Aída Trujillo

agosto 19, 2018

Publicaciones en el Periódico “El Nacional Dominicano”: Homenaje y elegía por el ilustre Señor Rafael Andrés Mombiedro

Natural de Cuenca, en donde nació el 18 de abril de 1940. Gracias a él, tuve el placer de conocer esa hermosa ciudad hace ya unos cuantos años.

Fue Licenciado en Derecho en la Universidad de Salamanca y Presidente del Comité Deportivo durante 12 años. Le fue concedida la Medalla de Oro al Mérito Deportivo.

Gran abogado y mejor amigo, además de ayudarme con su sabiduría, su compañía resultaba ser tan grata que, incluso en los momentos más difíciles, en donde parecía que nada se iba a arreglar, él le hacía ver a uno siempre el lado positivo de las cosas.

Mi amigo Rafael era de carácter alegre y era entretenido y muy culto.

Todavía hay momentos en los que me gustaría poder coger el teléfono y llamarle para compartir cosas de mi vida, pedirle consejo y/o desahogarme.

Me presentó a su esposa, María Amalia, un encanto de persona, y a sus hijos cuando aún eran unos niños. Hoy en día tanto Eduardo, el mayor, como María, la más joven han seguido los pasos de su padre y ambos son abogados. Los dos han formado su propia familia y son padres de un niño cada uno, que hicieron las delicias de su abuelo, q.e.p.d.

Rafael falleció el 16 de marzo del pasado año 2017 aunque lamentablemente yo no me enteré de ese triste hecho hasta este viernes 13 de abril de 2018, apenas unos días antes de su cumpleaños. Me llevé un disgusto enorme pues le quería mucho ya que era un amigo entrañable con el que se podía contar siempre.

Como, al escribir estas líneas, estoy viviendo en un pueblo situado a unos 20 kms. de Madrid capital, Boadilla del Monte, desde hace alrededor de año y medio, me encuentro bastante apartada físicamente de mis amigos. Y, en consecuencia, he ido perdiendo el contacto con muchos de ellos, aunque no el cariño.

En este caso concreto llevaba yo un tiempo inquieta, sin saber el motivo, sería una premonición, porque como he cambiado mi email también se me han perdido muchas direcciones que tenía antes. Y, claro, no veía de qué manera iba a poder recuperar la de este entrañable y tristemente perdido amigo. Hasta que, hace apenas unos días se me ocurrió preguntar por él a una amiga que teníamos en común y que fue la que me dio la dolorosa noticia y el número de teléfono de María Amalia.

Deseo, con estas breves líneas, rendir homenaje a su esposo, mi querido amigo y manifestar públicamente mi afecto hacia él y mi duelo por su pérdida, todavía temprana para nuestros días. ¡Que Dios lo tenga en Su Gloria!

 

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: