Aída Trujillo

junio 13, 2011

Publicaciones en el periódico El Nacional, Romería del El Rocío en Almonte (Huelva)

9 Junio 2011, 11:14 AM

Virgen del Rocío

Virgen del Rocío

Ermita del El Rocío en Almonte

Ermita del El Rocío en Almonte

Vivencias cotidianas de allí y aquí

Romería de El Rocío en Almonte (Huelva)

Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

La Romería del Rocío es una manifestación religiosa, popular, católica y andaluza en honor de la Virgen del Rocío. Se celebra el fin de semana del Domingo de Pentecostés. La Virgen se encuentra en la ermita que está situada en la aldea de Almonte (Huelva) del mismo nombre.

Romeros cruzando el Parque de Doñana

Romeros cruzando el Parque de Doñana

“El Rocío” atrae alrededor de un centenar de cofradías de las poblaciones cercanas a Cádiz, Huelva y Sevilla.

Lince ibérico en el Parque de Doñana

Lince ibérico en el Parque de Doñana

Los peregrinos atraviesan a pie, o en barca, las marismas del delta del Guadalquivir, para llegar allí, en el límite del Parque Natural de Doñana.

Durante esta celebración, esta aldehuela, de alrededor de 2.000 habitantes, se convierte en la tercera ciudad de España más poblada.

La peregrinación tiene una duración de una semana, contando con el “camino” hacia ella. Allí se unen la pasión, devoción, tradición y diversión.

Este año, el momento culminante del fervor colectivo aconteció en la noche del domingo 12 al lunes 13 de junio.

Es la ocasión en la que, engalanada y adornada con sus collares barrocos, la “Paloma de las Marismas” sale de su santuario y desfila en medio del impaciente gentío.

Sus porteadores tropiezan constantemente, pues el paso siempre está obstaculizado por una marea de admiradores cuya razón, aturdida por la espera y las fiestas que preceden al acontecimiento, se tambalea con las primeras luces del alba.

Imagen representativa de la Hermandad del Rocio de Villamanrique

Imagen representativa de la Hermandad del Rocio de Villamanrique

La memoria popular ha rescatado del olvido, transmitiendo, de generación en generación, la historia que supuso el descubrimiento de la Santa Imagen, en la misma zona que ocupa actualmente su santuario.

No hay dudas sobre la pertenencia de esta imagen a Almonte, aunque se señala la participación e importancia de la villa de Villamanrique en su hallazgo.

Popularmente se describe que, a principios del siglo XV, Gregorio Medina, un cazador de Mures, la actual Villamanrique de la Condesa, tuvo que dirigirse a Las Rocinas, lugar frecuentado por los cazadores. Allí, en un hueco del tronco de un árbol centenario, la encontró y, en un principio, la confundió con una muñeca.  Pero era un representación de la Virgen del Rocío que permanecía escondida desde la época de los moros. Medía casi una vara de alto y estaba hollada por las inclemencias del tiempo.

El cazador volvió a Almonte y dio cuenta de su descubrimiento. Entonces, numerosos vecinos se trasladaron al lugar en cuestión y se llevaron la imagen. Como consecuencia, entre los de esa localidad y los de Villamanrique, surgió una disputa que se subsanó siguiendo una costumbre de la época.

Las fronteras y el yugo que unía a la pareja de bueyes, atados mediante unos cordeles

Las fronteras y el yugo que unía a la pareja de bueyes, atados mediante unos cordeles

Engancharon pues, en unas carretas, dos yuntas de bueyes para que su fuerza, cada uno tirando hacia un lugar opuesto, decidiera el sitio donde se emplazaría la Virgen.

Ambas potencias quedaron igualadas y este hecho se interpretó como una sentencia del deseo de la Virgen de permanecer en el mismo lugar en donde fue hallada. Decidieron, entonces, colocar la talla en el mismo sitio y construyeron una ermita, con la ayuda de las limosnas de los fervorosos.

Esta versión es parte de la historia oral que comparten los pueblos de la comarca.

Devotos de toda Andalucía, España y el mundo entero (existe incluso una Hermandad en Bruselas), acuden a la aldea de El Rocío los días anteriores al lunes de Pentecostés.

Escudo de la Cofradía del Rocío

Escudo de la Cofradía del Rocío

La gran Lola Flores era una de las asiduas e imprescindibles en las caminatas almonteñas.

La gran Lola Flores era una de las asiduas e imprescindibles en las caminatas almonteñas.

Allí se dan, y se daban, cita numerosos personajes famosos, pertenecientes a distintos mundos.  Se bebe vino, se come y se bailan sevillanas.  Lo que casi no se hace es dormir pues nadie desea perderse ni un minuto de la fiesta.

Durante el resto del año la tranquila localidad, acoge a los visitantes que desean conocer el centro de una pasión que trasciende lo religioso y se convierte, año tras año, en un verdadero acontecimiento social.

Un dato poco conocido es que, el 26 de junio de cada año, se celebra la tradicional “Saca de Yeguas”. Las manadas, compuesta por más de un millar de ejemplares, se trasladan desde las marismas de El Rocío hasta el pueblo de Almonte.

Las marismas y vistas al Rocío

Las marismas y vistas al Rocío

"Saca de yeguas"

"Saca de yeguas"

Esta celebración representa una de las peregrinaciones marianas más importantes del mundo y una de las romerías más multitudinarias.

Carmina Ordóñez

Carmina Ordóñez

Aunque se dice que “El Rocío es el camino”, y doy fe  de ello pues lo he recorrido desde Triana (Sevilla), junto a la malograda y querida Carmina Ordóñez, los días “grandes” se sitúan en  el fin de semana, prevaleciendo la madrugada del domingo al lunes.

Es entonces cuando la Virgen sale en una procesión que comienza con el espectacular  y muy peculiar “salto de la reja”.

"Salto de la reja"

"Salto de la reja"

Este acto termina bien entrado el día y, en él, los fieles se encomiendan a la “Blanca Paloma”, nombre que también tiene asignado esta Virgen, hasta el año siguiente.

Río Quema

Río Quema

Al que recorre el Camino del Rocío por primera vez, se le “bautiza” en el río Quema, aunque esté casi seco y el primerizo se llene de barro.  A mí me ocurrió.

La Raya Real es el camino del Rocío más conocido, el más cantado, el más espacioso, y el más simbólico de todos los que nos llevan a las plantas de la “Blanca Paloma”.

Rocío Jurado, antes de su fallecimiento, junto a su marido, el torero Ortega Cano

Rocío Jurado, antes de su fallecimiento, junto a su marido, el torero Ortega Cano

"La Raya Real"

"La Raya Real"

La verdad es que la atracción que esta fiesta ejerce sobre la gente es tan grande que, quien va una vez al Rocío, repite con seguridad.

Isabel Pantoja, con su hijo Paquirrín, de niño, vestido con traje campero

Isabel Pantoja, con su hijo Paquirrín, de niño, vestido con traje campero

Otra de las personalidades que no suele faltar a su cita con la Virgen del Rocío, es la Duquesa de Alba.

Otra de las personalidades que no suele faltar a su cita con la Virgen del Rocío, es la Duquesa de Alba.

La Infanta Elena, a caballo, y con el tradicional sombrero cordobés

La Infanta Elena, a caballo, y con el tradicional sombrero cordobés

La Reina Doña Sofía junto a la Infanta Cristina

La Reina Doña Sofía junto a la Infanta Cristina

diciembre 9, 2010

Publicaciones en el periódico El Nacional, Fiestas de la Constitución y de la Inmaculada Concepción en España

8 Diciembre 2010, 11:33 AM

Vivencias cotidianas de allí y aquí

Escrito por: Aida Trujillo (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

Juan Carlos I firmando la Constitución de 1978

Juan Carlos I firmando la Constitución de 1978

Fiestas de la Constitución y de la Inmaculada Concepción en España

Como cada año, España celebra su “puente” de la Constitución.  Esta fiesta está muy próxima a otra no menos importante, la Inmaculada Concepción.  Quien no se vea obligado a trabajar en su intermedio, entre el 6 y el 8 de diciembre, podrá disfrutar de varios días vacacionales.

La última Constitución española entró en vigor el 29 de diciembre de 1978 y es la norma suprema del ordenamiento jurídico del Reino de España.  Su promulgación implicó la culminación de la llamada “Transición Española”, que tuvo lugar tras el fallecimiento, el 20 de noviembre de 1975, del General Francisco Franco.  Su muerte precipitó una serie de acontecimientos políticos que transformaron su anterior mandato dictatorial en una Monarquía Parlamentaria.

Portada del ABC anunciando la muerte de Franco

Portada del ABC anunciando la muerte de Franco

El Rey se convirtió en un Jefe de Estado que desempeña funciones simbólicas y que carece de poder efectivo de decisión. Sus actos tienen una naturaleza cuya validez depende de la aprobación de la autoridad competente.  Según el caso, el Presidente del Gobierno, el Presidente del Congreso de los Diputados, o un/os Ministro/s.

La actual Constitución resume los siguientes principios: Estado social y democrático de Derecho, Monarquía parlamentaria y Estado de las autonomías.

La fiesta de la Inmaculada Concepción, por su  lado, Patrona de España, es un dogma católico que sostiene la creencia de que María, madre de Jesús, a diferencia de los demás mortales, no fue alcanzada por el pecado original.  Afirma que, desde el instante de su concepción, ella estuvo libre de toda mácula. No debe confundirse esta doctrina con la de su virginal maternidad, que sostiene que Jesús fue concebido sin intervención de varón.

El movimiento “inmaculista” alcanzó vigor durante las edades Media y Moderna gracias a los frailes franciscanos, devotos y propagadores de esta creencia. La fe en la Virgen arraigó especialmente en España, en donde numerosos templos y monumentos le fueron dedicados y fue nombrada patrona del reino por Carlos III.

Papa Pío IX

Papa Pío IX

Carlos III

Carlos III

Esta doctrina fue definida como irreversible dogma de fe, adquiriendo carácter de infalibilidad el 8 de diciembre de 1854, en la bula Ineffabilis Deus del papa Pío IX, cuyo contenido no puedo redactar por falta de espacio.

La historia se ha encargado de relatarnos un milagro que aconteció el 7 de diciembre de 1585. El Tercio del Maestre de Campo Francisco de Bobadilla combatía en la isla de Bommel cuando fue bloqueado por la escuadra del Almirante Holak. Éste propuso una rendición honrosa que fue respondida: “los infantes preferían la muerte a la deshonra”. Holak, entonces, abrió los diques de los ríos para inundar el campamento enemigo. En consecuencia, no quedó más tierra firme que el montecillo de Empel, en donde se refugiaron los soldados españoles. Uno de ellos, cavando una trinchera, tropezó con un objeto de madera que resultó ser una tabla flamenca con la imagen de la Inmaculada. Los soldados la colocaron en un improvisado altar y Bobadilla, considerando el hecho como una señal de protección divina, les instó a luchar encomendándose a ella. Un viento inusual e intensamente frío se desató aquella noche, helando el río Mosa. Los españoles, marchando sobre el hielo, atacaron por sorpresa a la escuadra enemiga al amanecer del  8 de diciembre y obtuvieron una victoria absoluta.

Francisco de Bobadilla

Francisco de Bobadilla

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.