Aída Trujillo

diciembre 29, 2011

Publicaciones en el periódico El Nacional, Vivir en Cabarete, Puerto Plata, dedicado a Hita Jiménez

Filed under: Ambiente nocturno en Cabarete de República Dominicana,Ambiente y Marino.,amigos,Amistad,blogs dominicanos,blogs internacionales,Cabarete de Puerto Plata,columnas publicadas en periodico el nacional,Costa Norte de la República Dominicana,Deportes en República Dominicana,Entornos naturales en República Dominicana,escritores centro y sudamericanos,escritores dominicanos,escritos de aida trujillo en el periodico el nacional de republica dominicana,Fotografías,Fotos,Hita Jiménez,Imágenes,Kyte,Kyte en Cabarete,Laguna Cabarete,Maravillas de República Dominicana,Naturaleza,periodico el nacional republica dominicana,Playa de Cabarete,Playas de República Dominicana,Playas de Santo Domingo,Playas del mundo,Pueblos dominicanos con encanto,Puerto Plata,República Dominicana,republica dominicana,Restaurantes y bares en República Dominicana,Surf,Surf en Cabarete,Tablas de surf,Turismo en República Dominicana,Vida nocturna en República Dominicana,Windsurf,Windsurf en Cabarete — Aida Trujillo @ 4:16 am
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

9 Septiembre 2011, 12:36 PM

Vista aérea de Cabarete

Vista aérea de Cabarete

Vivencias cotidianas de allí y aquí

 

Vivir en Cabarete, Puerto Plata, dedicado a HITA JIMÉNEZ

Hita simpática, haciéndome burlas, en mi casa

Hita simpática, haciéndome burlas, en mi casa

Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

NOTA IMPORTANTE: ESTA ES UNA ENTRADA ANTIGUA QUE, A PESAR MÍO, NO HE TENIDO TIEMPO DE PUBLICAR EN SU MOMENTO.

No estoy aún ubicada del todo en este nuestro pueblo costero, pequeño y hermoso, aunque me falta muy poco para estarlo, a pesar de llevar aquí sólo un mes.

En general, su gente es agradable, muy acogedora y simpática.

Cabarete es conocido, incluso a nivel internacional, por ser un emplazamiento turístico en donde se realizan diversas actividades y campeonatos deportivos acuáticos:  Surf, Windsurf, Kyte, etcétera.

Este pueblecito se destaca por su abundancia de turismo aventurero y por el que también busca el descanso.

Y es que, además de los deportes marítimos, Cabarete ofrece la posibilidad de efectuar diferentes tipos de excursiones, recorriendo sus campos, tierra adentro:  paseos en bicicleta, equitación, golf o, simplemente, sintiendo el placer de acudir a observar las aves en la laguna que lleva su mismo nombre.

Hita y yo, en pleno campo

Hita y yo, en pleno campo

Localizado a unos 15 minutos al este de Sosúa, en la Costa Norte, provincia de Puerto Plata, está situado entre una bahía y esta laguna, rodeado del precioso paisaje de su campiña y de sus montañas.

Su ambiente es especial:  una colorida y divertida amalgama del folklore y costumbres dominicanas, turismo internacional, deportes, vida nocturna, cierta bohemia y el deleite de bañarse en su playa.

En la misma, encontraremos numerosos restaurantes y bares, que ofrecen comidas y cenas, servidas en mesas dispuestas directamente en la arena o, para quien así lo prefiera, en el interior de los locales.

Sus noches son mágicas, acompañadas, como lo están, de música variada, casi nunca criolla, como ocurre en otros lugares del país, y del susurro de las olas del mar.

Cabarete, por la noche

Cabarete, por la noche

De hecho, existen numerosos locales que nos ofrecen el placer de escuchar Reggae, Jazz, Rock puro y moderno, y también música local, si así lo deseamos. También en plena playa podemos encontrar estos establecimientos.

En el lugar en donde resido, que no es la lujosa construcción, provista de jardín y piscina, que suelen buscar los extranjeros, perviven algunas lindas casitas, sin grandes pretensiones. Su entorno no es suntuoso, ni mucho menos, pero sí limpio y hospitalario.

Las personas se conocen y son familiares o amigos en su gran mayoría.  Este hecho provoca que, generalmente, entre la mayoría de los vecinos, exista algo muy importante: solidaridad.

Hita con su nuera, Raquel, en mi casa

Hita con su nuera, Raquel, en mi casa

He tenido, además, la suerte de que me haya tocado una colindante a la que considero ya amiga, un gran ser humano y que me asiste, desinteresadamente, en todo lo que puede. Vive en una casa al lado de mi edificio y podemos departir desde nuestras respectivas ventanas.

A pesar de no tener pareja, al igual que yo, goza, sin embargo, de la compañía y los quebraderos de cabeza, que le proporciona un sobrinito, menor de dos años, que tiene a su cargo y al que considera y trata como si fuese su propio hijo.

Hita, el niño y yo, en el campo

Hita, el niño y yo, en el campo

Por ello, esta señora tiene muy poco tiempo libre, lo que no impide que, cuando puede, suba a visitarme. Y, si ella no puede, soy yo la que bajo y me siento en su galería, en una cómoda mecedora, a tomar el fresco de la tarde-noche, y conversar.

Hita ordenando a mi perrito, Chilling, que vuelva a casa

Hita ordenando a mi perrito, Chilling, que vuelva a casa

Muchas veces, cuando me siento decaída, esas conversaciones consiguen levantarme el ánimo y, el tiempo, se pasa volando.

Me siento orgullosa dedicándole esta columna pues, hace pocos días, caí enferma y, de no ser por ella, quizás en estos momentos no podría estar escribiendo estas líneas.

En cuanto se percató de que me encontraba muy mal, sin dudarlo ni un solo instante, preparó a su niño y me condujo a una clínica en donde tuve que permanecer interna durante dos días. Hasta que mi hija no llegó, desde la capital, no se movió de mi lado, con bebecito incluido.

Hita Jiménez

Hita Jiménez

Su nombre es Hita Jiménez, es dominicana “de pura cepa”, conoce prácticamente a todos los habitantes del pueblo y me aconseja a quien debo de tener confianza y a quien no.

Hita me ha encauzado, en muchos aspectos, y ha provocado que me carcajee, contándome anécdotas y pronunciando expresiones típicamente criollas que, después de haber yo vivido tantos años fuera, había olvidado.

Vamos a jugar al 2, dos veces...

Vamos a jugar al 2, dos veces...

Para mí, el ser humano, las buenas personas y el cariño son las cosas más importantes de la vida.  Por ello, he preferido mencionarla, antes de resaltar las maravillas de Cabarete.

Aunque la verdad es que, este pueblo de mar, ya ha conseguido enamorarme.

 

 

 

 

junio 19, 2011

Publicaciones en el periódico El Nacional, Playa de Palenque

16 Junio 2011, 11:14 AM

Vivencias cotidianas de allí y aquí

Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

 

Beldades naturales de nuestro país: Playa de Palenque

Aunque pueda parecer increíble, hasta hace pocos meses, no tuve el placer de disfrutar de esta playa situada cerca de la capital, a unos 30 kilómetros hacia el oeste.

Y, lo más grande de todo ha sido que, quien me la descubrió, fue un gran amigo mío, español, médico y enamorado de nuestro país.  Sobre él escribiré pronto pues merece la pena el conocer a esa eminencia de la medicina y, al grandioso y culto ser humano que es el doctor Andrés Rodríguez Alarcón.

A los compatriotas que preguntaba, siempre me recomendaban ir al el este, cuyo litoral suele gozar de cristalinas aguas de color turquesa y de fina arena blanca, y no está lejos.

Sin embargo, mi amigo, se empeñó en que conociese una playa más popular, más familiar y con su “arena prietica”, como él la denomina. Me comentó que, allí, me iba a sentir más tranquila pues, casi todos los que la frecuentan, son dominicanos.

Desde el primer día que me llevó, junto a su esposa y unos familiares, me enamoré de Palenque y de su gente.

Nuestra bandera por encima nuestro

Nuestra bandera por encima nuestro

Ayuda en plena carreyera

Ayuda en plena carreyera

Es verdad que, aparentemente, el mar es más oscuro, debido al color de su fondo. No obstante, cuando penetras en él, te das cuenta de que es transparente y limpio.

Como es lógico, llegando casi a la hora de almorzar, el sol pega fuerte, pica.

Después de disfrutar de ello, coger un poco de color y bañarse en ese agua, de temperatura ideal, empiezas a regocijarte con sus atardeceres espectaculares y dorados.

Aunque aún no he tenido la ocasión de conocer esa faceta de esa parte de nuestra isla, me han comentado que, allí, playas, ríos y montañas se conjugan, invitando a la aventura.

Restaurante

Restaurante

Andrés, mi amigo, me recomendó un comedor, Mary Mar, regentado por el hijo de su dueña: Cheo.

Este hombre, de facciones exóticamente dominicanas, es más que amable y siempre está dispuesto a complacer y a servir bien a sus clientes.

El kiosco de las Kativias o cativias, como quieran escribirlas

El kiosco de las Kativias o cativias, como quieran escribirlas

En su kiosco se pueden degustar unas “kativias” realmente deliciosas.  El pescado que su madre cocina, a gusto del comensal, siempre está fresco y bien preparado. Suelen acompañarlo de tostones y moro de guandules, a menos que uno desee otra cosa.

Recién salidos del mar

Recién salidos del mar

El pasado domingo, cuando mi hija casi tuvo que obligarme a salir, pues suelo pasarme el día delante del computador, cambiamos el segundo plato por un “picapollo” que resultó ser excelente.  Los precios son muy razonables y las mesas están instaladas en plena playa.

En una ocasión, una amigade mi hija, Cristina, nos invitó a quedarnos a dormir en el hotel Playa Palenque, situado a pocos metros de allí. Sus habitaciones son limpias y confortables.

Hotel Palenque

Hotel Palenque

Tiene un jardín preciosos, digno de ser visitado, y una piscina pequeña situada delante del comedor. Allí, en otro plan, se come muy bien también. Sus propietarios, un señor suizo y su señora, una dominicana muy simpática, son verdaderamente encantadores. Los precios de este establecimiento también están bien en su relación calidad-precio.

Piscina del hotel

Piscina del hotel

Esta zona se caracteriza por el hecho, sinónimo de sosiego, de que el turismo masivo aún no ha echado raíces allí, pues la desconocen. En ella aún se puede vivir la originalidad de los pueblos indígenas que se destaca por ser sociable y hospitalaria.

Simpática foto de Cheo conmigo

Simpática foto de Cheo conmigo

Playa Palenque forma parte de las vírgenes y ocultas playas que embellecen esa región de nuestra isla. Vale la pena conocerla y disfrutar de ella.

Aída Trujillo Ricart             https://aidatrujillo.wordpress.com/

mayo 29, 2011

Publicaciones en el periódico El Nacional, Curiosidades españolas: La historia de la tortilla de patatas (papas)

26 Mayo 2011, 11:21 AM
Vivencias cotidianas de allí y aquí
Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

Curiosidades españolas:  Historia  de la tortilla  patatas

Hoy necesitaba referirme a algún tema que no tratase de una de tantas desgracias que acontecen, en nuestro mundo, cotidianamente.

Parmentier

Parmentier

No es que esta historia sea frívola pues, gracias al alimento al que voy a reseñar, muchas personas pudieron sobrevivir, en no pocas ocasiones, a lo largo de la historia.  Además de ser un plato exquisito, la tortilla española, que así se la denomina, es nutritiva y tiene también la ventaja de dejar satisfecho a quien la consume.

En las faldas de las montañas se cultivaba, en terrazas, maíz, tomates, patatas y otros vegetales que más tarde conocerían los europeos. Un grabado español del s. XVI muestra la recolección de patatas.

En las faldas de las montañas se cultivaba, en terrazas, maíz, tomates, patatas y otros vegetales que más tarde conocerían los europeos. Un grabado español del s. XVI muestra la recolección de patatas.

En América, de donde proviene la papa, la cultivaban los Incas, y es de su entorno que descienden las resistentes a las heladas. Algunos estudiosos afirman que la “torta de papas” ya la elaboraban ellos, aunque seguramente sin huevos.

En el 1537. Pizarro llevó varios ejemplares a España, en sus inicios, como planta ornamental y para forraje. Tuvieron que transcurrir unos doscientos años para aceptarla como comestible para personas pues se creía que los alimentos subterráneos tenían caracteres venenosos.

Pizarro

Pizarro

Con el tiempo fue mejorando su cultivo, debido a su uso continuado por el pueblo. La papa, o patata, se importó a España desde Cuzco y, desde allí, al resto de Europa. Pero, hasta 1784 no existen datos fiables sobre su importancia agrícola, cuando, por Real Orden, se fomentó su cultivo.

En Europa la tradición culinaria de la tortilla se remonta al “ovorum”, una torta que los romanos hacían a base de leche y huevos pero sin patatas. Habría que esperar al descubrimiento de América para la importación del tubérculo y todavía pasarían muchos años hasta que a alguien se le ocurriese freírlas y mezclarlas con huevos.

Algunas variedades del tubérculo

Algunas variedades del tubérculo

Antoine-Augustin Parmentier fue un agrónomo, naturalista, nutricionista e higienista francés. Su experiencia como cautivo en Prusia, durante la Guerra de los Siete Años, le llevó a defender la patata como alternativa alimenticia.

Consiguió que se levantaran las leyes que prohibían su cultivo, promoviendo su consumo. Fue el único interesado en implantarla económicamente, ocupándose de obtener variedades de más calidad. A principios del siglo XVIII su cultivo obtuvo variedades de producción y adaptación a climas diversos.

Muchas teorías rodean el origen de la suculenta tortilla elaborada con papas. La más vasta es una que narra la de una campesina que vivía en las serranías de Navarra.

Tomás de Zumalacárregui

Tomás de Zumalacárregui

Una noche la visitó Tomás de Zumalacárregui, general del ejército Carlista, y le pidió de comer.  Con su mísera despensa, la mujer improvisó un plato a base de patatas, cebollas y un par de huevos. La cena gustó tanto al militar que decidió que aquel era el mejor sustento para alimentar a sus tropas.

La tortilla de patatas se hizo célebre, durante la primera guerra carlista.y se le atribuye la fortaleza de los soldados que protagonizaron el “sitio de Bilbao”.La historia parece verosímil aunque datar su nacimiento, en esa época, es arriesgado. Hay que tener en cuenta que ese “sitio” ocurrió en torno a 1835 y la primera referencia escrita del guiso, data del 1817.

Imagen de la primera Guerra Carlista

Imagen de la primera Guerra Carlista

Un documento anónimo, “Memorial de la ratonera” dirigido a las Cortes, denunciaba las míseras condiciones de los agricultores navarros.

Villanueva de la Serena

Villanueva de la Serena

El origen de la tortilla de patatas podría estar en Extrmadura, en Villanueva de la Serena, según afirma Javier López Linage, investigador del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC.

Javier López Linage

Javier López Linage

Su trabajo de investigación muestra que su origen se remonta al siglo XVIII y no al siglo XIX. El investigador hace referencia a Joseph de Tena Godoy y Malfeyto, Marqués de Robledo, que buscaban un alimento, nutritivo y barato, contra las hambrunas de finales del siglo XVIII en Europa.

López Linage no ha proporcionado más información. Nos mantiene en interés por ampliar nuestra cultura gastronómica, proponiendo la lectura de la publicación que editará el Ministerio de Medio Rural, Ambiente y Marino.

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.