Aída Trujillo

enero 16, 2015

¿Se puede morir, científicamente hablando, de tristeza?

Morir-de-Amor-lagrimas

Escrito por Aída Trujillo Ricart

En numerosas ocasiones oímos decir frases como “Voy a morir de pena…” y uno suele tomarlo como algo lírico e irreal en lo que a lo científico se refiere.

Sin embargo existe un síndrome  llamado “del  Corazón roto” que se produce como consecuencia de un estrés emocional severo.el corazon si se rompe

Los síntomas más comunes de dicho síndrome son: dolor torácico, dificultad para respirar y fallo cardíaco.

Similares a los producidos por un infarto, aunque padecidos por personas sanas y sin factores de riesgos cardiovasculares, definen el mencionado síndrome de “Corazón roto”, llamado también “TakoTsubo”.

Esta dolencia, según la hipótesis de un médico turolense, podría demostrar que sí cabe la posibilidad de morir de amor, como narra la célebre leyenda de los Amantes de Teruel.

Esculturas que representan a Diego e Isabel, los amantes de Teruel

Esculturas que representan a Diego e Isabel, los amantes de Teruel

Esta sintomatología fue referida, científicamente, por primera vez en el año 1991.

parejaMuchos hemos conocido casos en los que, frecuentemente, cuando una persona mayor pierde a su pareja, sufre un colapso y fallece en el transcurso de unos cuantos días, semanas o meses a pesar de que aparentemente gozaba de buena salud.

Existen casos de personas que se sienten abandonadas, hijos a sus padres o éstos a sus vástagos que corren la misma suerte. Y, en ocasiones, sus allegados dicen que la causa de su muerte ha sido la tristeza.

Pareja-Ancianos-Caminando1Parece ser que esa afirmación no es sólo una “frase hecha”. Expertos investigadores en la materia aseguran, desde hace no poco tiempo, que el estrés que no halla consuelo anega el corazón de sustancias químicas que pueden provocar arritmia y palpitaciones. No obstante, el origen cerebral de este proceso continúa siendo un misterio, a pesar de ciertos avances.

El doctor Stephen M. Oppenheimer, neurólogo de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore (Maryland) de Estados Unidos, cree haber localizado la región del cerebro que vincula al corazón con las emociones.universidad

La corteza insular cerebral es una parte pequeña en donde se conectan el sistema nervioso autónomo, que es el que controla funciones como la respiración y el ritmo cardíaco, y el sistema límbico, que interviene en las emociones, como el placer, la ira, el temor, etcétera. Oppenheimer descubrió que una estimulación en la corteza insular de las ratas produce, en el músculo cardíaco, perjuicios análogos a los que se observan en los seres humanos que padecen fibrilaciones cardíacas repentinas. Asimismo, se ha demostrado que ocurre lo mismo en los seres humanos, por lo que se deduce que estos descubrimientos revelan que sí es posible, clínicamente, morir de tristeza.peruanocorazon grismujer llorando

 

Anuncios

Blog de WordPress.com.