Aída Trujillo

febrero 5, 2016

Entrevista realizada por Eva Álvarez a Aida Trujillo

http://allegramag.info/2013/01/30/entrevista-a-aida-trujillo/

 

Hay que abrir el link para leer la entrevista.

abril 3, 2012

Publicaciones en el periódico ADN, Aída Trujillo, La “oveja negra” de la familia Trujillo ve posible aprendizaje en dictadura

Lunes, 30 de mayo de 2011. Actualizado a las 17:59h

O te lo tomas así, o estás perdido en el dolor...

O te lo tomas así, o estás perdido en el dolor...

La “oveja negra” de la familia Trujillo ve posible aprendizaje en dictadura

  • EFE

NOTA IMPORTANTE:  Transcribo este texto tal y como fue publicado. Como sabemos, muchas veces los medios informativos “trastocan” las entrevistas.  Algunas por falta de entendimiento entre entrevistador y entrevistado.  Otras, por motivos que se me escapan por no ser yo una persona de malas intenciones.  Por ello, en negrita, iré rectificando lo que nunca dije.


Autodefinida como la “oveja negra” de la familia por rechazar el régimen que por 31 años implantó su abuelo en República Dominicana, la escritora Aída Trujillo dice que tal vez ese período pueda considerarse un “aprendizaje necesario” para saber que “no es necesaria” una dictadura para que un país funcione.

Esta menuda mujer de mirada profunda y fácil expresividad admite, eso sí, que ha sido “muy, muy duro”, separar al “abuelo tierno y cariñoso” del político que -como lo juzga la historia- implantó el más tenebroso Gobierno que haya sufrido el pueblo dominicano.

Rafael Leonidas Trujillo Molina

Rafael Leonidas Trujillo Molina

“Yo soy Aída Trujillo, soy una persona individual, independiente dentro de unas normas libres, nací de un hombre de apellido Trujillo y de una mujer de apellido Ricart”, dice a Efe la nieta de Rafael Leónidas Trujillo Molina, que hace más de un año volvió a vivir en Santo Domingo, donde nació en octubre de 1952.

Pedro Adolfo Ricart, el padre de mi madre, y opositor de Trujillo

Pedro Adolfo Ricart, el padre de mi madre, y opositor de Trujillo

NACÍ EL 23 DE AGOSTO DE 1952, NO EN OCTUBRE, COMO AFIRMA EL PERIODISTA.

Durante la conversación aflora el nombre de María de los Ángeles (Angelita) Trujillo, la última hija del dictador dominicano, quien “a capa y espada”, defiende a su padre, a propósito de que mañana la República Dominicana conmemorará el cincuentenario de la muerte del tirano.

“Me aburre”, dice Aída en referencia al libro de su tía “Trujillo, mi padre, en mis memorias”, en una opinión fundamentada en que “Angelita habla de su papá como una Hermanita de la Caridad”, cuando las evidencias dicen lo contrario.

“Nunca nos hemos llevado bien, desde pequeña, para mí nunca ha sido como tía, es mi tía, pero no ha ejercido como tal”, dice.

Aída afirma que “descubrió” casi por accidente al Trujillo dictador cuando en una visita que hizo al país en 1975 procedente de España, donde vivía, entró a una librería y adquirió varias obras que hablaban del régimen.

NO ENTIENDO PORQUÉ SE PONE “DESCUBRIÓ” ENTRE COMILLAS PUES FUE UN AUTÉNTICO DESCUBRIMIENTO POR PARTE MÍA.

“Cuando veo esto no hice más que negarlo y ponerme a llorar inconsolablemente en el hotel donde me hospedaba”, recuerda.

A raíz del suceso, decide renegar de Dios y asume la ideología comunista, como forma de rebeldía ante lo que acababa de enterarse.

NUNCA RENEGUÉ DE DIOS A PESAR DE INCLINARME A LA IZQUIERDA, COMO IDEOLOGÍA POLÍTICA. NECESITABA “PONER UNA BALANZA” EN MI VIDA.

“Pasó el tiempo y empecé a escribir recuerdos de mi infancia con mi familia en Santo Domingo y de ahí surgió el libro ‘A la sombra de mi abuelo'”.

La obra (Editora Norma 2008), resultó ganadora del Premio Nacional de Literatura en el renglón novela, lo que causó más de un revuelo en el país.

“Es bueno decir que en esa oportunidad no vine al país a recoger el premio no por temor, que quede claro, sino porque alguien me dijo que si lo hacía iba a opacar a los demás ganadores de los otros renglones y eso me tocó muy profundo”.

En la actualidad, revela a Efe que escribe la novela de amor “Mas triste que la muerte es el olvido”, y que también trabaja en un texto sobre los últimos días de su padre, que murió en Madrid en 1969, dos semanas después de sufrir un accidente de tráfico.

LA NOVELA A LA QUE EL PERIODISTA HACE MENCIÓN, SE PUBLICÓ YA EN EL MES DE SEPTIEMBRE DE 2011, CON EL NOMBRE DE “MÁS ALLÁ DE LA MUERTE”.  MI PADRE MURIÓ EXACTAMENTE 11 DÍAS DESPUÉS DEL ACCIDENTE DE TRÁFICO.  ÉSTE SE PRODUJO EL 17 DE DICIEMBRE Y ÉL FALLECIÓ EL DÍA 28 DEL MISMO MES.

“Con esa obra termino de escribir sobre mi familia, es muy fuerte, duele mucho”, suspira y da una mirada a su hija Haydée, la única mujer de cuatro hijos, uno de los cuales falleció el año pasado.

Lo que no entiende Aída es el interés y la pasión que 50 años después ejercen sobre los dominicanos el tema de la dictadura de Trujillo (1930-1961), “cuando en España, por ejemplo, casi nadie habla de Franco”.

EN ESPAÑA SÍ SE HABLA DE FRANCO, COMO ES LÓGICO. PERO EL APASIONAMIENTO Y CONSTANCIA, QUE PERDURAN DESPUÉS DE TANTOS AÑOS EN MI PAÍS NATAL, SOBRE TRUJILLO, NO EXISTEN.

“No sé, habrá que hacer un estudio sociológico grande para determinar por qué sucede esto (…) es un fenómeno que no entiendo, mientras más se publiquen cosas menos se aprende, porque cada quien da su versión, creo que lo mejor es decir algo nuevo como dice mi libro sobre el momento en que mi madre vio a Trujillo llorando, después que pasó lo de las (hermanas asesinadas en 1960) Mirabal, eso no lo puede saber ningún historiador, nadie se imagina a Trujillo llorando”, infiere.

Es ahí cuandola escritora agita las manos con más rapidez y ofrece su opinión “personal” sobre lo que fue la férrea dictadura de Trujillo.

¿PORQUÉ SE PONE “PERSONAL” ENTRE COMILLAS?

“Yo no existía en los años (de la década del) treinta del siglo pasado, yo no sé si fue un error o un aprendizaje necesario para ver que no es necesario que haya dictadura para que un país funcione, mucha gente me dice: aquí lo que falta es un Trujillo, y les respondo, pues si viene otro Trujillo yo me voy, ya viví la dictadura de (el español Francisco) Franco, igualita o peor, depende de cómo se mire, a la de Trujillo”, razona quien años antes fue una bailaora de flamenco.

ESTOY CONVENCIDA DE QUE NINGUNA DICTADURA ES NI BUENA NI NECESARIA.

“No estoy con dictaduras, ni de izquierdas ni de derechas, Trujillo fue un abuelito que nos daba todo, recuerdo en una ocasión que mi hermana mayor, María, le pidió un triciclo que tenía una niña vecina y obligó a que el abuelo cruzara al patio de esa vivienda y robara el triciclo, así era él, claro que al día siguiente lo devolvió y le compró varios a la niña de al lado”, afirma.

Aída Trujillo ha logrado el equilibrio en sus dos mundos, acepta su origen, recuerda su niñez de privilegios y a la vez condena -de adulta- a quien utilizó el poder para ejercer la violencia, y hacerse cargo por su cuenta de la vida de otros seres humanos.

“Ha sido un trabajo de años, no ha sido fácil admitir cosas que no están bien, que no apoyas, que no son de tu agrado de alguien que tu quieres, es muy difícil separar una cosa de la otra, pero soy responsable (…) lo he logrado”, finaliza.

AUNQUE NO SON EXACTAMENTE MIS PALABRAS, EL CONTEXTO ES CIERTO. NO ES NADA FÁCIL SEPARAR A DOS PERSONALIDADES DENTRO DE UNA MISMA PERSONA QUE, POR SI FUESE POCO, QUIERES MUCHO. YO LO HE CONSEGUIDO, NO EXENTA DE SANGRE, SUDOR Y LÁGRIMAS. NO TODO EL MUNDO PUEDE LOGRAR ESTO, ALGO MÁS QUE COMPRENSIBLE, PERO, POR ESE MISMO MOTIVO, CASI NADIE ENTIENDE QUE YO, AÍDA, LO HAYA CONSEGUIDO.

enero 23, 2012

Entrevista realizada, a mi persona, por EVA ÁLVAREZ, a través de su blog, OPINIONES INCORRECTAS

Filed under: "Más allá de la muerte" de Aída Trujillo,Aída Trujillo dice NO a los escritos de Angelita Trujillo,angelita trujillo,Antonio Gala,Arte Flamenco de España,“Archipiélago Gulag” de Aleksandr Solyenitsin,“Cien años de soledad” de García Márquez,“Como agua para chocolate” de Laura Esquivel,“Doña Flor y sus dos maridos” de Jorge Amado,“El maestro y Margarita” de Mijaíl Bulgákov,“La casa de los espíritus” de Isabel Allende,“L´Écume des jours” de Boris Vian,“Pedro Páramo” de Juan Rulfo,“Tormento” de Benito Pérez Galdós,Bailaoras de Flamenco,Blog Opiniones Incorrectas,blogs dominicanos,blogs internacionales,Boquechivo,Carmen Posadas,Cine español,cine internacional,Cuadros,democracia,Dictaduras,Diego El Cigala,Editorial Norma,El Camarón de la Isla,El escándalo Angelita en República Dominicana,Enrique Gabriel Lipschutz,Enrique Morente,escritores de trujillo,escritores dominicanos,escritores sudamericanos,Eva Álvarez,Fotografías,Fotos,Francisco Nieva,Frida Kalho,Gabriel García Márquez,Gandhi,gente de republica dominicana,Gerardo Iglesias,Isabel Allende,Jaime Mª de Oriol,Jaime Muñoz Trujillo,joan manuel serrat,Joaquín Cortés,Joaquín Sabina,Joe Cocker,Juan Diego,Juan Echanove,Ketama,La Casa de Caoba de Trujillo,La casa de los espíritus,La Hacienda Fundación de Trujillo,La Tati (actualmente Premio Nacional),Laura Esquivel,Libros sobre Rafael Leonidas Trujillo Molina,Liz Taylor,Lola Flores,Los Losada,Lucía Lipschutz de Gabriel,Luis Eduardo Aute,Marta Heredia,Martin Luther King,Músicos,Mujer de Ramfis Trujillo,Mundo del toreo,Nicolás Gabriel Trujillo,Octavia Ricart,Opositores de la dictadura de Trujillo,Paco de Lucía,Paco Rabal,Paz y Amor,Pedro Adolfo Ricart,Película Vidas Pequeñas,Pepa Martínez,periodico el nacional republica dominicana,premio nacional de novela de republica dominicana,Raúl del Pozo,Rafael Leonidas Trujillo Molina,Rafael Trujillo Ricart,Ramfis Trujillo,República Dominicana,Tantana Ricart,Tomatito — Aida Trujillo @ 3:12 pm
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Eva y su perrillo, Coco

Eva y su perrillo, Coco

Tengo el honor de publicar aquí, en mi blog, la entrevista que me hizo Eva Álvarez, a través de su blog, Opiniones Incorrectas, con permiso de ella, obviamente.

Pero merece la pena que lo visiten directamente, es sumamente interesante.  En el lado derecho de esta página, hay un enlace que, con tan sólo pincharlo, aparece.

Pero, para facilitaros el hacerlo,  transcribo el link:

http://oincorrectas.blogspot.com/
¡MUCHAS GRACIAS, EVA, POR PUBLICAR, EXACTAMENTE, LO QUE CONTESTÉ! 

 

 

Lunes 23 de enero de 2012
Entrevista a Aída Trujillo
Me enorgullece tener entre mis amigos a mucha gente importante. No los catalogo así por el hecho de ser conocidos, sino por su valía y las infinitas aportaciones que infunden a mi vida. Entre ellos, poseo la fortuna de contar con la escritora y bailaora dominico-hispana Aída Trujillo. Hija de Ramfis Trujillo -primer varón de Rafael L. Trujillo y María Martínez- y de la bella y distinguida Octavia -Tantana- Ricart -hija a su vez, paradójicamente, de Pedro Adolfo Ricart, férreo opositor al régimen de su abuelo paterno-, Aída Azilde Trujillo Ricart nació el 23 de agosto de 1952 en Santo Domingo, República Dominicana.

La vida de Aída ha transcurrido entre República Dominicana, España, Estados Unidos, Francia, Italia y Suiza, pero es en la península ibérica dónde ha residido por cincuenta años y el país que vio nacer a sus cuatro hijos: Carlos, Jaime -tristemente fallecido en 2010-, Haydée y Nicolás.

Como bailaora de flamenco, Aída alcanzó gran éxito y fue una reputada artista en Madrid. Actualmente, es una de las escritoras más conocidas y admiradas en la República Dominicana.

Su primera novela, “A la Sombra de mi Abuelo”, narraba su vida con un toque de fantasía mientras examinaba su relación con su abuelo Rafael, antes y después de la muerte de éste, explicando como aprendió a separar al abuelo del dictador para así continuar queriéndolo. Por esta obra recibió el Premio Nacional de Novela de República Dominicana en 2008, produciéndose un gran revuelo, ya que el maltratado pueblo temía que se quisieran disfrazar los horrores de la dictadura. Pasado el tiempo y después de que la gente se cerciorara de que Aída era una persona democrática, que repudiaba los métodos de tortura y asesinato de la tiranía de su antepasado, comenzó a ser una persona querida, incluso entre muchas víctimas del trujillismo.

En 2011, puso en circulación “Más allá de la muerte”, obra en la que por fin se desvinculaba del tema familiar para dar rienda suelta a su creatividad. Desde mi posición de amiga, sé que si Aída pudiera siempre hubiera publicado temas en absoluto relacionados con sus ancestros, lo que ocurre es que es bien sabido lo dificultoso que resulta que un escrito vea la luz y hay temas que venden más que otros.

En la actualidad, Aída se encuentra trabajando en su tercer libro, dónde relata todo lo acontecido durante la agonía de su padre Ramfis, quien duró varios días hospitalizado desde su accidente de tráfico del 17 de diciembre de 1969 hasta el día 28 de ese mismo mes, cuando falleció.

Pese a publicar semanalmente en el diario dominicano “El Nacional”, Aída sólo utiliza el “Trujillo” para firmar y su firme propósito es no volver a mencionar a sus polémicos familiares nada más su nueva obra vea la luz.

En el tablao flamenco "El Corral de la Morería", de izda a dcha, Manuela Molina, Ricardo Torres, Aída Trujillo y Marta Heredia

En el tablao flamenco "El Corral de la Morería", de izda a dcha, Manuela Molina, Ricardo Torres, Aída Trujillo y Marta Heredia

1.- ¿Qué es lo que más destacarías de Verónica, la protagonista de tu nueva novela, “Más allá de la muerte”?

El auténtico amor, poco egoísta (por no decir nada), que siente por Manuel.  No soportaba que él hubiese muerto, prefería que siguiera en este mundo, disfrutando de la vida, aunque hubiese sido con otra mujer (si lo has leído detenidamente, ella misma lo dice). Es tan grande su amor que, a pesar del estado físico en el que lo sumió Hades, le reconoce y le besa siendo un ser, en aquel momento, realmente repugnante.  Recuerda que ella no necesitó el espejo de Afrodita sino que éste le sirvió a Manuel.

2.- ¿Te has inspirado en alguien conocido para crear algún personaje de “Más allá de la muerte”?

En las novelas, por mucho que lo sean, siempre hay algo de realidad.  Un hombre al que amé mucho era igualito que Manuel.  Y hay otros detalles que prefiero mantener en secreto, con todos mis respetos hacia ti.

Viñeta humorística "Boquechivo"

Viñeta humorística "Boquechivo"

3.- ¿Cuál de tus libros te ha costado ó te está costando más lágrimas?

¿Cuál crees tú?  El primero, por supuesto, “A la sombra de mi abuelo”. Primeramente porque, aunque fuese novela, tuveque indagar sobre las obras y hechos de Trujillo.  Los escritos, aunque sean en parte de ficción, tienen que tener una base.  Y más, los que son históricos.  Lo bueno es que, existen circunstancias, que ocurrían en casa, y que, por ello, ningún historiador podrá confirmar.   Sufrí mucho porque, lo que descubrí, no encajaba con la imagen que tenía de mi abuelo. Tardé, entre escribirlo y publicarlo, nada menos que once años.

Una vez puesto, el libro, en circulación, en el año 2008, los críticos, periodistas, Héroes del 30 de Mayo, y mucha gente, que ni se habían molestado en leerlo, me pusieron “verde”, alegando que era un escrito para restablecer la memoria histórica de mi abuelo.

Hasta el famoso “Boquechivo”, por su humor cínico, publicó una viñeta que me hizo mucho daño entonces. Pero ya le he perdonado, por querer aparentar ser culto/s y pretender criticar, desde su malvado humor, a alguien a quien no conocen, ni a su obra.

Incluso hubo un crítico, muy conocido aquí (porque en el extranjero no saben ni que existe, en términos generales), llamado Pedro Conde Sturla, que escribió un artículo basándose en frases sueltas, sin contexto, escritas en la contraportada de mi libro.

Como sabes, porque redactas muy bien y con mucha clase, no es lo mismo decir:  “Esta casa es bonita…” sin leer lo que le antecede y/o le sigue, si lo hay, que puede ser algo así como “comparada a las que hay en este pueblo”.

Editorial Norma, que fue quien lo publicó, utilizó frases “picantes” para provocar la curiosidad de la gente, en la contraportada.

Una de ellas, creo que fue por ella por donde más se me atacó, la cuarta, dice lo siguiente:

“…Él, Ramfis Trujillo, no tenía derecho a olvidar y menos aún a plantearse el perdón.  No tenía ni siquiera el derecho a intentar dejar de lado todo, como hubiese sido su deseo. Su deber era indagar, descubrir y ajusticiar a los que habían cometido el magnicidio que había costado la vida a su progenitor…”

Está en la página 121 y, quien haya leído el libro podrá comprobar que, como contesté a ese señor y a otros tantos, aquel era un pensamiento que tuvo mi padre, no algo que yo opine, ni mucho menos. Odio la violencia, las venganzas, los homicidios…

Querida Aída, en parte me siento aludida en esta pregunta por un motivo. Recuerda que de aquella no éramos amigas, ni siquiera nos conocíamos. Pues bien, yo fui de las personas que se escandalizaron, por lo que antes de emitir opinión alguna, corrí a comprar el libro. Lo devoré y, a continuación, me di cuenta de lo grande que puede llegar a ser la manipulación de los medios, aunque no menos que la ignorancia que infunde el hablar sin saber. Admito que, pese a que ya te admiraba, durante una temporada sí opiné que otorgarte el premio sería contraproducente porque se podrían malinterpretar las bondades como abuelo, seduciendo y confundiendo a las nuevas generaciones. Pronto comprendí que para eso ya estaba Vargas Llosa y que tu irrupción en el panorama cultural dominicano era un soplo de aire fresco. Imagínate, ¡una Trujillo que condenaba la dictadura de su abuelo! A raíz de ahí te fui conociendo mejor, un tiempo después aconteció el “escándalo Angelita” y definitivamente te ganaste el cariño de todos los justos, demostrando ser una mujer íntegra y coherente.

4.- ¿Cuál consideras tu obra más madura?

Sin duda alguna, “Más allá de la muerte” por varios motivos.  El más importante es que, desde entonces, estoy escribiendo mucho más y refinando mi estilo. Al principio, el miedo me acompañaba y ya casi nada, aunque, en el arte (sabes que he sido bailaora de Flamenco), nunca se pierde del todo.  Al fin y al cabo, cuando uno se expone públicamente, en cualquiera de sus expresiones, está “desnudando” su alma.

5.- ¿Sobre qué te gustaría escribir que aún no lo has hecho?

Querrás decir publicar… Tengo una fila de novelas de amor y locuras esperando.  Es mi estilo, lo esotérico me llama, me pone, me encanta. Sin embargo, en estos momentos tengo que proseguir con la escritura de otra, que trata sobre los últimos días de vida de mi padre, q.e.p.d.,  pero siempre novelada, no soy historiadora, ni me gustaría serlo.

Se lo prometí a mi editor con la condición de que me dejase publicar, primero, un libro que no mencionara a mi familia, para demostrar que soy escritora y no oportunista, cosa que también han dicho de mí. No quiero que se me “encasille” en el tema Trujillo y, de hecho, si vuelvo a escribir sobre él, o algún miembro de mi familia paterna, será porque sienta que quiero hacerlo sobre mi propia persona y, claro, ellos, en algún momento tendrían que aparecer. Pero sería “de refilón” nada más y, como se dice aquí, por ahora “no estoy en eso”.

6.- ¿Qué sentiste cuando en 2008 te proclamaron Premio Nacional de Literatura?

El primero que me dio la noticia fue mi hermano Rafael, estando yo sentada, con un amigo, en un bar, en Madrid, contándole mis penas. Le contesté (sic): – Rafa, hoy “no está el horno para bollos”, no bromees conmigo porque me siento mal… ¡Déjalo para otro día! –

Él insistió pero no le creí, porque mi hermanito es muy bromista, hasta que me llamaron de la propia editorial.  Sentí incredulidad, en un principio, y, después tuve la sensación de estar flotando sobre una nube. No soy capaz de expresarlo con palabras.

7.- ¿Con qué autor sientes mayor similitud tanto literaria como personal?

En general con los que tienden a escribir realidad fantástica o ficción (que no siempre es tal, aunque pueda parecerlo).  Para mí, García Márquez, Laura Esquivel, Isabel Allende, y otros no menos importantes, han sido fuente de inspiración.  Personalmente, cuando perdí a mi hijo Jaime, el segundo de los cuatro que tengo, me sentí identificada con Isabel por haber perdido ella a su hijita Paula. Le escribí y me contestó muy cariñosamente.

Pero no puedo dejar de mencionar a la que fue mi suegra, que hoy en día es mi “madre cósmica”, como reza en la dedicatoria de esta, mi segunda novela publicada. Lucía Lipschutz de Gabriel, escritora, sobre todo de cuentos para niños y guiones de cine, y poseedora de una imaginación increíble, siempre me ha animado a seguir escribiendo y a vencer mis temores. También me aconsejó que no abandonase mi pasión: la magia y el humor en mis escritos.  Tengo que añadir que, aunque no es internacionalmente conocida, Lucía es una persona muy culta, tradujo del ruso al castellano el libro “Archipiélago Gulag”, de Aleksandr Solyenitsin, domina varios idiomas, incluso las llamadas “lenguas muertas”.  Siempre hemos comentado, y  así seguimos, en la familia Gabriel, que sigue siendo mía también, que, si no encuentras un diccionario o enciclopedia en su casa es… ¡porque no existe!  ¡Jajajajaja!  Mi hijo Nicolás, el menor, siempre dice que “El saber sí ocupa lugar porque, sino, fijaos en la casa de mi abuela”. Mi querida viejita es una enamorada de la literatura y el lenguaje y me ha ayudado mucho. ¡Bendita sea!

8.- ¿Qué libro ya existente te gustaría haber escrito?

¡Uy, hay tantos!  Pero te puedo dar algunos ejemplos.  “Doña Flor y sus dos maridos”, de Jorge Amado, “Tormento”, de Benito Pérez Galdós, “El maestro y Margarita”, de Mijaíl Bulgákov, “L´Écume des jours”, de Boris Vian, “Pedro Páramo”, de Juan Rulfo, por supuesto, “Cien años de soledad”, de García Márquez, “La casa de los espíritus”, de Isabel Allende, “Como agua para chocolate” de Laura Esquivel…  Pero la lista sería interminable pues soy una lectora compulsiva

9.- ¿Con qué tres obras literarias no escritas por tí te quedarías?

Te contesto lo mismo que a la pregunta anterior… ¡Hay demasiadas para enumerarlas!

10.- ¿Tienes más inquietudes artísticas que la literatura?

"La mujer azul", óleo sobre lienzo, 1993

"La mujer azul", óleo sobre lienzo, 1993

Por supuesto.  Me gusta pintar y tengo, o he regalado, varios cuadros realizados por mí. Pero quisiera que, ese placer, permaneciese siendo un hobby.  Me gusta el arte en todas sus expresiones y hasta he trabajado en el séptimo, el cine.  Pero hay dos facetas que llevo en la sangre: la literatura y el Flamenco español.

11.- ¿Desde qué edad escribes, pese a no haber publicado?

Empecé a escribir “tonterías”, desde que tengo uso de razón.  Conservo un cuaderno de poesías y prosas que tracé en los años 70, pero no fue el primero.

12.- ¿Quién es tu ejemplo a seguir en términos generales?

Las personas que insisten en trabajar, y ganarse la vida, haciendo lo que les gusta, aunque pasen fatigas, como mi ex, Enrique Gabriel, el padre de mi Nicolás, el más joven de mis hijos.

Enrique es cineasta hasta la médula y no ha caído en la trampa de trabajar en cosas que no le agradan, sólo en ocasiones esporádicas, cuando el sobrevivir se lo exigía. Pero siempre se mantuvo en contacto con el mundo del cine.  Le conocí cuando era Ayudante de Dirección, habiendo entrado en su profesión desde abajo del todo, como lo que se denomina “meritorio”. Hoy en día es Director y Guionista, reconocido internacionalmente, de varios largometrajes, películas y reportajes.

"Vidas Pequeñas", dirigida y escrita por Enrique Gabriel

"Vidas Pequeñas", dirigida y escrita por Enrique Gabriel

13.- ¿Cuál fue el mejor momento de tu vida?

Cada una de las veces que recibía a mi recién nacido en los brazos.  Es una sensación también imposible de describir.  Pero debo reconocer que, durante la relación con Enrique, fui muy feliz, más que nunca. Con los “otros”, no.

14.- ¿A qué personaje famoso te sentiste realmente emocionada de conocer?

En primer lugar, voy a nombrarte a Gerardo Iglesias, aunque, aquel día ni me di cuenta de que era él, pues soy la más despistada del mundo, y, dos años después, fuimos novios durante un par de meses.  ¡Me encantaba ese hombre! Siempre le admiré por su honestidad, por eso lo “sacaron” de la política.

Tuve la dicha, y la fortuna, de conocer a mi ex cuñado, Jaime María de Oriol, que fue abogado, perteneciente a la familia Oriol, y cuyo tío, Antonio, fue Ministro de Justicia y se hizo tristemente famoso por haber sido secuestrado por la ETA.

Jaime dejó todo para dedicarse al mundo del cine.  Estuve trabajando en su productora, “Aries TV 92”, como asistente suya, que fue quien dio la oportunidad, al que entonces era mi pareja, Enrique Gabriel, para que su primer largometraje, “Krapatchouk”, como director y guionista del mismo, se hiciese realidad. Hoy en día, Jaime significa, en mi vida, un hermano y gran amigo.

En el 1973 conocí a Luis Eduardo Aute y a su mujer, Maritxu, grandes amigos desde entonces, y en su casa, me encontré con Joaquín Sabina.  En el 1975 tuve el placer de entablar amistad con Joan Manuel Serrat, a quien también quiero mucho, y en el 1977, a la que sigue siendo su mujer, Candela.

Aída y Joan Manuel Serrat, 25 de noviembre de 1977

Aída y Joan Manuel Serrat, 25 de noviembre de 1977

En el mundillo del toreo, conocí a los malogrados Paquirri y  Antonio Chenel “Antoñete”. También tuve el gusto de conocer a José María Manzanares, padre, a Palomo Linares y otros pues, en segundas nupcias, me casé con un torero, cuyo nombre no quiero ni pronunciar ni escribir, aunque es harto sabido de quien se trata.

Posteriormente trabé amistad con nuestro campeón, en materia de carreras de motos, Ángel Nieto que, aunque lejana, sigue perdurando.

Cuando trabajaba en el Tablao Flamenco Los Canasteros, tuve el honor de conocer a muchos artistas, cuya mayoría siguen siendo amigos, otros han fallecido, como Lola Flores, Paco de Lucía, El Camarón de la Isla, Enrique Morente, los Losada, Marta Heredia, Ketama, Diego El Cigala. La Tati (actualmente Premio Nacional), Joaquín Cortés, Tomatito, Pepa Martínez, que se convertiría en cuñada mía y, por desgracia, falleció en el año 1993, y un larguísimo etcétera, dentro del ámbito de mi profesión de la época.

Conocí a Anthony Quinn, que estuvo en el tablao una noche en la que coincidió con Joe Cocker, Antonio Gala, Paco Rabal, Francisco Nieva, Carmen Posadas, escritora y amiga desde el año 1974, el pintor Tino Grandío, los actores Juan Echanove y Juan Diego, el periodista Raúl del Pozo y muchos más.

Con Anthony Quinn en "Los Canasteros"

Con Anthony Quinn en "Los Canasteros"

Espero que, a los que no menciono, me perdonen pues no les olvido pero la lista también sería interminable.

En el año 1995, en un estupendo restaurante madrileño, “Alkalde”, tuve la suerte de conocer nada menos que a Gabriel García Márquez.  Y tengo un librito, que entonces llevaba en el bolso, y que nada tiene que ver con él, con un autógrafo suyo.  También conocí, en una “première”, al actor Anthony Hopkins, pero no me atreví a acercármele.  Me había “enamorado” de él, que sustituyó a Richard Gere en mi corazón, por su arte… ¡Imagínate!, y, cuando me enamoro, me vuelvo muy tímida, aunque pueda parecer mentira. ¡Jajajaja!

Pero debo añadir que he conocido a gente importante en mi vida, que no son conocidos por nadie, no son famosos:  mis amigos verdaderos, mis queridos feriantes, Juani y Quique, quienes me dieron trabajo en la Feria de Torrejón, cuando me hizo falta, médicos, abogados y otros profesionales sin cuya ayuda desinteresada no hubiese podido continuar. Y, nuevamente, un largo etcétera…

15.- ¿Crees que la gente cambia para con uno cuando se tiene y cuando no?

Los verdaderos amigos, sean consanguíneos o no, permanecen, “con y sin”.  Los otros se largan.  Pero, aunque duela, es un aprendizaje fantástico.  Mi querida amiga Pilita, Pilar Rodríguez Soto, que falleció apenas tres meses antes que mi Jaime, en el 2010, y era una reconocidísima “Marchante de Arte” y propietaria de la Galería Fauna´s de Madrid, siempre me decía – Aída, a enemigo que huye… ¡puente de plata!” -.

16.- ¿Con qué faceta de tu vida te quedarías?

Ante todo y sobre todo con mis hijos, que es lo que más amo en este mundo.  Le pido a Dios, al Universo, o lo que haya, que no me quite a ninguno más. ¡No lo soportaría!  Me quedo con tener criterio propio, con ser demócrata, con ser buena y comprensiva, con hacer el bien, con mis amigos verdaderos… En definitiva, ¡me quedo con el AMOR!  Aunque, el ganar unas buenas “perrillas” tampoco me vendría mal, ¿eh? ¡Jajajajajaja!

17.- ¿Quién te inculcó el amor por los animales?

Me crié rodeada de perros.  El preferido de mi padre, Adonis, me salvó de ahogarme en la piscina de casa de mis abuelos paternos, y, aunque era un egoistón y engreído, por naturaleza, fue él quien, sin dudarlo, me sacó y me libró, con tres años de edad, de una muerte segura.

Pero ha existido, y existe, también el amor por los caballos, los pájaros en libertad, y mi abuelo, no el dictador, el otro (he aprendido a diferenciarlos), que nos dejaba “ordeñar” las vacas que tenía en San Cristóbal, en la finca “Fundación”.  Era una casa preciosa, “La Caoba” que, como muchas otras cosas, han dejado deteriorarse en vez de convertirla en una escuela, un ayuntamiento, una residencia para la Tercera Edad,  o cualquier otro organismo nacional.  Ese es un grave defecto de mi tierra natal: la dejadez.

18.- ¿Te has planteado escribir teatro?

Me encantaría, pues lo adoro, pero todavía, no me siento capaz de hacerlo.  Sin embargo, la respuesta sería sí, y también escribiría un guión de cine.

19.- Tu color de pelo rojo ya te caracteriza, ¿por cuál te lo cambiarías?

De momento no quisiera cambiarlo pero, o iría a “más fuerte”, es decir a algo alborotador, o volvería al mío auténtico, que es el castaño oscuro.  Canas, ¡ni hablar!  Si las tuviese tan bonitas como una amiga mía, que parece habérselas teñido, lo haría. Pero, como no es así, me deprimen y me hacen saber que “me estoy abandonando”.

20.- ¿Qué personaje histórico te hubiera gustado ser en una vida anterior?

Admiro a muchos de ellos pero sufrieron demasiado para querer haber vivido sus experiencias.  Por ejemplo Gandhi o Frida Kalho, Martin Luther King, etc.  Quiero haber sido yo misma, pero con la sabiduría adquirida con la madurez.  Y, por otro lado, por su belleza, profesión y valentía, pues hizo cosas que, en su época, y aún hoy en día, se ven fatal, quizás Liz Taylor.  Una rebelde, como yo.

*Fotografías de los álbumes privados de Aída Trujillo, cedidas personalmente para el blog Opiniones Incorrectas

 

agosto 13, 2010

Publicaciones en el periódico Listín Diario de República Dominicana, Nieta de Trujillo no comparte contenido

La República 26 Febrero 2010, 12:55 AM

REACCIONES

Nieta de Trujillo no comparte contenido

CRÍTICA. AÍDA DICE QUE SU TÍA NO DEBE MENCIONAR A PERSONAS MUERTAS

Razonamiento. Aída Trujillo considera que Angelita Trujillo debió hacer la publicación cuando las personas que menciona estaban vivas.

Razonamiento. Aída Trujillo considera que Angelita Trujillo debió hacer la publicación cuando las personas que menciona estaban vivas.

Viviano de León
vivianodeleon@listindiario.com

Santo Domingo.- Aída Trujillo Ricart, la nieta de Rafael Leonidas Trujillo y sobrina de Angelita Trujillo, dijo ayer que no comparte la afirmación hecha por su tía en su libro “Trujillo, mi padre: En mis memorias, Angelita”, en el sentido de que el dictador no mandó a matar a las hermanas Mirabal.

Aída Trujillo, tras reiterar en varias ocasiones que no es partidaria de las dictaduras, consideró que su tía Angelita Trujillo no debe estar embarrando a personas que ya están muertas “como Luis Amiama Tió”.

A su juicio, ella debió hacer la publicación cuando las personas que  menciona en el libro estaban vivas para que se pudieran defender.

“La verdad es que no me parece que después de casi 49 años de la muerte de Trujillo se venga a decir cosas de esas, no sé, pero yo no estoy de acuerdo con ella, simplemente, y creo que han pasado muchos años para venir a decir cosas de personas incluso ya fallecidas, por ejemplo de Luis Amiama Tió. No me parce correcto porque cualquier cosa ella tenía que decirlo cuando él estaba vivo para que pudiera defenderse”, dijo.

Contra las dictaduras
Fue reiterativa al señalar que todo el tiempo, y a sus 57 años de edad, siempre ha estado en contra de cualquier tipo de dictaduras. “Usted lo sabe como periodista que es, que yo lo he repetido tantas veces que soy antidictaduras, que estoy en contra de los crímenes y de los abusos”, reiteró.

Aída Trujillo entiende que cualquier pueblo puede superar todos sus problemas y salir de la pobreza sin la necesidad de una dictadura, a la vez que afirmó que en España, donde residió hasta hace cinco meses, luchó por la democracia.

Aída Trujillo es la tercera hija del primer matrimonio de Ramfis Trujillo, primer hijo varón de quien fuera considerado el tirano del Caribe.

Trujillo

Trujillo

Cuando se le preguntó acerca de qué opinaba de la dictadura de su abuelo respondió que no le gustan las cosas impuestas.

Escribió la obra “A la sombra de mi abuelo”, en la cual advirtió que no se le puede catalogar como “trujillista”.

Reiteró que a su abuelo lo sigue queriendo en el plano familiar, pero que a estas alturas, pese a sus pro y sus contras, no puede dejar de quererlo como su abuelo, aunque esté en contra de cualquier dictadura, ya sea de derecha o de izquierda.

PINCELADAS SOBRE EL ASCENSO DE TRUJILLO
El militar y político Rafael Leónidas Trujillo gobernó República Dominicana desde 1930 hasta el 1961, aunque a veces la presidencia fuera ocupada por sus colaboradores.

Fue teniente de la Guardia Nacional desde 1918 hasta 1921, cuando República Dominicana se hallaba bajo la ocupación militar de Estados Unidos, y en 1925 ascendió a comandante en jefe.

En 1930 tomó el poder, tras el golpe militar que depuso al presidente Horacio Vásquez.

Al año siguiente, organizó el Partido Dominicano, que controló la vida política dominicana durante las tres décadas siguientes.

En ese tiempo fue dictador absoluto, con el título de generalísimo del Ejército.
Dentro de los cargos públicos que ocupó están el de ministro de Asuntos Exteriores de 1953 a 1961. Durante otros períodos, el poder fue ocupado por familiares o políticos afines a su persona: Jacinto Bienvenido Peynado (1938- 1940), Manuel Jesús Troncoso de la Concha (1940-1942) y su propio hermano Héctor Bienvenido Trujillo (1952- 1960).

junio 20, 2010

Primera presentación de “A la sombra de mi abuelo”, julio 2008, artículo en el periódico El Caribe

El 18 de julio de 2008 se hizo la presentación de mi libro, “A la sombra de mi abuelo”, en el Hotel V Centenario de Santo Domingo.

Asimismo se celebró una rueda de prensa a la que asistieron diversos periodistas de distintos periódicos y/o publicaciones.

Este es el comentario que Luis Alberto Muñoz , en representación de El Caribe, hizo del acontecimiento.

Literatura

 

Aída a la sombra de Trujillo

 

Aída Trujillo, nieta del dictador Rafael Leonidas, al presentar su primer libro “A la sombra de mi abuelo”, dijo que la obra coquetea con el género de la autobiografía y la ficción. En la novela presenta al tirano dominicano en otra dimensión: la familiar

 

Por Luis Alberto Muñoz / El Caribe
Sabado 19 de julio del 2008 actualizado a las 12:45 AM
 
Aída Trujillo vino al país para presentar su primera novela, A la sombra de mi abuelo, un texto en el que la autora imprime el punto de vista de una nieta que crece pensando que el padre de su ascendiente paternal es lo más amoroso y tierno del mundo, pero que a medida que va creciendo se atreve a indagar y darle la cara al dictador.

El color rojo del pelo de Aída Trujillo llama la atención desde lejos, un leve guiño de sus labios sirve para acentuar la palabra que sale de su boca, frases e ideas que se atiborran con ese acento característico de España.

La hija de Ramfis Trujillo aseguró tajantemente en el encuentro con la prensa local que jamás ha pretendido escribir un tratado de historia, porque de eso ya existe suficiente material, sino que la idea la percibe como un desahogo espiritual, que puede ayudar a muchas personas, según confesó Aída en entrevista con El Caribe.
La redacción de A la sombra de mi abuelo (Editorial Norma) está mezclada con hechos históricos e increíbles, combinados por muchos toques de fantasía en donde se echó a volar la imaginación.

La motivación del texto fue un diario íntimo de la autora escrito hace más de 10 años, pero cuando la cronología de su vida le tocó darle la cara a su abuelo, necesitó crear un desahogo y así comenzó a escribir el libro.
Para la escritora, su abuelo y Trujillo son dos personas distintas entre sí, el primero, según sus palabras, el ser más amoroso y tierno de su infancia; el segundo, el dictador, un sistema de gobernar que no comparte para nada Aída, porque lo suyo está alejado de la violencia y crímenes relacionados con las tiranías.

Bajo esa dinámica la novelista subrayó que está casi segura que su abuelo para aquella época habría sido elegido democráticamente, solo que le dio miedo perder el poder y sacó lo peor de sí.
Y aunque el ajusticiamiento de “El Jefe” -como se le decía a Trujillo- sucedió hace 47 años atrás, aún el sarcoma de su imagen persigue a los descendientes de su familia, un tatuaje moral que les resulta imposible borrar.

El latigazo por tener este linaje también ha sido objeto de muchas opiniones, como la que mencionó Aída que sucedió hace un par de años en España, al ser mal recibida en casa de los amigos de una pariente por el solo hecho de ser la nieta del que llevó las riendas de República Dominicana desde 1930 a 1961.

Pero eso no es todo, la escritora también manifestó que incluso aquí en el país le es imposible comprar un terreno o adquirir un departamento, porque en cualquier momento se lo pueden expropiar, “Balaguer dejó estipulado esto por ley, para alejarse del régimen trujillista, incluso, a mis hijos les afecta este mandato, hemos sido marcados”, destacó.
La autora confidenció a El Caribe que aunque hay mucha gente que critica con mucho recelo la gestión que hizo su abuelo en el país, también hay aquellos que le han comentado que cuando éste gobernaba no existía delincuencia y otros males que afectan a la sociedad actual.

Aída también mencionó lo que ha pasado en su país de residencia, España, con la figura de Franco y cómo sus descendientes son tratados en estos días.

“Él vivió, y murió como un dictador tendido en su cama en 1975.

Ahora sus familiares allá son parte del jet set y no son señalados por las acciones del tirano, no entiendo por qué  después de tantos años Trujillo sigue causando tanto morbo.

“No me gustó la fiesta del chivo”

Aída Trujillo también fue indagada acerca de su percepción sobre La fiesta del Chivo, de Mario Vargas Llosa, libro que se convirtió en un verdadero éxito editorial y que puso en la atención del mundo entero la figura del dictador de República Dominicana.

“Fui la única de mi familia que estuvo en el lanzamiento del libro y aquella vez lo hice con todo el valor del mundo”, recordó.

La autora también agregó: “Ese tipo de literatura no me gusta porque es muy violenta, algo que me afecta muchísimo, compré el libro solo porque tenía una cierta relación conmigo, pero para mi percepción ha sido el peor libro que he leído de Vargas Llosa”.

mayo 23, 2010

Entrevista en video del programa Zona 5, por Edwin González, República Dominicana

El presentador comenta y muestra algunas imágenes terroríficas sobre el que fue el mandato de Rafael Leonidas Trujillo.
Me pregunta qué fue lo que provocó que escribiese mi libro, “A la sombra de mi abuelo”. También me pide que hable sobre cómo era él en el ámbito familiar.
Muestra algunas fotografías de mi álbum personal. La entrevista se realizó en casa de mi hermano Rafael.
Sorprendente fragmento de un discurso de Balaguer en el que ensalza a Trujillo y afirma que éste era un enviado del propio Dios.
Las opiniones y comentarios los ponen ustedes…

mayo 22, 2010

Entrevista en video del programa “Tal como somos”, de Radio Televisión de Castilla y León, julio 2009

En esta entrevista, realizada en la ciudad de Valladolid (España), hablo sobre mi proyecto de regresar a vivir en la República Dominicana.  Pero afirmo, además, mi deseo de volver a España, mi segunda patria, en la cual residí durante casi 50 años.

Me preguntan sobre mi dicotomía con respecto al personaje que fue Rafael Leonidas Trujillo Molina, mi abuelo.  También, sobre el trato que mantuve con Francisco Franco, quien fue mi padrino de Bautizo, junto a su esposa, Carmen Polo.

Hacen un breve repaso a la que ha sido mi vida, sobre todo durante mi niñez y juventud.  Se comenta el premio de novela que recibí en el año 2009 y el porqué de mi ausencia voluntaria, en Santo Domingo, a la hora de recogerlo.

Este programa fue emitido a finales del mes de julio del año pasado.  He cambiado bastante desde entonces y para junio voy a cumplir los 9 meses de estadía en mi país natal.

Espero que lo disfruten…

mayo 21, 2010

Listín Diario, Aída Trujillo trabaja en un libro sobre su padre Ramfis

ENTREVISTA

LA AUTORA DE “A LA SOMBRA DE MI ABUELO” PONDRÁ A CIRCULAR HOY SU SEGUNDA EDICIÓN

La República 29 Noviembre 2009, 10:39 PM

Wanda Méndez

Santo Domingo.- Aída Trujillo, la autora de la controversial obra “A la sombra de mi abuelo”, se encuentra en el país. Este lunes pondrá a circular la segunda edición del libro que ha sido objeto de amplias críticas.

Pero ese no es el principal motivo de su presencia en territorio dominicano desde hace casi tres meses.

Al cabo de 50 años de residencia fuera de la tierra que la vio nacer, la hija de Rafael Leonidas Trujillo Martínez (Ramfis) decide radicarse en la República Dominicana, en el país que su abuelo, Rafael Leonidas Trujillo Molina, instauró una dictadura de 30 años.

Con buen sentido del humor, conversadora y amena, Trujillo, concedió una entrevista a LISTÍN DIARIO, sin temor a responder cualquier pregunta sobre su persona y sobre su libro, por más dura que le parezca: ¿QUÉ LA TRAE A RD? En principio radicarme aquí, el día 3 cumplo tres meses aquí.

¿POR QUÉ QUIERE VIVIR AQUÍ?
Porque llevó nada más y nada menos que 50 años viviendo fuera, es mi tierra natal, a pesar de que también España es mi tierra, algo me decía que tenía que venir a vivir en mi país.

¿QUÉ LE GUSTA DE AQUÍ?
La belleza natural, los paisajes, las playas, la simpatía de las personas, que son muy cálidas… Aquí de lo que me quejo es de la luz, eso es tremendo, y por mi trabajo, más todavía, porque tengo que escribir a manos, es muy incómodo, luego tengo que pasar al computador, a lo mejor estoy sola en una casita donde estoy con velitas y mi perrito nadamás.

Me molesta también ver tanta gente sin recursos, pero sin lo más mínimo que tiene que tener un ser humano, no te digo que en España no vea, pero bastante mínimo.

¿RESIDIRÁ EN EL PAÍS SOLA O ESTARÁ ACOMPAÑADA POR SU HIJOS?
Tengo aquí una hija y tengo un hermano, pero yo estoy sola, vivo fuera de la capital.

Para escribir es lo más indicado, estar más tranquila, no tengo tanto compromisos.

Mi hija vive en la capital y yo estoy en Juan Dolio.

¿A QUÉ SE DEDICARÁ EN EL PAÍS?
Estoy escribiendo un libro sobre mi padre.

¿TIENE ALGÚN COMPROMISO DE EMPLEO?
Estoy abierta a que se ofrezca trabajo.

Mi madre, Octavia Ricart, junto a mi padre, Ramfis Trujillo

Mi madre, Octavia Ricart, junto a mi padre, Ramfis Trujillo

HÁBLEME DE ESE FORO DE ESTE LUNES
El motivo es que sale la segunda edición del libro (“A la sombra de mi abuelo”) un tanto corregida por mí, algunas cosas que se pasan en las primeras ediciones, y además con fotos. Es dar a conocer la segunda edición, que haya un pequeño debate.

LUEGO DE TANTA POLÉMICA Y CRÍTICAS A SU LIBRO, ¿NO LE CREA TEMOR PARTICIPAR EN UN DEBATE PÚBLICO?
No me considero una persona miedosa, primero, y lo segundo, no creo que nadie realmente tenga ganas de hacerme daño gratuitamente, porque yo no estoy haciendo daño a nadie. Cuando vine a presentar la primera edición, en julio 2008, hubo un montón de preguntas, algunas difíciles de responder, pero creo que salí airosa, porque dejé bien claro mi postura ante la situación abuelo o dictador, separé a mi abuelo, al que quiero y seguiré queriendo, del político, vuelvo y repito, no estoy de acuerdo con las dictaduras, ni de derecha, ni de izquierda, creo en la democracia, y en España yo luché por la democracia.

¿PIENSA QUE LA FAMILIA TRUJILLO NO DEBÍA SER RECHAZADA EN EL PAÍS?
Creo que los que éramos niños en la época, los mayores dependen de lo que hayan hecho en la época, si ha sido una persona injusta, ha maltratado o herido a alguien, pero yo tenía 9 años cuando murió Trujillo, aunque me acuerdo perfectamente de él, fue lo mejor para mí como abuelo, estoy diciendo como abuelo, no el político.

¿CREE QUE SE HA SIDO INJUSTO CON LAS CRÍTICAS TAN DURAS A SU LIBRO?
Si, sobre todo cuando provienen de personas que no lo han leído, y yo me doy cuenta en seguida.

EN EL LIBRO NARRA CÓMO NACIÓ ¿SINTIÓ RECHAZO HACIA SU PAPÁ CUANDO SE ENTERÓ QUE LE DIO SUSTANCIAS A SU MADRE PARA QUE ABORTARA?
Me enteré de eso ya adulta, a los 20 y pico de años, un día mi mamá me lo contó, no sentí ningún rechazo porque yo comprendo que a veces la gente no quiere tener más niños. Lo que me dolió fue que la forzaran a ella, que la engañaran.

¿POR QUÉ EL LIBRO ESTÁ EN TERCERA PERSONA SI NARRA VIVENCIAS SUYAS?
Porque me cuesta hacer el trabajo en primera persona, es una historia bastante dura.

Incluso, el libro original está escrito con un seudónimo, lo que pasa que el editorial entendió que no era lo mejor. En el libro original me llamaba Isolda y de apellido Cáceres.

EN LA PÁGINA 68 NARRA CONVERSACIONES DE SU MADRE CON TRUJILLO, QUE LO MUESTRA ARREPENTIDO Y QUE EN GRAN PARTE LA CULPA LA TENÍAN SUS COLABORADORES, PERO ADEMÁS QUE ERA SENSIBLE, QUE LLORÓ FRENTE A LA VIRGEN DE LA ALTAGRACIA, ¿LO CREE USTED ASÍ?
No le quiero echar la culpa a nadie, él fue el responsable de sus actos, pero sí quise dar a conocer la faceta humana de aquel hombre y esa conversación fue real, me la contó mi madre en numerosas ocasiones. Yo creo que tenía demasiada carga moral y como ser humano tenía que tener su arrepentimiento, creo que él quería morir, estaba cansado.

EN LA PRIMERA ENTREVISTA QUE NOS CONCEDIÓ POR INTERNET NOS DIJO QUE SU FAMILIA LA HABÍA REGAÑA DO POR ESCRIBIR ESE LIBRO ¿QUÉ ARGUMENTOS UTILIZÓ?
La primera fase fue tú no puedes hablar mal del abuelo, a lo que yo le contesté, yo no hablo mal del abuelo, de eso se encarga la historia, y muchos me han dejado de hablar…(prefirió no comentar los nombres).

HAY UNA PARTE QUE MENCIONA A BALAGUER, LO MUESTRA COMO UN TRAIDOR
El no traicionó a Trujillo porque no se atrevió, él quería el poder, eso lo sabemos todo que era ambicioso, pero él incluso le quitó la nacionalidad a los niños de la familia cuando había acordado otra cosa con mi padre, porque mi padre se fue de aquí, en realidad no quería continuar con la política, a él no le resultó difícil, le dio dinero (a Balaguer) y un trato, que no cumplió.

(+)
NACIMIENTO Y VIDA DE AÍDA TRUJILLO

La vida de Aída Trujillo ha transcurrido entre Santo Domingo, Roma, Madrid, Barcelona, Francia y Estados Unidos. Nace el 23 de agosto de 1952. Hija de Rafael Leonidas Trujillo Martínez (Ramfis) y Octavia Ricart Martínez (Tantana). Es madre de cuatro hijos: Carlos, Jaime, Haydée y Nicolás.

Mi hijo Jaime

Mi hijo Jaime

Dos de mis hijos, Carlos y Nicolás

Dos de mis hijos, Carlos y Nicolás

Estudió en el colegio del Apostolado, en Santo Domingo, en el internado de Monjas del Colegio del Sagrado Corazón, de Madrid y Barcelona, en el colegio Mont-Olivet de Lausanne, Suiza, así como en Jackonsville , Florida.

En Estados Unidos alcanzó el título de secretaria de Dirección. Es una bailadora profesional de arte flamenco, domina cuatro idiomas y amante de la literatura, la música y la pintura.

“A la sombra de mi abuelo” es el primer libro que publica Aída Trujillo. En el país se dedicará a escribir su siguiente obra, sobre su padre Ramfis, al que todavía no le ha colocado un título.

Mi hija Haydée

Mi hija Haydée

Narrará en esa obra los últimos días de vida de su padre. Aunque tiene una hija que vive en el país, ella vivirá sola para escribir con más tranquilidad.

Entrevista para la emisora de radio Zol 106.5, programa “Pulso Matinal”, Listín Diario

ENTREVISTA

“A la sombra de mi abuelo” de Aída Trujillo

LA ESCRITORA ADMITE QUE ESTE LIBRO ES COMO UN DESAHOGO DE LO QUE SINTIÓ CUANDO DESCUBRIÓ QUIÉN ERA ÉL

     
La Vida 30 Julio 2009, 7:35 PM 0 Comentarios

Elaine Novas González

Santo Domingo.- En una entrevista vía telefónica (R.D.-España) y de forma exclusiva para la emisora Zol 106.5, la nieta de Rafael Leonidas Trujillo, Aída Trujillo, habló sobre su libro “A la sombra de mi abuelo”, para el programa “Pulso Matinal” que dirige Marielena Núñez y otros comunicadores.

¿FUE USTED INVITADA PARA RECIBIR EL PREMIO POR SU OBRA “A LA SOMBRA DE MI ABUELO” Y, DE SER ASÍ, POR QUÉ NO ASISTIÓ?
Respuesta: porque yo creo que quedó bastante claro en una carta que envié a la Secretaría de Cultura. No quería ser motivo de eclipsar nada de autores que bien se merecen su premio, tanto de autores musicales como literario con mi presencia.

Tampoco quería ser autora de provocaciones de parte de algunos grupos que, por lo visto, tenían ganas de que se le provocara; no es mi causa ni es mi intención.

Recibí una felicitación de Basilio Belliard, quien es el director de Literatura de la Secretaría de Estado de Cultura.

He dicho en reiteradas ocasiones que el diploma me gustaría recibirlo cuando vaya a República Dominicana.

Además recibí en mi cuenta de aquí la suma correspondiente al premio.

¿CUÁL FUE SU PROPÓSITO AL ESCRIBIR “A LA SOMBRA DE MI ABUELO”, COMO NIETA Y COMO ESCRITORA?
Bueno, una cosa es ser escritora y la otra ser nieta de Trujillo (ríe un poco). Yo no nací con el sello de escritora, pero he nacido con un sello que es el de ser nieta de Trujillo.

Entonces lo de ser escritora sí me lo he buscado yo, lo otro no. Mi propósito, como lo expliqué el año pasado, al escribir el libro ha sido como empezó a gestarse hace 11 años, siendo un diario íntimo en el que yo desahogaba toda mi pena por haber descubierto esas facetas ocultas para mí sobre lo que fue mi abuelo, a quien yo consideraba lo mejor, y que era Trujillo. Nunca descubrí al que fue el gobernante, al dictador, el político, el tirano, como lo quiera calificar cada uno. Aquello fue muy doloroso, empecé a escribir un diario íntimo que se fue expandiendo y terminó siendo ese libro llamado “A la sombra de mi abuelo”.

¿BELIARD FUE QUIEN LE SUGIRIÓ QUE NO FUERA A LA PREMIACIÓN?
Él y varias personas más, por el miedo de que se formaran motines, pancartas, yo decidí ir, pero al final tome en consideración lo que me decían, y como en realidad no quiero fastidiar a nadie…

Pero ya iré a recibir mi premio a mi patria querida.

¿QUÉ QUISO ESCRIBIR USTED: UNA NOVELA O UN LIBRO DE MEMORIAS?
Dentro del criterio de novela, con el respeto de Céspedes, el criterio que tengo es dentro de la novela. La novela puede contener hechos reales y no reales, de testimonio, pero el que se ha leído el libro puede comprobar, puede ver que no puedo dar testimonio, algunos son una serie de circunstancias que pueden ser ficción.

En todo el libro hay pinceladas de ficción en donde lo real se mezcla. Nunca lo he considerado un libro histórico, ni siquiera un testimonio, sino una mezcla entre la historia que yo me sé, que yo he buscado durante todo este tiempo, lo que he indagado, lo que me han contado, tanto trujillistas como anti-trujillistas, y la inspiración que me ha venido del arte, que es una inspiración divina, con lo cual yo sí lo catalogaría como novela. Entonces le pediría al señor Céspedes que no sea tan severo, porque en mi vida nunca he ido brincando.

¿QUÉ OPINA USTED DE LO QUE HAN CONSIDERADO ALGUNOS CRÍTICOS DE QUE ESTA ES UNA DE LAS OBRAS QUE HAN QUERIDO REIVINDICAR LA IMAGEN DE TRUJILLO EN EL ASPECTO HISTÓRICO?
Yo no quiero para nada rehabilitar la figura de Rafael Leonidas Trujillo, el dictador en República Dominicana.

Yo lo único que he querido y pretendido es que se viera esa parte de él que es desconocida, que es la parte interna de la familia.

Me ha costado mucho separar al político del abuelo, pero yo al abuelo lo quiero mucho, y no quiero que por yo haber escrito este libro se quiera decir que yo pienso que Trujillo haya sido un maravilloso gobernante, y que fue un ángel de la guarda para República Dominicana. Yo no estaría de acuerdo, para nada ha sido mi intención, y no conozco esa campaña de la que hablan. Lo que le puedo decir es que yo, Aída, no formaría parte de esa labor de rehabilitar ha Trujillo el político como alguien maravilloso.

¿CÓMO SE SIENTE CADA VEZ QUE VIENE AL PAÍS?
Después de haber sido exiliada durante tantos años desde la primera vez que he ido al país, me siento con una emoción que no podría describir.

Cada mañana que despierto, cuando estoy allá, me parece todo maravilloso a pesar de la situación actual y que me gustaría ayudar a mi país. Pero todo me parece perfecto.

Para mí es el país más bello del mundo.

¿LE GUSTARÍA VIVIR EN EL PAÍS TAL COMO LO HIZO EN LOS ÚLTIMOS AÑOS RAMFIS TRUJILLO?
Me encantaría y más ahora que tengo 56 años. ¿Y de todos eso lugares donde he residido: Roma, Estados Unidos, Barcelona, Francia y ahora en Madrid, en cuál considera usted que está mi patria? A mí me gustaría que me cremen y echen mis cenizas al mar Caribe.

SABEMOS QUE USTED ESTÁ ESCRIBIENDO SOBRE SU PADRE, ¿SOBRE QUÉ SE TRATA, TIENE QUE VER CON EL ATENTADO?
Es sobre los últimos días de mi padre, y no creo que fuera un atentado. Puede que esté equivocada, como en muchos momentos de mi vida, pero dejémoslo con que fue un accidente de coche.

mayo 13, 2010

Reportaje y entrevista en el Periódico El País de España

Reportaje y entrevista por Julia Luzán, periódico El país (España), 19/07/2009

El País semanal

REPORTAJE: PERSONAJE

Mi abuelo, El DictadorJULIA LUZÁN 19/07/2009

Palacio Nacional, Santo Domingo, República Dominicana

Palacio Nacional, Santo Domingo, República Dominicana

Sanguinario, cruel. Rafael Leónidas Trujillo, contemporáneo y amigo de Franco, tiranizó a millones de personas en la República Dominicana durante más de tres décadas. Vargas Llosa lo retrató en ‘La Fiesta del Chivo’. Ahora es su nieta quien descubre cómo fue en realidad aquel hombre.

Cuando veo los resultados sobre quién fue aquel político, Rafael Leónidas Trujillo, aunque reconozca que hiciste algunas cosas buenas por el país, no puedo aceptarte. Lo siento, abuelo…”. Aída Trujillo (Santo Domingo, 1952), hija de Octavia Ricart, Tantana, y Ramfis Trujillo, nieta del hombre al que llamaban El Jefe, Chapita (por su afición a las condecoraciones) o El Chivo, uno de los dictadores más sanguinarios del siglo XX -“el que podía hacer que el agua se volviera vino y los panes se multiplicaran, si le daba en los cojones”, como lo describió Mario Vargas Llosa en La Fiesta del Chivo (Alfaguara)-, el que gobernó la República Dominicana durante tres décadas, entre 1930 y 1961, ha querido dar a conocer al mundo su profundo dolor al enfrentarse a la realidad de su vida en el libro, aún inédito en España, A la sombra de mi abuelo (Norma Editorial).

Trujillo, años treinta

Trujillo, años treinta

Once años ha pasado la nieta de Trujillo dando forma a este relato, con el que ha logrado el Premio Nacional de Novela 2009 en la República Dominicana.”Todo empezó porque quería desahogar mi tristeza, mi indignación, mi rabia. Sentía que debía descubrir quién era mi abuelo, el dictador, el torturador, no mi abuelito al que adoraba y al que sigo queriendo, aunque he sido duramente criticada por ello y por decir que él fue lo más tierno de mi infancia”.

De aquellosrecuerdos en el Palacio Nacional en los años sesenta, en la bautizada por la megalomanía del dictador Ciudad Trujillo, Aída recuerda los fastos y el oropel que rodeadan a su abuelo. “Él venía de una familia muy humilde y le gustaban los uniformes y las plumas, era muy sudamericanazo”.

Los Trujillo vivían en el mejor de los mundos. El apuesto Ramfis seduciendo a mujeres con su amigo el playboy Porfirio Rubirosa, mientras su esposa, Tantana, sufría en silencio. Ella y su hija Aída fueron las favoritas del general: “Mi abuelo era un ser maravilloso, tierno, bueno”. Pero Ramfis decidió que Aída y su hermana María Altagracia estudiaran en un internado de Suiza. Fue allí donde aquel 30 de mayo de 1961 recibieron la noticia de la muerte del abuelo. “Yo no lo creí. Si me hubiera dicho que se había muerto en su cama, me hubiera dolido, pero lo hubiera aceptado, pero al decir que lo habían matado…”.

Aída relata su historia con pasión. Su rostro muestra las cicatrices de una vida arrasada por maridos, amantes, pérdidas y desgracias. Dice que ya de niña comenzó a hacerse preguntas, “pero no quería respuestas”. Su familia respondía con evasivas. En su casa jamás vio fotos de su abuelo. “Había como un rechazo. Ahora me arrepiento, pero he tirado cosas que tendrían un valor histórico. Decidí que iba a pasar del tema, corrí un tupido velo y me olvidé. Cuando mi abuelo murió, hubo saqueos de las casas de mi familia, Joaquín Balaguer [presidente de la República Dominicana] incluso derribó la de mi abuelo”.

Luego llegó el exilio. “Nos fuimos todos a París, y allí estaba la que fue la segunda mujer de mi padre, Lita. Se me juntó todo: la muerte de mi abuelo, mi madre destrozada… De los seis hermanos, todos, excepto dos, nos fuimos con ella a Roma. Mi madre tenía miedo y nos inscribió en el colegio con su apellido, éramos los Ricart, un símbolo de la oposición al régimen de Trujillo. Después de una temporada en Roma nos vinimos a España. Carmen Polo y Francisco Franco eran mis padrinos, y mi padre, Ramfis, vivía ya en Madrid. Muchas veces me río cuando pienso en sus deseos de una educación europea para sus hijos y nos manda a España, a una dictadura franquista…”.

Bautizo de Aída

Bautizo de Aída

En 1975, de forma fortuita, Aída se da de bruces con la verdad. “Volví de nuevo a mi país cuando murió mi abuela materna, Nieves, y me reencontré con mi niñez, con los olores, la luz”. A partir de entonces viajó a menudo a Santo Domingo. Lo hacía cada vez que entraba en conflicto con su segundo marido, José Manuel Inchausti, Tinín, al que se refiere siempre como “el torero”.

En una de esas escapadas, paseando por el centro de la ciudad caribeña, “algo me empujó a una librería. Compré seis u ocho libros sobre mi abuelo y me fui para el hotel Hispaniola. Me lancé, ávidamente, a hojearlos y fue un impacto terrible, muy doloroso, no puedo ni explicarlo con palabras. No me lo quería creer, pero estaba ahí. Libro que cogía, libro que ponía aún peor a mi abuelo. Lloré como una loca, me fui a la piscina y comencé a tomar copas. Tantas que el tipo del bar me dijo: ‘Señorita, le voy a traer alguna picadera pa que no se me maree’. Y yo pensaba, si supieras quién soy, lo mismo no me traías nada. Tiré los libros y regresé a España”.

En A la sombra de mi abuelo, Aída Trujillo fantasea con personajes como Desarraigo, Abandono, Dolor, Desesperación, Democracia, Criterio… ” Son sentimientos que he volcado en el libro como si fueran personas. Criterio entró en mi vida aquella noche, en 1975, en que descubrí quién fue realmente mi abuelo”. Los asesinatos de Galíndez, del piloto Murphy, de las hermanas Mirabal, ningún crimen o tortura de Trujillo se escamotea en el relato y en la memoria de la nieta. Son cosas que no han gustado a su familia . “Soy la oveja negra. Algunos lo admiten porque lo vieron. Con mi madre (murió hace 16 años) hubiera discutido; ella me decía: ‘Es tu abuelo, tú no tienes derecho’…, y yo replicaba que era un asesino, un tal, un cual, y se enfadaba mucho conmigo. Aunque paradójicamente fue quien me narró muchas de las cosas que yo recojo en mi libro”.

Escribir el libro ha sido su mejor terapia. “Al principio me costó mucho. Lloraba, apartaba el ordenador como si fuera un enemigo. El recuerdo de mi abuelo era como un cuchillo que me clavaban en el corazón. En el libro soy implacable. Todavía hoy, cuando hay gente que me viene a hablar bien de mi abuelo, yo les discuto. No se pueden justificar los crímenes, las torturas de esa era”.

Aída ha conocido a algún superviviente de las víctimas de Trujillo. Ha hablado con un sobrino de las Mirabal. “Yo siento, de rebote, una cierta culpabilidad con respecto a esas personas que me han dado una lección increíble porque son muy tolerantes y han sabido separarme a mí de mi abuelo”.

La sangre gaditana que le legó su abuela Nieves corre por las venas de Aída. Aprendió a bailar flamenco y, ya separada del torero, debutó en 1982 en uno de los tablaos más populares de Madrid, Los Canasteros. “Esa época fue

Gerardo Iglesias, ex Secretario General de Izquierda Unida (España)

Gerardo Iglesias, ex Secretario General de Izquiera Unida (España)

fundamental para plantarle cara a mi vida. Empecé a contactar con gente de izquierdas y aunque escuchaba cosas que me dolían, yo quería saber más. Algunos, al oír mi nombre, se quedaban pasmados. Conocí a Gerardo Iglesias, el que fue secretario del PCE, en 1987, y surgió el romance. Fue muy comprensivo conmigo”.

Tablao flamenco Los Canasteros (1982) con Juan Carmona (Ketama) y Diego Losada

Tablao flamenco Los Canasteros (1982) con Juan Carmona (Ketama) y Diego Losada

-¿Qué sintió cuándo se publicó La Fiesta del Chivo, un libro que habla con crudeza de su abuelo?

-Vargas Llosa es un gran escritor y La Fiesta del Chivo es una gran novela, pero, a mi modo de ver, demasiado basada en la sexualidad y con mucho morbo con el caso de los ajusticiadores de mi abuelo [los héroes del 30 de mayo], los que pusieron fin a su vida. Dos de ellos vivieron, a los otros se los cargó mi padre, algo que a mí me parece horrible, pero fue lo que le dio a él por hacer. Un 30 de mayo del año 2000, -ya había salido el libro de Vargas Llosa- le digo a mi hijo pequeño: ‘Hoy es el día en que mataron a tu bisabuelo’, y él me preguntó quiénes fueron; le dije que eso no importa, que él también mató a muchas personas, y me contestó: ‘Entonces es normal que lo mataran. Era un dictador’. En ningún momento digo en A la sombra de mi abuelo que las personas que pusieron fin a su vida fueran unos asesinos. Quienes critican que me hayan dado un premio por escribir sobre Trujillo han cogido el libro por donde les ha dado la gana. Nunca hablo de ellos como asesinos, afirmo que si todo un pueblo les llama ajusticiadores, pues así serán.

Dolida por quienes han hecho imposible ir a Santo Domingo a recoger su premio y agradecida a los escritores y a los que eligieron su libro como el mejor, asegura que lo hará en breve. “De este año no pasa”, afirma tozuda.

                                                                                    ——————————————-

NOTA

Como ocurre a menudo, tengo que hacer alguna aclaración a esta entrevista.  A veces el entrevistado no se expresa bien o el periodista no le entiende.

Lo haré en una sección:  Aclaraciones a algunas entrevistas.

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.