Aída Trujillo

enero 3, 2013

Asuntos personales, Vendo solar residencial en la República Dominicana, entre Sosúa y Cabarete, Término de la Mulata, Residencial “Colinas del Sol”

MAPA ISLA INDICANDO SITUACIÓN SOSÚAVENTA DIRECTA DEL PROPIETARIO

DIGITAL CAMERA DIGITAL CAMERA

SOLAR VALLADO Y LIMPIO

SOLAR VALLADO Y LIMPIO

PLAYA DE CABARETE

PLAYA DE CABARETE

PLAYA DE SOSÚA

PLAYA DE SOSÚA

INTERESANTE PARA PARTICULARES, INVERSORES Y CONSTRUCTORES

Solar con título, situado en el Residencial “Colinas del Sol”, en el término de ” La Mulata”, entre Sosúa y Cabarete.

Centro Médico Cabarete, una de las mejores clínicas del país

Centro Médico Cabarete, una de las mejores clínicas del país

Se encuentra cerca del Hotel Sea Horse y casi enfrente al Centro Médico Cabarete.

AHORA EL TELÉFONO DE CONTACTO ES EL 829 373 08 52, EN REP. DOMINICANA

AHORA EL TELÉFONO DE CONTACTO ES EL 829 373 08 52, EN REP. DOMINICANA

Hotel Sea Horse Ranch

Hotel Sea HorseRanch

En la propia urbanización están situados el “International School of Sosúa”, el “Colegio Nueva Vida”, el “Residencial Villas Tisú” (alto standing) algunos comercios, restaurantes, etc.CARTEL DE 2 COLEGIOS ESTUPENDOS SITUADOS EN EL RESIDENCIAL

ENTRADA AL RESIDENCIAL

ENTRADA AL RESIDENCIAL

El terreno tiene una superficie de 645 m2, edificables.Se puede deslindar y construirse, en el mismo, hasta 6 viviendas de dos pisos de altura.

Está ubicado muy cerca de la entrada principal y, por lo tanto, de la carretera que va de Sosúa a Cabarete, por lo que se disfruta de buena comunicación y también de la hermosa campiña que lo rodea.

Entorno natural

Entorno natural

Dista del mar unos 800 metros, del otro lado de la carretera, de modo que no se trata de una “primera línea de playa”.

Las construcciones son, en su gran mayoría, villas, cuyos habitantes suelen ser extranjeros.

Plano actualizado del residencial

Plano actualizado del residencial

SITUADO A POCA DISTANCIA DE LA CARRETERA SOSUA-CABARETE

SITUADO A POCA DISTANCIA DE LA CARRETERA SOSUA-CABARETE

Los solares colindantes no están aún construidos.

VISTA A LA CARRETERA DESDE EL SOLAR

VISTA A LA CARRETERA PRINCIPAL DESDE EL SOLAR

Para constructores que estén interesados, puedo ceder el terreno como aportación.

PRECIO DE VENTA:   $ 50.000,00 DÓLARES USA, NEGOCIABLES

A título informativo, añado este párrafo obtenido de la fuente: http://quejoder.com/tag/gerente-general/page/2/

– El presidente ejecutivo de Habi Internacional empresario noruego Helge Bie, reafirmó su confianza en el excelente clima para las inversiones que existe en República Dominicana, y aseguró que la empresa que preside, seguirá construyendo proyectos inmobiliarios.

Sostuvo que, debido a este favorable clima financiero, continuará fortaleciendo su compromiso con el sector inmobiliario, con la expansión y diversificación de los proyectos que mantiene en agenda Habi Internacional Dominicana S.A.

El empresario noruego se refirió, en esos términos, al dirigirse a los presentes en el acto de inauguración del proyecto modelo “Villas Tisú” en LA MULATA II, de Sosúa, Puerto Plata. Es un exclusivo proyecto de comunidad cerrada, que ocupa 16,000 metros cuadrados, donde sólo 20 privilegiados residentes tendrán el placer de disfrutar del confort y las facilidades que ofrece. Ubicadas en un exuberante paisaje, estas villas ostentan lo máximo en cuanto a un estilo de vida moderna se refiere, a corta distancia del centro de Sosúa, de sus hermosas playas y del aeropuerto Internacional Gregorio Luperón, de Puerto Plata. –

diciembre 29, 2011

Publicaciones en el periódico El Nacional, Vivir en Cabarete, Puerto Plata, dedicado a Hita Jiménez

Filed under: Ambiente nocturno en Cabarete de República Dominicana,Ambiente y Marino.,amigos,Amistad,blogs dominicanos,blogs internacionales,Cabarete de Puerto Plata,columnas publicadas en periodico el nacional,Costa Norte de la República Dominicana,Deportes en República Dominicana,Entornos naturales en República Dominicana,escritores centro y sudamericanos,escritores dominicanos,escritos de aida trujillo en el periodico el nacional de republica dominicana,Fotografías,Fotos,Hita Jiménez,Imágenes,Kyte,Kyte en Cabarete,Laguna Cabarete,Maravillas de República Dominicana,Naturaleza,periodico el nacional republica dominicana,Playa de Cabarete,Playas de República Dominicana,Playas de Santo Domingo,Playas del mundo,Pueblos dominicanos con encanto,Puerto Plata,República Dominicana,republica dominicana,Restaurantes y bares en República Dominicana,Surf,Surf en Cabarete,Tablas de surf,Turismo en República Dominicana,Vida nocturna en República Dominicana,Windsurf,Windsurf en Cabarete — Aida Trujillo @ 4:16 am
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

9 Septiembre 2011, 12:36 PM

Vista aérea de Cabarete

Vista aérea de Cabarete

Vivencias cotidianas de allí y aquí

 

Vivir en Cabarete, Puerto Plata, dedicado a HITA JIMÉNEZ

Hita simpática, haciéndome burlas, en mi casa

Hita simpática, haciéndome burlas, en mi casa

Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

NOTA IMPORTANTE: ESTA ES UNA ENTRADA ANTIGUA QUE, A PESAR MÍO, NO HE TENIDO TIEMPO DE PUBLICAR EN SU MOMENTO.

No estoy aún ubicada del todo en este nuestro pueblo costero, pequeño y hermoso, aunque me falta muy poco para estarlo, a pesar de llevar aquí sólo un mes.

En general, su gente es agradable, muy acogedora y simpática.

Cabarete es conocido, incluso a nivel internacional, por ser un emplazamiento turístico en donde se realizan diversas actividades y campeonatos deportivos acuáticos:  Surf, Windsurf, Kyte, etcétera.

Este pueblecito se destaca por su abundancia de turismo aventurero y por el que también busca el descanso.

Y es que, además de los deportes marítimos, Cabarete ofrece la posibilidad de efectuar diferentes tipos de excursiones, recorriendo sus campos, tierra adentro:  paseos en bicicleta, equitación, golf o, simplemente, sintiendo el placer de acudir a observar las aves en la laguna que lleva su mismo nombre.

Hita y yo, en pleno campo

Hita y yo, en pleno campo

Localizado a unos 15 minutos al este de Sosúa, en la Costa Norte, provincia de Puerto Plata, está situado entre una bahía y esta laguna, rodeado del precioso paisaje de su campiña y de sus montañas.

Su ambiente es especial:  una colorida y divertida amalgama del folklore y costumbres dominicanas, turismo internacional, deportes, vida nocturna, cierta bohemia y el deleite de bañarse en su playa.

En la misma, encontraremos numerosos restaurantes y bares, que ofrecen comidas y cenas, servidas en mesas dispuestas directamente en la arena o, para quien así lo prefiera, en el interior de los locales.

Sus noches son mágicas, acompañadas, como lo están, de música variada, casi nunca criolla, como ocurre en otros lugares del país, y del susurro de las olas del mar.

Cabarete, por la noche

Cabarete, por la noche

De hecho, existen numerosos locales que nos ofrecen el placer de escuchar Reggae, Jazz, Rock puro y moderno, y también música local, si así lo deseamos. También en plena playa podemos encontrar estos establecimientos.

En el lugar en donde resido, que no es la lujosa construcción, provista de jardín y piscina, que suelen buscar los extranjeros, perviven algunas lindas casitas, sin grandes pretensiones. Su entorno no es suntuoso, ni mucho menos, pero sí limpio y hospitalario.

Las personas se conocen y son familiares o amigos en su gran mayoría.  Este hecho provoca que, generalmente, entre la mayoría de los vecinos, exista algo muy importante: solidaridad.

Hita con su nuera, Raquel, en mi casa

Hita con su nuera, Raquel, en mi casa

He tenido, además, la suerte de que me haya tocado una colindante a la que considero ya amiga, un gran ser humano y que me asiste, desinteresadamente, en todo lo que puede. Vive en una casa al lado de mi edificio y podemos departir desde nuestras respectivas ventanas.

A pesar de no tener pareja, al igual que yo, goza, sin embargo, de la compañía y los quebraderos de cabeza, que le proporciona un sobrinito, menor de dos años, que tiene a su cargo y al que considera y trata como si fuese su propio hijo.

Hita, el niño y yo, en el campo

Hita, el niño y yo, en el campo

Por ello, esta señora tiene muy poco tiempo libre, lo que no impide que, cuando puede, suba a visitarme. Y, si ella no puede, soy yo la que bajo y me siento en su galería, en una cómoda mecedora, a tomar el fresco de la tarde-noche, y conversar.

Hita ordenando a mi perrito, Chilling, que vuelva a casa

Hita ordenando a mi perrito, Chilling, que vuelva a casa

Muchas veces, cuando me siento decaída, esas conversaciones consiguen levantarme el ánimo y, el tiempo, se pasa volando.

Me siento orgullosa dedicándole esta columna pues, hace pocos días, caí enferma y, de no ser por ella, quizás en estos momentos no podría estar escribiendo estas líneas.

En cuanto se percató de que me encontraba muy mal, sin dudarlo ni un solo instante, preparó a su niño y me condujo a una clínica en donde tuve que permanecer interna durante dos días. Hasta que mi hija no llegó, desde la capital, no se movió de mi lado, con bebecito incluido.

Hita Jiménez

Hita Jiménez

Su nombre es Hita Jiménez, es dominicana “de pura cepa”, conoce prácticamente a todos los habitantes del pueblo y me aconseja a quien debo de tener confianza y a quien no.

Hita me ha encauzado, en muchos aspectos, y ha provocado que me carcajee, contándome anécdotas y pronunciando expresiones típicamente criollas que, después de haber yo vivido tantos años fuera, había olvidado.

Vamos a jugar al 2, dos veces...

Vamos a jugar al 2, dos veces...

Para mí, el ser humano, las buenas personas y el cariño son las cosas más importantes de la vida.  Por ello, he preferido mencionarla, antes de resaltar las maravillas de Cabarete.

Aunque la verdad es que, este pueblo de mar, ya ha conseguido enamorarme.

 

 

 

 

agosto 29, 2011

Publicaciones en el periódico El Nacional, La parte oscura de las bellezas de nuestro país, primera parte

Filed under: Amputaciones,amputaciones innecesarias,atropellos de automóviles,blogs dominicanos,blogs internacionales,Cabarete República Dominicana,columnas publicadas en periodico el nacional,democracia,escritores dominicanos,escritos de aida trujillo en el periodico el nacional de republica dominicana,Fotografías,Fotos,Gangrena,Haydée Trujillo,Historia de la Republica Dominicana,huracán Tomás,Imágenes,implantes necesarios,Juventud en República Dominicana,Juventud en Santo Domingo,la parte oscura de la República Dominicana,la tibia y el peroné,Médicos,miseria en República Dominicana,Naturaleza,octubre 2010,pedir limosna,periodico el nacional republica dominicana,Playa de Sosúa,Playas de República Dominicana,Playas de Santo Domingo,Pobreza,Puerto Plata,República Dominicana,Salud Pública en República Dominicana,solidaridad,solidarios con los compatriotas,Sosúa,Turismo en República Dominicana — Aida Trujillo @ 8:28 pm
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Playa de Sosúa, desde el mar

Playa de Sosúa, desde el mar

Vivencias cotidianas de allí y aquí

La parte oscura de las bellezas de nuestro país (I)

Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

El pasado sábado, gracias a la grata visita de mi hija, que me llevó en su automóvil, pude deleitarme, al volver a zambullirme, en un delicioso baño de mar, en las transparentes aguas de una playa que mi madre me enseñó a amar: la de Sosúa.

Mi hija Haydée, en el mar, al que ama

Mi hija Haydée, en el mar, al que ama

Aunque sigo estando absorbida por los múltiples arreglos “post mudanza”, el hecho resultó ser muy agradable. En otra ocasión me extenderé en describir la belleza de ese paraje y lo que representa para mí.

En octubre 2010. con "Tomás", el mar estaba enfadado

En octubre 2010. con "Tomás", el mar estaba enfadado

También comentaré los cambios que he percibido que se han producido en ella, la playa de Sosúa, desde que, de adulta, y de las manos de mis primeros tres hijos, la reencontré, allá por el 1983.

A pesar de "Tomás, mi hijo Carlos y mi nuera Mayte, se metieron en el agua

A pesar de "Tomás, mi hijo Carlos y mi nuera Mayte, se metieron en el agua

Sin embargo, el gozo que sentí en un principio, se vio súbitamente truncado  por un inesperado y triste acontecimiento. Uno de tantos que se producen a diario y que parecen ser ignorados por una gran mayoría, que los vive como si de algo natural se tratase.

Mientras ella, mi hija, una amiga suya y yo disfrutábamos del hermoso entorno, sentadas y bien atendidas, apareció un jovencito.  Calculo que tendría menos de veinte años de edad e iba sosteniéndose mediante un par de rudimentarias muletas.

Vestía un pantalón corto que permitía vislumbrar una profunda herida en su pierna derecha. La hendidura era de tal magnitud que dejaba ver, con claridad, la tibia y el peroné.

Como es obvio, entablamos conversación con el chico. Le dimos algo de dinero y le preguntamos lo que le había ocurrido.

Nos dijo que fue atropellado por un vehículo al que ni se le ocurrió detenerse. Esto es algo que ocurre, por desgracia, en todas partes, incluso en lugares supuestamente altamente civilizados; un hecho criminal, indignante y carente de humanidad.

Quise averiguar si se le había llegado a gangrenar parte de la pierna o del pie. El joven respondió negativamente y le dije, entonces, que todavía había esperanzas de salvársela. Añadí que no debía llevar el hueso destapado ya que, aquello, podría ocasionarle una infección que afectaría todo su organismo.

En su caso, se lo habría advertido su médico, era indispensable someterse a un implante de carne sustraída de alguna parte de su propio cuerpo. Una simple sutura no podría sustituir esa intervención pues, el golpe, le había arrancado extensos fragmentos de la misma.

Aunque no me entendió bien, era consciente y estaba resignado a su destino: de todos modos se la iban a amputar. A su familia le es imposible solucionar su terrible problema, dada su precaria condición económica.

Lo más que se puede hacer es cortarle la pierna, evitando así su muerte que, de seguir en ese estado, se produciría más temprano que tarde.  Eso es lo que sucede en este país, aunque no sea necesario, al que carezca de caudales y padezca una enfermedad o sufra un accidente,

Tras referirme su situación, el chiquillo me expuso que,  ya que la pérdida de su extremidad era inexorable, y aunque le hace padecer intensos dolores, había pedido un favor al galeno que le atiende: que le conceda unos días de margen con el fin de poder pedir limosna.

Una limosna que, con tantísimos amputados que pululan por nuestra patria, se reducirá considerablemente desde el momento en el que se le seccione la pierna.

Por supuesto, no me animé a hacerle una fotografía, aunque ahora creo que tenía que haberlo hecho para, de ese modo, denunciar el hecho y pedir ayuda.

Este es uno de los numerosos sucesos que he escuchado y presenciado en el tiempo que llevo viviendo aquí. Son situaciones que me hacen meditar mucho.

No suelo, ni tengo intención, de meterme en temas políticos, pero sí en asuntos humanitarios.

Y me pregunto, con frecuencia, si nuestro país se hará internacionalmente famoso por estar, su población, mutilada en un elevado porcentaje.

Me inquiero también cuantos jóvenes perderán su vida, su salud o su talento en el camino de un progreso del que tanto se habla.

La unión hace la fuerza, reza un conocido dicho.

Unámonos y luchemos por los jóvenes, nuestro futuro. Y también a favor de nuestros mayores, quienes hicieron lo que pudieron, o supieron, para crear y sostener esta nación.

¡ Seamos solidarios con nuestros compatriotas!

 

agosto 27, 2011

Publicaciones en el periódico El Nacional, Las mudanzas

12 Agosto 2011, 11:08 AM

Vivencias cotidianas de allí y aquí

Las mudanzas

Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

 

Suelen ser inevitablemente insoportables, a pesar de que el traslado pueda producirse de un sector de la misma ciudad  a otro. Aunque es bastante poco, he conocido, en España, gente que no se ha mudado nunca de casa.  Me parece, por un lado envidiable, pero, por otro, aburrido.

Nuevamente me toca mudarme, por sexta vez, nada menos, en mi país, desde mi llegada que cumplirá su segundo aniversario el 3 de septiembre.

Cabarete centro

Cabarete centro

Esta vez me voy hacia al norte, término de Puerto Plata, concretamente a Cabarete. Existen diversos motivos para haber elegido ese destino pero, me da en el corazón que es el que me corresponde en estos momentos.

Las mudanzas son odiosas, por lo menos para mí y la gente que me rodea y coincide conmigo. Además, cuando uno está instalado en una casa, lo tiene todo más o menos organizado. ¡O eso creía! Y lo digo porque, de pronto, uno se encuentra con que no halla tal o tal cosa que debería estar en tal sitio.

Finalmente, cuando lo encuentra, ya no sabe ni en qué caja colocarlo “para no olvidar que está ahí”.  Obviamente, lo olvida hasta que no tiene el coraje de vaciar todo, cosa que no se suele hacer en un día.

Cuando no se tienen demasiadas pertenencias, uno piensa que, en un par de días, como mucho, lo habrá recogido y empacado todo. Es una de las mentiras más grandes que me he regalado a mí misma cada vez que me he cambiado de domicilio. Pero, lo mejor de todo, es que siempre vuelvo a caer en mi propia trampa.

Preparas cajas, que nunca son suficientes, aunque uno se engaña también pensando que las hay de sobra, y te convences de que en un “plis plas”, como se dice en España, las rellenarás y vendrán a recogerlas.

Eres, obviamente, consciente de que, una vez que te hayas trasladado a tu nuevo hogar, tendrás que elegir puntualmente adonde vas a colocar los muebles y objetos. “¡Pero eso será cuando llegue allí, tranquilamente, sin prisas!” “¡Marcaré cada caja con lo que contiene, eso facilitará todo!”

Empiezas, normalmente de buen humor, si te agrada el trasladarte de adonde estás viviendo en ese momento, y a sacar cosas de los armarios, gavetas, baldas, etc. Pero, al cabo de tres o cuatro horas de extenuante y aburrido trabajo, te das cuenta de que queda aún más, muchísimo más de lo que creías. Y tu entusiasmo empieza a deteriorarse, pasito a pasito.

En estos momentos estoy en esa fase, aunque reconozco que hoy he conseguido hacer mucho, pidiendo ayuda, por supuesto. Una ayuda que pensaba, como siempre, que no me iba a hacer falta.

Ahora estoy ilusionada con “saber” que, cuando llegue a mi destino, podré desembalar y colocar a mi ritmo, despacio, con música, sin niños con sus horarios, etc.

Pero, en el fondo sé que, no será así.

Eso sí. Cuando coloque lo imprescindible,me prometo a mí misma caminar hacia la playa y darme un chapuzón en el mar.

Estoy segura de que comprenderán este escrito tan absurdo y tan real como la vida misma.

¡Vengan a visitarme! ¡Aquello es precioso!

EN EL MOMENTO EN EL QUE PUBLICO ESTA ENTRADA, YA ESTOY EN MI NUEVA CASITA

Primera foto en Cabarete, mañana del 8 de agosto

Primera foto en Cabarete, mañana del 8 de agosto

Primera noche, con el colchón en el suelo

Primera noche, con el colchón en el suelo

Por donde empezar...

Por donde empezar...

Pero, el 22 de agosto por la noche, víspera de mi cumple, "Irene" no nos dejó dormir...

Pero, el 22 de agosto por la noche, víspera de mi cumple, "Irene" no nos dejó dormir...

Organizando

Organizando

Por supuesto, traje mis queridas plantas

Por supuesto, traje mis queridas plantas

Chilling, mi perrito, se instaló haciendo honor a su nombre

Chilling, mi perrito, se instaló haciendo honor a su nombre

Yo, en la nueva casa

Yo, en la nueva casa

julio 7, 2011

Publicaciones en el periódico El Nacional, Anécdotas de nuestro país: Después de una mañana de surf en Playa Patos

30 Junio 2011, 12:35 PM
Vivencias cotidianas de allí y aquí

Anécdotas de nuestro país

Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

El otro día, mi hija Haydée, se fue a practicar surf con unas amigas a una playa llamada Patos. No la conozco, y creo que no lo haré pues prefiero el mar en calma.

De izquierda a derecha, Cristina, Estefanía y Haydée

De izquierda a derecha, Cristina, Estefanía y Haydée

Según me comentó ella misma, que es demasiado intrépida para mi gusto, las olas estaban fuertes, medían el doble de altura que su estatura. El caso es que, las tres, Cristina, Estefanía y ella, regresaron a casa sanas y salvas.

Mi hija aseguró que, a pesar del enfurecido mar, lo pasó muy bien. Las otras, parece ser que no tanto. Yo, en mi sin vivir de madre, siempre le recomiendo que se dedique a otras aficiones, durante su tiempo libre, menos peligrosas.

Podría, como yo, pintar al óleo, bailar, etc. Pero no, a ella le gustan los deportes de riesgos con el “subidón” de adrenalina que conllevan.  En eso no nos parecemos en absoluto.

El caso es que, cuando regresó a casa, lo hizo portando un ramillete de flores preciosas, que me ofreció con gran cariño. Unas eran blancas y las otras rojas. De las primeras, muy bellas, no conozco el nombre. Me recuerdan un poco a las hortensias, pero sus pétalos son más grandes. Las segundas sé que son coralinas, pues tengo una jardinera pequeña en casa con una de esas plantas que brindan, como casi todas, lindas flores.

Pero lo más encantador del asunto, que quiero compartir con ustedes, es cómo fue que Haydée las consiguió. Por obligaciones laborales, tenía que viajar a Puerto Rico y no regresaría hasta el pasado domingo.

De pronto, por el camino de vuelta, mi hija detuvo su vehículo. Había visto a una doña que llevaba aquellas flores que, después, me trajo. Entonces, al parar, le preguntó que si las vendía, pensando en dejarme su cariño, simbolizado en ellas.

La señora, entre sorprendida e indignada, contestó que no. Las había recogido ella misma para llevarlas a la tumba de su madre. “Eso no se vende”, le aseguró.

Sin embargo, curiosa por su interés, le preguntó para qué las quería. Mi hija contestó que deseaba llevárselas a su mamá. La doña, una mujer no muy mayor, la miró de forma compasiva y le preguntó si también ella había perdido a la suya. Haydée, con un nudo en la garganta, le contestó negativamente. Entonces la mujer, más curiosa aún, quiso averiguar cual era, entonces, el motivo por el que deseaba traérmelas.

Mi hija le explicó que se marchaba de viaje, que iba a estar unos días fuera del país y añadió que yo estaba triste porque, el mes que viene, se cumplirá el primer aniversario del fallecimiento de su hermano Jaime, mi hijo.

Mi hijita Haydée

Mi hijita Haydée

La señora se conmovió visiblemente y le ofreció, entonces, su ramo.  Mi hija, en un principio, no quiso aceptarlo. Se detuvo a considerar el valor y  el fin de aquellas florecillas y la importancia que tenía para esa persona. Pero la doña insistió, quizás evocando a su perdida madrecita.  Haydée le hizo un regalito económico, cuando ella la convenció para que se las llevase, y le aseguró que iría a buscar más.

El caso es que, al final, me trajo mi hermoso ramito, que coloqué en un jarroncillo de cristal, al lado de la foto de mi hijito, emocionada por su detalle amoroso.

Estas son las sencillas, pero maravillosas, anécdotas que ocurren cada día y que, por desgracia, muchas veces no nos paramos a considerar.

Mucha gente, a pesar de su miseria, sigue siendo bella y generosa en su interior, que es lo más importante.

junio 19, 2011

Publicaciones en el periódico El Nacional, Playa de Palenque

16 Junio 2011, 11:14 AM

Vivencias cotidianas de allí y aquí

Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

 

Beldades naturales de nuestro país: Playa de Palenque

Aunque pueda parecer increíble, hasta hace pocos meses, no tuve el placer de disfrutar de esta playa situada cerca de la capital, a unos 30 kilómetros hacia el oeste.

Y, lo más grande de todo ha sido que, quien me la descubrió, fue un gran amigo mío, español, médico y enamorado de nuestro país.  Sobre él escribiré pronto pues merece la pena el conocer a esa eminencia de la medicina y, al grandioso y culto ser humano que es el doctor Andrés Rodríguez Alarcón.

A los compatriotas que preguntaba, siempre me recomendaban ir al el este, cuyo litoral suele gozar de cristalinas aguas de color turquesa y de fina arena blanca, y no está lejos.

Sin embargo, mi amigo, se empeñó en que conociese una playa más popular, más familiar y con su “arena prietica”, como él la denomina. Me comentó que, allí, me iba a sentir más tranquila pues, casi todos los que la frecuentan, son dominicanos.

Desde el primer día que me llevó, junto a su esposa y unos familiares, me enamoré de Palenque y de su gente.

Nuestra bandera por encima nuestro

Nuestra bandera por encima nuestro

Ayuda en plena carreyera

Ayuda en plena carreyera

Es verdad que, aparentemente, el mar es más oscuro, debido al color de su fondo. No obstante, cuando penetras en él, te das cuenta de que es transparente y limpio.

Como es lógico, llegando casi a la hora de almorzar, el sol pega fuerte, pica.

Después de disfrutar de ello, coger un poco de color y bañarse en ese agua, de temperatura ideal, empiezas a regocijarte con sus atardeceres espectaculares y dorados.

Aunque aún no he tenido la ocasión de conocer esa faceta de esa parte de nuestra isla, me han comentado que, allí, playas, ríos y montañas se conjugan, invitando a la aventura.

Restaurante

Restaurante

Andrés, mi amigo, me recomendó un comedor, Mary Mar, regentado por el hijo de su dueña: Cheo.

Este hombre, de facciones exóticamente dominicanas, es más que amable y siempre está dispuesto a complacer y a servir bien a sus clientes.

El kiosco de las Kativias o cativias, como quieran escribirlas

El kiosco de las Kativias o cativias, como quieran escribirlas

En su kiosco se pueden degustar unas “kativias” realmente deliciosas.  El pescado que su madre cocina, a gusto del comensal, siempre está fresco y bien preparado. Suelen acompañarlo de tostones y moro de guandules, a menos que uno desee otra cosa.

Recién salidos del mar

Recién salidos del mar

El pasado domingo, cuando mi hija casi tuvo que obligarme a salir, pues suelo pasarme el día delante del computador, cambiamos el segundo plato por un “picapollo” que resultó ser excelente.  Los precios son muy razonables y las mesas están instaladas en plena playa.

En una ocasión, una amigade mi hija, Cristina, nos invitó a quedarnos a dormir en el hotel Playa Palenque, situado a pocos metros de allí. Sus habitaciones son limpias y confortables.

Hotel Palenque

Hotel Palenque

Tiene un jardín preciosos, digno de ser visitado, y una piscina pequeña situada delante del comedor. Allí, en otro plan, se come muy bien también. Sus propietarios, un señor suizo y su señora, una dominicana muy simpática, son verdaderamente encantadores. Los precios de este establecimiento también están bien en su relación calidad-precio.

Piscina del hotel

Piscina del hotel

Esta zona se caracteriza por el hecho, sinónimo de sosiego, de que el turismo masivo aún no ha echado raíces allí, pues la desconocen. En ella aún se puede vivir la originalidad de los pueblos indígenas que se destaca por ser sociable y hospitalaria.

Simpática foto de Cheo conmigo

Simpática foto de Cheo conmigo

Playa Palenque forma parte de las vírgenes y ocultas playas que embellecen esa región de nuestra isla. Vale la pena conocerla y disfrutar de ella.

Aída Trujillo Ricart             https://aidatrujillo.wordpress.com/

Blog de WordPress.com.