Aída Trujillo

febrero 28, 2016

“A la sombra de mi abuelo” libro publicado por Aida Trujillo ya se puede adquirir mediante Amazon en todo el mundo

a la sombra portada

SOLO HAY QUE PINCHAR EL LINK QUE ESTÁ ABAJO Y, EL MISMO, NOS CONDUCE A LA PÁGINA DE AMAZON EN DONDE PODER COMPRAR EL LIBRO, SIN TENER QUE BUSCARLO

Los que quieran adquirir mi libro “A la sombra de mi abuelo”, Premio Nacional Manuel de Jesús Galván, fuera de la República Dominicana, o tengan amigos que quieran comprarlo y no vivan allí, ahora está disponible en España, en varios países de Europa y en el mundo entero a través de esa reconocida web. Le piden a uno abrir una cuenta con sus datos y pagar, claro.
Muchos de ustedes me han preguntado adonde lo podían conseguir… Pues ya lo saben.
EL TEXTO ESTÄ EN ESPAÑOL
El que desee ayudarme a venderlo, que me haga el favor de compartirlo en los muros de sus familiares, amigos y conocidos.
Muchas gracias
http://www.amazon.com/sombra-mi-abuelo-Spanish/dp/9993456462/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1450098176&sr=1-1&keywords=a+la+sombra+de+mi+abuelo

Anuncios

enero 8, 2016

Ya se puede comprar el libro “A la sombra de mi abuelo” fuera de República Dominicana en Amazon

PORTADA NOVELA A LA SOMBRA DE MI ABUELO PREMIO NACIONAL DE NOVELAhttp://www.amazon.com/sombra-mi-abuelo-Spanish/dp/9993456462/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1450098176&sr=1-1&keywords=a+la+sombra+de+mi+abuelo

Los que quieran adquirir el libro “A la sombra de mi abuelo” fuera de la República Dominicana, o tengan amigos que quieran comprarlo y no vivan allí, ahora está disponible en AMAZON.COM, AMAZON ESPAÑA y en el de varios países de Europa.

CONTRAPORTADA A LA SOMBRA
.Le piden a uno abrir una cuenta con sus datos y pagar, claro.
Muchos de ustedes me han preguntado adonde lo podían conseguir… Pues ya lo saben.
EL TEXTO ESTÄ EN ESPAÑOL
El que desee ayudarme a venderlo, que me haga el favor de compartirlo con sus familiares, amigos y conocidos.
Muchas gracias.

marzo 7, 2013

Un artículo de Don José Rafael Sosa, escrito el 28 de mayo de 2011, en el periódico El Nacional

28 Mayo 2011, 10:31 PM

José Rafael Sosa

José Rafael Sosa

Aida Trujillo Ricart, una voz propia

Rechaza toda dictadura. Publicará novela sobre la muerte, olvido y tristeza. Destaca las condiciones de su madre Tantana Ricart, un apellido que se olvida que ella lleva.

Dice Angelita Trujillo falta respeto a personas muertas sobre crimen de las Mirabal.

 

Escrito por: José Rafael Sosa (www.josersosa,blogspot.com

Aída Trujillo Ricart

Aída Trujillo Ricart

El primer apellido de esta mujer carga el ambiente de ideas pre-establecidas: Trujillo, con las que llegan a la mente las atrocidades inombrables de la dictadura.

Su segundo apellido, Ricart, es menos referido y nombra a una destacada familia de trayectoria antitrujillista.

Es Aida Trujillo Ricart, autora de A la Sombra de mi Abuelo, la novela que ganó el Premio Nacional de Literatura 2009, otorgado por  un jurado mayoritariamente internacional de narradores y por República Dominicana, el novelista Roberto Marcallé Abréu.libro y yo

 

Sobre Angelita Trujillo

Para la nieta de Trujillo, la hija del tirano es una irrespetuosa y desconsiderada al tratar de imputar el crimen de las hermanas Mirabal a personas fallecidas y más recientemente a jefes militares, tratando de exculpar a su padre.

Angelita Trujillo, hija de Trujillo

Angelita Trujillo, hija de Trujillo

“Angelita comete un abuso y una falta de respeto a la historia y los hechos, cuando quiere escurrirle el bulto de ese crimen a quien lo ordenó en realidad”, afirma la hija Ramfis Trujillo.

Sostiene que mucho le costó separar el afecto que tiene por el abuelo tierno que era Trujillo y los sentimientos que le generó el conocer lo que fue su régimen dictatorial.

“He tenido que sanarme interiormente. Fue un proceso emocional difícil. Para mucha gente soy una “Trujillo” como el resto de la familia. Por vocación soy contraria a las dictaduras y mucha gente no sabe que en España asumí responsabilidades en favor de la democracia y contra todo intento político de sometimiento de la gente al oprobio”, manifestó.

Abuelo/dictador

“He afirmado, y repetido, en múltiples ocasiones que no soy partidaria de ningún tipo de dictadura, ya sea de derecha o de izquierda.  Creo en la libertad, la individualidad, los derechos humanos y la No violencia.  Mi abuelo es una cosa y Trujillo es otra, para mí”, aclaró Aida Trujillo.

Rafael Leonidas Trujillo Molina

Rafael Leonidas Trujillo Molina

Sobre los ajusticiadores

Considera que quienes terminaron con la vida de su abuelo actuaron según su criterio, ya fuese político o personal.

“ Considero que tuvieron una gran valentía al arriesgarse, en aquellos momentos, a hacer lo que hicieron.     No les guardo rencor en absoluto.  Si uno se convierte en dictador, se arriesga a que le ocurra lo que le ocurrió a Trujillo”, consideró.

Sostiene que si a alguna editorial se le ocurriese, en España, publicar la mitad de los libros sobre Franco que se publican aquí sobre Trujillo, iría a la quiebra directa y segura.

“Cuando recibí el Premio Nacional de Novela, quedé también muy sorprendida al leer una afirmación de un periodista, cuyo nombre no recuerdo, que decía que “la dictadura de Franco, comparada a la de Trujillo, fue agua de rosas”.

Francisco Franco Bahamonde

Francisco Franco Bahamonde

Si lee este artículo, le insto a que vaya a España y haga esa declaración en público.  Conozco muy bien cómo fue ese “agua de rosas” de la que habla”.

 

Sobre su madre

“Mi madre  pertenecía a una familia  que estaba, en general, en contra del dictador.

Mi abuelo materno, Pedro Adolfo Ricart y Pou, fue un conocido activista antitrujillista y se llevó un gran disgusto cuando se enteró que su hija Octavia, conocida como Tantana, se enamoró profundamente del hijo de Trujillo.

Octavia Ricart (Tantana)

Octavia Ricart (Tantana)

Intentó, por todos los medios de evitar aquella relación y posterior enlace, pero fracasó.” asevera.

Pedro Adolfo Ricart

Pedro Adolfo Ricart

Dijo que su madre, “a pesar de que mi padre se divorció de ella, le dio seis hijos, y le amó hasta el día de su propia muerte. Él falleció antes, pero ella nunca le olvidó, rechazando a auténticos buenos partidos.  Casi nadie lo sabe pero, hasta el propio Aristóteles  Onassis intentó cortejarla pero ella no dejó que se le acercase”.

Sostiene que  no se menciona que es nieta de Ricart por varios motivos.  “Uno de ellos es que Trujillo vende y Ricart no.  Otro es que, por desgracia, la gente suele agarrarse más al odio que al amor, prefieren el rencor al perdón, sin darse cuenta de que eso es un veneno para ellos mismos”.

EL DATO

Su nueva novela

La escritora   ya entregó  su nueva novela, Más triste que la muerte es el olvido  , en la cual se aleja del tema Trujillo y se adentra en las densas cortinas de los sentimientos humanos de soledad, olvido, muerte y otras dimensiones. Sale a librerías  en agosto .Mas alla

UN APUNTE

Maestra de flamenco

Aída Trujillo, quien se destacó en Madrid  como bailaora, ha iniciado clases de flamenco en un tablao montado en su apartamento.

Es una Trujillo que se ha negado a participar de la herencia de su abuelo.

Las clases, que se imparten a jovencitas,   le sirven para alternar con su labor de  novelista.

En el tablao transmite sus conocimientos y habilidades a un reducido número de muchachas.

Al estar con ella, además de la técnica del baile flamenco, se aprende mucho de su visión  de la vida.

octubre 30, 2011

Agradecimientos a Matty Frías, por su artículo en el periódico El Nacional, en la que hace mención de mi recién estrenada novela, “Más allá de la Muerte”.

Con estas breves palabras, quiero dar las gracias a Matty Frías, a quien aún no tengo el placer de conocer personalmente, por sus felicitaciones en su columna publicada en ese respetado y destacado diario, que es El Nacional.

De igual modo, deseo expresarle que me ha agradado mucho su forma de redactar y plantear los varios temas que aparecen en la misma.

Asimismo, quiero agradecer que mencione a mi editor, D. Guillermo Cote, Gerente General de Edicaribe, y le anime a  seguir apoyando a los escritores autóctonos.

Colaboradora de la Asociación Dominicana de Cronistas de Sociales, ADCS, desde sus comienzos, Matty Frías, es una destacada comunicadora y publicista.

 

Este es su escrito en la sección “¿Qué Pasa?”, del 4 Octubre de 2011, en El Nacional:

Matty Frías

Matty Frías

 

4 Octubre 2011, 10:42 AM

SE SUBE EL TELON

Esperanza en selva de concreto…

Escrito por: Matty Frías (matty.frias@gmail.com)

 

 

Sube el telón… Y aparece “la esperanza”…Entusiasta, motivadora y generadora…Llenando de luz la oscuridad, sembrando la semilla de la espera con Fe…Segura como el sol que sale todos los días…Confiada en que la verdad resurge sin que se busque, pues fluye como río sin cause, en su momento justo…Baja el Telón…

*Sube el Telón…  Para reafirmar que cada vez más el mundo crece desproporcionalmente, y que nuestra sociedad se va convirtiendo en una selva  de edificios de concretos…Me preocupa la cantidad de edificios que se construyen sin control…La contaminación aumenta más en la medida en que no se cumplan las reglas del juego…Baja el Telón… 

*Sube el Telón…Y en la medida en que crece la población, también crece la delincuencia, y es más grande la burbuja en la que la gente se encuentra y no se da cuenta de la realidad…Hay que precaver para después no lamentar…Falta mucha prudencia en todos los ámbitos…Baja el Telón…

*Sube el Telón…Para felicitar la nueva directiva de la Asociación Dominicana de Cronistas Sociales…Presidida por la incansable profesional de la comunicación, Jenny Lovera…Auguramos éxitos a su gestión pues ella al igual que su equipo tienen las mejores intenciones de mejorar la ADCS…Éxitos! Baja el Telón…

Jenny Lovera

Jenny Lovera

*Sube el Telón… Para reconocer, que a cada quien le llega su tiempo, pues todo está escrito y nada se omite, si nos pertenece…Como dice el viejo refrán: “No hay mal que dure cien años”…Y todo Dios lo ve…Baja el Telón…

Aída Trujillo con Guillermo Cote, de Ediciones Unidas del Caribe

Aída Trujillo con Guillermo Cote, de Ediciones Unidas del Caribe

*Sube el Telón…Para felicitar a la escritora Aida Trujillo, ganadora del Premio Nacional de Literatura por su primer libro “A la Sombra de mi abuelo”, regresa a hora con su nueva obra “Más  allá de la Muerte”, de la mano de Editora del Caribe…Guillermo Cote, gerente general de la empresa apoyando a los valores nacionales de la pluma…Hurra! Baja el Telón…

*Sube el Telón… Para llegar al final, exhausta de ver para creer,  reconociendo que cada cabeza es un mundo  tan distinto, y que la esperanza es lo último que se pierde…Que la Paz y la Fe les acompañen siempre…   Cuídense mucho, por dentro y por fuera…Les espera…ABRIL.

 

agosto 13, 2010

Publicaciones en el periódico Listín Diario de República Dominicana, Nieta de Trujillo no comparte contenido

La República 26 Febrero 2010, 12:55 AM

REACCIONES

Nieta de Trujillo no comparte contenido

CRÍTICA. AÍDA DICE QUE SU TÍA NO DEBE MENCIONAR A PERSONAS MUERTAS

Razonamiento. Aída Trujillo considera que Angelita Trujillo debió hacer la publicación cuando las personas que menciona estaban vivas.

Razonamiento. Aída Trujillo considera que Angelita Trujillo debió hacer la publicación cuando las personas que menciona estaban vivas.

Viviano de León
vivianodeleon@listindiario.com

Santo Domingo.- Aída Trujillo Ricart, la nieta de Rafael Leonidas Trujillo y sobrina de Angelita Trujillo, dijo ayer que no comparte la afirmación hecha por su tía en su libro “Trujillo, mi padre: En mis memorias, Angelita”, en el sentido de que el dictador no mandó a matar a las hermanas Mirabal.

Aída Trujillo, tras reiterar en varias ocasiones que no es partidaria de las dictaduras, consideró que su tía Angelita Trujillo no debe estar embarrando a personas que ya están muertas “como Luis Amiama Tió”.

A su juicio, ella debió hacer la publicación cuando las personas que  menciona en el libro estaban vivas para que se pudieran defender.

“La verdad es que no me parece que después de casi 49 años de la muerte de Trujillo se venga a decir cosas de esas, no sé, pero yo no estoy de acuerdo con ella, simplemente, y creo que han pasado muchos años para venir a decir cosas de personas incluso ya fallecidas, por ejemplo de Luis Amiama Tió. No me parce correcto porque cualquier cosa ella tenía que decirlo cuando él estaba vivo para que pudiera defenderse”, dijo.

Contra las dictaduras
Fue reiterativa al señalar que todo el tiempo, y a sus 57 años de edad, siempre ha estado en contra de cualquier tipo de dictaduras. “Usted lo sabe como periodista que es, que yo lo he repetido tantas veces que soy antidictaduras, que estoy en contra de los crímenes y de los abusos”, reiteró.

Aída Trujillo entiende que cualquier pueblo puede superar todos sus problemas y salir de la pobreza sin la necesidad de una dictadura, a la vez que afirmó que en España, donde residió hasta hace cinco meses, luchó por la democracia.

Aída Trujillo es la tercera hija del primer matrimonio de Ramfis Trujillo, primer hijo varón de quien fuera considerado el tirano del Caribe.

Trujillo

Trujillo

Cuando se le preguntó acerca de qué opinaba de la dictadura de su abuelo respondió que no le gustan las cosas impuestas.

Escribió la obra “A la sombra de mi abuelo”, en la cual advirtió que no se le puede catalogar como “trujillista”.

Reiteró que a su abuelo lo sigue queriendo en el plano familiar, pero que a estas alturas, pese a sus pro y sus contras, no puede dejar de quererlo como su abuelo, aunque esté en contra de cualquier dictadura, ya sea de derecha o de izquierda.

PINCELADAS SOBRE EL ASCENSO DE TRUJILLO
El militar y político Rafael Leónidas Trujillo gobernó República Dominicana desde 1930 hasta el 1961, aunque a veces la presidencia fuera ocupada por sus colaboradores.

Fue teniente de la Guardia Nacional desde 1918 hasta 1921, cuando República Dominicana se hallaba bajo la ocupación militar de Estados Unidos, y en 1925 ascendió a comandante en jefe.

En 1930 tomó el poder, tras el golpe militar que depuso al presidente Horacio Vásquez.

Al año siguiente, organizó el Partido Dominicano, que controló la vida política dominicana durante las tres décadas siguientes.

En ese tiempo fue dictador absoluto, con el título de generalísimo del Ejército.
Dentro de los cargos públicos que ocupó están el de ministro de Asuntos Exteriores de 1953 a 1961. Durante otros períodos, el poder fue ocupado por familiares o políticos afines a su persona: Jacinto Bienvenido Peynado (1938- 1940), Manuel Jesús Troncoso de la Concha (1940-1942) y su propio hermano Héctor Bienvenido Trujillo (1952- 1960).

agosto 11, 2010

Del blog de Nemen Hazim, comentarios sobre “A la sombra de mi abuelo”

AIDA TRUJILLO DA ESTOCADA MORTAL A SU TIA ANGELITA-2010

jueves 15 de julio de 2010

Aída Trujillo desmiente a Angelita -su tía- y exalta la figura de Juan Bosch

Después de leer el libro: “Trujillo, mi padre en mis memorias“, de Angelita Trujillo -hija del dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina-, y haberlo comentado capítulo por capítulo en el Foro de Nemen Hazim (www.nemenhazim.com), sentimos la imperiosa necesidad de leer “A la sombra de mi abuelo“, de Aída Trujillo -nieta del tirano e hija de Ramfis, su primogénito-, dada la insistencia de la primera en querer convertir en verdades las inminentes mentiras que aparecen plasmadas en su obra. Sentíamos esa necesidad de confrontar sus argumentos con opiniones de un familiar suyo y parece que del cielo caen las palabras de su sobrina Aída: “esto no es un ensayo de historia, es mi propia historia y, por lo tanto, la de parte de mi familia. Es un relato novelado, tal y como yo lo he vivido. Hechos reales, que me han costado años y lágrimas averiguar, se compaginan con vivencias mías, muchas reales, algunas increíbles… “.

De “A la sombra de mi abuelo“, de Aída Trujillo, 2da Edición 2009, Editorial Norma, S.A./Editora Búho, C. por A., son las cinco citas que transcribimos a continuación y que contrastan sustancialmente con las fábulas que consigna Angelita Trujillo en su obra.

Acerca de Juan Bosch, en la Pág. 56:

“Por aquellos años, la década de los cincuenta, un hombre de letras, español y exiliado, se instaló en Ciudad Trujillo (Jesús de Galíndez era el español y Ciudad Trujillo el nombre para la época de Santo Domingo, la capital de la República Dominicana; nh). Debido a su talento y cultura, llegó, incluso, a deslumbrar al Jefe, quien amaba cualquier expresión de sabiduría. Tanto sabía apreciarla el mandatario que hasta sentía admiración por algunos de sus enemigos declarados, como el profesor Juan Bosch. Aquello era algo que Aída escuchó más de una vez en boca de Tantana, su madre y que, de niña, no acertaba a comprender del todo”.

Acerca de la “justa, democrática, bondadosa y desprendida gestión de Trujillo”, en las Págs. 329-334:

” …No puedo ser tu juez, aunque esté en desacuerdo con el modo en que actuaste como gobernante. Las últimas vivencias a tu lado, las memorias que entonces cobijé en mi mente como oro en paño, ¡son tan distintas a lo que descubrí más tarde! Aquel a quien yo conocía y amaba tanto era un abuelo tierno y un mandatario justo, no el hombre despiadado y cruel del que la historia habla… Con el tiempo tuve que admitir que todo un pueblo no puede estar equivocado… Es verdad que tu apellido en algunas ocasiones me ha abierto algunas puertas aunque, en otras, me las haya cerrado. Gracias a toda esa sangre y sufrimientos derramados por ti, conocí la buena vida… Gracias a ti no conocí hasta muy tarde lo duro que es ganarse la vida. Sin embargo, la culpabilidad que he sentido en forma intuitiva durante tantos años, ha sido una carga demasiada pesada para mí. ¡Las cosas, para comprenderlas, hay que vivirlas! Ahora, después de tanto sufrir rebuscando en lo más recóndito de mi subconsciente, sé el porqué de mi rechazo al dinero, al poder, a la prosperidad. Ahora sé por qué, en mi fuero interno, los sentía como algo sucio, perjudicial… Empecé a darme cuenta de… unos pensamientos que repulsan el bienestar económico por estar íntimamente relacionados con el abuso y el crimen…“.

Trujillo

Trujillo

Sobre la “religiosidad de la familia Trujillo”, en la Pág. 59:

La religión era algo que se practicaba en su casa pero de una manera muy liviana. Sí, se asistía de vez en cuando a misa y había sacerdotes amigos que visitaban a la familia… ”.

Sobre la “amorosa relación de Trujillo y Angelita”, en la Pág. 60:

Angelita Trujillo

Angelita Trujillo

Rafael (Leónidas Trujillo Molina, nh) sentía, además, un grande y sincero cariño por su nuera que le trataba con el respeto y la dulzura que, según él, un padre merecía (Tantana Ricart era la nuera de Trujillo, esposa de Ramfis y madre de Aída, nh). No como su hija, Angelita, que era también muy bonita pero no se le parecía en nada. Ella era una joven que siempre iba a lo suyo y Tantana, contrariamente, tenía un carácter altruista y amoroso”.

Acerca del “gran amor que Trujillo sentía por María Martínez” (madre de Angelita), en la Pág. 62:

Habían transcurrido ya muchos años desde que doña María había exigido a su esposo (Trujillo, nh) el dormir en habitaciones separadas. Cuando se enteró de que él tenía una amante a la que realmente amaba no pudo perdonarle. Ella pensaba que una cosa era una “cana al aire” y otra entregar su amor a otra persona… La vida no había sido fácil para María Martínez hasta que se encontró a Trujillo. Pero, un tiempo después de que contrajeran matrimonio, los cónyuges tampoco se habían entendido, creándose entre ellos una distancia insalvable. La relación se convirtió en una conveniencia político-social en la que ninguno de los dos era feliz. Ella, como la mayoría de las mujeres de la época, optó por la castidad y se volcó en todo lo que su esposo, como político, le exigía a la ‘Primera Dama’ del país”.

Cosas que tiene la vida; Aída Trujillo, sobrina de Angelita, es quien ratifica lo que hemos escrito en los siete comentarios que realizamos a “Trujillo, mi padre en mis memorias“. En su libro “A la sombra de mi abuelo“, Aída reniega de los métodos sangrientos de su abuelo, pero a la misma vez se encarga de desmentir muchas de las mentiras que plasma su tía en la “composición” acerca de su padre.

Una cosa es ser escritora y otra ser nieta de Trujillo. Yo no nací con el sello de escritora, pero he nacido con un sello que es el de ser nieta de Trujillo“, dice la autora al ser cuestionada por la prensa. “Lo de ser escritora sí me lo he buscado yo; lo otro no. El propósito al escribir el libro ha sido… desahogar (nh) toda mi pena por haber descubierto esas facetas ocultas para mí sobre lo que fue mi abuelo, a quien yo consideraba lo mejor, y que era Trujillo. Nunca descubrí al que fue el gobernante, al dictador, al político, al tirano, como lo quiera calificar cada uno. Aquello fue muy doloroso, empecé a escribir un diario íntimo que se fue expandiendo y terminó siendo ese libro llamado ‘A la sombra de mi abuelo’. En todo el libro hay pinceladas de ficción en donde lo real se mezcla. Nunca lo he considerado un libro histórico, ni siquiera un testimonio, sino una mezcla entre la historia que yo me sé, que yo he buscado durante todo este tiempo, lo que he indagado, lo que me han contado, tanto trujillistas como anti-trujillistas, y la inspiración que me ha venido del arte, que es una inspiración divina, con lo cual yo sí lo catalogaría como novela“.

Yo no quiero para nada rehabilitar la figura de Rafael Leónidas Trujillo, el dictador en República Dominicana. Lo único que he querido y pretendido es que se viera esa parte de él que es desconocida, que es la parte interna de la familia. Me ha costado mucho separar al político del abuelo, pero yo al abuelo lo quiero mucho, y no quiero que por yo haber escrito este libro se quiera decir que yo pienso que Trujillo haya sido un maravilloso gobernante, y que fue un ángel de la guarda para República Dominicana. Lo que le puedo decir es que yo, Aída, no formaría parte de esa labor de rehabilitar a Trujillo, el político, como alguien maravilloso“.

Para Aída Trujillo, su abuelo y quien gobernó con mano dura por más de treinta años la República Dominicana son dos personas completamente diferentes. Según ella, su abuelo fue una persona tierna y amorosa durante los siete años que pudo estar a su lado; Trujillo fue el dictador que con mano dura doblegó la integridad del pueblo dominicano. Se expresa de la forma siguiente, que redactamos, no literalmente sino como recordamos de una entrevista: “Nunca he pretendido justificar a nadie. Crecí pensando que mi abuelo era lo más amoroso y tierno del mundo; a medida que fui creciendo me atreví a indagar y pude darle la cara al dictador“. Lo que sigue a continuación es una transcripción fiel de sus expresiones: “El valor que tiene la vida humana no tiene precio. Nunca entenderé, ni aprobaré en absoluto, los crímenes que cometieron mi abuelo, Rafael Leónidas Trujillo Molina y mi padre, Ramfis. ¡Pero tampoco apoyaré los que cometió el Dr. Balaguer!“.

Debido a los estudios en los que se sumergió estudiando los hechos ocurridos durante la dictadura y los doce años del Dr. Joaquín Balaguer, llegó a la conclusión de que ambas gestiones fueron muy similares en lo que respecta a represión y criminalidad. “Aunque el Dr. Balaguer se presentaba como un demócrata, cometió acciones iguales o peores a los crímenes que cometió mi abuelo. No pocos historiadores fueron los que me descubrieron el hecho de que Joaquín Balaguer asesinó, impunemente, a muchas personas. Que existió también, bajo su aspecto apacible y culto, un mandato de terror y violencia“.

Joaquín Balaguer

Joaquín Balaguer

En su “relato novelado” (parte autobiográfico y parte ficción, ambos bien delimitados), Aída se consume tratando de encontrar una solución a la dicotomía entre el abuelo amoroso y el político déspota y criminal que gobernó “SU GENTE“; así con mayúsculas, tal y como queda plasmado en la página 339 de su libro.

En varias ocasiones he pedido perdón, a través de la prensa y otros medios de comunicación, a las posibles víctimas, directas o indirectas, tanto de mi abuelo como de mi padre. Y vuelvo a pedirlo humildemente y con el mayor respeto aquí si, con mis declaraciones, he ofendido a alguna de ellas“. Así se expresa Aída Trujillo, único ente viviente con ese apellido que ha sido capaz de reconocer, públicamente, los desmanes que cometieron tanto Rafael L. Trujillo, su abuelo, como Ramfis Trujillo, su padre; además, ha sido la única persona de ese núcleo familiar que ha tenido el coraje de pedir perdón al pueblo dominicano. Su obra fue criticada en la República Dominicana sin que se hubiese leído. Al principio, fue vilipendiada por historiadores y críticos, quienes asumieron que, por ser de apellido Trujillo, la autora se encaminaba, con su libro, a ofender la memoria del pueblo dominicano y de aquellos que ofrendaron sus vidas en el ajusticiamiento que brindó al país sus primeros aires de libertad.

Aida, “bailaora” y profesora de flamenco, como ella misma narra en su obra, vivió en Madrid hasta el año pasado, cuando decidió radicarse definitivamente en la República Dominicana. Actualmente se encuentra escribiendo una novela sobre su padre, Ramfis Trujillo, y expresa que su mayor interés es tener una vida normal en el país, “sin opulencias, porque no las tengo, que incluya tomar guaguas y otros vehículos del transporte público“. Su novela, “A la sombra de mi abuelo” fue ganadora del Premio Nacional de Novela 2008.

Aída Trujillo se encarga de elevar aún más la figura del profesor Juan Bosch al señalar en su obra que el tirano “sentía admiración por algunos de sus enemigos declarados, como el profesor Juan Bosch. Aquello era algo que Aída escuchó más de una vez en boca de Tantana, su madre… ” (el libro está escrito en tercera persona, por eso la cita expresa ‘Aída escuchó… ‘). Además, sus declaraciones son una estocada al pretendido intento de su tía Angelita de reivindicar el nombre del tirano.

Ing. Nemen Hazim
San Juan, Puerto Rico
15 de julio de 2010

BIOGRAFIA DE NEMEN HAZIM

Perfil

El Ing. Nemen Hazim Bassa nació el 20 de marzo de 1954 en San Pedro de Macorís, República Dominicana, hijo de Nemen Hazim Medina –servidor público de conducta ejemplar en la Secretaría de Estado de Trabajo, donde alcanzó el cargo de Secretario Auxiliar del Secretario de Estado, reconocido por la orden más alta que pueda otorgar el Estado a los empleados públicos- y Linda Bassa Elmúdesi –Profesora, consagrada a la enseñanza en los niveles primario e intermedio del sistema escolar público, actividad que le hizo merecedora de los más altos reconocimientos por parte de la Secretaría de Estado de Educación y de instituciones civiles del país-.

Cursó estudios primarios y secundarios en el Colegio San Esteban de San Pedro de Macorís. Ingresó a la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) en 1970, graduándose “Magna Cum Laude” en Ingeniería Electromecánica en 1977.

Antes de la presentación de su tesis de grado, fue seleccionado por dos de las grandes empresas del país -una, privada, la Falconbridge Dominicana, y otra, estatal, la Corporación Dominicana de Electricidad (CDE)-, para formar parte del calificado grupo de ingenieros que conformaban el cuerpo técnico de cada una de ellas, optando por la CDE.

Participó en varios eventos internacionales y cursó estudios complementarios en:

CubaCongreso sobre derivados de la caña de azúcar, al que asistió, además, para recabar información pertinente a la implementación de la primera escuela de Ingeniería Azucarera en la República Dominicana, en representación de la Universidad Central de Este;
ArgentinaBecado por la Organización de Estados Americanos (OEA), especializándose en combustión, turbinas de gas y manejo de gas licuado de petróleo (GLP);
UruguayTaller sobre biogás, exponiendo acerca del desarrollo e implementación del uso del gas procedente de residuos biodegradables en actividades domésticas;
Estados UnidosConferencias y talleres patrocinados por Con Edison, New York. Especialización en automatización de válvulas, con Rotork Controls, New York. Seminarios y conferencias sobre operación y mantenimiento de plantas eléctricas, con General Electric Co., Miami y New York;
Puerto RicoConferencia sobre líneas de distribución y transmisión, con el Colegio de Ingenieros. Seminario sobre controles y protección, con Allen Bradley;
República DominicanaEntrenamientos en operación y mantenimiento de plantas eléctricas, con Falconbridge Dominicana y la Corporación Dominicana de Electricidad (CDE). Técnicas de producción en la industria metal mecánica, con Metaldom. Técnicas gerenciales en plantas eléctricas, con el Cuerpo de Ingenieros de la Armada de los Estados Unidos. Cursos y seminarios sobre instalaciones eléctricas, con el Colegio de Ingenieros. Taller de administración de plantas eléctricas, Corporación Dominicana de Electricidad, que impartió a encargados de plantas de la CDE.

En lo académico fungió como Ayudante de Profesor en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (1973-1976) en las cátedras de Mecánica Racional y Máquinas Eléctricas y como Profesor de Circuitos Eléctricos y Director de las Escuelas de Ingeniería Eléctrica e Ingeniería Mecánica en la Universidad Central del Este (1980-1985). Además, asesoró trabajos de tesis e impartió cursos monográficos. Ocupó diversos puestos en la Corporación Dominicana de Electricidad, renunciando, en 1988, al de Gerente de Turbinas de Gas y Motores Diésel.

En la actualidad reside en Puerto Rico y comparte una compañía de Ingeniería Eléctrica dedicada a las ventas, instalaciones, estudios de energía, implementación de programas de mantenimiento, supervisión y asesoría, a la vez que estudia la obra sociopolítica del profesor Juan Bosch.

junio 20, 2010

Primera presentación de “A la sombra de mi abuelo”, julio 2008, artículo en el periódico El Caribe

El 18 de julio de 2008 se hizo la presentación de mi libro, “A la sombra de mi abuelo”, en el Hotel V Centenario de Santo Domingo.

Asimismo se celebró una rueda de prensa a la que asistieron diversos periodistas de distintos periódicos y/o publicaciones.

Este es el comentario que Luis Alberto Muñoz , en representación de El Caribe, hizo del acontecimiento.

Literatura

 

Aída a la sombra de Trujillo

 

Aída Trujillo, nieta del dictador Rafael Leonidas, al presentar su primer libro “A la sombra de mi abuelo”, dijo que la obra coquetea con el género de la autobiografía y la ficción. En la novela presenta al tirano dominicano en otra dimensión: la familiar

 

Por Luis Alberto Muñoz / El Caribe
Sabado 19 de julio del 2008 actualizado a las 12:45 AM
 
Aída Trujillo vino al país para presentar su primera novela, A la sombra de mi abuelo, un texto en el que la autora imprime el punto de vista de una nieta que crece pensando que el padre de su ascendiente paternal es lo más amoroso y tierno del mundo, pero que a medida que va creciendo se atreve a indagar y darle la cara al dictador.

El color rojo del pelo de Aída Trujillo llama la atención desde lejos, un leve guiño de sus labios sirve para acentuar la palabra que sale de su boca, frases e ideas que se atiborran con ese acento característico de España.

La hija de Ramfis Trujillo aseguró tajantemente en el encuentro con la prensa local que jamás ha pretendido escribir un tratado de historia, porque de eso ya existe suficiente material, sino que la idea la percibe como un desahogo espiritual, que puede ayudar a muchas personas, según confesó Aída en entrevista con El Caribe.
La redacción de A la sombra de mi abuelo (Editorial Norma) está mezclada con hechos históricos e increíbles, combinados por muchos toques de fantasía en donde se echó a volar la imaginación.

La motivación del texto fue un diario íntimo de la autora escrito hace más de 10 años, pero cuando la cronología de su vida le tocó darle la cara a su abuelo, necesitó crear un desahogo y así comenzó a escribir el libro.
Para la escritora, su abuelo y Trujillo son dos personas distintas entre sí, el primero, según sus palabras, el ser más amoroso y tierno de su infancia; el segundo, el dictador, un sistema de gobernar que no comparte para nada Aída, porque lo suyo está alejado de la violencia y crímenes relacionados con las tiranías.

Bajo esa dinámica la novelista subrayó que está casi segura que su abuelo para aquella época habría sido elegido democráticamente, solo que le dio miedo perder el poder y sacó lo peor de sí.
Y aunque el ajusticiamiento de “El Jefe” -como se le decía a Trujillo- sucedió hace 47 años atrás, aún el sarcoma de su imagen persigue a los descendientes de su familia, un tatuaje moral que les resulta imposible borrar.

El latigazo por tener este linaje también ha sido objeto de muchas opiniones, como la que mencionó Aída que sucedió hace un par de años en España, al ser mal recibida en casa de los amigos de una pariente por el solo hecho de ser la nieta del que llevó las riendas de República Dominicana desde 1930 a 1961.

Pero eso no es todo, la escritora también manifestó que incluso aquí en el país le es imposible comprar un terreno o adquirir un departamento, porque en cualquier momento se lo pueden expropiar, “Balaguer dejó estipulado esto por ley, para alejarse del régimen trujillista, incluso, a mis hijos les afecta este mandato, hemos sido marcados”, destacó.
La autora confidenció a El Caribe que aunque hay mucha gente que critica con mucho recelo la gestión que hizo su abuelo en el país, también hay aquellos que le han comentado que cuando éste gobernaba no existía delincuencia y otros males que afectan a la sociedad actual.

Aída también mencionó lo que ha pasado en su país de residencia, España, con la figura de Franco y cómo sus descendientes son tratados en estos días.

“Él vivió, y murió como un dictador tendido en su cama en 1975.

Ahora sus familiares allá son parte del jet set y no son señalados por las acciones del tirano, no entiendo por qué  después de tantos años Trujillo sigue causando tanto morbo.

“No me gustó la fiesta del chivo”

Aída Trujillo también fue indagada acerca de su percepción sobre La fiesta del Chivo, de Mario Vargas Llosa, libro que se convirtió en un verdadero éxito editorial y que puso en la atención del mundo entero la figura del dictador de República Dominicana.

“Fui la única de mi familia que estuvo en el lanzamiento del libro y aquella vez lo hice con todo el valor del mundo”, recordó.

La autora también agregó: “Ese tipo de literatura no me gusta porque es muy violenta, algo que me afecta muchísimo, compré el libro solo porque tenía una cierta relación conmigo, pero para mi percepción ha sido el peor libro que he leído de Vargas Llosa”.

junio 3, 2010

Secretaría de Estado de Cultura, Archivo General de la Nación y “A la sombra de mi abuelo”

A la sombra de mi abuelo

 

Jueves, 17 de Diciembre de 2009
El libro de Aída Trujillo, una de las nietas del Dictador, ha levantado un gran revuelo. Que sí es o no una novela, que el premio estaba amañado, que cómo es posible que la nietísima lo ganara, que si esto que si aquello. Ante todo creo que es una novela, narrada en tercera persona. La novela, hace mucho tiempo, dejó de obedecer a patrones tradicionales, y lo mismo ha pasado con los poemas. Los de ahora nada tienen que ver con los de antes y nadie se atreve a decir que no sean poemas. Pues ahí está A la Sombra de mi Abuelo. Recuerdos novelados de un abuelo cariñoso, del que los dominicanos guardamos un mal sabor. Las críticas han despertado un gran morbo y el libro se ha vendido como pan caliente. A mí me dejó de una pieza, con la boca abierta y fuertemente impresionada.

Nunca pensé que alguien cercano al Jefe le diera por buscar su lado bueno y se topara con que ese hombre no tenía ni un pelo de bondad. Por más que la nieta indagara, le contaran, lo leyera, jamás sería igual, ni siquiera parecido, como vivir en carne propia lo que hizo ese hombre con nuestro país. Ni tampoco pensé que una persona que había heredado los millones y las propiedades que le dejó pudiera caer en la inopia y tener que irse a vivir en carromato, en un camping. Ni que su vida fuera tan azarosa. Aída, según cuenta, vivió en un hogar, si es que a eso se le puede llamar hogar, con una madre deprimida siempre y un padre parrandero y siempre ausente. Cerca a una abuela paterna recia y despiadada, y cuando murió el abuelo-bueno-protector que conocía, tenía nueve años y desde los siete vivió interna en un colegio de monjas que la hacían bañar con la ropa puesta y le hacían creer que todo era pecado.

Pues bien, volviendo a la novela, creo que mucha gente la ha satanizado sin leerla. Está bien escrita, y además, aporta datos y hechos desconocidos hasta entonces, por lo menos para mí. Entiendo a los que no la quieran leer. Lo que no se puede descartar es que Aída Trujillo no encontró, ni encontrará en el resto de su vida, un solo acto de bondad de su abuelo para con nuestro pueblo. Ella se pregunta porque todos hablamos de ajusticiamiento y no de crimen, es que como no vivió bajo esa sombra tenebrosa, donde la única justicia era la voz del dictador y allí no había más que su justicia de crímenes, robos y torturas, no había otra forma de hacerle justicia, más que ajusticiándolo a balazos.

El libro es sacado de su Diario, unas veces con hechos novelados y en otras con ficción y algún momento sale la realidad, como en todas las novelas. A los dominicanos nos causa pavor que otros, y no nosotros, escriban del Tirano. Ahí está La Fiesta del Chivo, de Vargas Llosa que hasta se llegó a hablar de plagio. Que la nieta presente al abuelo como bueno y cariñoso, no me extraña. Tengo una amiga que estuvo casada con uno de los peores torturadores de la 40 y cuenta de lo buen esposo y padre. Pero no nos rasguemos las vestiduras que por ahí viene un libro de Angelita Trujillo. Y ya veremos.
Denver, Colorado

Por más que la nieta indagara, le contaran,

lo leyera, jamás sería igual, ni siquiera parecido,

como vivir en carne propia lo que hizo

ese hombre con nuestro país.
Fuente: Ligia Minaya/Diario Libre
15 Agosto 2009

mayo 28, 2010

Fragmento de la carta a mi abuelo en “A la sombra de mi abuelo”

Rafael Leonidas Trujillo Molina

Rafael Leonidas Trujillo Molina

Querido abuelito:

Yo no soy quién para juzgarte ni a ti ni a nadie. Sin embargo, a mis recién cumplidos cincuenta años, me doy cuenta de que mis sentimientos hacia ti siguen siendo paradójicos. Y, a estas alturas, tengo asumido que lo serán hasta que me muera.

Por un lado, sigo queriendo al que fue, después de mi madre, el ser más importante de mi primera infancia. Mi primer amor que cada vez que te recuerdo, resurge en mí con más fuerza.

…………………………….

Las últimas vivencias a tu lado, las memorias que entonces cobijé en mi mente como oro en paño, ¡son tan distintas a lo que descubrí más tarde! Aquel a quien yo conocía y amaba tanto era un abuelo tierno y un manda­tario justo, no el hombre despiadado y cruel del que la historia habla. Te juro que al principio creí falsa toda la información que sobre ti venía en los libros. Y no reconocía en ella a ese hombre que fue mi adorado viejo.

…………………………….

Descubrí, además, que el lugar donde te mataron es sitio de conmemo­ración. El visitante se entera de que en aquel lugar, finalmente, después de unos larguísimos treinta y un años, unos hombres valientes libraron a su país de tu tiranía.

…………………………….

Hay una canción, que me gusta muchísimo, cuyo autor es Joan Manuel Serrat, y que termina diciendo: “Nunca es triste la verdad… lo que no tiene es remedio.”

Esa verdad me hace sentir que nunca más podré volver a vivir en el país que me vio nacer. De algún modo, siempre seré una exiliada. Porque, des­pués de ti, el apellido Trujillo significa destierro. Si me empeñara en regresar a vivir aquí tendría que alcanzar una madurez intelectual y espiritual a la que no creo poder llegar nunca. Siempre me señalarían con el dedo, hiciese lo que hiciese. Perdería mi identidad como persona porque no sería Aída, sino la nieta de Trujillo. No tendría libertad, ni independencia, ni autonomía, cosas por las que tanto he luchado. No sabría si debo revelar mi apellido, si puedo hablar claro, si se me está permitido abrir mi corazón a un descono­cido. Porque nunca sabría si ese desconocido, fue en algún momento de su vida perjudicado por ti.

……………………………..

Pero cuando veo los resultados de mis indagaciones sobre quién fue aquel político, Rafael Leonidas Trujillo, aunque reconozca que hiciste al­gunas cosas buenas por el país, no puedo aceptarte. Lo siento, abuelo, en el fondo me gustaría ser así y poder pensar únicamente en lo que a mí me interesa, olvidando al resto del mundo. Pero, por más que lo he pretendido, no lo he conseguido.

Muchas personas afirman que sufro innecesariamente. Aseguran que te juzgo demasiado severamente, que habría que haber estado en tu pellejo y en tu época para saber que no te quedó otra alternativa, y que tuviste que actuar como lo hiciste. Pero, aunque he intentado convencerme de que quizás esas personas tienen parte de razón, y he rebuscado en la historia de tu mandato para encontrar tus posibles virtudes, por más que he querido volver a mi ceguera anterior, no lo he logrado.

……………………………….

Deseo que, después de tantos años transcurridos desde que abando­naste esta vida, hayas podido alcanzar tu paz y tu divinidad tanto espiritual como física. Sí, también física. Una vida material que sepa sanar todo el daño que hiciste en la que fue tu existencia como gobernante absoluto de un bello país que nos vio nacer a ambos.

Y así sea…

Con amor verdadero.

Aída

abril 26, 2010

Buscando un Representante Literario o una Editorial

El mayor reto de mi vida fue escribir mi primer libro publicado.  Además de gratificante, resultó ser una experiencia hermosa e indescriptible.

Fui recompensada, con creces, por todo el esfuerzo, la ilusión y los sueños que iba volcando en él mientras lo escribía.  Me fue otorgado el Premio Nacional de Novela, Manuel de Jesús Galván, de la República Dominicana.

Lo único que me falta para “coronar” mi alegría, es el poder llevar este, mi tesoro, para compartirlo con muchas más personas, a otros países del mundo.

Se me ocurre que podrían ser países hispanoparlantes, latinoamericanos, Estados Unidos de América, en donde habitan tantos compatriotas, y por descontado mi España querida.  Pero estoy abierta a cualquier otra posible sugerencia. Incluso podría traducirse a otros idiomas.

Es por ello que estoy buscando un REPRESENTANTE LITERARIO  o una EDITORIAL que se involucre con mi proyecto:  introducir en nuevos hogares, fuera de Dominicana, mi novela, “A la sombra de mi abuelo”.*

¡Espero que caiga una estrella!

Podéis contactar conmigo a través de mi email, aidatrujillo@hotmail.com,  mediante mi blog aidatrujillo.wordpress.com, o por Facebook, en donde figuro con mi apellido materno, también. Es decir como Aida Trujillo Ricart.

Gracias a todos por existir en mi vida… ¡aunque sólo sea leyendo lo que escribo!

Aída

P.D. Esta entrada fue escrita en abril de 2010.

*Ahora, además, he publicado otro libro, “Más allá de la muerte” que estuvo entre los 10 más vendidos de la prestigiosa Librería Cuesta de República Dominicana y que nada tiene que ver con mi familia. Esta novela fue puesta en circulación en septiembre del 2011 en Santo Domingo.

Blog de WordPress.com.