Aída Trujillo

septiembre 9, 2010

Publicaciones en el periódico El Nacional, Sakineh Mohammadi Ashtiani, otro símbolo de carencia de democracia en el mundo

9 Septiembre 2010, 11:55 AM

Vivencias cotidianas de allí y aquí

Escrito por: Aida Trujillo

Salvemos a Sakineh

Salvemos a Sakineh

Sakineh Mohammadi Ashtiani, otro símbolo de carencia de democracia en el mundo

La semana pasada mencioné una carta abierta publicada por Bernard-Henri Lévy, filósofo y escritor, en la que defiende la causa de Sakineh, condenada a morir lapidada por un presunto delito de adulterio.

Bernard Henri Lévy

Bernard Henri Lévy

Nacido en la Argelia francesa, el 5 de noviembre de 1948, Lévy se trasladó a Francia en el año 1954 y en el 1968 ingresó en la prestigiosa “Escuela Normal Superior”.  Inició su carrera de periodista de guerra en 1971 cubriendo los acontecimientos de la ofensiva por la independencia de Bangladesh.

En 1976, de regreso a Paris, se hizo popular como fundador de la corriente de los llamados “nuevos filósofos”.  Tanto él como André Glucksmann, Alain Finkielkraut y otros, basaron sus críticas en dogmas de la izquierda radical surgida en el célebre “Mayo del 68”.  Lévy, por entonces, fue tachado de “intelectual mediático y narcisista” por sus detractores.  En contrapartida, fue muy valorado por sus seguidores debido a su sólido compromiso en favor de la libertad de pensamiento.

En la actualidad, mientras Lévy defiende el destino de Sakineh, el periódico iraní Kayhan publica que Carla Bruni Sarkozy es una “puta italiana que merece morir por su trayectoria de vida inmoral”.  El delito de la esposa del presidente de Francia, según el diario y sus partidarios, “es muy grave por haberse ella sumado a la campaña internacional que defiende la vida de Sakineh Mohammadi Ashtiani”.

El tema es complejo.  Los signos expresados por el impredecible régimen, nefastos.   Sakineh fue forzada a incriminarse en una emisión de la televisión estatal iraní.  A su presunto delito añadió el de su complicidad en el asesinato de su marido, del que ya fuera declarada inocente. Fue inducida a renegar de su abogado defensor, Mohamad Mostafaei,  que acababa de exiliarse a Noruega, culpado de “internacionalizar” el caso.

Sakineh es una víctima más de una dictadura y simboliza una pieza fundamental en una batalla ideológica que decidirá el futuro de Irán.  Su lapidación representaría el triunfo de los más radicales, instalados en la jerarquía, que tratan de llevar el país hacia un islamismo intransigente.

Carla Bruni y Nicolas Sarkozy

Carla Bruni y Nicolas Sarkozy

Las criticas a Carla Bruni forman parte de una estrategia que defiende a un Islam aplicador de la “Sharia”, ley separadora del bien y del mal.   “Sólo los infieles apoyan a adúlteras y no son buenos creyentes”.

El personaje ultraconservador más destacado es Mesabah Jazdi, quien hasta tuvo problemas con Jomeini por sus excesos. El sector más radical promueve el castigo público que incluye la amputación de manos y pies.

Amnistía Internacional nos recuerda que como mínimo diez personas, siete mujeres y tres hombres, están en el corredor de la muerte esperando su lapidación.  Ciento treinta y cinco podrían ser ejecutadas por delitos cometidos cuando eran menores de edad.  En el 2009 fueron condenadas a muerte más de trescientas ochenta y ocho personas.   Catorce perecieron públicamente y una fue lapidada.

Aída Trujillo Ricart     http://aidatrujillo.wordpress.com/

Anuncios

septiembre 4, 2010

Publicaciones en el periódico El Nacional, Sakineh Mohammadi Astiani, La solidaridad como camino a la democracia

1 Septiembre 2010, 11:53 AM

Vivencias cotidianas de allí y aquí

La solidaridad como camino a la democracia Escrito por: Aida Trujillo

Estoy suscrita a la página de Avaaz, una importante organización solidaria.  Considero que debemos ser copartícipes con nuestros semejantes si queremos llegar a una democracia real a nivel mundial.  A través de Avaaz, y de otros medios de comunicación, me entero de las terribles circunstancias que sufre una mujer iraní, Sakineh Mohammadi.  Espero que aún siga viva cuando se publique este artículo.

Hoy quiero solidarizarme para intentar salvar su vida.  Valdría la pena aunque se tratase únicamente de ella, por supuesto.  Pero además, su absolución, representa la salvación de muchas otras personas que se encuentran, o se encontrarán, en su misma precaria situación.  ¡Actuemos!  Una firma en una de tantas peticiones que se están publicando, puede ayudarla en mucho.

Sakineh Mohammadi Ashtiani

Sakineh Mohammadi Ashtiani

Recordemos que nuestro dolor personal se transmite a todos al igual que el de todos forma parte de nuestra energía cotidiana.

Transcribo algunos fragmentos de una carta abierta escrita por Bernard Henri Lévy,

definiendo la situación de Sakineh.  En ella solicita que nos unamos en esta batalla

internacional  para impedir su lapidación.

“Sakineh Mohammadi Ashtiani es esa mujer iraní de 43 años que fue condenada a la lapidación.  Lleva cinco años pudriéndose en la prisión de Tabriz, a la espera de que se ejecute la sentencia.  Y eso por un “crimen” que solo confesó bajo tortura y que consistió, según sus acusadores, en haber mantenido… ¡una relación amorosa extramatrimonial!  La opinión pública internacional, conmocionada por el horror, esperaba la revisión de un veredicto tan inicuo como bárbaro.  Pero, el 9 de agosto pasado, tuvo lugar uno de esos golpes de efecto a los que Irán nos tiene acostumbrados.  El régimen difundió por televisión, en un programa de gran audiencia, las nuevas “confesiones” de Sakineh, que, cubierta con un chador negro que solo dejaba asomar su nariz y uno de sus ojos, con una hoja de papel entre los dedos y una voz en off en farsi, superpuesta a la suya que se expresaba en su lengua materna, el azerí, confesaba un segundo crimen: su supuesta complicidad en el asesinato de su marido.  Está en juego la vida de una mujer y la libertad y dignidad de cientos de ellas.   Se trata del honor de un gran país, dotado de una cultura magnífica e inmemorial, que no puede quedar reducido al rostro ensangrentado, destrozado, de una mujer lapidada.  Piedad, por tanto, para Sakineh.  Piedad para Irán, cuyo pueblo merece algo mejor que esa abominación.

Este es el sentido de un vasto movimiento de solidaridad que se ha puesto en marcha y al que se han sumado dos ex presidentes de Francia, Valéry Giscard d’Estaing y Jacques Chirac, dos grandes líderes de la oposición, Martine Aubry y Ségolène Royal, la Primera Dama de Francia, Carla Bruni Sarkozy y el actual presidente francés, Nicolás Sarkozy.

Prosigamos el combate.  Obtengamos todos juntos la absolución de Sakineh.”

Blog de WordPress.com.