zarrapastrosoComenzó actuando en el circo y pronto sus grandes dotes para la interpretación, su ternura y su visión alegre del mundo le llevaron a recrear al arquetipo de “pelao”, hombre vulgar y pobre mexicano. Mario lo caracterizó llevando pantalones caídos, camiseta harapienta, corbata o pañuelo, atados directamente en el cuello. Fue así como nació “Cantinflas”.

Hasta que un día en el que tenía una cita con un empresario del Teatro de Variedades de Jalapa (Veracruz) se produjo un fortuito incidente en el local. Mario salió a escena para calmar los ánimos del público pero los nervios le impidieron hablar con fluidez. Aquella forma intermitente de departir hizo carcajear al público, iniciándose, de ese modo, su carrera de cómico. En el 1930 era el más famoso del país.

cantiflas_esposa_02El 27 de octubre de 1936 contrajo nupcias con Valentina Ivanova Zubareff, de origen ruso. Ese mismo año, Mario debutó en la película “No te engañes corazón”, a la que siguieron “Así es mi tierra” y “Águila o sol” (1937), El signo de la muerte (1939) y toda una serie de cortometrajes.

Sin embargo, el actor no se consagró como ídolo irrefutable hasta el 1940, con el largometraje “Ahí está el detalle”, en cuya postrera escena, mediante un discurso delirante, “Cantinflas” se saltó los convenios sociales, logrando cambiar el veredicto del juez.

Antigua imagen de la Facultad de Medicina de México D. F.

Antigua imagen de la Facultad de Medicina de México D. F.

Esta película le brindó la oportunidad de fundar la compañía Posa Films, productora de “Siempre listo en las tinieblas” y “Jengibre contra dinamita”. Aquellos filmes resultaron ser unos simples intentos fallidos de penetrar en el mercado de Hollywood.

A pesar de ello y a partir de su debut como protagonista en la película “Ahí está el detalle”, el actor logró batir récords de recaudación en las salas de hispano parlantes durante tres décadas seguidas.AHI ESTA EL DETALLE PELI

Anuncios

junio 6, 2013

Publicaciones en el periódico El Nacional, “El tiempo entre costuras”, novela de María Dueñas

31 Mayo 2013, 8:36 AM

Vivencias cotidianas de allí y aqui

María Dueñas

María Dueñas

 

Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

“El tiempo entre costuras”, novela de María Dueñas

Acabo de terminar de leer el libro del que hoy hago mención. Era uno de los que estaban en mi particular “lista de espera”, como suele ocurrirnos a muchos lectores, por falta de tiempo.

Cuando empecé la lectura de sus seiscientas treinta y una páginas, sin contar las dos de la nota de la autora al final, creí que se trataba de un relato nacido únicamente de la fantasía de María Dueñas. No obstante, sé por experiencia que, en la novela, se fusionan la realidad y la ficción. Esa es una de las facetas que más me agradan de ese género pues deja que sea el lector el que decida si creer, o no, en su veracidad.

No obstante, según iba avanzando en los entresijos de la vida de Sira, la protagonista, fui tomando conciencia de que, detrás, se acumulaba gran parte de la historia de España desde antes de la Guerra Civil (1936-1939) hasta después, cuando empezó y terminó la Segunda Guerra Mundial.

portada libroEscrito con crudeza, fuerza y finura al mismo tiempo, “El tiempo entre costuras” es un libro que merece la pena leer y devorar, como lo hice yo. Parecía, cuando lo tuve entre mis manos, que iba a gozar de él por un tiempo más o menos prolongado, debido a su extensión. Sin embargo el placer duró pocos días. Y eso que tengo la costumbre de que, cuando me gusta un tomo, me “obligo” a prolongar su lectura. Quiero degustarlo, coloco mi marcador, haciendo caso omiso de mis ansias por continuar leyendo, y me pongo a hacer otra cosa. Me produce cierta y extraña pena el terminar un libro que ha conseguido seducirme.

De hecho, existen varios que he releído, transcurrido un tiempo. Resulta curioso que, debido quizás a los cambios producidos en mi persona, siempre me parecen algo diferentes, como si de una versión nueva se tratase. María Dueñas ha conseguido que su libro me encandilase y se sitúe entre ellos.

No había oído hablar de esta autora anteriormente. Es una bella mujer que nació en Puertollano, España.

Está doctorada en Filología Inglesa, es profesora titular en la Universidad de Murcia, ha impartido docencia en diversas universidades norteamericanas, es autora de trabajos académicos y ha participado en numerosos proyectos culturales y editoriales. Es todo, aunque no poco, lo que sé de ella, por el momento.

Puertollano, Ciudad ´Real, España

Puertollano, Ciudad ´Real, España

Pero me basta el haber leído su novela para conocerla bastante más de que lo haría a través de una simple biografía. Escribe de forma exquisita, a mi modo de ver, y revela muchos aspectos que desconocía de la historia española. Sin embargo, en su libro menciona también lugares que me son muy familiares.

Uno de ellos, del cual escribí en su día, es “Embassy”. El que fue un pequeño salón de té, cuya fundadora, Margareth Taylor, ayudó a rescatar de una muerte segura a muchas personas, sigue existiendo. Yo conocí ese establecimiento cuando era un espacio tan reducido que uno se veía obligado a esperar, de pie, a que se liberase alguna de sus escasas  mesas.

"Embassy"

“Embassy”

Ahora, además de haberse visto ampliado desde hace algunos años, también cuenta con un estupendo restaurante en el piso superior. Desde luego, es un lugar que recomiendo visitar a quien vaya a Madrid, por su exquisitez y por los secretos que guardan sus paredes.

Pero, asimismo, recomiendo leer “El tiempo entre costuras” que nos traslada, también, a las vivencias del que fue el Protectorado español en Marruecos y a cómo era la vida en la España republicana que cambió radicalmente cuando Franco se hizo con el poder absoluto.

Blog de WordPress.com.