Aída Trujillo

noviembre 4, 2011

Parte de mi pasado afectivo y profesional, el gran arte del cine y el videoclip de la canción de la cantante Jeanne Mas, “Y`a des bons…”

Admiro a esta cantante francesa, de ascendencia española, cuyo “look”, en la época de finales de los años 80, llamaba todavía mucho la atención, sobre todo en España.

Ella lo llevaba con dignidad y belleza, pues es muy guapa, y yo tuve la suerte de trabajar en la realización de este videoclip, perteneciente a su canción “Y´a des bons…”.

Por entonces, Enrique Gabriel, el hoy en día reconocido director, guionista y productor de cine, de origen argentino, no había realizado aún su primer rodaje como Director. Ejercía, con pasión y amor, una excelente labor como Ayudante de Dirección.

Gracias a él, y obviamente al trabajo que propuse y, después, realicé como Jefa de Vestuario, que complació a la cantante, fui contratada como tal, con gran satisfacción para mí.

Pero, cuando estábamos trabajando, en un pueblo alejado de Madrid, en donde se rodaron varias escenas, surgió un problema: Una de las actrices extra, la que tenía que protagonizar el papel de mora, a quien asesinan junto a su familia, nos falló a última hora.

Recuerdo que cundió algo de pánico pues, los rodajes, por más sencillos que sean, suelen resultar bastante caros.

Pero la famosa cantante, Jeanne Mas, de gran carácter y personalidad, no perdió la calma o, por lo menos, no lo demostró.

Aparte de ser la protagonista de este videoclip, cuya canción sigue emocionándome, fue la que resolvió aquel contratiempo. Se fijó en que yo podía pasar por ser nativa de cualquier país árabe.

Entonces, muy educadamente, se me acercó, de una forma tan humilde que llamó mi atención, para pedirme el favor de reemplazar a la persona que no pudo, o no quiso, cumplir con su compromiso.

No solamente accedí, sino que me sentí afortunada por haber colaborado, por partida doble, ejerciendo también como actriz, en este trabajo. Desde que era pequeña ya me encantaba actuar. Esa es una de las aficiones que todavía no entiendo porqué no intenté desarrollar. ¡Pero así es la vida!

Cuando hace un tiempo encontré estas imágenes, buceando por YT, volví a emocionarme, evocando y reviviendo aquel pasado feliz en el que trabajé duramente, incluso en largometrajes, gracias a Enrique que, por entonces, era mi pareja sentimental.

Quiero creer que no decepcioné a nadie con mi labor y, por ello, me atrevo a incluir, en esta entrada de mi blog, lo que el celuloide plasmó hace ya tantos años.

Espero que disfruten del entorno y puesta en escena del mismo pero, sobre todo, de la hermosa canción que, en él, interpreta esa gran artista que es Jeanne Mas.

Anuncios

agosto 27, 2011

Publicaciones en el periódico El Nacional, Las mudanzas

12 Agosto 2011, 11:08 AM

Vivencias cotidianas de allí y aquí

Las mudanzas

Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

 

Suelen ser inevitablemente insoportables, a pesar de que el traslado pueda producirse de un sector de la misma ciudad  a otro. Aunque es bastante poco, he conocido, en España, gente que no se ha mudado nunca de casa.  Me parece, por un lado envidiable, pero, por otro, aburrido.

Nuevamente me toca mudarme, por sexta vez, nada menos, en mi país, desde mi llegada que cumplirá su segundo aniversario el 3 de septiembre.

Cabarete centro

Cabarete centro

Esta vez me voy hacia al norte, término de Puerto Plata, concretamente a Cabarete. Existen diversos motivos para haber elegido ese destino pero, me da en el corazón que es el que me corresponde en estos momentos.

Las mudanzas son odiosas, por lo menos para mí y la gente que me rodea y coincide conmigo. Además, cuando uno está instalado en una casa, lo tiene todo más o menos organizado. ¡O eso creía! Y lo digo porque, de pronto, uno se encuentra con que no halla tal o tal cosa que debería estar en tal sitio.

Finalmente, cuando lo encuentra, ya no sabe ni en qué caja colocarlo “para no olvidar que está ahí”.  Obviamente, lo olvida hasta que no tiene el coraje de vaciar todo, cosa que no se suele hacer en un día.

Cuando no se tienen demasiadas pertenencias, uno piensa que, en un par de días, como mucho, lo habrá recogido y empacado todo. Es una de las mentiras más grandes que me he regalado a mí misma cada vez que me he cambiado de domicilio. Pero, lo mejor de todo, es que siempre vuelvo a caer en mi propia trampa.

Preparas cajas, que nunca son suficientes, aunque uno se engaña también pensando que las hay de sobra, y te convences de que en un “plis plas”, como se dice en España, las rellenarás y vendrán a recogerlas.

Eres, obviamente, consciente de que, una vez que te hayas trasladado a tu nuevo hogar, tendrás que elegir puntualmente adonde vas a colocar los muebles y objetos. “¡Pero eso será cuando llegue allí, tranquilamente, sin prisas!” “¡Marcaré cada caja con lo que contiene, eso facilitará todo!”

Empiezas, normalmente de buen humor, si te agrada el trasladarte de adonde estás viviendo en ese momento, y a sacar cosas de los armarios, gavetas, baldas, etc. Pero, al cabo de tres o cuatro horas de extenuante y aburrido trabajo, te das cuenta de que queda aún más, muchísimo más de lo que creías. Y tu entusiasmo empieza a deteriorarse, pasito a pasito.

En estos momentos estoy en esa fase, aunque reconozco que hoy he conseguido hacer mucho, pidiendo ayuda, por supuesto. Una ayuda que pensaba, como siempre, que no me iba a hacer falta.

Ahora estoy ilusionada con “saber” que, cuando llegue a mi destino, podré desembalar y colocar a mi ritmo, despacio, con música, sin niños con sus horarios, etc.

Pero, en el fondo sé que, no será así.

Eso sí. Cuando coloque lo imprescindible,me prometo a mí misma caminar hacia la playa y darme un chapuzón en el mar.

Estoy segura de que comprenderán este escrito tan absurdo y tan real como la vida misma.

¡Vengan a visitarme! ¡Aquello es precioso!

EN EL MOMENTO EN EL QUE PUBLICO ESTA ENTRADA, YA ESTOY EN MI NUEVA CASITA

Primera foto en Cabarete, mañana del 8 de agosto

Primera foto en Cabarete, mañana del 8 de agosto

Primera noche, con el colchón en el suelo

Primera noche, con el colchón en el suelo

Por donde empezar...

Por donde empezar...

Pero, el 22 de agosto por la noche, víspera de mi cumple, "Irene" no nos dejó dormir...

Pero, el 22 de agosto por la noche, víspera de mi cumple, "Irene" no nos dejó dormir...

Organizando

Organizando

Por supuesto, traje mis queridas plantas

Por supuesto, traje mis queridas plantas

Chilling, mi perrito, se instaló haciendo honor a su nombre

Chilling, mi perrito, se instaló haciendo honor a su nombre

Yo, en la nueva casa

Yo, en la nueva casa

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.