Aída Trujillo

febrero 5, 2012

Publicaciones en el periódico El Nacional, La depresión, versión ampliada

3 Febrero 2012, 12:08 P.M.

 Vivencias cotidianas de allí y aquí

Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

 

La depresión clínica y alguna de sus variantes

 

Esta es una enfermedad a la que muchas personas no consideran como tal. Piensan que sólo es necesario hacer un esfuerzo y “animarse”.

Entonces el enfermo se siente solo, pues, tal esfuerzo, le resulta colosal y no indica que esté en proceso de curación, casi nadie le comprende, por lo que procura no comentarlo con quien no la haya padecido. Puede producirse a consecuencia de situaciones dolorosas, la depresión postraumática, o bien, sin existir un motivo aparente, la endógena.

La sensación de sentirse triste, decaído emocional y/o físicamente, perder interés por las cosas de las que disfrutaba antes e, incluso, el abandono de su aspecto y/o higiene personal son algunos de sus síntomas.

Es conveniente tomar conciencia, como hemos citado, que la depresión es una enfermedad como tantas otras, a las que hacemos caso, y no sólo una sensación. Este padecimiento progresa día tras día y afecta no sólo los pensamientos y los sentimientos del enfermo, sino también su salud física.

Quien la sufre no es ni culpable de ello ni tampoco se puede decir que tenga una personalidad débil.  Ésta es una tremenda enfermedad clínica, bastante frecuente, y que, en algún momento de su vida, puede afectar a cualquiera, incluso a los animales.

Las estadísticas nos hablan de que perturba a una de cada veinte personas, el doble de mujeres que de hombres.

Aunque pueda parecer mentira, la depresión afecta a uno de cada ocho adolescentes  y se calcula que entre el 4% y el 6% de los niños, del mismo modo, la padece.

Suicidio de una adolescente

Suicidio de una adolescente

Si bien en muchas ocasiones no se le da la importancia que tiene, parece ser que, en el mundo, se suicidan cerca de 3.000 personas al día, por causa suya.

En consecuencia, es importante no confundir esta enfermedad con un estado de ánimo pasajero.

Solemos tener la mala y errada costumbre de decir – Hoy estoy deprimido/a… – cuando lo que se está es contrariado o frustrado, nada que ver con estar enfermo/a.

Esta enfermedad, en algunas ocasiones, puede ser provocada por una situación emocionalmente mala, como es la pérdida de un familiar, problemas económicos y/o de trabajo, un divorcio, un aborto, malos tratos, etcétera.

Los problemas económicos afectan a las personas y las familias

Los problemas económicos afectan a las personas y las familias

Sin embargo, en otras, puede surgir sin motivo aparente, cuando casi todo en la vida del paciente va bien.

La tristeza endógena no se puede modificar de forma voluntaria, a pesar de los esfuerzos del enfermo.

Éste experimenta sentimientos de inhibición y se siente incapaz de  enfrentar el futuro.  Tiende a desconectarse del medio habitual, le resulta prácticamente imposible realizar cualquier esfuerzo, no tiene esperanzas ni ilusiones, falta de interñes sexual y, asimismo, se siente extraño ante el estado en el que se encuentra sumido.

Inapetecencia sexual

Inapetecencia sexual

Se origina debido a un desarreglo de los neurotransmisores, que no producen la cantidad necesaria de serotonina y dopamina, debido a un desajuste químico.

Por ejemplo, a los diabéticos les falta insulina, a los que la padecen, les falta serotonina y otros elementos.  Cuando se sufre de esta forma de depresión, hay que asumir que se deben tomar medicamentos de por vida.

No existe un dolor más grande y agudo que la muerte de un hijo

No existe un dolor más grande y agudo que la muerte de un hijo

Sin embargo, cuando se trata de un estrés postraumático, la cosa cambia.

Éste puede surgir tras uno haber visto, o experimentado, algún trauma, puede brotar a cualquier edad y manifestarse debido a distintas causas: un desastre natural, la pérdida de un ser querido, un atraco, violencia doméstica, encarcelamiento, violación, soledad prolongada, abandono, terrorismo, guerra, y un largo etcétera.

Las personas con cualquiera de los dos trastornos de estrés también pueden tener problemas con:

  • El consumo excesivo de alcohol
  • El uso excesivo de fármacos y/o drogas
  • Problemas de salud conexos

Según los científicos, la auténtica causa de estas perturbaciones mentales, que cambia la respuesta del organismo, afectando peligrosamente los neurotransmisores, aún se desconocen.  Es posible que, en ello, puedan intervenir factores psicológicos, genéticos, físicos y/o sociales.

Tampoco se sabe, a ciencia cierta,  por qué, en cualquiera de los casos, algunas personas lo padecen y, en cambio, otras no.  Pero, el  tener antecedentes del mismo, consigue incrementar el riesgo de sufrirlo tras ocurrir algún acontecimiento doloroso posterior.

Los síntomas del postraumático están clasificados en tres categorías principales:

1. El “revivir” constantemente el hecho. El incidente parece estar sucediendo de nuevo, una y otra vez. Los recuerdos son reiterativos y angustiantes, produciendo, en ocasiones, pesadillas relacionadas con el mismo y fuertes reacciones físicas, tales como enfermedades y malestar general, a veces continuo.

2. La “evasión”, que tiene como consecuencia una falsa insensibilidad que lleva a las personas a  sentirse como si nada les importase y a no recordar detalles trascendentales del trauma. Muestran falta de interés en sus actividades normales, ya sean personales o profesionales. Evitan contactar con otras personas, lugares o pensamientos que le hagan recordar el hecho y tienen una continua sensación de un futuro incierto.

3. La “excitación”, que dificulta su capacidad para concentrarse y hace que, el sujeto afectado, se sobresalte fácil y exageradamente y esté en estado continuo de alerta. Produce irritabilidad frecuente y/o ataques de ira, dificultades para conciliar el sueño o, en contrapartida, el dormir más de lo normal. Sentimientos de culpa, como es la llamada “culpa del sobreviviente”, agitación, mareos, desmayos, palpitaciones cardiacas, enfermedades del aparato digestivo, caída del cabello, dolores de cabeza, etcétera.

Se puede ampliar la posibilidad de un buen pronóstico con:

  • Diagnóstico precoz
  • Tratamiento oportuno
  • Apoyo social y familiar fuerte

Es imprescindible buscar ayuda de inmediato cuando:

  • Uno se siente abrumado.
  • Tiene pensamientos de hacerse daño a si mismo, o de suicidarse
  • Piensa, de forma reiterativa, en querer dañar a otra/s persona/s
  • Es incapaz de controlar su comportamiento
  • Siente constantemente un miedo irrazonable
  • Tiene continuos sentimientos angustiosos y/o pesimistas

Los expertos en esta materia aseguran que no existen exámenes que puedan diagnosticar esta penosa enfermedad. La calificación se hace basándose en ciertos síntomas.

La OMS, Organización Mundial de la Salud, prevé que, este mal, en menos de diez años, se convertirá en una causa de discapacidad que superará los accidentes cerebro vasculares, los de tránsito y/o las enfermedades pulmonares y cardiacas.

También estima que existen entre 120 y 200 millones de personas en el mundo que padecen esta enfermedad, lo cual representa aproximadamente el 3% de la población mundial.

El tratamiento químico puede ayudar a prevenir el progreso de la depresión.

El amor, el afecto sano y sincero va de la mano de la compasión y la solidaridad.

El amor, el afecto sano y sincero va de la mano de la compasión y la solidaridad.

El apoyo afectivo y la comprensión son condiciones “sine qua non” para su cura.

¡Seamos amorosos, comprensivos y solidarios!

Anuncios

agosto 29, 2011

Publicaciones en el periódico El Nacional, La parte oscura de las bellezas de nuestro país, primera parte

Filed under: Amputaciones,amputaciones innecesarias,atropellos de automóviles,blogs dominicanos,blogs internacionales,Cabarete República Dominicana,columnas publicadas en periodico el nacional,democracia,escritores dominicanos,escritos de aida trujillo en el periodico el nacional de republica dominicana,Fotografías,Fotos,Gangrena,Haydée Trujillo,Historia de la Republica Dominicana,huracán Tomás,Imágenes,implantes necesarios,Juventud en República Dominicana,Juventud en Santo Domingo,la parte oscura de la República Dominicana,la tibia y el peroné,Médicos,miseria en República Dominicana,Naturaleza,octubre 2010,pedir limosna,periodico el nacional republica dominicana,Playa de Sosúa,Playas de República Dominicana,Playas de Santo Domingo,Pobreza,Puerto Plata,República Dominicana,Salud Pública en República Dominicana,solidaridad,solidarios con los compatriotas,Sosúa,Turismo en República Dominicana — Aida Trujillo @ 8:28 pm
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Playa de Sosúa, desde el mar

Playa de Sosúa, desde el mar

Vivencias cotidianas de allí y aquí

La parte oscura de las bellezas de nuestro país (I)

Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

El pasado sábado, gracias a la grata visita de mi hija, que me llevó en su automóvil, pude deleitarme, al volver a zambullirme, en un delicioso baño de mar, en las transparentes aguas de una playa que mi madre me enseñó a amar: la de Sosúa.

Mi hija Haydée, en el mar, al que ama

Mi hija Haydée, en el mar, al que ama

Aunque sigo estando absorbida por los múltiples arreglos “post mudanza”, el hecho resultó ser muy agradable. En otra ocasión me extenderé en describir la belleza de ese paraje y lo que representa para mí.

En octubre 2010. con "Tomás", el mar estaba enfadado

En octubre 2010. con "Tomás", el mar estaba enfadado

También comentaré los cambios que he percibido que se han producido en ella, la playa de Sosúa, desde que, de adulta, y de las manos de mis primeros tres hijos, la reencontré, allá por el 1983.

A pesar de "Tomás, mi hijo Carlos y mi nuera Mayte, se metieron en el agua

A pesar de "Tomás, mi hijo Carlos y mi nuera Mayte, se metieron en el agua

Sin embargo, el gozo que sentí en un principio, se vio súbitamente truncado  por un inesperado y triste acontecimiento. Uno de tantos que se producen a diario y que parecen ser ignorados por una gran mayoría, que los vive como si de algo natural se tratase.

Mientras ella, mi hija, una amiga suya y yo disfrutábamos del hermoso entorno, sentadas y bien atendidas, apareció un jovencito.  Calculo que tendría menos de veinte años de edad e iba sosteniéndose mediante un par de rudimentarias muletas.

Vestía un pantalón corto que permitía vislumbrar una profunda herida en su pierna derecha. La hendidura era de tal magnitud que dejaba ver, con claridad, la tibia y el peroné.

Como es obvio, entablamos conversación con el chico. Le dimos algo de dinero y le preguntamos lo que le había ocurrido.

Nos dijo que fue atropellado por un vehículo al que ni se le ocurrió detenerse. Esto es algo que ocurre, por desgracia, en todas partes, incluso en lugares supuestamente altamente civilizados; un hecho criminal, indignante y carente de humanidad.

Quise averiguar si se le había llegado a gangrenar parte de la pierna o del pie. El joven respondió negativamente y le dije, entonces, que todavía había esperanzas de salvársela. Añadí que no debía llevar el hueso destapado ya que, aquello, podría ocasionarle una infección que afectaría todo su organismo.

En su caso, se lo habría advertido su médico, era indispensable someterse a un implante de carne sustraída de alguna parte de su propio cuerpo. Una simple sutura no podría sustituir esa intervención pues, el golpe, le había arrancado extensos fragmentos de la misma.

Aunque no me entendió bien, era consciente y estaba resignado a su destino: de todos modos se la iban a amputar. A su familia le es imposible solucionar su terrible problema, dada su precaria condición económica.

Lo más que se puede hacer es cortarle la pierna, evitando así su muerte que, de seguir en ese estado, se produciría más temprano que tarde.  Eso es lo que sucede en este país, aunque no sea necesario, al que carezca de caudales y padezca una enfermedad o sufra un accidente,

Tras referirme su situación, el chiquillo me expuso que,  ya que la pérdida de su extremidad era inexorable, y aunque le hace padecer intensos dolores, había pedido un favor al galeno que le atiende: que le conceda unos días de margen con el fin de poder pedir limosna.

Una limosna que, con tantísimos amputados que pululan por nuestra patria, se reducirá considerablemente desde el momento en el que se le seccione la pierna.

Por supuesto, no me animé a hacerle una fotografía, aunque ahora creo que tenía que haberlo hecho para, de ese modo, denunciar el hecho y pedir ayuda.

Este es uno de los numerosos sucesos que he escuchado y presenciado en el tiempo que llevo viviendo aquí. Son situaciones que me hacen meditar mucho.

No suelo, ni tengo intención, de meterme en temas políticos, pero sí en asuntos humanitarios.

Y me pregunto, con frecuencia, si nuestro país se hará internacionalmente famoso por estar, su población, mutilada en un elevado porcentaje.

Me inquiero también cuantos jóvenes perderán su vida, su salud o su talento en el camino de un progreso del que tanto se habla.

La unión hace la fuerza, reza un conocido dicho.

Unámonos y luchemos por los jóvenes, nuestro futuro. Y también a favor de nuestros mayores, quienes hicieron lo que pudieron, o supieron, para crear y sostener esta nación.

¡ Seamos solidarios con nuestros compatriotas!

 

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.