Aída Trujillo

febrero 28, 2016

“A la sombra de mi abuelo” libro publicado por Aida Trujillo ya se puede adquirir mediante Amazon en todo el mundo

a la sombra portada

SOLO HAY QUE PINCHAR EL LINK QUE ESTÁ ABAJO Y, EL MISMO, NOS CONDUCE A LA PÁGINA DE AMAZON EN DONDE PODER COMPRAR EL LIBRO, SIN TENER QUE BUSCARLO

Los que quieran adquirir mi libro “A la sombra de mi abuelo”, Premio Nacional Manuel de Jesús Galván, fuera de la República Dominicana, o tengan amigos que quieran comprarlo y no vivan allí, ahora está disponible en España, en varios países de Europa y en el mundo entero a través de esa reconocida web. Le piden a uno abrir una cuenta con sus datos y pagar, claro.
Muchos de ustedes me han preguntado adonde lo podían conseguir… Pues ya lo saben.
EL TEXTO ESTÄ EN ESPAÑOL
El que desee ayudarme a venderlo, que me haga el favor de compartirlo en los muros de sus familiares, amigos y conocidos.
Muchas gracias
http://www.amazon.com/sombra-mi-abuelo-Spanish/dp/9993456462/ref=sr_1_1?s=books&ie=UTF8&qid=1450098176&sr=1-1&keywords=a+la+sombra+de+mi+abuelo

julio 19, 2013

Artículo de José Rafael Sosa, Historia yTrujillo: ¿Objetividad o parcialidad?

Los libros que tocan el tema Trujillo requieren un debate serio de la historia

José Rafael Sosa

José Rafael Sosa

6 Julio 2013, 4:54 PM

Historia  yTrujillo: ¿Objetividad o  parcialidad?

Escrito por: José Rafael Sosa (www.joserafaelsosa.com)

El tema Trujillo siempre apasiona, vende, escandaliza o convoca  justas reflexiones, informaciones verídicas, fantasmas creados o justificados o deformación parcial de la figura del dictador dominicano.

El historiador Fernando Infante, quien nos merece todo respeto por su labor intelectual, publicó en 2009 una nueva edición revisada de su Biografía de Trujillo, que nos mueve a algunas reflexiones, en conocimiento de que probablemente lo que hacemos será llamar la atención sobre un texto que se se encuentra hace tiempo en librerías, aulas y bibliotecas personales o institucionales.

portada libro infantePero -siempre hay un pero- nos preocupa tras leerlo, el enfoque que entendemos un tanto  edulcorado, desconocedor de los aspectos gruesos de la sangrienta represión, las matanzas, las torturas, los “accidentes de tránsito”, que aun cuando aparece referidos en un marco que ofrece una visión “objetiva de lo bueno y lo malo”, nos parece que proyecta la imagen de un estadista con luces y sombras y que sus puntos brillantes aparecen mucho más destacados.

Quién no conozca nada de lo que fue el Trujillato, tras leer a nuestro amigo Fernando Infante, la idea que tendrá incluso puede ser la de compadecerse de actitudes de lucha o rebeldía contra el dictador.

Fernando Infante

Fernando Infante

Es una biografía complaciente y aparentemente inocente que nos deja un vacío porque no transmite la verdad del tiempo histórico descrito.

La foto de portada, que presenta una imagen inédita de Trujillo en la Hacienda María inspeccionando la leche de las vacas ordeñadas, es cedida del archivo personal de Angelita Trujillo, según se establece en los créditos editoriales.

Sobre libros y libros

Aída Trujillo Ricart

Aída Trujillo Ricart

Cuando Aida Trujillo Ricart, publicó su novela A la Sombra de mi Abuelo, las reacciones no pasaron de algunos comentarios personales, en los espacios anti-trujillistas.

Fue cuando la obra gana el Premio Nacional de Novela por parte jurados internacionales y uno local contratados por el Ministerio de Cultura, cuando se produce una reacción que incluso generó un documento firmado por 201 intelectuales acusando la obra de trujillista y pidiendo que no se le entregara el galardón obtenido.

En la novela, la nieta de Trujillo – la única que ha renunciado a la herencia de su abuelo y que ha enfrentado su autoritatismo  y a sus propios parientes, comenzando con Angelita Trujillo-  reniega de los métodos de Trujillo distinguiendo lo que era el dictador del que era padre de su padre.

Hoy Aida Trujillo, que ha seguido escribiendo, vive en Puerto Plata, lejos de toda actividad pública, rechazada por los anti-trujillistas y los familiares del tirano, en un caso de ostracismo  que debe cuidarse de las posiciones dogmática de su propia familia y de quienes, por ser apellido Trujillo, la rechazan y la ignoran como una realidad. También es apellido Ricard, que es conocidamente anti-trujillista. Quienes firmaron el documento acusando el libro de Aida Trujillo, sencillamente actuaron por solidaridad con las víctimas de la dictadura, sin haberlo leído. Y nadie ha admitido ese error. 

 El de Angelita

Angelita Trujillo

Angelita Trujillo

Cuando Angelita Trujillo publica su infamante libro Mi Padre, en el cual incurre incluso en acusaciones a personajes anti-trujillistas de haber tenido responsabilidad en asesinatos como el de las Mirabal, se produjo una reacción como era de esperarse, en unos afanes en los que se reprimió a libreros por venderlo. No debió haber sido. Si se ajustició a Trujillo fue para tener la garantía de que cada quien tuviera derecho a la palabra. Lo que procedía (y se puede hacer aún) es el sometimiento a la justicia por difamación de la autora, por una parte, y por otra, insistir en la labor educativa sobre lo que fue la dictadura, responderle a su libro y fijar verdades que ella manipula. El camino es el debate de ideas contra posturas que buscan reinvindicar la imagen del sátrapa.

Por un debate

Sobre el libro de Fernando Infante, en lugar de acusarlo de historiador trujillista, lo correcto sería montar un debate con la participación de historiadores, él incluido, para que se escuchen los diversos enfoques.

Los historiadores tienen una responsabilidad moral, además de científica, con la formación del criterio de las actuales generaciones. La tarea esta planteada.

marzo 31, 2013

Carta dirigida por Aída Trujillo al periódico El Nacional, desmintiendo la afirmación de Cassandro Fortuna de que Trujillo era zurdo

Nieta insiste Trujillo era derecho

Trujillo escribiendo

Trujillo escribiendo

5 Noviembre 2011, 8:18 PM
REFUTA AUTOR DE LIBRO

Un dato coincidente y llamativo a la vez es que, tanto mi madre como la segunda esposa de mi padre, fueron, y es, porque Lita sigue viva, zurdas. ¿Será ese el motivo por el que se casaron con él?

Escrito por: Aida Trujillo Ricart

Ante todo quisiera pedirle disculpas por el retraso en contestar, debido a motivos personales graves, al artículo del pasado 27 de septiembre, escrito por Don Rafael Peralta Romero y publicado en su periódico, El Nacional.

En dicho artículo, posterior al del día 22, en el que se anunciaba la publicación de un libro de Cassandro Fortuna llamado “El oficio de lavar cerebros”, el señor Romero nos cuenta la insistencia de dicho autor en afirmar que Trujillo era zurdo.

Dicha insistencia fue provocada tras haberlo yo negado, con la misma firmeza con la que sigo haciéndolo cuando, desde su diario, me llamaron por teléfono para contrarrestar dicha aseveración.

Este hecho, no obstante, no impide que, por educación única y exclusivamente, pida disculpas a Don Cassandro, por el hecho de desmentirle.  Pero puedo asegurarle que, por más que insista, y sintiéndolo mucho, está mal documentado pues, Trujillo, era diestro.

Aunque, como él indica, yo era pequeña “y no le conocía bien”, una aserción un tanto osada, a mi modo de ver, me hubiese dado cuenta de ello, al igual que mis hermanos y, naturalmente, el resto de mi familia.

Los niños, como todos sabemos, se suelen fijar mucho en los detalles anatómicos que los diferencian de los adultos.  Por ejemplo, cuando nació mi hermano Rafael, al que le llevo cuatro años, me di cuenta de “la diferencia” que existía entre cierta parte de su diminuto cuerpo y el mío.

Al ser un año y medio mayor que yo, no había tenido la oportunidad de hacerlo con Ramfis, mi hermano (q.e.p.d.) y, el de mis hermanas, era semejante al mío.

El contraste entre los niños varones y los hombres adultos, que lucían bigote, como mi difunto padre, o barba, como algunos conocidos, también despertaba mi curiosidad.

Asimismo, la anatomía de mujer de mi madre, tías y amigas suyas, lógicamente algo diferentes a la mía, cuando era niña, provocaban que le hiciese constantes preguntas a mi progenitora.

Pero como, por entonces, a los chiquillos no se les explicaba prácticamente nada, tuve que coartarme y, por si hubiese sido poco, aguantar la típica reprimenda de mi madre:  ¡Mire, muchachita fresca, falta de respeto, no vuelva a hablar de “eso”!

Trujillo, cuando se convertía en, únicamente, un abuelo común y corriente, cosa que hacía desde que entraba en su casa o en la nuestra, se tiraba al piso a jugar y armar juguetes con nosotros, sus nietos.

Si hubiese visto que utilizaba, al contrario que nosotros, su mano izquierda para ejercer esa labor, sí me habría atrevido a preguntarle porque también habría llamado mi atención.

Siempre he sido, y sigo siéndolo, muy curiosa, aunque no chismosa.

Siento necesidad de averiguar, de aprender constantemente, de enterarme del porqué de las cosas. Pero no me gusta divulgar, sin embargo, lo que sé de la vida de los demás.

Y, volviendo al tema que nos atañe en esta ocasión, quisiera compartir una anécdota de mi primera infancia, esa que “no conocí bien”, según declara el señor Fortuna.

Ocurrió estando en la cocina de la que era la casa de Boca Chica, propiedad de mi madre, pues se la había regalado a ella un familiar suyo, don Manolito Baquero (q.e.p.d.), y no Trujillo, como algunos aún siguen creyendo.

Fue, entonces cuando, por primera vez, la vi pelando papas con la mano izquierda.  Y, como ella sí era zurda, lo hacía de una forma tan natural que, derrotada por mi curiosidad, me animé a preguntarle cómo era capaz de realizar aquello, que me pareció toda una proeza, aunque, claro, no exenta del temor a ser nuevamente regañada..

Pero, para gran alivio mío, no me llevé la esperada riña.  Mi progenitora se limitó a responder que ignoraba el porqué, a algunas personas, les ocurría lo mismo que a ella.

Me dijo que aquello era “ser zurdo” y que no tenía mayor importancia, añadió que, en cambio, cuando ella era pequeña, sí se la daban y que, en su colegio, le ataban la mano izquierda a la silla, para obligarla a que utilizase la derecha.

Ahora, en cambio, prosiguió, la ciencia había descubierto que aquella práctica no era sana y que había que dejar a los zurdos ejercer como tales.

Un dato coincidente y llamativo a la vez es que, tanto mi madre como la segunda esposa de mi padre, fueron, y es, porque Lita sigue viva, zurdas. ¿Será ese el motivo por el que se casaron con él?

A pesar de no concordar con la obstinación de Fortuna, para contrastar mi experiencia de niña ante su “descalificación”, decidí ponerme en contacto con una persona en la que, curiosamente, él se apoya para confirmar su teoría:  Kalil Haché.

Mi tío Kalil, como él suele decir, confirmó mi alegato: Trujillo no era zurdo y él, el señor Haché, no tiene el gusto de conocer personalmente al señor Fortuna.

Me comentó que, eso sí, para que le dejasen en paz, había dicho que Trujillo era ambidiestro, pero que no se refería a lo que también Fortuna alude, sino a su gran capacidad para realizar cosas, para bien o para mal. Una metáfora, un paradigma, nada más.

Con el malogrado señor Font Bernard, el otro testigo del señor Fortuna, no he podido hacer lo mismo, pues, lamentablemente, hace años que falleció.  Tengo que añadir que, de no haber estado segura de que Trujillo no era zurdo, lo hubiese dicho porque, el serlo, no implica ninguna deshonra.

marzo 7, 2013

Un artículo de Don José Rafael Sosa, escrito el 28 de mayo de 2011, en el periódico El Nacional

28 Mayo 2011, 10:31 PM

José Rafael Sosa

José Rafael Sosa

Aida Trujillo Ricart, una voz propia

Rechaza toda dictadura. Publicará novela sobre la muerte, olvido y tristeza. Destaca las condiciones de su madre Tantana Ricart, un apellido que se olvida que ella lleva.

Dice Angelita Trujillo falta respeto a personas muertas sobre crimen de las Mirabal.

 

Escrito por: José Rafael Sosa (www.josersosa,blogspot.com

Aída Trujillo Ricart

Aída Trujillo Ricart

El primer apellido de esta mujer carga el ambiente de ideas pre-establecidas: Trujillo, con las que llegan a la mente las atrocidades inombrables de la dictadura.

Su segundo apellido, Ricart, es menos referido y nombra a una destacada familia de trayectoria antitrujillista.

Es Aida Trujillo Ricart, autora de A la Sombra de mi Abuelo, la novela que ganó el Premio Nacional de Literatura 2009, otorgado por  un jurado mayoritariamente internacional de narradores y por República Dominicana, el novelista Roberto Marcallé Abréu.libro y yo

 

Sobre Angelita Trujillo

Para la nieta de Trujillo, la hija del tirano es una irrespetuosa y desconsiderada al tratar de imputar el crimen de las hermanas Mirabal a personas fallecidas y más recientemente a jefes militares, tratando de exculpar a su padre.

Angelita Trujillo, hija de Trujillo

Angelita Trujillo, hija de Trujillo

“Angelita comete un abuso y una falta de respeto a la historia y los hechos, cuando quiere escurrirle el bulto de ese crimen a quien lo ordenó en realidad”, afirma la hija Ramfis Trujillo.

Sostiene que mucho le costó separar el afecto que tiene por el abuelo tierno que era Trujillo y los sentimientos que le generó el conocer lo que fue su régimen dictatorial.

“He tenido que sanarme interiormente. Fue un proceso emocional difícil. Para mucha gente soy una “Trujillo” como el resto de la familia. Por vocación soy contraria a las dictaduras y mucha gente no sabe que en España asumí responsabilidades en favor de la democracia y contra todo intento político de sometimiento de la gente al oprobio”, manifestó.

Abuelo/dictador

“He afirmado, y repetido, en múltiples ocasiones que no soy partidaria de ningún tipo de dictadura, ya sea de derecha o de izquierda.  Creo en la libertad, la individualidad, los derechos humanos y la No violencia.  Mi abuelo es una cosa y Trujillo es otra, para mí”, aclaró Aida Trujillo.

Rafael Leonidas Trujillo Molina

Rafael Leonidas Trujillo Molina

Sobre los ajusticiadores

Considera que quienes terminaron con la vida de su abuelo actuaron según su criterio, ya fuese político o personal.

“ Considero que tuvieron una gran valentía al arriesgarse, en aquellos momentos, a hacer lo que hicieron.     No les guardo rencor en absoluto.  Si uno se convierte en dictador, se arriesga a que le ocurra lo que le ocurrió a Trujillo”, consideró.

Sostiene que si a alguna editorial se le ocurriese, en España, publicar la mitad de los libros sobre Franco que se publican aquí sobre Trujillo, iría a la quiebra directa y segura.

“Cuando recibí el Premio Nacional de Novela, quedé también muy sorprendida al leer una afirmación de un periodista, cuyo nombre no recuerdo, que decía que “la dictadura de Franco, comparada a la de Trujillo, fue agua de rosas”.

Francisco Franco Bahamonde

Francisco Franco Bahamonde

Si lee este artículo, le insto a que vaya a España y haga esa declaración en público.  Conozco muy bien cómo fue ese “agua de rosas” de la que habla”.

 

Sobre su madre

“Mi madre  pertenecía a una familia  que estaba, en general, en contra del dictador.

Mi abuelo materno, Pedro Adolfo Ricart y Pou, fue un conocido activista antitrujillista y se llevó un gran disgusto cuando se enteró que su hija Octavia, conocida como Tantana, se enamoró profundamente del hijo de Trujillo.

Octavia Ricart (Tantana)

Octavia Ricart (Tantana)

Intentó, por todos los medios de evitar aquella relación y posterior enlace, pero fracasó.” asevera.

Pedro Adolfo Ricart

Pedro Adolfo Ricart

Dijo que su madre, “a pesar de que mi padre se divorció de ella, le dio seis hijos, y le amó hasta el día de su propia muerte. Él falleció antes, pero ella nunca le olvidó, rechazando a auténticos buenos partidos.  Casi nadie lo sabe pero, hasta el propio Aristóteles  Onassis intentó cortejarla pero ella no dejó que se le acercase”.

Sostiene que  no se menciona que es nieta de Ricart por varios motivos.  “Uno de ellos es que Trujillo vende y Ricart no.  Otro es que, por desgracia, la gente suele agarrarse más al odio que al amor, prefieren el rencor al perdón, sin darse cuenta de que eso es un veneno para ellos mismos”.

EL DATO

Su nueva novela

La escritora   ya entregó  su nueva novela, Más triste que la muerte es el olvido  , en la cual se aleja del tema Trujillo y se adentra en las densas cortinas de los sentimientos humanos de soledad, olvido, muerte y otras dimensiones. Sale a librerías  en agosto .Mas alla

UN APUNTE

Maestra de flamenco

Aída Trujillo, quien se destacó en Madrid  como bailaora, ha iniciado clases de flamenco en un tablao montado en su apartamento.

Es una Trujillo que se ha negado a participar de la herencia de su abuelo.

Las clases, que se imparten a jovencitas,   le sirven para alternar con su labor de  novelista.

En el tablao transmite sus conocimientos y habilidades a un reducido número de muchachas.

Al estar con ella, además de la técnica del baile flamenco, se aprende mucho de su visión  de la vida.

abril 3, 2012

Publicaciones en el periódico ADN, Aída Trujillo, La “oveja negra” de la familia Trujillo ve posible aprendizaje en dictadura

Lunes, 30 de mayo de 2011. Actualizado a las 17:59h

O te lo tomas así, o estás perdido en el dolor...

O te lo tomas así, o estás perdido en el dolor...

La “oveja negra” de la familia Trujillo ve posible aprendizaje en dictadura

  • EFE

NOTA IMPORTANTE:  Transcribo este texto tal y como fue publicado. Como sabemos, muchas veces los medios informativos “trastocan” las entrevistas.  Algunas por falta de entendimiento entre entrevistador y entrevistado.  Otras, por motivos que se me escapan por no ser yo una persona de malas intenciones.  Por ello, en negrita, iré rectificando lo que nunca dije.


Autodefinida como la “oveja negra” de la familia por rechazar el régimen que por 31 años implantó su abuelo en República Dominicana, la escritora Aída Trujillo dice que tal vez ese período pueda considerarse un “aprendizaje necesario” para saber que “no es necesaria” una dictadura para que un país funcione.

Esta menuda mujer de mirada profunda y fácil expresividad admite, eso sí, que ha sido “muy, muy duro”, separar al “abuelo tierno y cariñoso” del político que -como lo juzga la historia- implantó el más tenebroso Gobierno que haya sufrido el pueblo dominicano.

Rafael Leonidas Trujillo Molina

Rafael Leonidas Trujillo Molina

“Yo soy Aída Trujillo, soy una persona individual, independiente dentro de unas normas libres, nací de un hombre de apellido Trujillo y de una mujer de apellido Ricart”, dice a Efe la nieta de Rafael Leónidas Trujillo Molina, que hace más de un año volvió a vivir en Santo Domingo, donde nació en octubre de 1952.

Pedro Adolfo Ricart, el padre de mi madre, y opositor de Trujillo

Pedro Adolfo Ricart, el padre de mi madre, y opositor de Trujillo

NACÍ EL 23 DE AGOSTO DE 1952, NO EN OCTUBRE, COMO AFIRMA EL PERIODISTA.

Durante la conversación aflora el nombre de María de los Ángeles (Angelita) Trujillo, la última hija del dictador dominicano, quien “a capa y espada”, defiende a su padre, a propósito de que mañana la República Dominicana conmemorará el cincuentenario de la muerte del tirano.

“Me aburre”, dice Aída en referencia al libro de su tía “Trujillo, mi padre, en mis memorias”, en una opinión fundamentada en que “Angelita habla de su papá como una Hermanita de la Caridad”, cuando las evidencias dicen lo contrario.

“Nunca nos hemos llevado bien, desde pequeña, para mí nunca ha sido como tía, es mi tía, pero no ha ejercido como tal”, dice.

Aída afirma que “descubrió” casi por accidente al Trujillo dictador cuando en una visita que hizo al país en 1975 procedente de España, donde vivía, entró a una librería y adquirió varias obras que hablaban del régimen.

NO ENTIENDO PORQUÉ SE PONE “DESCUBRIÓ” ENTRE COMILLAS PUES FUE UN AUTÉNTICO DESCUBRIMIENTO POR PARTE MÍA.

“Cuando veo esto no hice más que negarlo y ponerme a llorar inconsolablemente en el hotel donde me hospedaba”, recuerda.

A raíz del suceso, decide renegar de Dios y asume la ideología comunista, como forma de rebeldía ante lo que acababa de enterarse.

NUNCA RENEGUÉ DE DIOS A PESAR DE INCLINARME A LA IZQUIERDA, COMO IDEOLOGÍA POLÍTICA. NECESITABA “PONER UNA BALANZA” EN MI VIDA.

“Pasó el tiempo y empecé a escribir recuerdos de mi infancia con mi familia en Santo Domingo y de ahí surgió el libro ‘A la sombra de mi abuelo'”.

La obra (Editora Norma 2008), resultó ganadora del Premio Nacional de Literatura en el renglón novela, lo que causó más de un revuelo en el país.

“Es bueno decir que en esa oportunidad no vine al país a recoger el premio no por temor, que quede claro, sino porque alguien me dijo que si lo hacía iba a opacar a los demás ganadores de los otros renglones y eso me tocó muy profundo”.

En la actualidad, revela a Efe que escribe la novela de amor “Mas triste que la muerte es el olvido”, y que también trabaja en un texto sobre los últimos días de su padre, que murió en Madrid en 1969, dos semanas después de sufrir un accidente de tráfico.

LA NOVELA A LA QUE EL PERIODISTA HACE MENCIÓN, SE PUBLICÓ YA EN EL MES DE SEPTIEMBRE DE 2011, CON EL NOMBRE DE “MÁS ALLÁ DE LA MUERTE”.  MI PADRE MURIÓ EXACTAMENTE 11 DÍAS DESPUÉS DEL ACCIDENTE DE TRÁFICO.  ÉSTE SE PRODUJO EL 17 DE DICIEMBRE Y ÉL FALLECIÓ EL DÍA 28 DEL MISMO MES.

“Con esa obra termino de escribir sobre mi familia, es muy fuerte, duele mucho”, suspira y da una mirada a su hija Haydée, la única mujer de cuatro hijos, uno de los cuales falleció el año pasado.

Lo que no entiende Aída es el interés y la pasión que 50 años después ejercen sobre los dominicanos el tema de la dictadura de Trujillo (1930-1961), “cuando en España, por ejemplo, casi nadie habla de Franco”.

EN ESPAÑA SÍ SE HABLA DE FRANCO, COMO ES LÓGICO. PERO EL APASIONAMIENTO Y CONSTANCIA, QUE PERDURAN DESPUÉS DE TANTOS AÑOS EN MI PAÍS NATAL, SOBRE TRUJILLO, NO EXISTEN.

“No sé, habrá que hacer un estudio sociológico grande para determinar por qué sucede esto (…) es un fenómeno que no entiendo, mientras más se publiquen cosas menos se aprende, porque cada quien da su versión, creo que lo mejor es decir algo nuevo como dice mi libro sobre el momento en que mi madre vio a Trujillo llorando, después que pasó lo de las (hermanas asesinadas en 1960) Mirabal, eso no lo puede saber ningún historiador, nadie se imagina a Trujillo llorando”, infiere.

Es ahí cuandola escritora agita las manos con más rapidez y ofrece su opinión “personal” sobre lo que fue la férrea dictadura de Trujillo.

¿PORQUÉ SE PONE “PERSONAL” ENTRE COMILLAS?

“Yo no existía en los años (de la década del) treinta del siglo pasado, yo no sé si fue un error o un aprendizaje necesario para ver que no es necesario que haya dictadura para que un país funcione, mucha gente me dice: aquí lo que falta es un Trujillo, y les respondo, pues si viene otro Trujillo yo me voy, ya viví la dictadura de (el español Francisco) Franco, igualita o peor, depende de cómo se mire, a la de Trujillo”, razona quien años antes fue una bailaora de flamenco.

ESTOY CONVENCIDA DE QUE NINGUNA DICTADURA ES NI BUENA NI NECESARIA.

“No estoy con dictaduras, ni de izquierdas ni de derechas, Trujillo fue un abuelito que nos daba todo, recuerdo en una ocasión que mi hermana mayor, María, le pidió un triciclo que tenía una niña vecina y obligó a que el abuelo cruzara al patio de esa vivienda y robara el triciclo, así era él, claro que al día siguiente lo devolvió y le compró varios a la niña de al lado”, afirma.

Aída Trujillo ha logrado el equilibrio en sus dos mundos, acepta su origen, recuerda su niñez de privilegios y a la vez condena -de adulta- a quien utilizó el poder para ejercer la violencia, y hacerse cargo por su cuenta de la vida de otros seres humanos.

“Ha sido un trabajo de años, no ha sido fácil admitir cosas que no están bien, que no apoyas, que no son de tu agrado de alguien que tu quieres, es muy difícil separar una cosa de la otra, pero soy responsable (…) lo he logrado”, finaliza.

AUNQUE NO SON EXACTAMENTE MIS PALABRAS, EL CONTEXTO ES CIERTO. NO ES NADA FÁCIL SEPARAR A DOS PERSONALIDADES DENTRO DE UNA MISMA PERSONA QUE, POR SI FUESE POCO, QUIERES MUCHO. YO LO HE CONSEGUIDO, NO EXENTA DE SANGRE, SUDOR Y LÁGRIMAS. NO TODO EL MUNDO PUEDE LOGRAR ESTO, ALGO MÁS QUE COMPRENSIBLE, PERO, POR ESE MISMO MOTIVO, CASI NADIE ENTIENDE QUE YO, AÍDA, LO HAYA CONSEGUIDO.

febrero 11, 2012

BALTASAR GARZÓN, Uno de los muchos testimonios a su favor, en parte, publicado en el periódico El Nacional

Filed under: Asesinatos,Audiencia Nacional de España,BALTASAR GARZÓN,Barbaries de la Guerra Civil Española y posteriores,blogs dominicanos,blogs internacionales,Carlos Muñoz Trujillo,Crímenes,Dictaduras,escritores de trujillo,escritores dominicanos,escritos de aida trujillo en el periodico el nacional de republica dominicana,España,Fosas comunes,Fotografías,Francisco Franco,fusilamientos y matanzas durante el franquismo,Historia contemporánea de España,Historia de España,Injusticias de la Justicia,Jaime Mª Muñoz Trujillo,Juan Pérez Silva,Jueces de España,Jueces del mundo,Juicio en contra de Baltasar Garzón,María Silva,Memoria Histórica de España,Nicolás Gabriel Trujillo,Periódico ABC,Periódico El País,periodico el nacional republica dominicana,Rafael Leonidas Trujillo Molina,solidaridad,Testimonios a favor del Juez Garzón,They dance alone,Tribunal Supremo de España — Aida Trujillo @ 4:48 pm
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


EN ESTA CANCIÓN,STING DENUNCIA, CLAMA, POR LOS DESAPARECIDOS EN ARGENTINA. ES UN DERECHO QUE TIENE CUALQUIER SER HUMANO, DE CUALQUIER PAÍS DEL MUNDO.

10 Febrero 2012, 12:14 PM

El juez Baltasar Garzón, a su llegada al Supremo

El juez Baltasar Garzón, a su llegada al Supremo

Vivencias cotidianas de allí y aquí

Escrito por: AidaTrujillo Ricart ( https://aidatrujillo.wordpress.com)

Uno, de tantos testimonios, a favor del Juez Baltasar Garzón

Quiero expresar mi solidaridad con el Juez Baltasar Garzón, a quien han imputado de causas injustas y, finalmente, “los de siempre”, están ganándolas. ¡Despierta, España!

Viene a cuento decirles que, cuando mi hijo mayor, Carlos, me envió, a través del menor, Nicolás, las cenizas de mi Jaime, el segundo de mis retoños, fallecido en julio del 2010, sentí un alivio que podría parecer absurdo, pero es real. ¡Es lo único que a uno le queda cuando pierde a un ser tan querido, sus restos!

Escribí, hace tiempo, sobre muchas de las valiosas actuaciones de Garzón, tanto en España como en el resto del mundo. Hoy voy a limitarme a transcribir algunas estrofas de un testimonio que tiene que ver con lo que comento anteriormente, el de Juan Pérez Silva. A ustedes les toca opinar si coinciden conmigo o no.

Juan Pérez Silva

Juan Pérez Silva

María Silva, "La Libertaria!

María Silva, "La Libertaria!

María Silva, su madre, era pobre y analfabeta y nunca había salido de su pueblo, Casas Viejas (Cádiz). Empero, a los 17 años de edad, el 11 de enero 1933, se convirtió en un mito.

Ubicación de Casas Viejas en Cádiz

Ubicación de Casas Viejas en Cádiz

Aquel día, perdió a seis miembros de su familia, tiroteados y abrasados en la choza de su abuelo, Curro Cruz, tras una revuelta de campesinos anarquistas. Después de haber sobrevivido a la masacre, empezaron a llamarla “La Libertaria”

El diario ABC, la visitó en la cárcel y refirió: “Tiene 18 años (aunque le faltaban tres meses para cumplirlos) y es bastante agraciada. (…) Tiene todo su indumento sucio y haraposo. Nos pide que se le compren medias y alpargatas negras”.
Cuando salió de la prisión, a los 21 años, con un hijo de 13 meses y embarazada de seis, María estaba muerta…

“Los golpistas la mataron a unos 30 o 40 kilómetros de Paterna, no se sabe dónde”, relata Juan, que, a pesar de no recordarla, pues, como hemos dicho, sólo contaba con 13 meses de edad, no ha dejado de buscarla.

Ubicación de Paterna de España

Ubicación de Paterna de España

Antigua Cárcel de Cadiz

Antigua Cárcel de Cadiz

Antigua Cárcel de Cadiz

Antigua Cárcel de Cadiz

Su embarazo no disuadió a sus asesinos, ni para matarla, ni para torturarla.

“La amarraron a una reja y abusaron de ella”, cuenta su hijo, que ha ido enterándose de esos dolorosísimos detalles, según los testigos iban perdiendo el miedo a hablar.

“Siempre me he hecho el tonto pero, en un pueblo chico, todo se sabe. Y lo que pasó fue en un sitio en donde no había frente de guerra. Se trataba de sembrar el terror y dominar a la gente”.

Hay que sembrar el terror… hay que dar la sensación de dominio eliminando sin escrúpulos ni vacilación a todos los que no piensen como nosotros” (General Mola)[/caption

Juan estaba citado a declarar en el juicio contra el Juez Garzón, para exponer por qué denunció, en el año 2007, en la Audiencia Nacional, la desaparición de su madre. Pero sus 76 años y una grave enfermedad le impidieron acudir, aunque sí hizo sus manifestaciones a través del periódico El País.

“Me hubiera encantado poder decirles a los magistrados del Supremo que ya va siendo hora de que se haga justicia. No quiero que me digan quiénes fueron los verdugos, porque sé hasta el número de matrícula de su coche.

Debo añadir que, el Juez Garzón, nunca se ha querellado en contra de los hijos y/o sucesores de los autores de ninguno de estos hechos, pues, con justicia, no los percibe como culpables de los hechos de sus antecesores.

A su madre, la de Juan, la mataron al principio de la Guerra Civil y, a su padre, Miguel Pérez Cordón, sindicalista de la CNT y director del periódico Cartagena Nova, el último día de la contienda.

Ellos decidieron yo, ni otros hijos o nietos, no. Puedesn decidir ahora, de adultos.

Ellos decidieron yo, ni otros hijos o nietos, no. Puedesn decidir ahora, de adultos.

Hay que sembrar el terror… hay que dar la sensación de dominio eliminando sin escrúpulos ni vacilación a todos los que no piensen como nosotros” (General Mola)

Hijos de los que mataron a mi madre son amigos míos, porque los hijos, que no lo olvide nadie, no pueden escoger a sus padres. No quiero venganza. Lo que deseo es lo mío: los restos de mi madre y que me digan cómo murió. La única cosa que he deseado en la vida ha sido darle un entierro digno y tener un sitio para llevarle flores cuando quiera”.

A su madre la mataron al principio de la Guerra Civil y, a su padre, sindicalista de la CNT y director del periódico Cartagena Nova, el último día de la contienda.

“Se habían conocido en la cárcel de Cádiz. Mi padre medió para que la liberaran después de la matanza de Casas Viejas porque era menor. Y lo consiguió: la dejaron libre (…). A mi padre lo sacaron de la redacción del periódico y lo fusilaron en Cartagena.

Juan Pérez Silva se crió con la cuñada de su madre. “En la Guerra Civil y la dictadura mataron a 26 miembros de mi familia”, relata.

No sólo lleva toda la vida batallando para encontrarla, también ha estado haciéndolo para que inscribieran su defunción en el Registro Civil.

Juan ha gastado alrededor de 2.000 euros entre publicaciones de anuncios en periódicos y otras diligencias.

El juzgado de Chiclana de la Frontera (Cádiz) se hizo de rogar, sin embargo, finalmente, María Pérez Silva fue dada por fallecida en junio de 2011, 74 años después de haber sido fusilada.
“Él, mi padre, está en una fosa común y sé adonde. Me gustaría volver a juntarles”, declaró, con todo derecho, Juan.

Este hombre asegura que no entiende lo que le está ocurriendo al Juez Baltasar Garzón, que admitió a trámite la denuncia que presentó en 2007. “Pero confío en la justicia”, añade enseguida. “Sigo esperando mucho de ella”.

Pues, ya lo ves, Juan… ¡Yo también estoy decepcionada!

PERSONALMENTE, NO ENTIENDO CUÁL ES EL MIEDO, DEL TRIBUNAL SUPREMO ESPAÑOL, AL TEMA DE LA MEMORIA HISTÓRICA QUE HA REMOVIDO BALTASAR GARZÓN.

AL FIN Y AL CABO, COMO SOY UN SER TAMBIÉN ESPIRITUAL, CREO QUE ESO, A FRANCO, U OTROS CÓMPLICES, NO LES AFECTARÍA EN ABSOLUTO, AL CONTRARIO. ¡TODO AQUELLO YA SE SABE, DE SOBRA!

COMO ESCRIBÍ EN “A LA SOMBRA DE MI ABUELO”, EN UN SUEÑO, EL ÚNICO QUE RECUERDO HABER TENIDO DE ÉL, MI PROPIO ABUELO ME DIJO QUE, EL QUE YO HABLASE PÚBLICAMENTE DE SUS ERRORES, LE QUITABA KARMA. AQUEL SUEÑO ME ANIMÓ A SEGUIR ESCRIBIENDO.

UNA PREGUNTA ¿PORQUÉ SE REFIEREN AL 2 DE MAYO Y NO A “LA SANTA INQUISICIÓN”, COMO JUSTIFICACIÓN PARA NO INVESTIGAR UNA MEMORIA HISTÓRICA RECIENTE?

PERO… ¡HABLARÉ MÁS! ¿QUÉ CLASE DE JUSTICIA ES ESTA?

El juez Garzón, camino del Supremo, donde quedó visto para sentencia el juicio por el franquismo.

El juez Garzón, camino del Supremo, donde quedó visto para sentencia el juicio por el franquismo.

enero 23, 2012

Entrevista realizada, a mi persona, por EVA ÁLVAREZ, a través de su blog, OPINIONES INCORRECTAS

Filed under: "Más allá de la muerte" de Aída Trujillo,Aída Trujillo dice NO a los escritos de Angelita Trujillo,angelita trujillo,Antonio Gala,Arte Flamenco de España,“Archipiélago Gulag” de Aleksandr Solyenitsin,“Cien años de soledad” de García Márquez,“Como agua para chocolate” de Laura Esquivel,“Doña Flor y sus dos maridos” de Jorge Amado,“El maestro y Margarita” de Mijaíl Bulgákov,“La casa de los espíritus” de Isabel Allende,“L´Écume des jours” de Boris Vian,“Pedro Páramo” de Juan Rulfo,“Tormento” de Benito Pérez Galdós,Bailaoras de Flamenco,Blog Opiniones Incorrectas,blogs dominicanos,blogs internacionales,Boquechivo,Carmen Posadas,Cine español,cine internacional,Cuadros,democracia,Dictaduras,Diego El Cigala,Editorial Norma,El Camarón de la Isla,El escándalo Angelita en República Dominicana,Enrique Gabriel Lipschutz,Enrique Morente,escritores de trujillo,escritores dominicanos,escritores sudamericanos,Eva Álvarez,Fotografías,Fotos,Francisco Nieva,Frida Kalho,Gabriel García Márquez,Gandhi,gente de republica dominicana,Gerardo Iglesias,Isabel Allende,Jaime Mª de Oriol,Jaime Muñoz Trujillo,joan manuel serrat,Joaquín Cortés,Joaquín Sabina,Joe Cocker,Juan Diego,Juan Echanove,Ketama,La Casa de Caoba de Trujillo,La casa de los espíritus,La Hacienda Fundación de Trujillo,La Tati (actualmente Premio Nacional),Laura Esquivel,Libros sobre Rafael Leonidas Trujillo Molina,Liz Taylor,Lola Flores,Los Losada,Lucía Lipschutz de Gabriel,Luis Eduardo Aute,Marta Heredia,Martin Luther King,Músicos,Mujer de Ramfis Trujillo,Mundo del toreo,Nicolás Gabriel Trujillo,Octavia Ricart,Opositores de la dictadura de Trujillo,Paco de Lucía,Paco Rabal,Paz y Amor,Pedro Adolfo Ricart,Película Vidas Pequeñas,Pepa Martínez,periodico el nacional republica dominicana,premio nacional de novela de republica dominicana,Raúl del Pozo,Rafael Leonidas Trujillo Molina,Rafael Trujillo Ricart,Ramfis Trujillo,República Dominicana,Tantana Ricart,Tomatito — Aida Trujillo @ 3:12 pm
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Eva y su perrillo, Coco

Eva y su perrillo, Coco

Tengo el honor de publicar aquí, en mi blog, la entrevista que me hizo Eva Álvarez, a través de su blog, Opiniones Incorrectas, con permiso de ella, obviamente.

Pero merece la pena que lo visiten directamente, es sumamente interesante.  En el lado derecho de esta página, hay un enlace que, con tan sólo pincharlo, aparece.

Pero, para facilitaros el hacerlo,  transcribo el link:

http://oincorrectas.blogspot.com/
¡MUCHAS GRACIAS, EVA, POR PUBLICAR, EXACTAMENTE, LO QUE CONTESTÉ! 

 

 

Lunes 23 de enero de 2012
Entrevista a Aída Trujillo
Me enorgullece tener entre mis amigos a mucha gente importante. No los catalogo así por el hecho de ser conocidos, sino por su valía y las infinitas aportaciones que infunden a mi vida. Entre ellos, poseo la fortuna de contar con la escritora y bailaora dominico-hispana Aída Trujillo. Hija de Ramfis Trujillo -primer varón de Rafael L. Trujillo y María Martínez- y de la bella y distinguida Octavia -Tantana- Ricart -hija a su vez, paradójicamente, de Pedro Adolfo Ricart, férreo opositor al régimen de su abuelo paterno-, Aída Azilde Trujillo Ricart nació el 23 de agosto de 1952 en Santo Domingo, República Dominicana.

La vida de Aída ha transcurrido entre República Dominicana, España, Estados Unidos, Francia, Italia y Suiza, pero es en la península ibérica dónde ha residido por cincuenta años y el país que vio nacer a sus cuatro hijos: Carlos, Jaime -tristemente fallecido en 2010-, Haydée y Nicolás.

Como bailaora de flamenco, Aída alcanzó gran éxito y fue una reputada artista en Madrid. Actualmente, es una de las escritoras más conocidas y admiradas en la República Dominicana.

Su primera novela, “A la Sombra de mi Abuelo”, narraba su vida con un toque de fantasía mientras examinaba su relación con su abuelo Rafael, antes y después de la muerte de éste, explicando como aprendió a separar al abuelo del dictador para así continuar queriéndolo. Por esta obra recibió el Premio Nacional de Novela de República Dominicana en 2008, produciéndose un gran revuelo, ya que el maltratado pueblo temía que se quisieran disfrazar los horrores de la dictadura. Pasado el tiempo y después de que la gente se cerciorara de que Aída era una persona democrática, que repudiaba los métodos de tortura y asesinato de la tiranía de su antepasado, comenzó a ser una persona querida, incluso entre muchas víctimas del trujillismo.

En 2011, puso en circulación “Más allá de la muerte”, obra en la que por fin se desvinculaba del tema familiar para dar rienda suelta a su creatividad. Desde mi posición de amiga, sé que si Aída pudiera siempre hubiera publicado temas en absoluto relacionados con sus ancestros, lo que ocurre es que es bien sabido lo dificultoso que resulta que un escrito vea la luz y hay temas que venden más que otros.

En la actualidad, Aída se encuentra trabajando en su tercer libro, dónde relata todo lo acontecido durante la agonía de su padre Ramfis, quien duró varios días hospitalizado desde su accidente de tráfico del 17 de diciembre de 1969 hasta el día 28 de ese mismo mes, cuando falleció.

Pese a publicar semanalmente en el diario dominicano “El Nacional”, Aída sólo utiliza el “Trujillo” para firmar y su firme propósito es no volver a mencionar a sus polémicos familiares nada más su nueva obra vea la luz.

En el tablao flamenco "El Corral de la Morería", de izda a dcha, Manuela Molina, Ricardo Torres, Aída Trujillo y Marta Heredia

En el tablao flamenco "El Corral de la Morería", de izda a dcha, Manuela Molina, Ricardo Torres, Aída Trujillo y Marta Heredia

1.- ¿Qué es lo que más destacarías de Verónica, la protagonista de tu nueva novela, “Más allá de la muerte”?

El auténtico amor, poco egoísta (por no decir nada), que siente por Manuel.  No soportaba que él hubiese muerto, prefería que siguiera en este mundo, disfrutando de la vida, aunque hubiese sido con otra mujer (si lo has leído detenidamente, ella misma lo dice). Es tan grande su amor que, a pesar del estado físico en el que lo sumió Hades, le reconoce y le besa siendo un ser, en aquel momento, realmente repugnante.  Recuerda que ella no necesitó el espejo de Afrodita sino que éste le sirvió a Manuel.

2.- ¿Te has inspirado en alguien conocido para crear algún personaje de “Más allá de la muerte”?

En las novelas, por mucho que lo sean, siempre hay algo de realidad.  Un hombre al que amé mucho era igualito que Manuel.  Y hay otros detalles que prefiero mantener en secreto, con todos mis respetos hacia ti.

Viñeta humorística "Boquechivo"

Viñeta humorística "Boquechivo"

3.- ¿Cuál de tus libros te ha costado ó te está costando más lágrimas?

¿Cuál crees tú?  El primero, por supuesto, “A la sombra de mi abuelo”. Primeramente porque, aunque fuese novela, tuveque indagar sobre las obras y hechos de Trujillo.  Los escritos, aunque sean en parte de ficción, tienen que tener una base.  Y más, los que son históricos.  Lo bueno es que, existen circunstancias, que ocurrían en casa, y que, por ello, ningún historiador podrá confirmar.   Sufrí mucho porque, lo que descubrí, no encajaba con la imagen que tenía de mi abuelo. Tardé, entre escribirlo y publicarlo, nada menos que once años.

Una vez puesto, el libro, en circulación, en el año 2008, los críticos, periodistas, Héroes del 30 de Mayo, y mucha gente, que ni se habían molestado en leerlo, me pusieron “verde”, alegando que era un escrito para restablecer la memoria histórica de mi abuelo.

Hasta el famoso “Boquechivo”, por su humor cínico, publicó una viñeta que me hizo mucho daño entonces. Pero ya le he perdonado, por querer aparentar ser culto/s y pretender criticar, desde su malvado humor, a alguien a quien no conocen, ni a su obra.

Incluso hubo un crítico, muy conocido aquí (porque en el extranjero no saben ni que existe, en términos generales), llamado Pedro Conde Sturla, que escribió un artículo basándose en frases sueltas, sin contexto, escritas en la contraportada de mi libro.

Como sabes, porque redactas muy bien y con mucha clase, no es lo mismo decir:  “Esta casa es bonita…” sin leer lo que le antecede y/o le sigue, si lo hay, que puede ser algo así como “comparada a las que hay en este pueblo”.

Editorial Norma, que fue quien lo publicó, utilizó frases “picantes” para provocar la curiosidad de la gente, en la contraportada.

Una de ellas, creo que fue por ella por donde más se me atacó, la cuarta, dice lo siguiente:

“…Él, Ramfis Trujillo, no tenía derecho a olvidar y menos aún a plantearse el perdón.  No tenía ni siquiera el derecho a intentar dejar de lado todo, como hubiese sido su deseo. Su deber era indagar, descubrir y ajusticiar a los que habían cometido el magnicidio que había costado la vida a su progenitor…”

Está en la página 121 y, quien haya leído el libro podrá comprobar que, como contesté a ese señor y a otros tantos, aquel era un pensamiento que tuvo mi padre, no algo que yo opine, ni mucho menos. Odio la violencia, las venganzas, los homicidios…

Querida Aída, en parte me siento aludida en esta pregunta por un motivo. Recuerda que de aquella no éramos amigas, ni siquiera nos conocíamos. Pues bien, yo fui de las personas que se escandalizaron, por lo que antes de emitir opinión alguna, corrí a comprar el libro. Lo devoré y, a continuación, me di cuenta de lo grande que puede llegar a ser la manipulación de los medios, aunque no menos que la ignorancia que infunde el hablar sin saber. Admito que, pese a que ya te admiraba, durante una temporada sí opiné que otorgarte el premio sería contraproducente porque se podrían malinterpretar las bondades como abuelo, seduciendo y confundiendo a las nuevas generaciones. Pronto comprendí que para eso ya estaba Vargas Llosa y que tu irrupción en el panorama cultural dominicano era un soplo de aire fresco. Imagínate, ¡una Trujillo que condenaba la dictadura de su abuelo! A raíz de ahí te fui conociendo mejor, un tiempo después aconteció el “escándalo Angelita” y definitivamente te ganaste el cariño de todos los justos, demostrando ser una mujer íntegra y coherente.

4.- ¿Cuál consideras tu obra más madura?

Sin duda alguna, “Más allá de la muerte” por varios motivos.  El más importante es que, desde entonces, estoy escribiendo mucho más y refinando mi estilo. Al principio, el miedo me acompañaba y ya casi nada, aunque, en el arte (sabes que he sido bailaora de Flamenco), nunca se pierde del todo.  Al fin y al cabo, cuando uno se expone públicamente, en cualquiera de sus expresiones, está “desnudando” su alma.

5.- ¿Sobre qué te gustaría escribir que aún no lo has hecho?

Querrás decir publicar… Tengo una fila de novelas de amor y locuras esperando.  Es mi estilo, lo esotérico me llama, me pone, me encanta. Sin embargo, en estos momentos tengo que proseguir con la escritura de otra, que trata sobre los últimos días de vida de mi padre, q.e.p.d.,  pero siempre novelada, no soy historiadora, ni me gustaría serlo.

Se lo prometí a mi editor con la condición de que me dejase publicar, primero, un libro que no mencionara a mi familia, para demostrar que soy escritora y no oportunista, cosa que también han dicho de mí. No quiero que se me “encasille” en el tema Trujillo y, de hecho, si vuelvo a escribir sobre él, o algún miembro de mi familia paterna, será porque sienta que quiero hacerlo sobre mi propia persona y, claro, ellos, en algún momento tendrían que aparecer. Pero sería “de refilón” nada más y, como se dice aquí, por ahora “no estoy en eso”.

6.- ¿Qué sentiste cuando en 2008 te proclamaron Premio Nacional de Literatura?

El primero que me dio la noticia fue mi hermano Rafael, estando yo sentada, con un amigo, en un bar, en Madrid, contándole mis penas. Le contesté (sic): – Rafa, hoy “no está el horno para bollos”, no bromees conmigo porque me siento mal… ¡Déjalo para otro día! –

Él insistió pero no le creí, porque mi hermanito es muy bromista, hasta que me llamaron de la propia editorial.  Sentí incredulidad, en un principio, y, después tuve la sensación de estar flotando sobre una nube. No soy capaz de expresarlo con palabras.

7.- ¿Con qué autor sientes mayor similitud tanto literaria como personal?

En general con los que tienden a escribir realidad fantástica o ficción (que no siempre es tal, aunque pueda parecerlo).  Para mí, García Márquez, Laura Esquivel, Isabel Allende, y otros no menos importantes, han sido fuente de inspiración.  Personalmente, cuando perdí a mi hijo Jaime, el segundo de los cuatro que tengo, me sentí identificada con Isabel por haber perdido ella a su hijita Paula. Le escribí y me contestó muy cariñosamente.

Pero no puedo dejar de mencionar a la que fue mi suegra, que hoy en día es mi “madre cósmica”, como reza en la dedicatoria de esta, mi segunda novela publicada. Lucía Lipschutz de Gabriel, escritora, sobre todo de cuentos para niños y guiones de cine, y poseedora de una imaginación increíble, siempre me ha animado a seguir escribiendo y a vencer mis temores. También me aconsejó que no abandonase mi pasión: la magia y el humor en mis escritos.  Tengo que añadir que, aunque no es internacionalmente conocida, Lucía es una persona muy culta, tradujo del ruso al castellano el libro “Archipiélago Gulag”, de Aleksandr Solyenitsin, domina varios idiomas, incluso las llamadas “lenguas muertas”.  Siempre hemos comentado, y  así seguimos, en la familia Gabriel, que sigue siendo mía también, que, si no encuentras un diccionario o enciclopedia en su casa es… ¡porque no existe!  ¡Jajajajaja!  Mi hijo Nicolás, el menor, siempre dice que “El saber sí ocupa lugar porque, sino, fijaos en la casa de mi abuela”. Mi querida viejita es una enamorada de la literatura y el lenguaje y me ha ayudado mucho. ¡Bendita sea!

8.- ¿Qué libro ya existente te gustaría haber escrito?

¡Uy, hay tantos!  Pero te puedo dar algunos ejemplos.  “Doña Flor y sus dos maridos”, de Jorge Amado, “Tormento”, de Benito Pérez Galdós, “El maestro y Margarita”, de Mijaíl Bulgákov, “L´Écume des jours”, de Boris Vian, “Pedro Páramo”, de Juan Rulfo, por supuesto, “Cien años de soledad”, de García Márquez, “La casa de los espíritus”, de Isabel Allende, “Como agua para chocolate” de Laura Esquivel…  Pero la lista sería interminable pues soy una lectora compulsiva

9.- ¿Con qué tres obras literarias no escritas por tí te quedarías?

Te contesto lo mismo que a la pregunta anterior… ¡Hay demasiadas para enumerarlas!

10.- ¿Tienes más inquietudes artísticas que la literatura?

"La mujer azul", óleo sobre lienzo, 1993

"La mujer azul", óleo sobre lienzo, 1993

Por supuesto.  Me gusta pintar y tengo, o he regalado, varios cuadros realizados por mí. Pero quisiera que, ese placer, permaneciese siendo un hobby.  Me gusta el arte en todas sus expresiones y hasta he trabajado en el séptimo, el cine.  Pero hay dos facetas que llevo en la sangre: la literatura y el Flamenco español.

11.- ¿Desde qué edad escribes, pese a no haber publicado?

Empecé a escribir “tonterías”, desde que tengo uso de razón.  Conservo un cuaderno de poesías y prosas que tracé en los años 70, pero no fue el primero.

12.- ¿Quién es tu ejemplo a seguir en términos generales?

Las personas que insisten en trabajar, y ganarse la vida, haciendo lo que les gusta, aunque pasen fatigas, como mi ex, Enrique Gabriel, el padre de mi Nicolás, el más joven de mis hijos.

Enrique es cineasta hasta la médula y no ha caído en la trampa de trabajar en cosas que no le agradan, sólo en ocasiones esporádicas, cuando el sobrevivir se lo exigía. Pero siempre se mantuvo en contacto con el mundo del cine.  Le conocí cuando era Ayudante de Dirección, habiendo entrado en su profesión desde abajo del todo, como lo que se denomina “meritorio”. Hoy en día es Director y Guionista, reconocido internacionalmente, de varios largometrajes, películas y reportajes.

"Vidas Pequeñas", dirigida y escrita por Enrique Gabriel

"Vidas Pequeñas", dirigida y escrita por Enrique Gabriel

13.- ¿Cuál fue el mejor momento de tu vida?

Cada una de las veces que recibía a mi recién nacido en los brazos.  Es una sensación también imposible de describir.  Pero debo reconocer que, durante la relación con Enrique, fui muy feliz, más que nunca. Con los “otros”, no.

14.- ¿A qué personaje famoso te sentiste realmente emocionada de conocer?

En primer lugar, voy a nombrarte a Gerardo Iglesias, aunque, aquel día ni me di cuenta de que era él, pues soy la más despistada del mundo, y, dos años después, fuimos novios durante un par de meses.  ¡Me encantaba ese hombre! Siempre le admiré por su honestidad, por eso lo “sacaron” de la política.

Tuve la dicha, y la fortuna, de conocer a mi ex cuñado, Jaime María de Oriol, que fue abogado, perteneciente a la familia Oriol, y cuyo tío, Antonio, fue Ministro de Justicia y se hizo tristemente famoso por haber sido secuestrado por la ETA.

Jaime dejó todo para dedicarse al mundo del cine.  Estuve trabajando en su productora, “Aries TV 92”, como asistente suya, que fue quien dio la oportunidad, al que entonces era mi pareja, Enrique Gabriel, para que su primer largometraje, “Krapatchouk”, como director y guionista del mismo, se hiciese realidad. Hoy en día, Jaime significa, en mi vida, un hermano y gran amigo.

En el 1973 conocí a Luis Eduardo Aute y a su mujer, Maritxu, grandes amigos desde entonces, y en su casa, me encontré con Joaquín Sabina.  En el 1975 tuve el placer de entablar amistad con Joan Manuel Serrat, a quien también quiero mucho, y en el 1977, a la que sigue siendo su mujer, Candela.

Aída y Joan Manuel Serrat, 25 de noviembre de 1977

Aída y Joan Manuel Serrat, 25 de noviembre de 1977

En el mundillo del toreo, conocí a los malogrados Paquirri y  Antonio Chenel “Antoñete”. También tuve el gusto de conocer a José María Manzanares, padre, a Palomo Linares y otros pues, en segundas nupcias, me casé con un torero, cuyo nombre no quiero ni pronunciar ni escribir, aunque es harto sabido de quien se trata.

Posteriormente trabé amistad con nuestro campeón, en materia de carreras de motos, Ángel Nieto que, aunque lejana, sigue perdurando.

Cuando trabajaba en el Tablao Flamenco Los Canasteros, tuve el honor de conocer a muchos artistas, cuya mayoría siguen siendo amigos, otros han fallecido, como Lola Flores, Paco de Lucía, El Camarón de la Isla, Enrique Morente, los Losada, Marta Heredia, Ketama, Diego El Cigala. La Tati (actualmente Premio Nacional), Joaquín Cortés, Tomatito, Pepa Martínez, que se convertiría en cuñada mía y, por desgracia, falleció en el año 1993, y un larguísimo etcétera, dentro del ámbito de mi profesión de la época.

Conocí a Anthony Quinn, que estuvo en el tablao una noche en la que coincidió con Joe Cocker, Antonio Gala, Paco Rabal, Francisco Nieva, Carmen Posadas, escritora y amiga desde el año 1974, el pintor Tino Grandío, los actores Juan Echanove y Juan Diego, el periodista Raúl del Pozo y muchos más.

Con Anthony Quinn en "Los Canasteros"

Con Anthony Quinn en "Los Canasteros"

Espero que, a los que no menciono, me perdonen pues no les olvido pero la lista también sería interminable.

En el año 1995, en un estupendo restaurante madrileño, “Alkalde”, tuve la suerte de conocer nada menos que a Gabriel García Márquez.  Y tengo un librito, que entonces llevaba en el bolso, y que nada tiene que ver con él, con un autógrafo suyo.  También conocí, en una “première”, al actor Anthony Hopkins, pero no me atreví a acercármele.  Me había “enamorado” de él, que sustituyó a Richard Gere en mi corazón, por su arte… ¡Imagínate!, y, cuando me enamoro, me vuelvo muy tímida, aunque pueda parecer mentira. ¡Jajajaja!

Pero debo añadir que he conocido a gente importante en mi vida, que no son conocidos por nadie, no son famosos:  mis amigos verdaderos, mis queridos feriantes, Juani y Quique, quienes me dieron trabajo en la Feria de Torrejón, cuando me hizo falta, médicos, abogados y otros profesionales sin cuya ayuda desinteresada no hubiese podido continuar. Y, nuevamente, un largo etcétera…

15.- ¿Crees que la gente cambia para con uno cuando se tiene y cuando no?

Los verdaderos amigos, sean consanguíneos o no, permanecen, “con y sin”.  Los otros se largan.  Pero, aunque duela, es un aprendizaje fantástico.  Mi querida amiga Pilita, Pilar Rodríguez Soto, que falleció apenas tres meses antes que mi Jaime, en el 2010, y era una reconocidísima “Marchante de Arte” y propietaria de la Galería Fauna´s de Madrid, siempre me decía – Aída, a enemigo que huye… ¡puente de plata!” -.

16.- ¿Con qué faceta de tu vida te quedarías?

Ante todo y sobre todo con mis hijos, que es lo que más amo en este mundo.  Le pido a Dios, al Universo, o lo que haya, que no me quite a ninguno más. ¡No lo soportaría!  Me quedo con tener criterio propio, con ser demócrata, con ser buena y comprensiva, con hacer el bien, con mis amigos verdaderos… En definitiva, ¡me quedo con el AMOR!  Aunque, el ganar unas buenas “perrillas” tampoco me vendría mal, ¿eh? ¡Jajajajajaja!

17.- ¿Quién te inculcó el amor por los animales?

Me crié rodeada de perros.  El preferido de mi padre, Adonis, me salvó de ahogarme en la piscina de casa de mis abuelos paternos, y, aunque era un egoistón y engreído, por naturaleza, fue él quien, sin dudarlo, me sacó y me libró, con tres años de edad, de una muerte segura.

Pero ha existido, y existe, también el amor por los caballos, los pájaros en libertad, y mi abuelo, no el dictador, el otro (he aprendido a diferenciarlos), que nos dejaba “ordeñar” las vacas que tenía en San Cristóbal, en la finca “Fundación”.  Era una casa preciosa, “La Caoba” que, como muchas otras cosas, han dejado deteriorarse en vez de convertirla en una escuela, un ayuntamiento, una residencia para la Tercera Edad,  o cualquier otro organismo nacional.  Ese es un grave defecto de mi tierra natal: la dejadez.

18.- ¿Te has planteado escribir teatro?

Me encantaría, pues lo adoro, pero todavía, no me siento capaz de hacerlo.  Sin embargo, la respuesta sería sí, y también escribiría un guión de cine.

19.- Tu color de pelo rojo ya te caracteriza, ¿por cuál te lo cambiarías?

De momento no quisiera cambiarlo pero, o iría a “más fuerte”, es decir a algo alborotador, o volvería al mío auténtico, que es el castaño oscuro.  Canas, ¡ni hablar!  Si las tuviese tan bonitas como una amiga mía, que parece habérselas teñido, lo haría. Pero, como no es así, me deprimen y me hacen saber que “me estoy abandonando”.

20.- ¿Qué personaje histórico te hubiera gustado ser en una vida anterior?

Admiro a muchos de ellos pero sufrieron demasiado para querer haber vivido sus experiencias.  Por ejemplo Gandhi o Frida Kalho, Martin Luther King, etc.  Quiero haber sido yo misma, pero con la sabiduría adquirida con la madurez.  Y, por otro lado, por su belleza, profesión y valentía, pues hizo cosas que, en su época, y aún hoy en día, se ven fatal, quizás Liz Taylor.  Una rebelde, como yo.

*Fotografías de los álbumes privados de Aída Trujillo, cedidas personalmente para el blog Opiniones Incorrectas

 

junio 5, 2011

Listín Diario, Información sobre “Lo que se ha escrito sobre Trujillo”

Filed under: "A la sombra de mi abuelo",angelita trujillo,bernardo vega,blogs dominicanos,blogs internacionales,Cine dominicano,democracia,Dictadores,Dictaduras,El poder del Jefe,escritores centro y sudamericanos,escritores de trujillo,escritores dominicanos,escritores sudamericanos,escritos míos en este blog,Euclides Gutiérrez Félix,Festival de Cine de República Dominicana,Fotografías,Fotos,gente de republica dominicana,Historia de la Republica Dominicana,Imágenes,joaquin balaguer,Juan Bosch,La fiesta del chivo,Libros sobre Rafael Leonidas Trujillo Molina,Literatura dominicana,monarca sin corona,Muerte de Trujillo,periodico listín diario,periodistas dominicanos,premio nacional de novela de republica dominicana,rafael leonidas trujillo,Rafael Leonidas Trujillo Molina,René Fortunato,republica dominicana,Vargas Llosa — Aida Trujillo @ 2:23 am
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

4 Junio 2011, actualizado a las 1:01 PM

Rafael Leonidas Trujillo Molina

Rafael Leonidas Trujillo Molina

 

UNA MIRADA A LA TIRANÍA

LOS LIBROS SOBRE LA ERA DE TRUJILLO SON FRECUENTEMENTE SOLICITADOS EN LAS LIBRERÍAS DE TODO EL PAÍS

 

Fernando Quiroz
fernando.quiroz@listindiario.com

 

Santo Domingo

Los temas relacionados al dictador Rafael Leonidas Trujillo, a su régimen de muerte y miedo, y a la conjura que puso fin a su vida, han producido una amplia bibliografía en el país.

Bernard Diederich

Bernard Diederich

Bernard Diederich fue el primer corresponsal extranjero que dio a conocer la noticia al mundo sobre el ajusticiamiento de Trujillo, a partir de cuyo momento se apasiona por el tema y se convierte en un especialista del mismo. Escribió el libro “Trujillo, la muerte de un dictador”.

Entre las obras más solicitadas en la actualidad, que tratan sobre el sátrapa de San Cristóbal, figuran “Trujillo: monarca sin corona”, de la autoría del historiador y dirigente político Euclides Gutiérrez Félix.

Euclides Gutiérrez Félix

Euclides Gutiérrez Félix

Cuatro ediciones
Esta obra llegó a tener tres ediciones en menos de tres meses. Luego fue presentada una cuarta edición ampliada. Es un ensayo biográfico acerca del personaje que por 31 años dominó al país, y de su régimen. En él están comprendidas las más importantes figuras que bajo su dirección sirvieron, y los que fueron que llevaron a Trujillo al poder y lo convirtieron en instrumento y motor de ese episodio.

Igualmente, ha tenido gran impacto en ventas  “Trujillo. El tiranicidio de 1961”, del historiador Juan Daniel Balcácer, que en el 2008 recibió el premio Feria Internacional del Libro, Eduardo León Jimenes.

Escrito de Juan Daniel Balcárce

Escrito de Juan Daniel Balcárce

Uno de los capítulos más reveladores del libro de Balcácer es el ofrece un novedoso enfoque sobre el factor del “azar” en la historia, demostrando cómo una serie de hechos imprevistos por los conjurados impidieron que se pudiera poner en marcha la segunda fase de la conspiración, consistente en dar un golpe de Estado, apresar a los familiares de Trujillo y a sus colaboradores íntimos, además de establecer un gobierno de transición que preparara al país para realizar elecciones libres.

La familia

Angelita Trujillo, la hija del dictador, fue recientemente criticada por las versiones que relata en su libro “Trujillo, mi padre en mis memorias”, las cuales son consideradas como fábulas.  Llega, incluso, a presentar a un Trujillo muy caballeroso con las mujeres.

Angelita Trujillo y su libro

Angelita Trujillo y su libro

Aida Trujillo, nieta del dictador e hija de Ramfis, es otra familiar que ha escrito sobre el tirano. Su libro “A la sombra de mi abuelo”, fue seleccionado por un jurado  como Premio de Novela Manuel de Jesús Galván 2008, provocando ácidas reacciones en República Dominciana. Sin embargo, en su caso, ella misma llega a criticar los crímenes de la “Era”.

"Trujillo y Haití" de Bernardo Vega

"Trujillo y Haití" de Bernardo Vega

En el otro bando, un gran opositor a Trujillo, el profesor Juan Bosch, escribió “Trujillo, causas de una tiranía sin ejemplo”.

Trilogía de René Fortunato

Trilogía de René Fortunato

 

 

 

"Memorias de un cortesano de la Era de Trujillo" de Joaquín Balaguer

"Memorias de un cortesano de la Era de Trujillo" de Joaquín Balaguer

"La fiesta del chivo" de Vargas Llosa

"La fiesta del chivo" de Vargas Llosa

 

 

 

 

El autor narra principalmente su vida durante la era de Trujillo, la manera en que llegó a ser su hombre de confianza, además de anécdotas que solamente podían conocer los más cercanos al dictador.

Novela

En el ámbito internacional toma impulso el tema de Trujillo con la “Fiesta del Chivo”, una novela escrita por Mario Vargas Llosa, que luego fue llevada al cine.

Sobre el tema también han sido prolíficos Bernardo Vega, con “Trujillo y Haití”, y Víctor Grimaldi, con “Tumbaron al Jefe”.

"Causas de una dictadura sin ejemplo" de Juan Bosch

"Causas de una dictadura sin ejemplo" de Juan Bosch

Sobre el tema también han sido prolíficos Bernardo Vega, con “Trujillo y Haití”, y Víctor Grimaldi, con “Tumbaron al Jefe”.

Trujillo junto a Balaguer, año 1954

Trujillo junto a Balaguer, año 1954

Joaquín Balaguer

Joaquín Balaguer

 

 

 

"Tumbaron al Jefe" de Víctor Grimaldi

"Tumbaron al Jefe" de Víctor Grimaldi

 

 

Bernardo Vega

Bernardo Vega

junio 2, 2011

Publicación realizada por Monseñor Ramón Benito De la Rosa y Carpio a Listín Diario, en el 50 aniversario de la muerte de Rafael Leonidas Trujillo Molina, y mi respuesta

                    Puntos de vista 29 Mayo 2011, 10:46 PM

Rafael Leonidas Trujillo Molina

Rafael Leonidas Trujillo Molina

UN MOMENTO

Fin de una era

Monseñor Ramón Benito De la Rosa y Carpio

Monseñor Ramón Benito De la Rosa y Carpio

Mons. Ramón Benito De la Rosa y Carpio

Estudiaba en el seminario, en el año 1961, 21 años de mi existencia, y cuando supimos la noticia de la muerte de Trujillo hicimos fiesta en el seminario. 50 años después, los dominicanos celebran el fin de la Era de Trujillo.

El coche en donde Trujillo fue acribillado

El coche en donde Trujillo fue acribillado

Palacio Nacional de Santo Domingo

Palacio Nacional de Santo Domingo

Sin lugar a dudas, y como acontece con todos los gobernantes de la tierra, nos quedan cosas positivas de Trujillo: ahí está el Palacio Nacional, para poner un simple ejemplo, pero sin lugar a dudas que la Era de Trujillo nos trajo muchos males, no aprendimos a ser democráticos, a vivir en libertad, y todavía pienso que una de las consecuencias que nos dejó Trujillo es esta violencia, esta criminalidad que estamos viviendo actualmente, porque no aprendimos a respetar las leyes libremente, sino porque estábamos obligados en esa época, y porque vivíamos con orden obligados.

Ahora que vivimos en libertad sabemos la importancia de la democracia. Las dictaduras, aunque dejen bienes, hacen también mucho daño.

Ojalá no volvamos atrás y ojalá podamos seguir superando los daños que nos dejó la Era de Trujillo.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.

MI RESPUESTA AL LISTÍN DIARIO, ENVIADA EL 2 DE JUNIO DE 2011

(ESPERO QUE SE PUBLIQUE)

Estimado Sr. Franjul:

Me dirijo a usted para responder a un artículo que escribió, en su distinguido diario, nada menos que un sacerdote, en este caso, Monseñor Ramón Benito De la Rosa y Carpio.  No tengo el gusto de conocerle pero sé que es muy querido en nuestro país y que, por lo que he leído, su trayectoria ha sido intachable.

Monseñor De la Rosa y Carpio

Monseñor De la Rosa y Carpio

No quisiera, con esta misiva, herir a ningún creyente ni a nadie.  Si le escribo es porque me sorprendió que, un representante de Jesucristo, fuesen las que fuesen sus ideas político-sociales, afirme, sin ningún pudor (sic):  “Estudiaba en el seminario, en el año 1961, 21 años de mi existencia, y cuando supimos la noticia de la muerte de Trujillo hicimos fiesta en el seminario.”

¿Desde cuando un auténtico católico celebra la muerte de un ser humano?  ¿No nos manda, el V Mandamiento de la Ley de Dios, “No matarás”?  Que yo sepa, no existen excepciones a dicho mandato.  Quizás él, sí lo sepa.

Usted ya conoce sobradamente cual es mi idea sobre las dictaduras pues la he comentado, públicamente, en muchas ocasiones.  Pero, como creo en el fundador de la Iglesia, Jesús de Nazareth, me extrañó y decepcionó su escrito.

Jesús siendo apresado en el Huerto de Getsemaní

Jesús siendo apresado en el Huerto de Getsemaní

Como Monseñor sabe, mejor que usted y que yo, que cuando fueron a prender a Nuestro Señor, ocurrió lo que he copiado de los Evangelios:

“Viendo, pues, los que con Él estaban, lo que ocurría, le preguntaron: «Señor: ¿herimos a cuchillo?» Y sin esperar respuesta, uno de ellos, Simón Pedro, con su brío acostumbrado, desenvainó la espada, e hirió a un siervo del príncipe de los sacerdotes, cuyo nombre era Malco, seccionándole la oreja derecha.

«–¡Basta! –exclamó Jesús. Y, dirigiéndose a Pedro,dijo–: Vuelve tu espada a la vaina, porque todos los que se sirven de la espada, a espada morirán. O ¿piensas que no puedo orar a mi Padre, y me daría ahora más de doce legiones de ángeles? Pero, el cáliz que me dio mi Padre ¿no lo he de beber? Y ¿cómo se cumplirán las Escrituras, según las cuales conviene que así suceda?»

No quiso el Señor que sus enemigos tuvieran que echarle en cara el daño causado a un pobre hombre por sus discípulos; «y tocando la oreja del siervo, le sanó».”

Pintura obra de Francisco de Zurbarán

Pintura obra de Francisco de Zurbarán

No conozco ninguna historia en la que Jesús celebrase el fallecimiento de nadie.  Si Monseñor la conoce, me gustaría que nos la contase.  Otra cosa es sentir alivio por haberse librado de cualquier tipo de dictadura o imposición injusta.

También quiero recordarle, pues por su forma de expresarse parece haberlo olvidado, lo que fue la tristemente famosa “Santa Inquisición”, que de santa no tenía nada.  Tenía pensado hablar de ello en mi columna semanal en El Nacional, curiosamente.  He recabado, pues, bastante información que iré publicando por capítulos, pues la historia es muy larga, muy extensa y… ¡terrible!

Este tribunal eclesiástico fue establecido, como sabemos, para inquirir y castigar los delitos contra la fe. Sus orígenes se encuentran en la persecución de las herejías populares del siglo XII.

Desde sus comienzos hasta su total finalización, acontecieron millones de barbaridades, crímenes y refinadamente rebuscadas torturas pues, al parecer, no fue abolida definitivamente hasta el año 1834.  Muchos siglos dan para mucho.

Instrumentos de tortura de la Santa Inquisición

Instrumentos de tortura de la Santa Inquisición

Tomás de Torquemada

Tomás de Torquemada

Reina Isabel La Católica

Reina Isabel La Católica

Pero, lo que no he encontrado, por más que he investigado, es que la Iglesia celebrase su abolición, ni tampoco el fallecimiento del también tristemente famoso Tomás de Torquemada, el primer gran Inquisidor de España, en el siglo XV, y confesor de la Reina Isabel la Católica.

Quiero recordarle también que, en la época en la que su vocación le llamó a convertirse en sacerdote, Trujillo firmó el Concordato con la Iglesia (año 1954), cuyo Papa era entonces, Pío XII.  Éste bendijo el armamento de Hitler y la Iglesia gobernaba, junto a su dictador, Francisco Franco, en España.

Pío XII junto a Hitler

Pío XII junto a Hitler

Si me equivoco, también le ruego a Monseñor que me lo haga saber, para poder informar bien a mis lectores.  Pero lo de España lo he vivido y sufrido en carne propia y, lo de la unión de Trujillo con la Iglesia, también.

Francisco Franco bajo un palio

Francisco Franco bajo un palio

Estuve presente en ese viaje, aunque aún no había cumplido los dos años de edad, pues fui bautizada por Franco y su señora, Dª Carmen, antes de viajar a Roma.  Mi madre, que era muy católica, conservaba un pergamino con la imagen de Pío XII, en el que bendecía a Trujillo y a su familia.  Al fallecer ella, lo destruí, por la rabia que me producía ver tanta hipocresía.  Ahora me arrepiento de ello pues era un documento bastante valioso.

Los libros, a partir del siglo XVI, debían tener, antes del texto y después de la portada, una serie de páginas, denominadas preliminares, que le daban legalidad a la obra para poder ser leída, comprada y distribuida en el reino español.

Los libros, a partir del siglo XVI, debían tener, antes del texto y después de la portada, una serie de páginas, denominadas preliminares, que le daban legalidad a la obra para poder ser leída, comprada y distribuida en el reino español.

Trujillo junto al Papa Pío XII

Trujillo junto al Papa Pío XII

Monseñor prosigue, en el arriba mencionado artículo (sic): “Ahora que vivimos en libertad sabemos la importancia de la democracia. Las dictaduras, aunque dejen bienes, hacen también mucho daño.  Ojala no volvamos atrás y ojala podamos seguir superando los daños que nos dejó la Era de Trujillo”.

Hace cincuenta años que se supone que se supone que vivimos en democracia.  Que no se me malinterprete.  He afirmado, y sigo haciéndolo, que no creo en dictaduras, ni de derechas ni de izquierdas.  Pero tampoco creo en las religiosas, que pueden llegar a ser aún peores.

Juan Pablo II junto a Fidel Castro

Juan Pablo II junto a Fidel Castro

Juan Pablo II junto a Pinochet

Juan Pablo II junto a Pinochet

Pío XII junto a Mussolini

Pío XII junto a Mussolini

Imagino que en el 1884, cincuenta años después de ser abolida definitivamente la Inquisición, muchísimas personas pensarían lo mismo que Monseñor.  “Ahora que vivimos en libertad, que no nos van a mandar a la hoguera por cualquier cosa (una herejía era fumar tabaco, por ejemplo), que no nos van a torturar por no pensar como ellos quieren, sabemos la importancia que esa abolición tiene. Ojala nunca volvamos atrás y podamos superar los múltiples daños causados por ese malévolo tribunal eclesiástico.”

Señor Franjul, le agradezco su atención y le mando un cordial saludo,

Aída Trujillo Ricart

Artículo en el blog de Eva Álvarez

http://oincorrectas.blogspot.com/

Tal y como Eva lo ha publicado

Tal y como Eva lo ha publicado

El blog de Eva álvarez

Aída Trujillo

Cada día me gusta más Aída Trujillo. No sabía nada de ella cuando hace dos años me compré su libro, “A la sombra de mi abuelo”. Todo a mi alrededor eran voces criticando que Aída hubiera recibido el Premio Nacional de Literatura.

“¿De qué irá ese libro?”, me pregunté ante tanto revuelo y cómo siempre he opinado que no hay mejor manera de conocer la verdad que yendo directamente a la fuente, me acerqué a una conocida librería y adquirí dicha novela.

Desde la primera página me sentí encandilada por la forma en que la autora narraba, con un toquecito de magia, esa mezcla de realidad y ficción que conforma “A la sombra de mi abuelo”. Agradecí conocer la vida de Aída y me sentí cercana a su persona, aunque recién leí su novela y ante el desconocimiento de gran parte de la sociedad sobre hechos claves de la historia, fui de la opinión de que no tenía que haber recibido ese premio, ya que podía dar la falsa impresión  de que enaltecía la dictadura.

Con el paso de los meses, pude ver y leer entrevistas con Aída y definitivamente, me sedujo aún más. La imagen de una madre abnegada y cariñosa, que siempre luchó para conseguir sus sueños y a la que nunca le importaron el qué dirán ni las opiniones familiares a la hora de construir su propio pensamiento, no pudieron menos que ganarse mi admiración y respeto.

Soy una persona que odia las injusticias y que sólo tengo que escuchar cómo un grupo que se cree con la razón absoluta dice blanco, para decir negro. Pues bien, mi paciencia se colmó cuando empezaron a salir algunas personas, que se veía a años luz que no habían leído la novela de Aída, criticando su galardón. A esas alturas, mi mente ya había masticado que esa magistral separación del abuelo y el político era más que merecedora del Premio de Literatura Nacional y que si a alguien le llevaba a equívocos, que se tomara el interés de leer el libro y asunto aclarado.

Cuando Angelita Trujillo publicó su historia paralela, Aída habló valientemente, rechazando las atrocidades de su tía.

Ahora, ante sus nuevas declaraciones, también ha hablado protestando la ratificación del sinfín de mentiras de Angelita.

Aída es una mujer valiente, con criterio propio, enemiga de las dictaduras y amante de la democracia. Tiene estilo propio y su forma de vida bohemia, en la que compagina su carrera de escritora con su tablao flamenco, despiertan pronta simpatía.

En próximos meses publicará su nueva novela, en la que le deseo grandes éxitos, porque sin duda transmite esa autenticidad que muchas veces es tan difícil de apreciar en los que nos rodean.

Publicado por Opiniones incorrectas en 13:51 0 comentarios

Enviar por correo electrónico Escribe un blog Compartir con Twitter Compartir con Facebook Compartir con Google Buzz

Etiquetas: Aída Trujillo

 

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.