Aída Trujillo

febrero 5, 2017

“Más allá de la muerte”, libro publicado por mí en el año 2011, tras el fallecimiento de mi hijo Jaime Mª, ya está en Amazon

Mi hijo Jaime Mª en nuestra casa de Ronda de Segovia, Madrid, (1979)

Mi hijo Jaime Mª en nuestra casa de Ronda de Segovia, Madrid, (1979)

Cuando falleció mi segundo hijo, Jaime Mª, me sentía incapaz de hacer nada… ¡ni siquiera de escribir, que es lo que más me gusta!

Pero Dios me dio las suficientes fuerzas para, entre raudales de lágrimas, noches en vela y alguna copilla de más, continuar.

¡Y nació “Más allá de la muerte” !

Es un libro diferente a los demás, personalmente me agrada mucho y, redactándolo, supo arrancarme alguna que otra sonrisa. A veces me daba la impresión de que, lo escrito el día anterior, había sido obra de otra persona. Espero que su lectura les agrade y, como siempre digo: Se admiten críticas.

Quiero agradecer, nuevamente, a los hermanos Julio y Jonathan Inoa, sin cuya ayuda no hubiese podido subirlo a Amazon. Ellos me ayudaron en la parte técnica, que es algo que no domino demasiado bien. ¡Más bien, mal! ¡Gracias Julio! ¡Gracias Jonathan!

El link para “Más allá de la muerte” es:

https://www.createspace.com/6755819

Con sólo pincharlo, salen todos los datos.

Portada de "Más allá de la muerte"

Portada de “Más allá de la muerte”

Anuncios

mayo 3, 2012

Publicaciones en el periódico El Nacional, El robo de un animal de compañía puede causar mucho daño

DEBIDO A LA URGENCIA DE ESTE ASUNTO PUES, SE TRATA DE LA PÉRDIDA E INTENTO DE RECUPERACIÓN DE MI PERRO, CHILLING, HE DECIDIDO SUBIR ESTE ARTÍCULO A MI BLOG, HOY MISMO, Y NO ESPERAR HASTA MAÑANA, QUE ES CUANDO SALDRÁ EN EL NACIONAL.

ESTOY SEGURA DE QUE COMPRENDERÁN MI FORMA DE PROCEDER YA QUE, LA TRISTEZA, ESTÁ HACIENDO ESTRAGOS EN MÍ.  GRACIAS POR ENTENDERME…  Chilling, mi perrito querido

4 de mayo 2012, 11:47 AM

 

Vivencias cotidianas de allí y aquí

Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

El robo de un animal de compañía puede causar mucho daño

En numerosas ocasiones hemos oído que, a algunas personas, les han robado su animal de compañía. Creo que, los que realizan ese tipo de actos, no son conscientes del daño que pueden causar a quienes se los sustraen y al propio animal, a quien lo arrancan de su familia y del entorno al que están habituados. 

Y, lo que es peor, después de satisfacer su capricho, suelen abandonarlos, algo que considero espantoso, dejándoles en cualquier parte, a su suerte y sin remordimientos.

Como he comentado en otros escritos, me encuentro en España, por motivos de salud. Ayer me llamó por teléfono mi hija y me dio la triste noticia de que le han robado a mi perrito. Se lo había dejado a ella para que me lo cuidase y, en la playa, aprovechando un momento de descuido, se lo llevaron, sin más.

Chilling representa mucho para mí, ya que, gracias a su amorosa compañía, hallé en él bastante consuelo, tras la muerte de mi hijo Jaime. Tan solo tenía dos meses de edad cuando le adopté y ahora, el día 9, cumplirá dos años. Para él, yo soy su madre.  Un perro feliz y mimado

Su robo ha coincidido, por si fuese poco, con que hoy, día 2 de mayo, mi hijo Jaime habría cumplido 39 años, de haber estado vivo. Se me han juntado dos penas muy grandes.

Puede que haya personas que piensen que un perro es solo eso, un simple animal, sin sentimientos. De hecho, he visto, en no pocas ocasiones, como les maltratan,  Y eso es lo que más me preocupa, aparte de la tristeza por su desaparición, que no le traten bien.

Le encanta la playaPero sé que muchos de ustedes comprenderán mi desazón y mi tristeza.

Muchos estarán de acuerdo con la famosa cita de Diógenes de Sinope, más conocido como “Diógenes el Cínico”: “Cuanto más conozco a la gente, más quiero a mi perro.” Y es que, en general, ese noble animal ofrece su amor incondicional, se alegra con el amor que le das y te brinda un sinfín de cosas positivas más, sólo con estar a su lado y atenderle con cariño.Diógenes el Cínico, rodeado de perros

Pido, desde estas líneas, a las personas que se llevaron a Chilling, mi querido perro, que me devuelvan ese pedazo de corazón que me han arrancado.

Se lo llevaron en Cabarete, pero me temo que, los que lo hicieron, estuviesen allí de paso. Sabían que mi hija era su dueña y no les importó causarnos este dolor.

Hemos puesto carteles por todas partes de la zona, incluso en Facebook. Pero pueden ponerse en contacto conmigo, o con ella, y les aseguro que no habrá, por mi parte, ningún tipo de rencor, sólo agradecimiento, si lo hacen.

Mi hija, Haydée, con Chilling, volviendo del mar

Mi hija, Haydée, con Chilling, volviendo del mar

Él es un Schnauzzer, un perro pequeño que no es muy común en la República Dominicana, de color oscuro y con la barbita y las patitas blancas.  Es, además, muy glotón, dormilón y curioso.

Para esas personas, el llevárselo, ha sido un capricho. Para mí, el haberme privado de su amorosa presencia ha sido como haberse llevado a un hijito.

Va a cumplir, en estos días, dos años y, repito, su presencia en mi vida resultó ser un bálsamo, cuando mi hijo falleció. Ha sido mi fiel compañero, pues vivo sola, en fin, para mí representa más que cualquier cosa material, no tiene precio.

Hay muchos perros que están huérfanos, abandonados, que son regalados. Si quieren tener uno, es fácil encontrarlo, a través de asociaciones que se dedican a ello y también a través de la prensa o el “boca a boca”.

Por ello, si alguien consigue reconocerlo ya que, repito, su raza se ve poco en nuestro país, le suplico, encarecidamente que se ponga en contacto conmigo o con mi hija.

Dios se lo pagará. Aunque, también, mi hija, ha ofrecido una recompensa monetaria, si les interesa más que la bendición del Todopoderoso.

Aída Trujillo Ricart                                     http//aidatrujillo.wordpress.com/

 

 

ANUNCIO PUESTO POR MI HIJA EN CABARETE Y EN FACEBOOK:  

PUBLICACIÓN MÍA EN FACEBOOK:

ESTOY TAN TRISTE QUE NECESITO REPETIR EL MENSAJE QUE PUSE EN MI MURO. ADEMÁS, SE ME OLVIDÓ, POR LA OFUSCACIÓN Y EL DOLOR QUE SIENTO, EL PONER UNOS NÚMEROS DE TELÉFONO DE CONTACTO, POR SI DECIDEN DEVOLVERME A MI PERRO, O ALGUIEN LO ENCUENTRA. MI HIJA PUSO EN SU MURO UN CARTEL CON LOS SUYOS, 849 205 10 18  Y TAMBIÉN EL 809 963 7873. VOY A AÑADIR OTRO QUE ES EL DE UNA AMIGA QUE VIVE EN CABARETE: 829 399 14 55.

¡LOS QUE ME HAN ROBADO A MI PERRITO, CHILLING, HAN ROBADO UNA PARTE MUY IMPORTANTE DE MI ALMA, DE MI SER! SI LEEN ESTO, POR FAVOR, DEVUÉLVANLO. ¡SOY SU MADRE DESDE QUE TENÍA 2 MESES DE EDAD! ¡TENGAN COMPASIÓN! PARA USTEDES ES UN MERO CAPRICHO, PARA MÍ ES UN HIJITO…

CUANDO FALLECIÓ MI HIJO JAIME, SU COMPAÑÍA FUE UN BÁLSAMO PARA MÍ. ¡LES RUEGO QUE ME LO DEVUELVAN, CREAN O NO EN DIOS! ES SIMPLEMENTE UN ACTO HUMANITARIO.

¡POR FAVOR, LOS QUE VIVEN POR MI ZONA, O EN OTRO LUGAR, AYUDENME A ENCONTRARLE! ES UN SCHNAUZZER, NO HAY MUCHOS EN REP. DOMINICANA DE ESA RAZA, ATIENDE POR EL NOMBRE DE CHILLING, ES AMOROSO, AUNQUE ES DE COLOR OSCURO, TIENE LA BARBITA Y LAS PATITAS DELANTERAS BLANCAS. ES UNA GRAN PARTE DE MI SER. ¡AYUDENME, POR FAVOR!

enero 23, 2012

Entrevista realizada, a mi persona, por EVA ÁLVAREZ, a través de su blog, OPINIONES INCORRECTAS

Filed under: "Más allá de la muerte" de Aída Trujillo,Aída Trujillo dice NO a los escritos de Angelita Trujillo,angelita trujillo,Antonio Gala,Arte Flamenco de España,“Archipiélago Gulag” de Aleksandr Solyenitsin,“Cien años de soledad” de García Márquez,“Como agua para chocolate” de Laura Esquivel,“Doña Flor y sus dos maridos” de Jorge Amado,“El maestro y Margarita” de Mijaíl Bulgákov,“La casa de los espíritus” de Isabel Allende,“L´Écume des jours” de Boris Vian,“Pedro Páramo” de Juan Rulfo,“Tormento” de Benito Pérez Galdós,Bailaoras de Flamenco,Blog Opiniones Incorrectas,blogs dominicanos,blogs internacionales,Boquechivo,Carmen Posadas,Cine español,cine internacional,Cuadros,democracia,Dictaduras,Diego El Cigala,Editorial Norma,El Camarón de la Isla,El escándalo Angelita en República Dominicana,Enrique Gabriel Lipschutz,Enrique Morente,escritores de trujillo,escritores dominicanos,escritores sudamericanos,Eva Álvarez,Fotografías,Fotos,Francisco Nieva,Frida Kalho,Gabriel García Márquez,Gandhi,gente de republica dominicana,Gerardo Iglesias,Isabel Allende,Jaime Mª de Oriol,Jaime Muñoz Trujillo,joan manuel serrat,Joaquín Cortés,Joaquín Sabina,Joe Cocker,Juan Diego,Juan Echanove,Ketama,La Casa de Caoba de Trujillo,La casa de los espíritus,La Hacienda Fundación de Trujillo,La Tati (actualmente Premio Nacional),Laura Esquivel,Libros sobre Rafael Leonidas Trujillo Molina,Liz Taylor,Lola Flores,Los Losada,Lucía Lipschutz de Gabriel,Luis Eduardo Aute,Marta Heredia,Martin Luther King,Músicos,Mujer de Ramfis Trujillo,Mundo del toreo,Nicolás Gabriel Trujillo,Octavia Ricart,Opositores de la dictadura de Trujillo,Paco de Lucía,Paco Rabal,Paz y Amor,Pedro Adolfo Ricart,Película Vidas Pequeñas,Pepa Martínez,periodico el nacional republica dominicana,premio nacional de novela de republica dominicana,Raúl del Pozo,Rafael Leonidas Trujillo Molina,Rafael Trujillo Ricart,Ramfis Trujillo,República Dominicana,Tantana Ricart,Tomatito — Aida Trujillo @ 3:12 pm
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Eva y su perrillo, Coco

Eva y su perrillo, Coco

Tengo el honor de publicar aquí, en mi blog, la entrevista que me hizo Eva Álvarez, a través de su blog, Opiniones Incorrectas, con permiso de ella, obviamente.

Pero merece la pena que lo visiten directamente, es sumamente interesante.  En el lado derecho de esta página, hay un enlace que, con tan sólo pincharlo, aparece.

Pero, para facilitaros el hacerlo,  transcribo el link:

http://oincorrectas.blogspot.com/
¡MUCHAS GRACIAS, EVA, POR PUBLICAR, EXACTAMENTE, LO QUE CONTESTÉ! 

 

 

Lunes 23 de enero de 2012
Entrevista a Aída Trujillo
Me enorgullece tener entre mis amigos a mucha gente importante. No los catalogo así por el hecho de ser conocidos, sino por su valía y las infinitas aportaciones que infunden a mi vida. Entre ellos, poseo la fortuna de contar con la escritora y bailaora dominico-hispana Aída Trujillo. Hija de Ramfis Trujillo -primer varón de Rafael L. Trujillo y María Martínez- y de la bella y distinguida Octavia -Tantana- Ricart -hija a su vez, paradójicamente, de Pedro Adolfo Ricart, férreo opositor al régimen de su abuelo paterno-, Aída Azilde Trujillo Ricart nació el 23 de agosto de 1952 en Santo Domingo, República Dominicana.

La vida de Aída ha transcurrido entre República Dominicana, España, Estados Unidos, Francia, Italia y Suiza, pero es en la península ibérica dónde ha residido por cincuenta años y el país que vio nacer a sus cuatro hijos: Carlos, Jaime -tristemente fallecido en 2010-, Haydée y Nicolás.

Como bailaora de flamenco, Aída alcanzó gran éxito y fue una reputada artista en Madrid. Actualmente, es una de las escritoras más conocidas y admiradas en la República Dominicana.

Su primera novela, “A la Sombra de mi Abuelo”, narraba su vida con un toque de fantasía mientras examinaba su relación con su abuelo Rafael, antes y después de la muerte de éste, explicando como aprendió a separar al abuelo del dictador para así continuar queriéndolo. Por esta obra recibió el Premio Nacional de Novela de República Dominicana en 2008, produciéndose un gran revuelo, ya que el maltratado pueblo temía que se quisieran disfrazar los horrores de la dictadura. Pasado el tiempo y después de que la gente se cerciorara de que Aída era una persona democrática, que repudiaba los métodos de tortura y asesinato de la tiranía de su antepasado, comenzó a ser una persona querida, incluso entre muchas víctimas del trujillismo.

En 2011, puso en circulación “Más allá de la muerte”, obra en la que por fin se desvinculaba del tema familiar para dar rienda suelta a su creatividad. Desde mi posición de amiga, sé que si Aída pudiera siempre hubiera publicado temas en absoluto relacionados con sus ancestros, lo que ocurre es que es bien sabido lo dificultoso que resulta que un escrito vea la luz y hay temas que venden más que otros.

En la actualidad, Aída se encuentra trabajando en su tercer libro, dónde relata todo lo acontecido durante la agonía de su padre Ramfis, quien duró varios días hospitalizado desde su accidente de tráfico del 17 de diciembre de 1969 hasta el día 28 de ese mismo mes, cuando falleció.

Pese a publicar semanalmente en el diario dominicano “El Nacional”, Aída sólo utiliza el “Trujillo” para firmar y su firme propósito es no volver a mencionar a sus polémicos familiares nada más su nueva obra vea la luz.

En el tablao flamenco "El Corral de la Morería", de izda a dcha, Manuela Molina, Ricardo Torres, Aída Trujillo y Marta Heredia

En el tablao flamenco "El Corral de la Morería", de izda a dcha, Manuela Molina, Ricardo Torres, Aída Trujillo y Marta Heredia

1.- ¿Qué es lo que más destacarías de Verónica, la protagonista de tu nueva novela, “Más allá de la muerte”?

El auténtico amor, poco egoísta (por no decir nada), que siente por Manuel.  No soportaba que él hubiese muerto, prefería que siguiera en este mundo, disfrutando de la vida, aunque hubiese sido con otra mujer (si lo has leído detenidamente, ella misma lo dice). Es tan grande su amor que, a pesar del estado físico en el que lo sumió Hades, le reconoce y le besa siendo un ser, en aquel momento, realmente repugnante.  Recuerda que ella no necesitó el espejo de Afrodita sino que éste le sirvió a Manuel.

2.- ¿Te has inspirado en alguien conocido para crear algún personaje de “Más allá de la muerte”?

En las novelas, por mucho que lo sean, siempre hay algo de realidad.  Un hombre al que amé mucho era igualito que Manuel.  Y hay otros detalles que prefiero mantener en secreto, con todos mis respetos hacia ti.

Viñeta humorística "Boquechivo"

Viñeta humorística "Boquechivo"

3.- ¿Cuál de tus libros te ha costado ó te está costando más lágrimas?

¿Cuál crees tú?  El primero, por supuesto, “A la sombra de mi abuelo”. Primeramente porque, aunque fuese novela, tuveque indagar sobre las obras y hechos de Trujillo.  Los escritos, aunque sean en parte de ficción, tienen que tener una base.  Y más, los que son históricos.  Lo bueno es que, existen circunstancias, que ocurrían en casa, y que, por ello, ningún historiador podrá confirmar.   Sufrí mucho porque, lo que descubrí, no encajaba con la imagen que tenía de mi abuelo. Tardé, entre escribirlo y publicarlo, nada menos que once años.

Una vez puesto, el libro, en circulación, en el año 2008, los críticos, periodistas, Héroes del 30 de Mayo, y mucha gente, que ni se habían molestado en leerlo, me pusieron “verde”, alegando que era un escrito para restablecer la memoria histórica de mi abuelo.

Hasta el famoso “Boquechivo”, por su humor cínico, publicó una viñeta que me hizo mucho daño entonces. Pero ya le he perdonado, por querer aparentar ser culto/s y pretender criticar, desde su malvado humor, a alguien a quien no conocen, ni a su obra.

Incluso hubo un crítico, muy conocido aquí (porque en el extranjero no saben ni que existe, en términos generales), llamado Pedro Conde Sturla, que escribió un artículo basándose en frases sueltas, sin contexto, escritas en la contraportada de mi libro.

Como sabes, porque redactas muy bien y con mucha clase, no es lo mismo decir:  “Esta casa es bonita…” sin leer lo que le antecede y/o le sigue, si lo hay, que puede ser algo así como “comparada a las que hay en este pueblo”.

Editorial Norma, que fue quien lo publicó, utilizó frases “picantes” para provocar la curiosidad de la gente, en la contraportada.

Una de ellas, creo que fue por ella por donde más se me atacó, la cuarta, dice lo siguiente:

“…Él, Ramfis Trujillo, no tenía derecho a olvidar y menos aún a plantearse el perdón.  No tenía ni siquiera el derecho a intentar dejar de lado todo, como hubiese sido su deseo. Su deber era indagar, descubrir y ajusticiar a los que habían cometido el magnicidio que había costado la vida a su progenitor…”

Está en la página 121 y, quien haya leído el libro podrá comprobar que, como contesté a ese señor y a otros tantos, aquel era un pensamiento que tuvo mi padre, no algo que yo opine, ni mucho menos. Odio la violencia, las venganzas, los homicidios…

Querida Aída, en parte me siento aludida en esta pregunta por un motivo. Recuerda que de aquella no éramos amigas, ni siquiera nos conocíamos. Pues bien, yo fui de las personas que se escandalizaron, por lo que antes de emitir opinión alguna, corrí a comprar el libro. Lo devoré y, a continuación, me di cuenta de lo grande que puede llegar a ser la manipulación de los medios, aunque no menos que la ignorancia que infunde el hablar sin saber. Admito que, pese a que ya te admiraba, durante una temporada sí opiné que otorgarte el premio sería contraproducente porque se podrían malinterpretar las bondades como abuelo, seduciendo y confundiendo a las nuevas generaciones. Pronto comprendí que para eso ya estaba Vargas Llosa y que tu irrupción en el panorama cultural dominicano era un soplo de aire fresco. Imagínate, ¡una Trujillo que condenaba la dictadura de su abuelo! A raíz de ahí te fui conociendo mejor, un tiempo después aconteció el “escándalo Angelita” y definitivamente te ganaste el cariño de todos los justos, demostrando ser una mujer íntegra y coherente.

4.- ¿Cuál consideras tu obra más madura?

Sin duda alguna, “Más allá de la muerte” por varios motivos.  El más importante es que, desde entonces, estoy escribiendo mucho más y refinando mi estilo. Al principio, el miedo me acompañaba y ya casi nada, aunque, en el arte (sabes que he sido bailaora de Flamenco), nunca se pierde del todo.  Al fin y al cabo, cuando uno se expone públicamente, en cualquiera de sus expresiones, está “desnudando” su alma.

5.- ¿Sobre qué te gustaría escribir que aún no lo has hecho?

Querrás decir publicar… Tengo una fila de novelas de amor y locuras esperando.  Es mi estilo, lo esotérico me llama, me pone, me encanta. Sin embargo, en estos momentos tengo que proseguir con la escritura de otra, que trata sobre los últimos días de vida de mi padre, q.e.p.d.,  pero siempre novelada, no soy historiadora, ni me gustaría serlo.

Se lo prometí a mi editor con la condición de que me dejase publicar, primero, un libro que no mencionara a mi familia, para demostrar que soy escritora y no oportunista, cosa que también han dicho de mí. No quiero que se me “encasille” en el tema Trujillo y, de hecho, si vuelvo a escribir sobre él, o algún miembro de mi familia paterna, será porque sienta que quiero hacerlo sobre mi propia persona y, claro, ellos, en algún momento tendrían que aparecer. Pero sería “de refilón” nada más y, como se dice aquí, por ahora “no estoy en eso”.

6.- ¿Qué sentiste cuando en 2008 te proclamaron Premio Nacional de Literatura?

El primero que me dio la noticia fue mi hermano Rafael, estando yo sentada, con un amigo, en un bar, en Madrid, contándole mis penas. Le contesté (sic): – Rafa, hoy “no está el horno para bollos”, no bromees conmigo porque me siento mal… ¡Déjalo para otro día! –

Él insistió pero no le creí, porque mi hermanito es muy bromista, hasta que me llamaron de la propia editorial.  Sentí incredulidad, en un principio, y, después tuve la sensación de estar flotando sobre una nube. No soy capaz de expresarlo con palabras.

7.- ¿Con qué autor sientes mayor similitud tanto literaria como personal?

En general con los que tienden a escribir realidad fantástica o ficción (que no siempre es tal, aunque pueda parecerlo).  Para mí, García Márquez, Laura Esquivel, Isabel Allende, y otros no menos importantes, han sido fuente de inspiración.  Personalmente, cuando perdí a mi hijo Jaime, el segundo de los cuatro que tengo, me sentí identificada con Isabel por haber perdido ella a su hijita Paula. Le escribí y me contestó muy cariñosamente.

Pero no puedo dejar de mencionar a la que fue mi suegra, que hoy en día es mi “madre cósmica”, como reza en la dedicatoria de esta, mi segunda novela publicada. Lucía Lipschutz de Gabriel, escritora, sobre todo de cuentos para niños y guiones de cine, y poseedora de una imaginación increíble, siempre me ha animado a seguir escribiendo y a vencer mis temores. También me aconsejó que no abandonase mi pasión: la magia y el humor en mis escritos.  Tengo que añadir que, aunque no es internacionalmente conocida, Lucía es una persona muy culta, tradujo del ruso al castellano el libro “Archipiélago Gulag”, de Aleksandr Solyenitsin, domina varios idiomas, incluso las llamadas “lenguas muertas”.  Siempre hemos comentado, y  así seguimos, en la familia Gabriel, que sigue siendo mía también, que, si no encuentras un diccionario o enciclopedia en su casa es… ¡porque no existe!  ¡Jajajajaja!  Mi hijo Nicolás, el menor, siempre dice que “El saber sí ocupa lugar porque, sino, fijaos en la casa de mi abuela”. Mi querida viejita es una enamorada de la literatura y el lenguaje y me ha ayudado mucho. ¡Bendita sea!

8.- ¿Qué libro ya existente te gustaría haber escrito?

¡Uy, hay tantos!  Pero te puedo dar algunos ejemplos.  “Doña Flor y sus dos maridos”, de Jorge Amado, “Tormento”, de Benito Pérez Galdós, “El maestro y Margarita”, de Mijaíl Bulgákov, “L´Écume des jours”, de Boris Vian, “Pedro Páramo”, de Juan Rulfo, por supuesto, “Cien años de soledad”, de García Márquez, “La casa de los espíritus”, de Isabel Allende, “Como agua para chocolate” de Laura Esquivel…  Pero la lista sería interminable pues soy una lectora compulsiva

9.- ¿Con qué tres obras literarias no escritas por tí te quedarías?

Te contesto lo mismo que a la pregunta anterior… ¡Hay demasiadas para enumerarlas!

10.- ¿Tienes más inquietudes artísticas que la literatura?

"La mujer azul", óleo sobre lienzo, 1993

"La mujer azul", óleo sobre lienzo, 1993

Por supuesto.  Me gusta pintar y tengo, o he regalado, varios cuadros realizados por mí. Pero quisiera que, ese placer, permaneciese siendo un hobby.  Me gusta el arte en todas sus expresiones y hasta he trabajado en el séptimo, el cine.  Pero hay dos facetas que llevo en la sangre: la literatura y el Flamenco español.

11.- ¿Desde qué edad escribes, pese a no haber publicado?

Empecé a escribir “tonterías”, desde que tengo uso de razón.  Conservo un cuaderno de poesías y prosas que tracé en los años 70, pero no fue el primero.

12.- ¿Quién es tu ejemplo a seguir en términos generales?

Las personas que insisten en trabajar, y ganarse la vida, haciendo lo que les gusta, aunque pasen fatigas, como mi ex, Enrique Gabriel, el padre de mi Nicolás, el más joven de mis hijos.

Enrique es cineasta hasta la médula y no ha caído en la trampa de trabajar en cosas que no le agradan, sólo en ocasiones esporádicas, cuando el sobrevivir se lo exigía. Pero siempre se mantuvo en contacto con el mundo del cine.  Le conocí cuando era Ayudante de Dirección, habiendo entrado en su profesión desde abajo del todo, como lo que se denomina “meritorio”. Hoy en día es Director y Guionista, reconocido internacionalmente, de varios largometrajes, películas y reportajes.

"Vidas Pequeñas", dirigida y escrita por Enrique Gabriel

"Vidas Pequeñas", dirigida y escrita por Enrique Gabriel

13.- ¿Cuál fue el mejor momento de tu vida?

Cada una de las veces que recibía a mi recién nacido en los brazos.  Es una sensación también imposible de describir.  Pero debo reconocer que, durante la relación con Enrique, fui muy feliz, más que nunca. Con los “otros”, no.

14.- ¿A qué personaje famoso te sentiste realmente emocionada de conocer?

En primer lugar, voy a nombrarte a Gerardo Iglesias, aunque, aquel día ni me di cuenta de que era él, pues soy la más despistada del mundo, y, dos años después, fuimos novios durante un par de meses.  ¡Me encantaba ese hombre! Siempre le admiré por su honestidad, por eso lo “sacaron” de la política.

Tuve la dicha, y la fortuna, de conocer a mi ex cuñado, Jaime María de Oriol, que fue abogado, perteneciente a la familia Oriol, y cuyo tío, Antonio, fue Ministro de Justicia y se hizo tristemente famoso por haber sido secuestrado por la ETA.

Jaime dejó todo para dedicarse al mundo del cine.  Estuve trabajando en su productora, “Aries TV 92”, como asistente suya, que fue quien dio la oportunidad, al que entonces era mi pareja, Enrique Gabriel, para que su primer largometraje, “Krapatchouk”, como director y guionista del mismo, se hiciese realidad. Hoy en día, Jaime significa, en mi vida, un hermano y gran amigo.

En el 1973 conocí a Luis Eduardo Aute y a su mujer, Maritxu, grandes amigos desde entonces, y en su casa, me encontré con Joaquín Sabina.  En el 1975 tuve el placer de entablar amistad con Joan Manuel Serrat, a quien también quiero mucho, y en el 1977, a la que sigue siendo su mujer, Candela.

Aída y Joan Manuel Serrat, 25 de noviembre de 1977

Aída y Joan Manuel Serrat, 25 de noviembre de 1977

En el mundillo del toreo, conocí a los malogrados Paquirri y  Antonio Chenel “Antoñete”. También tuve el gusto de conocer a José María Manzanares, padre, a Palomo Linares y otros pues, en segundas nupcias, me casé con un torero, cuyo nombre no quiero ni pronunciar ni escribir, aunque es harto sabido de quien se trata.

Posteriormente trabé amistad con nuestro campeón, en materia de carreras de motos, Ángel Nieto que, aunque lejana, sigue perdurando.

Cuando trabajaba en el Tablao Flamenco Los Canasteros, tuve el honor de conocer a muchos artistas, cuya mayoría siguen siendo amigos, otros han fallecido, como Lola Flores, Paco de Lucía, El Camarón de la Isla, Enrique Morente, los Losada, Marta Heredia, Ketama, Diego El Cigala. La Tati (actualmente Premio Nacional), Joaquín Cortés, Tomatito, Pepa Martínez, que se convertiría en cuñada mía y, por desgracia, falleció en el año 1993, y un larguísimo etcétera, dentro del ámbito de mi profesión de la época.

Conocí a Anthony Quinn, que estuvo en el tablao una noche en la que coincidió con Joe Cocker, Antonio Gala, Paco Rabal, Francisco Nieva, Carmen Posadas, escritora y amiga desde el año 1974, el pintor Tino Grandío, los actores Juan Echanove y Juan Diego, el periodista Raúl del Pozo y muchos más.

Con Anthony Quinn en "Los Canasteros"

Con Anthony Quinn en "Los Canasteros"

Espero que, a los que no menciono, me perdonen pues no les olvido pero la lista también sería interminable.

En el año 1995, en un estupendo restaurante madrileño, “Alkalde”, tuve la suerte de conocer nada menos que a Gabriel García Márquez.  Y tengo un librito, que entonces llevaba en el bolso, y que nada tiene que ver con él, con un autógrafo suyo.  También conocí, en una “première”, al actor Anthony Hopkins, pero no me atreví a acercármele.  Me había “enamorado” de él, que sustituyó a Richard Gere en mi corazón, por su arte… ¡Imagínate!, y, cuando me enamoro, me vuelvo muy tímida, aunque pueda parecer mentira. ¡Jajajaja!

Pero debo añadir que he conocido a gente importante en mi vida, que no son conocidos por nadie, no son famosos:  mis amigos verdaderos, mis queridos feriantes, Juani y Quique, quienes me dieron trabajo en la Feria de Torrejón, cuando me hizo falta, médicos, abogados y otros profesionales sin cuya ayuda desinteresada no hubiese podido continuar. Y, nuevamente, un largo etcétera…

15.- ¿Crees que la gente cambia para con uno cuando se tiene y cuando no?

Los verdaderos amigos, sean consanguíneos o no, permanecen, “con y sin”.  Los otros se largan.  Pero, aunque duela, es un aprendizaje fantástico.  Mi querida amiga Pilita, Pilar Rodríguez Soto, que falleció apenas tres meses antes que mi Jaime, en el 2010, y era una reconocidísima “Marchante de Arte” y propietaria de la Galería Fauna´s de Madrid, siempre me decía – Aída, a enemigo que huye… ¡puente de plata!” -.

16.- ¿Con qué faceta de tu vida te quedarías?

Ante todo y sobre todo con mis hijos, que es lo que más amo en este mundo.  Le pido a Dios, al Universo, o lo que haya, que no me quite a ninguno más. ¡No lo soportaría!  Me quedo con tener criterio propio, con ser demócrata, con ser buena y comprensiva, con hacer el bien, con mis amigos verdaderos… En definitiva, ¡me quedo con el AMOR!  Aunque, el ganar unas buenas “perrillas” tampoco me vendría mal, ¿eh? ¡Jajajajajaja!

17.- ¿Quién te inculcó el amor por los animales?

Me crié rodeada de perros.  El preferido de mi padre, Adonis, me salvó de ahogarme en la piscina de casa de mis abuelos paternos, y, aunque era un egoistón y engreído, por naturaleza, fue él quien, sin dudarlo, me sacó y me libró, con tres años de edad, de una muerte segura.

Pero ha existido, y existe, también el amor por los caballos, los pájaros en libertad, y mi abuelo, no el dictador, el otro (he aprendido a diferenciarlos), que nos dejaba “ordeñar” las vacas que tenía en San Cristóbal, en la finca “Fundación”.  Era una casa preciosa, “La Caoba” que, como muchas otras cosas, han dejado deteriorarse en vez de convertirla en una escuela, un ayuntamiento, una residencia para la Tercera Edad,  o cualquier otro organismo nacional.  Ese es un grave defecto de mi tierra natal: la dejadez.

18.- ¿Te has planteado escribir teatro?

Me encantaría, pues lo adoro, pero todavía, no me siento capaz de hacerlo.  Sin embargo, la respuesta sería sí, y también escribiría un guión de cine.

19.- Tu color de pelo rojo ya te caracteriza, ¿por cuál te lo cambiarías?

De momento no quisiera cambiarlo pero, o iría a “más fuerte”, es decir a algo alborotador, o volvería al mío auténtico, que es el castaño oscuro.  Canas, ¡ni hablar!  Si las tuviese tan bonitas como una amiga mía, que parece habérselas teñido, lo haría. Pero, como no es así, me deprimen y me hacen saber que “me estoy abandonando”.

20.- ¿Qué personaje histórico te hubiera gustado ser en una vida anterior?

Admiro a muchos de ellos pero sufrieron demasiado para querer haber vivido sus experiencias.  Por ejemplo Gandhi o Frida Kalho, Martin Luther King, etc.  Quiero haber sido yo misma, pero con la sabiduría adquirida con la madurez.  Y, por otro lado, por su belleza, profesión y valentía, pues hizo cosas que, en su época, y aún hoy en día, se ven fatal, quizás Liz Taylor.  Una rebelde, como yo.

*Fotografías de los álbumes privados de Aída Trujillo, cedidas personalmente para el blog Opiniones Incorrectas

 

julio 5, 2011

Carta a mi hijo Jaime Mª, en el primer aniversario de su partida de este mundo

Mi hijito querido, mi Jaime del alma,

Mi querido hijito

Mi querido hijito

Hoy hace un año que decidiste “coger tus alitas” y marcharte de este mundo.  Parece que no avisaste a nadie.  Pero a mí, y de forma bastante violenta, sí.  Hoy hace un año que, por muy poquito, no pierdo mi ojo derecho.

Tu rinconcito, con las flores que me regaló Haydée, en casa

Tu rinconcito, con las flores que me regaló Haydée, en casa

Curiosamente, estaba pintando unas imágenes que me recordaban a ti.  En mi casa de Madrid, en la puerta de entrada al aseo, había pintado unas muy similares, pero en tonos rosa.  Te gustaban y me decías que, como a veces hacías tu, aquella pintura resultaba algo agresiva.

Aunque yo te lo negaba, era verdad.  No se sabe bien si son plantas, si son ondas marinas o etéreas, o qué.  Estas son de color morado, un color que me encanta pero que representa un “alivio de luto”.  ¿Qué “casualidades” tiene la vida, verdad, mi amor?

El año pasado, en el día de esta fecha, llevaba, desde por la mañana, llamándote por teléfono pues algo me empujaba a hacerlo.  No sé cómo explicarlo.  Llamé, desesperadamente, en muchas ocasiones y hasta llegué a dejarte un mensaje en el contestador.  Pero, desafortunadamente, ya no estabas para coger el móvil ni para escuchar mi mensaje, ni para nada…

Sentí un desasosiego y una inquietud que no podía quitarme de encima pues aquello no me pareció normal y, aunque hubiese podido haber motivos lógicos, me alarmé enormemente.

Cuando, después, me caí de un taburete bastante sólido, con un pincel en la mano, mientras estaba pintando, presentí que había ocurrido algo muy grave.  Me preocupaba la posible pérdida de mi ojo, claro, pero sentía que había “algo más”.

Intenté volver a llamarte, con mi ojo tapado, pero no obtuve respuesta: yacías, sin vida, en tu cama.

Fue tu hermano Carlos el que, un par de días después, me confirmó lo que tanto temía: “Jaime se ha muerto…”

Recuerdo muy bien el alarido que emití, como una fiera herida, y que no me creía capaz de lanzar.  Pero, después de un año, la frase de tu hermano sigue retumbando en mi cabeza, como si acabase de decírmela.

Te fuiste estando solito y con los brazos queriendo asir algo o a alguien, según me contó Carlos. Quiero pensar que estabas agarrándote a alguno de tus acompañantes espirituales.

Después de bastante tiempo tu hermano me mandó el informe del forense.  El galeno dice que falleciste, según su criterio, el día 4 de julio de 2010.  Pero yo sé que fue el día 5.  La Ciencia cambia, se supera, avanza, lo que antes servía ahora no, o al contrario.

Recuerdo una época en la que la OMS llegó a decir que el aceite de oliva no era bueno para la salud.  Yo, intuitivamente, me negué a aceptar aquello y seguí llevándolo a casa.  Al poco tiempo, la institución rectificó aquella afirmación.

La Ciencia dice y se contradice.  La Ciencia se equivoca.  El corazón de una madre no.

Cuando quedé embarazada de ti, los médicos me aseguraron que tenías que nacer por cesárea.  Como tu hermano Carlos, el mayor, nació así, tu también, y los demás hijos que tuviera, tenían que nacer ayudados por esa intervención quirúrgica.

Pero yo, ni corta ni perezosa, le dije a mi ginecólogo que quería que nacieses de parto natural y él, en un principio, se negó.  No quería arriesgarse a que me ocurriese algo grave.  Como veía que insistía, ante mi tozudez y para que le dejase en paz, asintió con una condición.  Si el proceso de dilatación del parto se prolongaba excesivamente, tendría que operarme.  Accedí e hicimos ese pacto.

Me pasé el resto del embarazo imaginando que, en pocas horas, nacerías de forma natural.  Y así fue.

El día 2 de mayo de 1973, a la 1 de la noche, viniste al mundo.  ¡Tu siempre con tus ambigüedades, hijito!  Por muy poco no naciste el día anterior.  Al igual que en tu muerte, unos dicen que fue el 4 y yo afirmo que fue el 5 de julio.

Cuando cumpliste los dos meses de edad, enfermaste hasta el punto de que creí perderte.  Una vez más, por aquella época, la Ciencia se equivocó.  Te hicieron todo tipo de pruebas pero no podían admitir que tu dolencia era una estenosis de píloro porque decían que era demasiado tarde para que se manifestase.

Y eso era lo que por poco te lleva a la tumba, siendo un bebé adorable y precioso.  Al cumplir los tres meses, tu pediatra, desesperado por no entender lo que te ocurría, decidió, como último recurso, ver si cabía esa posibilidad.  ¡Y era esa afección la que te estaba matando!  Te operaron y, una semana más tarde, habías recuperado 100 gramos de los tantos que, en un mes, habías perdido.

Jaime Mª, un añito de edad

Jaime Mª, un añito de edad

Mi sangre pertenece al grupo 0 negativo.  Con la única excepción de tu hermana Haydée, vosotros, mis tres varones, sois Factor Rhesus positivo.

Carlos nació en el año 1970 y, por lo menos en España, todavía no existía la vacuna que protege al siguiente feto que vaya a fecundar una mujer, después de inmunizarse contra ese factor.  De modo que, además de pasarme todo su embarazo, el de tu hermano, a base de pruebas para comprobar si existían anticuerpos, que no detectaron, en mi sangre, no pudieron vacunarme para salvaguardar al próximo bebé que pudiese engendrar.

De modo que, puedes imaginar que, durante el embarazo tuyo, me vigilaron aún más pues era más fácil que, al haber tenido un niño con un RH positivo, si tu lo eras también, mi cuerpo se defendería y te atacaría.  ¡Nada de eso!  No tuvimos, ni tu ni yo, el más mínimo problema.

Quizás la Ciencia, es casi seguro, ya haya avanzado y tenga una explicación lógica a ese asunto.  Pero, por entonces, los médicos no se explicaban como había pasado dos embarazos con niños que portaban, e intercambiaban conmigo, un factor que es mortal para mí y que mi cuerpo no se hubiese protegido, destruyéndoles.

Haydée y Carlos, mis hijitos, octubre 2010, Boca Chica

Haydée y Carlos, mis hijitos, octubre 2010, Boca Chica

Al nacer tu ya existía en España la famosa vacuna y me la pusieron.  Pero fue innecesario porque, después, nació Haydée, que tiene mi mismo grupo sanguíneo y es RH negativo.

Igualmente, por prevención, me pusieron la vacuna “para el próximo, si lo había”.  Ella también nació sin necesidad de que se me practicase una cesárea.  No hubiese dado tiempo ni a preparar el quirófano de lo rápido que vino al mundo.

Mucho después, como sabes pues estabas esperando, nervioso, junto a tus hermanos, en los pasillos de la clínica, nació Nicolás, también de forma natural.

Día del Bautizo de Nicolás, Jaime lo tiene en sus brazos

Día del Bautizo de Nicolás, Jaime lo tiene en sus brazos

Pero, volviendo a tus vivencias y relación con la Ciencia, cuando estabas a punto de cumplir los tres años de edad, hubo que repetirte la operación de estómago.

El médico, una eminencia de la cirugía infantil, el Dr. Monereo, que en paz descanse, me dijo que si tenías algunos problemas, motivo por el que acudí a él, era porque, en la primera intervención simplemente te habían salvado la vida.  Jamás criticó a sus colegas, al contrario.  Según me explicó, estabas demasiado débil y de haberte operado con más esmero, te hubieses quedado en la mesa de operaciones.

De modo que, tras una intervención de casi cuatro horas, que se me hicieron eternas, por fin te subieron a tu habitación en la clínica.

Durante aquella semana, en la que no me separé de ti ni para ir a comer, no tenías apetito, pobrecito mío, ¡tan chiquitín!  Como mucho ingerías un yogur al día.  Y, claro, como no “hacías de vientre”, como se dice en España, los médicos llegaron a alarmarme mucho.

Se te prohibió, durante un año, el comer verduras y frutas, con la excepción de la patata y el zumo de naranja.  Había que evitar que, ese canal que habían abierto, volviese a obstruirse.

Te dieron el alta con la condición de que, si a los dos días no habías hecho caca, tenía que volver a ingresarte pues eso denotaba algo que podía ser grave.

La Ciencia te prohibió el comer verduras y frutas durante un año.  Pero, tu madre, yo, preocupada por lo que me habían advertido, tomé una decisión unilateral, impulsada únicamente por mi intuición, mi instinto maternal.

Decidí prepararte un buen plato de puré de verduras pensando que, por una vez, no podría hacerte daño.  Sin embargo, sí podría ayudarte a hacer tus necesidades.  Si la cosa no resultaba, me dije, te llevaría de regreso al centro médico y hasta confesaría mi culpa.

Parece que te apetecía pues, aquel puré, lo comiste con avidez.  Era un plato hondo, lleno hasta los bordes, y lo ingeriste por completo y, a juzgar por tu carita de expresión placentera, con mucho gusto.

No habría pasado ni media hora cuando ocurrió lo que yo pretendía.  Nunca he sentido tanta alegría por tener que limpiar mierda, con perdón pero ese es su nombre, en grandes cantidades.  Nuevamente mi intuición había triunfado.

Muchas cosas de este tipo me han ocurrido, lo sabes hijito, contigo y con tus hermanos.

Jaime Mª 1979

Jaime Mª 1979

La Ciencia es algo frío, matemático.  El corazón de una madre no.

Por eso hoy, que cumples tu primer aniversario fuera de este mundo, te lloro, te echo de menos, no me resigno, te quiero con mi alma…

Jaime, el día de su Primera Comunión, muy serio mi niño

Jaime, el día de su Primera Comunión, muy serio mi niño

Sé que estás en otro plano, sé que eres un ángel, estoy segura de ello… Pero yo, que te he parido, anhelo, como ser material que todavía soy, el poder besarte, el poder tocar tu cabello fino, coger tus manos, hablar contigo de arte, de cocina y de cualquier cosa…

Jaime Mª y el perrito Craken en el campo

Jaime Mª y el perrito Craken en el campo

Te gustaba el mar, el campo, la montaña, el skate, el snow…

JAIME Y HAYDÉE CON SUS PRIMOS RAFITA Y BÁRBARA

JAIME Y HAYDÉE CON SUS PRIMOS RAFITA Y BÁRBARA

Pintabas y esculpías muy bien.  Hacías algo que jamás me atrevería a hacer:  tatuabas, y con mucho arte.

Fuiste, además, un cocinero profesional reconocido.  Amabas la cocina y discutíamos sobre su elaboración, aunque a veces me pedías alguna receta, que tu te encargabas de complicar para hacerla “más moderna”.

Tengo tantas cosas que decirte que, si lo hiciese, esta carta se haría interminable.  De los 57 años que tenía, cuando te me fuiste, 37 estuviste en mi vida.

Por cierto, tengo que darte las gracias por mandarme este regalo, tan preciado para mí, que es el perrito Chilling.

Chilling, tu regalo

Chilling, tu regalo

Nicolás y Craken, tu regalo, hace unos cuantos años

Nicolás y Craken, tu regalo, hace unos cuantos años

Sé que fuiste tu, a través de un amigo, pocos días después de iros, primero Craken, el schnauzzer que también me regalaste, y enseguida después tu.

Tu conseguiste que tu hermanito Nicolás leyese mi libro “A la sombra de mi abuelo”.  Recuerdo perfectamente la conversación que tuvimos por teléfono, y no sabes cuanto te lo agradezco, mi vida.  Siempre me hiciste sentir lo orgulloso que te sentías.

¡Gracias, hijo de mi alma!  ¡Nunca te olvidaré!  ¡Te adoro, mi “Garbancito de la Mancha de Santo Domingo”, como te llamaba!

Blog de WordPress.com.