Aída Trujillo

diciembre 29, 2011

Publicaciones en el periódico El Nacional, Vivir en Cabarete, Puerto Plata, dedicado a Hita Jiménez

Filed under: Ambiente nocturno en Cabarete de República Dominicana,Ambiente y Marino.,amigos,Amistad,blogs dominicanos,blogs internacionales,Cabarete de Puerto Plata,columnas publicadas en periodico el nacional,Costa Norte de la República Dominicana,Deportes en República Dominicana,Entornos naturales en República Dominicana,escritores centro y sudamericanos,escritores dominicanos,escritos de aida trujillo en el periodico el nacional de republica dominicana,Fotografías,Fotos,Hita Jiménez,Imágenes,Kyte,Kyte en Cabarete,Laguna Cabarete,Maravillas de República Dominicana,Naturaleza,periodico el nacional republica dominicana,Playa de Cabarete,Playas de República Dominicana,Playas de Santo Domingo,Playas del mundo,Pueblos dominicanos con encanto,Puerto Plata,República Dominicana,republica dominicana,Restaurantes y bares en República Dominicana,Surf,Surf en Cabarete,Tablas de surf,Turismo en República Dominicana,Vida nocturna en República Dominicana,Windsurf,Windsurf en Cabarete — Aida Trujillo @ 4:16 am
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

9 Septiembre 2011, 12:36 PM

Vista aérea de Cabarete

Vista aérea de Cabarete

Vivencias cotidianas de allí y aquí

 

Vivir en Cabarete, Puerto Plata, dedicado a HITA JIMÉNEZ

Hita simpática, haciéndome burlas, en mi casa

Hita simpática, haciéndome burlas, en mi casa

Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

NOTA IMPORTANTE: ESTA ES UNA ENTRADA ANTIGUA QUE, A PESAR MÍO, NO HE TENIDO TIEMPO DE PUBLICAR EN SU MOMENTO.

No estoy aún ubicada del todo en este nuestro pueblo costero, pequeño y hermoso, aunque me falta muy poco para estarlo, a pesar de llevar aquí sólo un mes.

En general, su gente es agradable, muy acogedora y simpática.

Cabarete es conocido, incluso a nivel internacional, por ser un emplazamiento turístico en donde se realizan diversas actividades y campeonatos deportivos acuáticos:  Surf, Windsurf, Kyte, etcétera.

Este pueblecito se destaca por su abundancia de turismo aventurero y por el que también busca el descanso.

Y es que, además de los deportes marítimos, Cabarete ofrece la posibilidad de efectuar diferentes tipos de excursiones, recorriendo sus campos, tierra adentro:  paseos en bicicleta, equitación, golf o, simplemente, sintiendo el placer de acudir a observar las aves en la laguna que lleva su mismo nombre.

Hita y yo, en pleno campo

Hita y yo, en pleno campo

Localizado a unos 15 minutos al este de Sosúa, en la Costa Norte, provincia de Puerto Plata, está situado entre una bahía y esta laguna, rodeado del precioso paisaje de su campiña y de sus montañas.

Su ambiente es especial:  una colorida y divertida amalgama del folklore y costumbres dominicanas, turismo internacional, deportes, vida nocturna, cierta bohemia y el deleite de bañarse en su playa.

En la misma, encontraremos numerosos restaurantes y bares, que ofrecen comidas y cenas, servidas en mesas dispuestas directamente en la arena o, para quien así lo prefiera, en el interior de los locales.

Sus noches son mágicas, acompañadas, como lo están, de música variada, casi nunca criolla, como ocurre en otros lugares del país, y del susurro de las olas del mar.

Cabarete, por la noche

Cabarete, por la noche

De hecho, existen numerosos locales que nos ofrecen el placer de escuchar Reggae, Jazz, Rock puro y moderno, y también música local, si así lo deseamos. También en plena playa podemos encontrar estos establecimientos.

En el lugar en donde resido, que no es la lujosa construcción, provista de jardín y piscina, que suelen buscar los extranjeros, perviven algunas lindas casitas, sin grandes pretensiones. Su entorno no es suntuoso, ni mucho menos, pero sí limpio y hospitalario.

Las personas se conocen y son familiares o amigos en su gran mayoría.  Este hecho provoca que, generalmente, entre la mayoría de los vecinos, exista algo muy importante: solidaridad.

Hita con su nuera, Raquel, en mi casa

Hita con su nuera, Raquel, en mi casa

He tenido, además, la suerte de que me haya tocado una colindante a la que considero ya amiga, un gran ser humano y que me asiste, desinteresadamente, en todo lo que puede. Vive en una casa al lado de mi edificio y podemos departir desde nuestras respectivas ventanas.

A pesar de no tener pareja, al igual que yo, goza, sin embargo, de la compañía y los quebraderos de cabeza, que le proporciona un sobrinito, menor de dos años, que tiene a su cargo y al que considera y trata como si fuese su propio hijo.

Hita, el niño y yo, en el campo

Hita, el niño y yo, en el campo

Por ello, esta señora tiene muy poco tiempo libre, lo que no impide que, cuando puede, suba a visitarme. Y, si ella no puede, soy yo la que bajo y me siento en su galería, en una cómoda mecedora, a tomar el fresco de la tarde-noche, y conversar.

Hita ordenando a mi perrito, Chilling, que vuelva a casa

Hita ordenando a mi perrito, Chilling, que vuelva a casa

Muchas veces, cuando me siento decaída, esas conversaciones consiguen levantarme el ánimo y, el tiempo, se pasa volando.

Me siento orgullosa dedicándole esta columna pues, hace pocos días, caí enferma y, de no ser por ella, quizás en estos momentos no podría estar escribiendo estas líneas.

En cuanto se percató de que me encontraba muy mal, sin dudarlo ni un solo instante, preparó a su niño y me condujo a una clínica en donde tuve que permanecer interna durante dos días. Hasta que mi hija no llegó, desde la capital, no se movió de mi lado, con bebecito incluido.

Hita Jiménez

Hita Jiménez

Su nombre es Hita Jiménez, es dominicana “de pura cepa”, conoce prácticamente a todos los habitantes del pueblo y me aconseja a quien debo de tener confianza y a quien no.

Hita me ha encauzado, en muchos aspectos, y ha provocado que me carcajee, contándome anécdotas y pronunciando expresiones típicamente criollas que, después de haber yo vivido tantos años fuera, había olvidado.

Vamos a jugar al 2, dos veces...

Vamos a jugar al 2, dos veces...

Para mí, el ser humano, las buenas personas y el cariño son las cosas más importantes de la vida.  Por ello, he preferido mencionarla, antes de resaltar las maravillas de Cabarete.

Aunque la verdad es que, este pueblo de mar, ya ha conseguido enamorarme.

 

 

 

 

Anuncios

agosto 29, 2011

Publicaciones en el periódico El Nacional, La parte oscura de las bellezas de nuestro país, primera parte

Filed under: Amputaciones,amputaciones innecesarias,atropellos de automóviles,blogs dominicanos,blogs internacionales,Cabarete República Dominicana,columnas publicadas en periodico el nacional,democracia,escritores dominicanos,escritos de aida trujillo en el periodico el nacional de republica dominicana,Fotografías,Fotos,Gangrena,Haydée Trujillo,Historia de la Republica Dominicana,huracán Tomás,Imágenes,implantes necesarios,Juventud en República Dominicana,Juventud en Santo Domingo,la parte oscura de la República Dominicana,la tibia y el peroné,Médicos,miseria en República Dominicana,Naturaleza,octubre 2010,pedir limosna,periodico el nacional republica dominicana,Playa de Sosúa,Playas de República Dominicana,Playas de Santo Domingo,Pobreza,Puerto Plata,República Dominicana,Salud Pública en República Dominicana,solidaridad,solidarios con los compatriotas,Sosúa,Turismo en República Dominicana — Aida Trujillo @ 8:28 pm
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Playa de Sosúa, desde el mar

Playa de Sosúa, desde el mar

Vivencias cotidianas de allí y aquí

La parte oscura de las bellezas de nuestro país (I)

Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

El pasado sábado, gracias a la grata visita de mi hija, que me llevó en su automóvil, pude deleitarme, al volver a zambullirme, en un delicioso baño de mar, en las transparentes aguas de una playa que mi madre me enseñó a amar: la de Sosúa.

Mi hija Haydée, en el mar, al que ama

Mi hija Haydée, en el mar, al que ama

Aunque sigo estando absorbida por los múltiples arreglos “post mudanza”, el hecho resultó ser muy agradable. En otra ocasión me extenderé en describir la belleza de ese paraje y lo que representa para mí.

En octubre 2010. con "Tomás", el mar estaba enfadado

En octubre 2010. con "Tomás", el mar estaba enfadado

También comentaré los cambios que he percibido que se han producido en ella, la playa de Sosúa, desde que, de adulta, y de las manos de mis primeros tres hijos, la reencontré, allá por el 1983.

A pesar de "Tomás, mi hijo Carlos y mi nuera Mayte, se metieron en el agua

A pesar de "Tomás, mi hijo Carlos y mi nuera Mayte, se metieron en el agua

Sin embargo, el gozo que sentí en un principio, se vio súbitamente truncado  por un inesperado y triste acontecimiento. Uno de tantos que se producen a diario y que parecen ser ignorados por una gran mayoría, que los vive como si de algo natural se tratase.

Mientras ella, mi hija, una amiga suya y yo disfrutábamos del hermoso entorno, sentadas y bien atendidas, apareció un jovencito.  Calculo que tendría menos de veinte años de edad e iba sosteniéndose mediante un par de rudimentarias muletas.

Vestía un pantalón corto que permitía vislumbrar una profunda herida en su pierna derecha. La hendidura era de tal magnitud que dejaba ver, con claridad, la tibia y el peroné.

Como es obvio, entablamos conversación con el chico. Le dimos algo de dinero y le preguntamos lo que le había ocurrido.

Nos dijo que fue atropellado por un vehículo al que ni se le ocurrió detenerse. Esto es algo que ocurre, por desgracia, en todas partes, incluso en lugares supuestamente altamente civilizados; un hecho criminal, indignante y carente de humanidad.

Quise averiguar si se le había llegado a gangrenar parte de la pierna o del pie. El joven respondió negativamente y le dije, entonces, que todavía había esperanzas de salvársela. Añadí que no debía llevar el hueso destapado ya que, aquello, podría ocasionarle una infección que afectaría todo su organismo.

En su caso, se lo habría advertido su médico, era indispensable someterse a un implante de carne sustraída de alguna parte de su propio cuerpo. Una simple sutura no podría sustituir esa intervención pues, el golpe, le había arrancado extensos fragmentos de la misma.

Aunque no me entendió bien, era consciente y estaba resignado a su destino: de todos modos se la iban a amputar. A su familia le es imposible solucionar su terrible problema, dada su precaria condición económica.

Lo más que se puede hacer es cortarle la pierna, evitando así su muerte que, de seguir en ese estado, se produciría más temprano que tarde.  Eso es lo que sucede en este país, aunque no sea necesario, al que carezca de caudales y padezca una enfermedad o sufra un accidente,

Tras referirme su situación, el chiquillo me expuso que,  ya que la pérdida de su extremidad era inexorable, y aunque le hace padecer intensos dolores, había pedido un favor al galeno que le atiende: que le conceda unos días de margen con el fin de poder pedir limosna.

Una limosna que, con tantísimos amputados que pululan por nuestra patria, se reducirá considerablemente desde el momento en el que se le seccione la pierna.

Por supuesto, no me animé a hacerle una fotografía, aunque ahora creo que tenía que haberlo hecho para, de ese modo, denunciar el hecho y pedir ayuda.

Este es uno de los numerosos sucesos que he escuchado y presenciado en el tiempo que llevo viviendo aquí. Son situaciones que me hacen meditar mucho.

No suelo, ni tengo intención, de meterme en temas políticos, pero sí en asuntos humanitarios.

Y me pregunto, con frecuencia, si nuestro país se hará internacionalmente famoso por estar, su población, mutilada en un elevado porcentaje.

Me inquiero también cuantos jóvenes perderán su vida, su salud o su talento en el camino de un progreso del que tanto se habla.

La unión hace la fuerza, reza un conocido dicho.

Unámonos y luchemos por los jóvenes, nuestro futuro. Y también a favor de nuestros mayores, quienes hicieron lo que pudieron, o supieron, para crear y sostener esta nación.

¡ Seamos solidarios con nuestros compatriotas!

 

Blog de WordPress.com.