Aída Trujillo

febrero 5, 2017

“Más allá de la muerte”, libro publicado por mí en el año 2011, tras el fallecimiento de mi hijo Jaime Mª, ya está en Amazon

Mi hijo Jaime Mª en nuestra casa de Ronda de Segovia, Madrid, (1979)

Mi hijo Jaime Mª en nuestra casa de Ronda de Segovia, Madrid, (1979)

Cuando falleció mi segundo hijo, Jaime Mª, me sentía incapaz de hacer nada… ¡ni siquiera de escribir, que es lo que más me gusta!

Pero Dios me dio las suficientes fuerzas para, entre raudales de lágrimas, noches en vela y alguna copilla de más, continuar.

¡Y nació “Más allá de la muerte” !

Es un libro diferente a los demás, personalmente me agrada mucho y, redactándolo, supo arrancarme alguna que otra sonrisa. A veces me daba la impresión de que, lo escrito el día anterior, había sido obra de otra persona. Espero que su lectura les agrade y, como siempre digo: Se admiten críticas.

Quiero agradecer, nuevamente, a los hermanos Julio y Jonathan Inoa, sin cuya ayuda no hubiese podido subirlo a Amazon. Ellos me ayudaron en la parte técnica, que es algo que no domino demasiado bien. ¡Más bien, mal! ¡Gracias Julio! ¡Gracias Jonathan!

El link para “Más allá de la muerte” es:

https://www.createspace.com/6755819

Con sólo pincharlo, salen todos los datos.

Portada de "Más allá de la muerte"

Portada de “Más allá de la muerte”

julio 6, 2013

Publicaciones en el peródico El Nacional, Homenaje post-mortem a mi hijo Jaime María

5 Julio 2013, 2:13 PM

Vivencias cotidianas de allí y aqui

En nuestra casa, 1978

En nuestra casa, 1978


Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

Homenaje post-mortem a mi hijo Jaime María

Hoy, día 5 de julio, se cumplen tres años del fallecimiento de mi adorado hijo Jaime Mª. Me resulta, por lo tanto, imposible escribir cualquier cosa que no se refiera a él.

Con su hermano Carlos, 1994

Con su hermano Carlos, 1994

Sé, por convencimiento, que se encuentra en un lugar mejor y más elevado que este deteriorado, aunque hermoso, planeta. Sé que está cumpliendo su misión, su propósito.

Jaime era un gran admirador de Van Gogh

Jaime era un gran admirador de Van Gogh

Pero, como madre, el no poder escuchar su voz, aunque sea a 9000 kms. de distancia y por teléfono, y el saber que ya nunca podré tocarle, abrazarle ni darle un beso, me sigue desgarrando el alma.

Mi hijito, que contaba con treinta y siete años de edad, se acostó, para no volver a levantarse nunca de su cama. Yo fui avisada dos días después, el 7 de julio, día de San Fermín de los Navarros, que fue cuando le encontraron.

Me dijeron que había tenido un accidente, para omitir detalles desagradables, en un Madrid del mes de julio, con un calor que suele llegar a los 40º centígrados. Pero, después, el informe del forense confirmó que había sido víctima de un paro cardiaco mientras dormía.

Tres años han transcurrido, sí, pero parece que su deceso ocurrió ayer y mi pena morirá el día que me toque dar mi último suspiro. Me veréis reír, hacer chistes, escribir, trabajar… Pero el dolor sigue ahí, clavado en lo más profundo de mi corazón.

Dibujo que Jaime me dedicó cuando estudiaba en la Escuela de Artes Plásticas de Madrid, 1990

Dibujo que Jaime me dedicó cuando estudiaba en la Escuela de Artes Plásticas de Madrid, 1990


En la isla Tabarca, con su hermana Haydée y conmigo, 1994

En la isla Tabarca, con su hermana Haydée y conmigo, 1994


Haciendo rabiar a su hermanito Nicolás, 1995

Haciendo rabiar a su hermanito Nicolás, 1995


Sólo logro, mediante estas breves líneas, solidarizarme con todas las madres que han pasado por este trance y exclamar, mirando al Cielo, “¡Jaime, mami no te olvida!”

A JAIME LE ENCANTABA STING. ¡QUÉ FRAGILES SOMOS, COMO DICE ESTE GRAN ARTISTA EN ESTA CANCIÓN!

mayo 3, 2012

Publicaciones en el periódico El Nacional, El robo de un animal de compañía puede causar mucho daño

DEBIDO A LA URGENCIA DE ESTE ASUNTO PUES, SE TRATA DE LA PÉRDIDA E INTENTO DE RECUPERACIÓN DE MI PERRO, CHILLING, HE DECIDIDO SUBIR ESTE ARTÍCULO A MI BLOG, HOY MISMO, Y NO ESPERAR HASTA MAÑANA, QUE ES CUANDO SALDRÁ EN EL NACIONAL.

ESTOY SEGURA DE QUE COMPRENDERÁN MI FORMA DE PROCEDER YA QUE, LA TRISTEZA, ESTÁ HACIENDO ESTRAGOS EN MÍ.  GRACIAS POR ENTENDERME…  Chilling, mi perrito querido

4 de mayo 2012, 11:47 AM

 

Vivencias cotidianas de allí y aquí

Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

El robo de un animal de compañía puede causar mucho daño

En numerosas ocasiones hemos oído que, a algunas personas, les han robado su animal de compañía. Creo que, los que realizan ese tipo de actos, no son conscientes del daño que pueden causar a quienes se los sustraen y al propio animal, a quien lo arrancan de su familia y del entorno al que están habituados. 

Y, lo que es peor, después de satisfacer su capricho, suelen abandonarlos, algo que considero espantoso, dejándoles en cualquier parte, a su suerte y sin remordimientos.

Como he comentado en otros escritos, me encuentro en España, por motivos de salud. Ayer me llamó por teléfono mi hija y me dio la triste noticia de que le han robado a mi perrito. Se lo había dejado a ella para que me lo cuidase y, en la playa, aprovechando un momento de descuido, se lo llevaron, sin más.

Chilling representa mucho para mí, ya que, gracias a su amorosa compañía, hallé en él bastante consuelo, tras la muerte de mi hijo Jaime. Tan solo tenía dos meses de edad cuando le adopté y ahora, el día 9, cumplirá dos años. Para él, yo soy su madre.  Un perro feliz y mimado

Su robo ha coincidido, por si fuese poco, con que hoy, día 2 de mayo, mi hijo Jaime habría cumplido 39 años, de haber estado vivo. Se me han juntado dos penas muy grandes.

Puede que haya personas que piensen que un perro es solo eso, un simple animal, sin sentimientos. De hecho, he visto, en no pocas ocasiones, como les maltratan,  Y eso es lo que más me preocupa, aparte de la tristeza por su desaparición, que no le traten bien.

Le encanta la playaPero sé que muchos de ustedes comprenderán mi desazón y mi tristeza.

Muchos estarán de acuerdo con la famosa cita de Diógenes de Sinope, más conocido como “Diógenes el Cínico”: “Cuanto más conozco a la gente, más quiero a mi perro.” Y es que, en general, ese noble animal ofrece su amor incondicional, se alegra con el amor que le das y te brinda un sinfín de cosas positivas más, sólo con estar a su lado y atenderle con cariño.Diógenes el Cínico, rodeado de perros

Pido, desde estas líneas, a las personas que se llevaron a Chilling, mi querido perro, que me devuelvan ese pedazo de corazón que me han arrancado.

Se lo llevaron en Cabarete, pero me temo que, los que lo hicieron, estuviesen allí de paso. Sabían que mi hija era su dueña y no les importó causarnos este dolor.

Hemos puesto carteles por todas partes de la zona, incluso en Facebook. Pero pueden ponerse en contacto conmigo, o con ella, y les aseguro que no habrá, por mi parte, ningún tipo de rencor, sólo agradecimiento, si lo hacen.

Mi hija, Haydée, con Chilling, volviendo del mar

Mi hija, Haydée, con Chilling, volviendo del mar

Él es un Schnauzzer, un perro pequeño que no es muy común en la República Dominicana, de color oscuro y con la barbita y las patitas blancas.  Es, además, muy glotón, dormilón y curioso.

Para esas personas, el llevárselo, ha sido un capricho. Para mí, el haberme privado de su amorosa presencia ha sido como haberse llevado a un hijito.

Va a cumplir, en estos días, dos años y, repito, su presencia en mi vida resultó ser un bálsamo, cuando mi hijo falleció. Ha sido mi fiel compañero, pues vivo sola, en fin, para mí representa más que cualquier cosa material, no tiene precio.

Hay muchos perros que están huérfanos, abandonados, que son regalados. Si quieren tener uno, es fácil encontrarlo, a través de asociaciones que se dedican a ello y también a través de la prensa o el “boca a boca”.

Por ello, si alguien consigue reconocerlo ya que, repito, su raza se ve poco en nuestro país, le suplico, encarecidamente que se ponga en contacto conmigo o con mi hija.

Dios se lo pagará. Aunque, también, mi hija, ha ofrecido una recompensa monetaria, si les interesa más que la bendición del Todopoderoso.

Aída Trujillo Ricart                                     http//aidatrujillo.wordpress.com/

 

 

ANUNCIO PUESTO POR MI HIJA EN CABARETE Y EN FACEBOOK:  

PUBLICACIÓN MÍA EN FACEBOOK:

ESTOY TAN TRISTE QUE NECESITO REPETIR EL MENSAJE QUE PUSE EN MI MURO. ADEMÁS, SE ME OLVIDÓ, POR LA OFUSCACIÓN Y EL DOLOR QUE SIENTO, EL PONER UNOS NÚMEROS DE TELÉFONO DE CONTACTO, POR SI DECIDEN DEVOLVERME A MI PERRO, O ALGUIEN LO ENCUENTRA. MI HIJA PUSO EN SU MURO UN CARTEL CON LOS SUYOS, 849 205 10 18  Y TAMBIÉN EL 809 963 7873. VOY A AÑADIR OTRO QUE ES EL DE UNA AMIGA QUE VIVE EN CABARETE: 829 399 14 55.

¡LOS QUE ME HAN ROBADO A MI PERRITO, CHILLING, HAN ROBADO UNA PARTE MUY IMPORTANTE DE MI ALMA, DE MI SER! SI LEEN ESTO, POR FAVOR, DEVUÉLVANLO. ¡SOY SU MADRE DESDE QUE TENÍA 2 MESES DE EDAD! ¡TENGAN COMPASIÓN! PARA USTEDES ES UN MERO CAPRICHO, PARA MÍ ES UN HIJITO…

CUANDO FALLECIÓ MI HIJO JAIME, SU COMPAÑÍA FUE UN BÁLSAMO PARA MÍ. ¡LES RUEGO QUE ME LO DEVUELVAN, CREAN O NO EN DIOS! ES SIMPLEMENTE UN ACTO HUMANITARIO.

¡POR FAVOR, LOS QUE VIVEN POR MI ZONA, O EN OTRO LUGAR, AYUDENME A ENCONTRARLE! ES UN SCHNAUZZER, NO HAY MUCHOS EN REP. DOMINICANA DE ESA RAZA, ATIENDE POR EL NOMBRE DE CHILLING, ES AMOROSO, AUNQUE ES DE COLOR OSCURO, TIENE LA BARBITA Y LAS PATITAS DELANTERAS BLANCAS. ES UNA GRAN PARTE DE MI SER. ¡AYUDENME, POR FAVOR!

marzo 6, 2012

Publicaciones en el periódico El Nacional, Las planificaciones y proyectos en nuestras vidas

2 de marzo de 2012, 12:14 PM

Vivencias cotidianas de allí y aquí

Escrito por: AidaTrujillo Ricart ( https://aidatrujillo.wordpress.com)

Las planificaciones y proyectos en nuestras vidas

Es una gran verdad que, el tener ilusiones y proyectos, es positivo y necesario en nuestras vidas. Sin embargo, muchas veces no nos planteamos el que cabe la posibilidad de que, lo que tenemos trazado como algo seguro, pueda variar inesperada y  súbitamente, debido a cualquier motivo, por ínfimo que éste sea.

John LennonBien afirmaba, el maravilloso e inolvidable John Lennon, que Dios tenga en su Gloria, que “la vida es lo que acontece mientras hacemos planes”.

Esta vez, como muchas otras, me ha vuelto a tocar el tener que cambiar lo que tenía ideado, de forma algo drástica, además. Hace apenas una semana tuve que dejarme llevar por lo que la vida me tenía reservado sin que yo tuviese conciencia de ello.

Unos días antes, había sufrido un percance doméstico, algo aparatoso, que afectó seriamente mi salud.

Y es que es cierto lo que afirma el Dr. Jorge Bucay, eminente psicoanalista y escritor, sobre las secuelas que puede dejar la pérdida de un hijo. Desde que Jaime Mª, mi segundo retoño, falleció, no he vuelto a “levantar cabeza”.

Dr. Jorge BucayPero, hace un par de semanas, “toqué fondo”. Mi estado de salud se vio realmente maltratado, sin motivos aparentes, y no tuve más remedio que viajar a Madrid, en donde me encuentro en los momentos en los que estoy escribiendo estas líneas, para acudir a la Salud Pública española, de la cual hablaré más adelante, y hacerme una buena revisión.

Quizás, alguno de ustedes, se habrá preguntado si habré abandonado mis escritos en este prestigioso periódico. Pero, como podrán comprobar, no es así y, hoy, vuelvo a reanudarlos, dando gracias a Dios por haberme dado la suficiente fuerza para lograrlo.

Pero, volviendo a lo que quiero referirme en este artículo, opino que debemos ser conscientes de lo versátil que puede llegar a ser nuestra existencia. La realidad es que no existe nada seguro más que el momento presente. El pasado pasó y el futuro es una mera ilusión.

Por ello, una de mis citas favoritas es “Carpe Diem”, vivir el momento, no trasladar nuestro pensamiento ni hacia atrás ni hacia delante. Aunque eso es algo que no resulta nada fácil de aplicar pues, nuestra mente humana, tiene gran tendencia a trasladarse, con facilidad, tanto al pasado como al futuro, sin vivir plenamente el presente.

Como comento al principio de este escrito, esto no implica que no tengamos proyectos, ni que no intentemos construir ese posible, aunque incierto, futuro, lo mejor que podamos ni que no nos ilusionemos con lo venidero.

Eso sería, a mi modo de ver, negativo y destructivo en todos los sentidos.

Pero creo que sí sería bueno que, de algún modo, ejercitemos nuestro cerebro a ser flexible y a estar abierto a cualquier giro, por brusco, alegre y/o doloroso que pueda ser, cambiando lo cotidiano, lo que nos resulta familiar, por lo desconocido.

Por inverosímil que parezca, muchas personas aceptan con mayor facilidad las penas que las alegrías.

A ustedes, como a mí, les habrá ocurrido, al entablar conversaciones con gente a las que las cosas les van muy bien, que, en algún momento, nos hayan confesado que sienten miedo pues les parece imposible que todo sea tan positivo, amoroso y agradable.

Viven con el temor a que, esa felicidad de la que están gozando, se les pueda escapar y sufren, sin necesidad y siendo felices, por ese factible, aunque también ilusorio, cambio a peor.

febrero 11, 2012

BALTASAR GARZÓN, Uno de los muchos testimonios a su favor, en parte, publicado en el periódico El Nacional

Filed under: Asesinatos,Audiencia Nacional de España,BALTASAR GARZÓN,Barbaries de la Guerra Civil Española y posteriores,blogs dominicanos,blogs internacionales,Carlos Muñoz Trujillo,Crímenes,Dictaduras,escritores de trujillo,escritores dominicanos,escritos de aida trujillo en el periodico el nacional de republica dominicana,España,Fosas comunes,Fotografías,Francisco Franco,fusilamientos y matanzas durante el franquismo,Historia contemporánea de España,Historia de España,Injusticias de la Justicia,Jaime Mª Muñoz Trujillo,Juan Pérez Silva,Jueces de España,Jueces del mundo,Juicio en contra de Baltasar Garzón,María Silva,Memoria Histórica de España,Nicolás Gabriel Trujillo,Periódico ABC,Periódico El País,periodico el nacional republica dominicana,Rafael Leonidas Trujillo Molina,solidaridad,Testimonios a favor del Juez Garzón,They dance alone,Tribunal Supremo de España — Aida Trujillo @ 4:48 pm
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


EN ESTA CANCIÓN,STING DENUNCIA, CLAMA, POR LOS DESAPARECIDOS EN ARGENTINA. ES UN DERECHO QUE TIENE CUALQUIER SER HUMANO, DE CUALQUIER PAÍS DEL MUNDO.

10 Febrero 2012, 12:14 PM

El juez Baltasar Garzón, a su llegada al Supremo

El juez Baltasar Garzón, a su llegada al Supremo

Vivencias cotidianas de allí y aquí

Escrito por: AidaTrujillo Ricart ( https://aidatrujillo.wordpress.com)

Uno, de tantos testimonios, a favor del Juez Baltasar Garzón

Quiero expresar mi solidaridad con el Juez Baltasar Garzón, a quien han imputado de causas injustas y, finalmente, “los de siempre”, están ganándolas. ¡Despierta, España!

Viene a cuento decirles que, cuando mi hijo mayor, Carlos, me envió, a través del menor, Nicolás, las cenizas de mi Jaime, el segundo de mis retoños, fallecido en julio del 2010, sentí un alivio que podría parecer absurdo, pero es real. ¡Es lo único que a uno le queda cuando pierde a un ser tan querido, sus restos!

Escribí, hace tiempo, sobre muchas de las valiosas actuaciones de Garzón, tanto en España como en el resto del mundo. Hoy voy a limitarme a transcribir algunas estrofas de un testimonio que tiene que ver con lo que comento anteriormente, el de Juan Pérez Silva. A ustedes les toca opinar si coinciden conmigo o no.

Juan Pérez Silva

Juan Pérez Silva

María Silva, "La Libertaria!

María Silva, "La Libertaria!

María Silva, su madre, era pobre y analfabeta y nunca había salido de su pueblo, Casas Viejas (Cádiz). Empero, a los 17 años de edad, el 11 de enero 1933, se convirtió en un mito.

Ubicación de Casas Viejas en Cádiz

Ubicación de Casas Viejas en Cádiz

Aquel día, perdió a seis miembros de su familia, tiroteados y abrasados en la choza de su abuelo, Curro Cruz, tras una revuelta de campesinos anarquistas. Después de haber sobrevivido a la masacre, empezaron a llamarla “La Libertaria”

El diario ABC, la visitó en la cárcel y refirió: “Tiene 18 años (aunque le faltaban tres meses para cumplirlos) y es bastante agraciada. (…) Tiene todo su indumento sucio y haraposo. Nos pide que se le compren medias y alpargatas negras”.
Cuando salió de la prisión, a los 21 años, con un hijo de 13 meses y embarazada de seis, María estaba muerta…

“Los golpistas la mataron a unos 30 o 40 kilómetros de Paterna, no se sabe dónde”, relata Juan, que, a pesar de no recordarla, pues, como hemos dicho, sólo contaba con 13 meses de edad, no ha dejado de buscarla.

Ubicación de Paterna de España

Ubicación de Paterna de España

Antigua Cárcel de Cadiz

Antigua Cárcel de Cadiz

Antigua Cárcel de Cadiz

Antigua Cárcel de Cadiz

Su embarazo no disuadió a sus asesinos, ni para matarla, ni para torturarla.

“La amarraron a una reja y abusaron de ella”, cuenta su hijo, que ha ido enterándose de esos dolorosísimos detalles, según los testigos iban perdiendo el miedo a hablar.

“Siempre me he hecho el tonto pero, en un pueblo chico, todo se sabe. Y lo que pasó fue en un sitio en donde no había frente de guerra. Se trataba de sembrar el terror y dominar a la gente”.

Hay que sembrar el terror… hay que dar la sensación de dominio eliminando sin escrúpulos ni vacilación a todos los que no piensen como nosotros” (General Mola)[/caption

Juan estaba citado a declarar en el juicio contra el Juez Garzón, para exponer por qué denunció, en el año 2007, en la Audiencia Nacional, la desaparición de su madre. Pero sus 76 años y una grave enfermedad le impidieron acudir, aunque sí hizo sus manifestaciones a través del periódico El País.

“Me hubiera encantado poder decirles a los magistrados del Supremo que ya va siendo hora de que se haga justicia. No quiero que me digan quiénes fueron los verdugos, porque sé hasta el número de matrícula de su coche.

Debo añadir que, el Juez Garzón, nunca se ha querellado en contra de los hijos y/o sucesores de los autores de ninguno de estos hechos, pues, con justicia, no los percibe como culpables de los hechos de sus antecesores.

A su madre, la de Juan, la mataron al principio de la Guerra Civil y, a su padre, Miguel Pérez Cordón, sindicalista de la CNT y director del periódico Cartagena Nova, el último día de la contienda.

Ellos decidieron yo, ni otros hijos o nietos, no. Puedesn decidir ahora, de adultos.

Ellos decidieron yo, ni otros hijos o nietos, no. Puedesn decidir ahora, de adultos.

Hay que sembrar el terror… hay que dar la sensación de dominio eliminando sin escrúpulos ni vacilación a todos los que no piensen como nosotros” (General Mola)

Hijos de los que mataron a mi madre son amigos míos, porque los hijos, que no lo olvide nadie, no pueden escoger a sus padres. No quiero venganza. Lo que deseo es lo mío: los restos de mi madre y que me digan cómo murió. La única cosa que he deseado en la vida ha sido darle un entierro digno y tener un sitio para llevarle flores cuando quiera”.

A su madre la mataron al principio de la Guerra Civil y, a su padre, sindicalista de la CNT y director del periódico Cartagena Nova, el último día de la contienda.

“Se habían conocido en la cárcel de Cádiz. Mi padre medió para que la liberaran después de la matanza de Casas Viejas porque era menor. Y lo consiguió: la dejaron libre (…). A mi padre lo sacaron de la redacción del periódico y lo fusilaron en Cartagena.

Juan Pérez Silva se crió con la cuñada de su madre. “En la Guerra Civil y la dictadura mataron a 26 miembros de mi familia”, relata.

No sólo lleva toda la vida batallando para encontrarla, también ha estado haciéndolo para que inscribieran su defunción en el Registro Civil.

Juan ha gastado alrededor de 2.000 euros entre publicaciones de anuncios en periódicos y otras diligencias.

El juzgado de Chiclana de la Frontera (Cádiz) se hizo de rogar, sin embargo, finalmente, María Pérez Silva fue dada por fallecida en junio de 2011, 74 años después de haber sido fusilada.
“Él, mi padre, está en una fosa común y sé adonde. Me gustaría volver a juntarles”, declaró, con todo derecho, Juan.

Este hombre asegura que no entiende lo que le está ocurriendo al Juez Baltasar Garzón, que admitió a trámite la denuncia que presentó en 2007. “Pero confío en la justicia”, añade enseguida. “Sigo esperando mucho de ella”.

Pues, ya lo ves, Juan… ¡Yo también estoy decepcionada!

PERSONALMENTE, NO ENTIENDO CUÁL ES EL MIEDO, DEL TRIBUNAL SUPREMO ESPAÑOL, AL TEMA DE LA MEMORIA HISTÓRICA QUE HA REMOVIDO BALTASAR GARZÓN.

AL FIN Y AL CABO, COMO SOY UN SER TAMBIÉN ESPIRITUAL, CREO QUE ESO, A FRANCO, U OTROS CÓMPLICES, NO LES AFECTARÍA EN ABSOLUTO, AL CONTRARIO. ¡TODO AQUELLO YA SE SABE, DE SOBRA!

COMO ESCRIBÍ EN “A LA SOMBRA DE MI ABUELO”, EN UN SUEÑO, EL ÚNICO QUE RECUERDO HABER TENIDO DE ÉL, MI PROPIO ABUELO ME DIJO QUE, EL QUE YO HABLASE PÚBLICAMENTE DE SUS ERRORES, LE QUITABA KARMA. AQUEL SUEÑO ME ANIMÓ A SEGUIR ESCRIBIENDO.

UNA PREGUNTA ¿PORQUÉ SE REFIEREN AL 2 DE MAYO Y NO A “LA SANTA INQUISICIÓN”, COMO JUSTIFICACIÓN PARA NO INVESTIGAR UNA MEMORIA HISTÓRICA RECIENTE?

PERO… ¡HABLARÉ MÁS! ¿QUÉ CLASE DE JUSTICIA ES ESTA?

El juez Garzón, camino del Supremo, donde quedó visto para sentencia el juicio por el franquismo.

El juez Garzón, camino del Supremo, donde quedó visto para sentencia el juicio por el franquismo.

julio 5, 2011

Carta a mi hijo Jaime Mª, en el primer aniversario de su partida de este mundo

Mi hijito querido, mi Jaime del alma,

Mi querido hijito

Mi querido hijito

Hoy hace un año que decidiste “coger tus alitas” y marcharte de este mundo.  Parece que no avisaste a nadie.  Pero a mí, y de forma bastante violenta, sí.  Hoy hace un año que, por muy poquito, no pierdo mi ojo derecho.

Tu rinconcito, con las flores que me regaló Haydée, en casa

Tu rinconcito, con las flores que me regaló Haydée, en casa

Curiosamente, estaba pintando unas imágenes que me recordaban a ti.  En mi casa de Madrid, en la puerta de entrada al aseo, había pintado unas muy similares, pero en tonos rosa.  Te gustaban y me decías que, como a veces hacías tu, aquella pintura resultaba algo agresiva.

Aunque yo te lo negaba, era verdad.  No se sabe bien si son plantas, si son ondas marinas o etéreas, o qué.  Estas son de color morado, un color que me encanta pero que representa un “alivio de luto”.  ¿Qué “casualidades” tiene la vida, verdad, mi amor?

El año pasado, en el día de esta fecha, llevaba, desde por la mañana, llamándote por teléfono pues algo me empujaba a hacerlo.  No sé cómo explicarlo.  Llamé, desesperadamente, en muchas ocasiones y hasta llegué a dejarte un mensaje en el contestador.  Pero, desafortunadamente, ya no estabas para coger el móvil ni para escuchar mi mensaje, ni para nada…

Sentí un desasosiego y una inquietud que no podía quitarme de encima pues aquello no me pareció normal y, aunque hubiese podido haber motivos lógicos, me alarmé enormemente.

Cuando, después, me caí de un taburete bastante sólido, con un pincel en la mano, mientras estaba pintando, presentí que había ocurrido algo muy grave.  Me preocupaba la posible pérdida de mi ojo, claro, pero sentía que había “algo más”.

Intenté volver a llamarte, con mi ojo tapado, pero no obtuve respuesta: yacías, sin vida, en tu cama.

Fue tu hermano Carlos el que, un par de días después, me confirmó lo que tanto temía: “Jaime se ha muerto…”

Recuerdo muy bien el alarido que emití, como una fiera herida, y que no me creía capaz de lanzar.  Pero, después de un año, la frase de tu hermano sigue retumbando en mi cabeza, como si acabase de decírmela.

Te fuiste estando solito y con los brazos queriendo asir algo o a alguien, según me contó Carlos. Quiero pensar que estabas agarrándote a alguno de tus acompañantes espirituales.

Después de bastante tiempo tu hermano me mandó el informe del forense.  El galeno dice que falleciste, según su criterio, el día 4 de julio de 2010.  Pero yo sé que fue el día 5.  La Ciencia cambia, se supera, avanza, lo que antes servía ahora no, o al contrario.

Recuerdo una época en la que la OMS llegó a decir que el aceite de oliva no era bueno para la salud.  Yo, intuitivamente, me negué a aceptar aquello y seguí llevándolo a casa.  Al poco tiempo, la institución rectificó aquella afirmación.

La Ciencia dice y se contradice.  La Ciencia se equivoca.  El corazón de una madre no.

Cuando quedé embarazada de ti, los médicos me aseguraron que tenías que nacer por cesárea.  Como tu hermano Carlos, el mayor, nació así, tu también, y los demás hijos que tuviera, tenían que nacer ayudados por esa intervención quirúrgica.

Pero yo, ni corta ni perezosa, le dije a mi ginecólogo que quería que nacieses de parto natural y él, en un principio, se negó.  No quería arriesgarse a que me ocurriese algo grave.  Como veía que insistía, ante mi tozudez y para que le dejase en paz, asintió con una condición.  Si el proceso de dilatación del parto se prolongaba excesivamente, tendría que operarme.  Accedí e hicimos ese pacto.

Me pasé el resto del embarazo imaginando que, en pocas horas, nacerías de forma natural.  Y así fue.

El día 2 de mayo de 1973, a la 1 de la noche, viniste al mundo.  ¡Tu siempre con tus ambigüedades, hijito!  Por muy poco no naciste el día anterior.  Al igual que en tu muerte, unos dicen que fue el 4 y yo afirmo que fue el 5 de julio.

Cuando cumpliste los dos meses de edad, enfermaste hasta el punto de que creí perderte.  Una vez más, por aquella época, la Ciencia se equivocó.  Te hicieron todo tipo de pruebas pero no podían admitir que tu dolencia era una estenosis de píloro porque decían que era demasiado tarde para que se manifestase.

Y eso era lo que por poco te lleva a la tumba, siendo un bebé adorable y precioso.  Al cumplir los tres meses, tu pediatra, desesperado por no entender lo que te ocurría, decidió, como último recurso, ver si cabía esa posibilidad.  ¡Y era esa afección la que te estaba matando!  Te operaron y, una semana más tarde, habías recuperado 100 gramos de los tantos que, en un mes, habías perdido.

Jaime Mª, un añito de edad

Jaime Mª, un añito de edad

Mi sangre pertenece al grupo 0 negativo.  Con la única excepción de tu hermana Haydée, vosotros, mis tres varones, sois Factor Rhesus positivo.

Carlos nació en el año 1970 y, por lo menos en España, todavía no existía la vacuna que protege al siguiente feto que vaya a fecundar una mujer, después de inmunizarse contra ese factor.  De modo que, además de pasarme todo su embarazo, el de tu hermano, a base de pruebas para comprobar si existían anticuerpos, que no detectaron, en mi sangre, no pudieron vacunarme para salvaguardar al próximo bebé que pudiese engendrar.

De modo que, puedes imaginar que, durante el embarazo tuyo, me vigilaron aún más pues era más fácil que, al haber tenido un niño con un RH positivo, si tu lo eras también, mi cuerpo se defendería y te atacaría.  ¡Nada de eso!  No tuvimos, ni tu ni yo, el más mínimo problema.

Quizás la Ciencia, es casi seguro, ya haya avanzado y tenga una explicación lógica a ese asunto.  Pero, por entonces, los médicos no se explicaban como había pasado dos embarazos con niños que portaban, e intercambiaban conmigo, un factor que es mortal para mí y que mi cuerpo no se hubiese protegido, destruyéndoles.

Haydée y Carlos, mis hijitos, octubre 2010, Boca Chica

Haydée y Carlos, mis hijitos, octubre 2010, Boca Chica

Al nacer tu ya existía en España la famosa vacuna y me la pusieron.  Pero fue innecesario porque, después, nació Haydée, que tiene mi mismo grupo sanguíneo y es RH negativo.

Igualmente, por prevención, me pusieron la vacuna “para el próximo, si lo había”.  Ella también nació sin necesidad de que se me practicase una cesárea.  No hubiese dado tiempo ni a preparar el quirófano de lo rápido que vino al mundo.

Mucho después, como sabes pues estabas esperando, nervioso, junto a tus hermanos, en los pasillos de la clínica, nació Nicolás, también de forma natural.

Día del Bautizo de Nicolás, Jaime lo tiene en sus brazos

Día del Bautizo de Nicolás, Jaime lo tiene en sus brazos

Pero, volviendo a tus vivencias y relación con la Ciencia, cuando estabas a punto de cumplir los tres años de edad, hubo que repetirte la operación de estómago.

El médico, una eminencia de la cirugía infantil, el Dr. Monereo, que en paz descanse, me dijo que si tenías algunos problemas, motivo por el que acudí a él, era porque, en la primera intervención simplemente te habían salvado la vida.  Jamás criticó a sus colegas, al contrario.  Según me explicó, estabas demasiado débil y de haberte operado con más esmero, te hubieses quedado en la mesa de operaciones.

De modo que, tras una intervención de casi cuatro horas, que se me hicieron eternas, por fin te subieron a tu habitación en la clínica.

Durante aquella semana, en la que no me separé de ti ni para ir a comer, no tenías apetito, pobrecito mío, ¡tan chiquitín!  Como mucho ingerías un yogur al día.  Y, claro, como no “hacías de vientre”, como se dice en España, los médicos llegaron a alarmarme mucho.

Se te prohibió, durante un año, el comer verduras y frutas, con la excepción de la patata y el zumo de naranja.  Había que evitar que, ese canal que habían abierto, volviese a obstruirse.

Te dieron el alta con la condición de que, si a los dos días no habías hecho caca, tenía que volver a ingresarte pues eso denotaba algo que podía ser grave.

La Ciencia te prohibió el comer verduras y frutas durante un año.  Pero, tu madre, yo, preocupada por lo que me habían advertido, tomé una decisión unilateral, impulsada únicamente por mi intuición, mi instinto maternal.

Decidí prepararte un buen plato de puré de verduras pensando que, por una vez, no podría hacerte daño.  Sin embargo, sí podría ayudarte a hacer tus necesidades.  Si la cosa no resultaba, me dije, te llevaría de regreso al centro médico y hasta confesaría mi culpa.

Parece que te apetecía pues, aquel puré, lo comiste con avidez.  Era un plato hondo, lleno hasta los bordes, y lo ingeriste por completo y, a juzgar por tu carita de expresión placentera, con mucho gusto.

No habría pasado ni media hora cuando ocurrió lo que yo pretendía.  Nunca he sentido tanta alegría por tener que limpiar mierda, con perdón pero ese es su nombre, en grandes cantidades.  Nuevamente mi intuición había triunfado.

Muchas cosas de este tipo me han ocurrido, lo sabes hijito, contigo y con tus hermanos.

Jaime Mª 1979

Jaime Mª 1979

La Ciencia es algo frío, matemático.  El corazón de una madre no.

Por eso hoy, que cumples tu primer aniversario fuera de este mundo, te lloro, te echo de menos, no me resigno, te quiero con mi alma…

Jaime, el día de su Primera Comunión, muy serio mi niño

Jaime, el día de su Primera Comunión, muy serio mi niño

Sé que estás en otro plano, sé que eres un ángel, estoy segura de ello… Pero yo, que te he parido, anhelo, como ser material que todavía soy, el poder besarte, el poder tocar tu cabello fino, coger tus manos, hablar contigo de arte, de cocina y de cualquier cosa…

Jaime Mª y el perrito Craken en el campo

Jaime Mª y el perrito Craken en el campo

Te gustaba el mar, el campo, la montaña, el skate, el snow…

JAIME Y HAYDÉE CON SUS PRIMOS RAFITA Y BÁRBARA

JAIME Y HAYDÉE CON SUS PRIMOS RAFITA Y BÁRBARA

Pintabas y esculpías muy bien.  Hacías algo que jamás me atrevería a hacer:  tatuabas, y con mucho arte.

Fuiste, además, un cocinero profesional reconocido.  Amabas la cocina y discutíamos sobre su elaboración, aunque a veces me pedías alguna receta, que tu te encargabas de complicar para hacerla “más moderna”.

Tengo tantas cosas que decirte que, si lo hiciese, esta carta se haría interminable.  De los 57 años que tenía, cuando te me fuiste, 37 estuviste en mi vida.

Por cierto, tengo que darte las gracias por mandarme este regalo, tan preciado para mí, que es el perrito Chilling.

Chilling, tu regalo

Chilling, tu regalo

Nicolás y Craken, tu regalo, hace unos cuantos años

Nicolás y Craken, tu regalo, hace unos cuantos años

Sé que fuiste tu, a través de un amigo, pocos días después de iros, primero Craken, el schnauzzer que también me regalaste, y enseguida después tu.

Tu conseguiste que tu hermanito Nicolás leyese mi libro “A la sombra de mi abuelo”.  Recuerdo perfectamente la conversación que tuvimos por teléfono, y no sabes cuanto te lo agradezco, mi vida.  Siempre me hiciste sentir lo orgulloso que te sentías.

¡Gracias, hijo de mi alma!  ¡Nunca te olvidaré!  ¡Te adoro, mi “Garbancito de la Mancha de Santo Domingo”, como te llamaba!

Blog de WordPress.com.