Aída Trujillo

febrero 5, 2017

Carta dirigida a mí, de parte de una linda, y muy jovencita, dominicana, nacida el 31 de enero del año 2000, en Santiago de los Caballeros (República Dominicana)

Melanie Rose Núñez Vargas

Melanie Rose Nuñez Vargas

 

Querida Aida Trujillo Ricart,

Estas humildes líneas son para decirle que soy una fiel admiradora de sus fascinantes novelas que pueden considerarse históricas porque relatan datos históricos, pero a su vez demuestran una gran parte excluida y sin relatar de su reconocida familia, con dosis de imaginación y creatividad.

Otro motivo por el cual le escribo es porque quiero decirle que he leído su primer libro “A la sombra de mi abuelo” que es una novela muy linda ya que relata todos los sucesos ocurridos a usted y a su familia antes y después de la muerte de su abuelo.a-la-sombra-portada

También he sido capaz de leer “entre líneas”, darme cuenta y entender muchas cosas y sentimientos que usted transmite indirectamente, o tal vez intencionadamente, en la forma en que relata sus hermosas historias.

Yo no la conozco muy bien, solo a través de sus libros y algunas cosas que he oído. Usted tampoco me conoce muy bien, tal vez se acuerda porque soy hija de Juan (el del Supermercado Janet, en Cabarete). Pero a pesar de no conocerla bien me he tomado la libertad de escribirle para decirle que he notado cierta tristeza y profunda angustia que ha sentido a lo largo de su vida, por el rechazo de la gente de nuestro país solo por saber el apellido que tiene y de la familia que viene, sin darle la oportunidad de conocerla bien.

Otra cosa es que, si alguna vez se ha sentido rechazada por alguna persona, no se lo tome a pecho porque no lo hacen por usted precisamente ya que es usted una persona dotada de muchos dones como: ser una gran novelista, tener un gran amor al arte, la literatura, el baile y el Flamenco (cosas de las que me enteré por sus libros), sino que, si acaso la rechazan, solo es por ser nieta del ex Presidente Rafael Leonidas Trujillo Molina y porque muchas personas son ignorantes y no reconocen ni aceptan que si usted es familiar o descendiente de alguien no significa que tengan que ser iguales en su personalidad.

 

Melanie con su familia

Melanie con su familia

En fin, lo que quiero decir es que, a pesar de las tormentas, no se detenga porque sé que su vida no ha sido fácil ya que han sido muchos los momentos de agonía, tristeza y soledad, que imagino que ha afrontado como: la tristeza de su madre (cuando usted era niña), el asesinato de su abuelo, la muerte de su padre, el exilio a varios países, la lejanía de sus seres queridos y de su Patria, la muerte de su hijo, el arrebato de su nacionalidad, los problemas de hermanos, el rechazo de algunos, etcétera.

Pero recuerde que no lo hacen por usted sino por pensamiento errado que tienen a los de su familia.

Yo no soy como otros porque no la rechazo por ningún motivo, mejor aún, la comprendo y la respeto totalmente. Cuente con mi lealtad como lectora siempre.

No sé si cree en Dios, si es así ¡qué bueno! Y, si no, espero que algún día lo haga para que Él guíe e ilumine su vida y la de los suyos siempre.

Perdóneme si alguna cosa que dije le molestó o le pareció atrevida pero creo que debía expresarme y decirle que con Dios vencerá todas sus dificultades y verá que, si se sigue esforzando por ser mejor persona, Dios le dará su recompensa, porque siempre lo hace, porque Él es amor y la ama y la acepta tal cual es, con sus virtudes y defectos.

La felicito por ser tan buena escritora y ser tan valiente como para exponer su vida y personal a todo el mundo a través de sus escritos y por permitirme expresarme a usted.

Espero que le guste mi carta y que no le haya lastimado y, si lo hice, le pido mil disculpas. La respeto y acepto como la persona que es.

Sinceramente,
Su fiel lectora Melanie Rose Núñez Vargas

Melanie en la playa

Melanie en la playa

28/12/2014

octubre 22, 2011

Publicaciones en el periodico El Nacional, Cabarete, cinco días seguidos sin agua

21 Octubre 2011, 11:41 AM

Sin agua la vida no tiene futuro

Sin agua la vida no tiene futuro

Vivencias cotidianas de allí y aquí

 

Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

Cabarete, cinco días seguidos sin agua

 

Ávida, como estaba, por beneficiarme del disfrute de tener agua corriente en casa, el otro día cometí un pequeño error que me acarreó, sin otras consecuencias, a Dios gracias, más trabajo del que normalmente tengo.

Con algo de ropa enjabonada, dejé abierta la llave del lavamanos, para, a continuación, aclararla. Olvidé que, por fin, ya había vuelto y conseguí, sin querer, como es obvio, inundar, en grado menor, parte de mi vivienda.

Aquí, en Cabarete, llevábamos, desde el viernes, sin que el líquido elemento llegase a nuestras casas, debido, supuestamente, a una avería muy grave.

Esto, empero, no impidió que, a los operarios que debían reparar el detrimento, se les concediese su descanso dominical, ni se les sustituyese por otros. Ante situaciones como esta, en un país en donde la mayor parte de los comercios abre los domingos, el asunto, llamó mi atención.

Señores, me decía a mí misma, en voz alta, ¡esto no se trata de comprarse un vestido ni un perfume! ¡Este problema es vital e imprescindible para mantener la higiene y evitar enfermedades! Pero, claro, nadie podía oírme, y creo que, de haberlo hecho, tampoco me hubiese escuchado, que no es, aunque pueda parecerlo, lo mismo.

Como sabemos, el mal funcionamiento de los servicios sanitarios son algunas de las razones por las que las enfermedades que se transmiten por el agua siguen siendo un problema de salud importante en los países en desarrollo.

El agua contaminada es una de las principales fuente de transmisión de enfermedades

El agua contaminada es una de las principales fuente de transmisión de enfermedades

El día anterior, lunes, algunas gotas comenzaron a brotar, tímidamente, de los grifos de las casas bajas. Colmada de paciencia, la gente aprovechó para recogerlas en cubetas, o en cualquier otro recipiente.

La contaminación, con sus consabidas consecuencias, estaba garantizada si la situación no cambiaba.

Se produjo, además, un exceso de adquisición y consumo de sustancias tóxicas, como lo son el ácido muriático, el cloro, el amoniaco, etc. cuyo fin era intentar el preservarnos de posibles y peligrosas enfermedades.

No considero necesario el nombrar los lugares de más riesgo en los hogares, en donde se fueron acumulando dichas sustancias corrosivas, cuyos efluvios tampoco son, precisamente, saludables.

Como vivo en un segundo piso, y aquí no subía ni una sola gota, me vi obligada a comprar varios botellones de agua potable, con el fin de poder ocuparme de mi higiene personal.  De todos modos, la de la llave, o grifo, no se puede beber.

Podrán imaginar que la utilicé para darme lo que, popularmente, se llama “un lavado de gatos” y para proceder al necesario, y diario, cepillado de dientes.

Tuve que utilizar, además, unos cuantos litros de ese agua potable, a falta de otra alternativa, para derramarlos en el inodoro, junto al ácido.

Con ello, y jabón en polvo, intentaba evitar que éste se convirtiese en una asquerosa letrina, peor que una pocilga, atrayendo microbios de todo tipo.

Entamoeba Histolytica, una de las causantes de la Amibiasis

Entamoeba Histolytica, una de las causantes de la Amibiasis

Botellón de agua potable

Botellón de agua potable

Otros, de aquellos apreciados litros, fueron destinados a verterlos en una ponchera, acompañados de jabón para vajillas y algunas gotas de cloro, que coloqué dentro del fregadero.

Esto lo hice con el fin de poder dejar en remojo los pocos platos que ensuciaba, sin necesidad de enjuagarlos, para no desperdiciar el agua, e impedir atraer una microfauna indeseable.

La, cada vez más frecuente, resistencia bacteriana a los antibióticos es alarmante.

La, cada vez más frecuente, resistencia bacteriana a los antibióticos es alarmante.

Procuré, durante esos días, alimentarme mediante productos que no necesitasen ser cocinados, evitando, de ese modo, que se amontonase loza sucia.

Obviamente, la ropa para lavar se me acumuló y, entre escritos y lecturas, fui haciendo lo que pude con las de tamaño pequeño, teniendo gran cuidado.

Y, cuando, el martes, al fin, volvió el suministro de agua, que hubo que dejar correr pues salía de color marrón, surgió, inesperadamente, el “otro” problema que tanto afecta la vida cotidiana de nuestra patria.

Procurando no caer en la desesperanza, intenté olvidar el asunto y me puse a escribir estas líneas, a mano, ya que, desde las 8 de la mañana, hasta las 6 de la tarde… ¡estuvimos también privados de luz!

 

agosto 27, 2011

Publicaciones en el periódico El Nacional, Las mudanzas

12 Agosto 2011, 11:08 AM

Vivencias cotidianas de allí y aquí

Las mudanzas

Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

 

Suelen ser inevitablemente insoportables, a pesar de que el traslado pueda producirse de un sector de la misma ciudad  a otro. Aunque es bastante poco, he conocido, en España, gente que no se ha mudado nunca de casa.  Me parece, por un lado envidiable, pero, por otro, aburrido.

Nuevamente me toca mudarme, por sexta vez, nada menos, en mi país, desde mi llegada que cumplirá su segundo aniversario el 3 de septiembre.

Cabarete centro

Cabarete centro

Esta vez me voy hacia al norte, término de Puerto Plata, concretamente a Cabarete. Existen diversos motivos para haber elegido ese destino pero, me da en el corazón que es el que me corresponde en estos momentos.

Las mudanzas son odiosas, por lo menos para mí y la gente que me rodea y coincide conmigo. Además, cuando uno está instalado en una casa, lo tiene todo más o menos organizado. ¡O eso creía! Y lo digo porque, de pronto, uno se encuentra con que no halla tal o tal cosa que debería estar en tal sitio.

Finalmente, cuando lo encuentra, ya no sabe ni en qué caja colocarlo “para no olvidar que está ahí”.  Obviamente, lo olvida hasta que no tiene el coraje de vaciar todo, cosa que no se suele hacer en un día.

Cuando no se tienen demasiadas pertenencias, uno piensa que, en un par de días, como mucho, lo habrá recogido y empacado todo. Es una de las mentiras más grandes que me he regalado a mí misma cada vez que me he cambiado de domicilio. Pero, lo mejor de todo, es que siempre vuelvo a caer en mi propia trampa.

Preparas cajas, que nunca son suficientes, aunque uno se engaña también pensando que las hay de sobra, y te convences de que en un “plis plas”, como se dice en España, las rellenarás y vendrán a recogerlas.

Eres, obviamente, consciente de que, una vez que te hayas trasladado a tu nuevo hogar, tendrás que elegir puntualmente adonde vas a colocar los muebles y objetos. “¡Pero eso será cuando llegue allí, tranquilamente, sin prisas!” “¡Marcaré cada caja con lo que contiene, eso facilitará todo!”

Empiezas, normalmente de buen humor, si te agrada el trasladarte de adonde estás viviendo en ese momento, y a sacar cosas de los armarios, gavetas, baldas, etc. Pero, al cabo de tres o cuatro horas de extenuante y aburrido trabajo, te das cuenta de que queda aún más, muchísimo más de lo que creías. Y tu entusiasmo empieza a deteriorarse, pasito a pasito.

En estos momentos estoy en esa fase, aunque reconozco que hoy he conseguido hacer mucho, pidiendo ayuda, por supuesto. Una ayuda que pensaba, como siempre, que no me iba a hacer falta.

Ahora estoy ilusionada con “saber” que, cuando llegue a mi destino, podré desembalar y colocar a mi ritmo, despacio, con música, sin niños con sus horarios, etc.

Pero, en el fondo sé que, no será así.

Eso sí. Cuando coloque lo imprescindible,me prometo a mí misma caminar hacia la playa y darme un chapuzón en el mar.

Estoy segura de que comprenderán este escrito tan absurdo y tan real como la vida misma.

¡Vengan a visitarme! ¡Aquello es precioso!

EN EL MOMENTO EN EL QUE PUBLICO ESTA ENTRADA, YA ESTOY EN MI NUEVA CASITA

Primera foto en Cabarete, mañana del 8 de agosto

Primera foto en Cabarete, mañana del 8 de agosto

Primera noche, con el colchón en el suelo

Primera noche, con el colchón en el suelo

Por donde empezar...

Por donde empezar...

Pero, el 22 de agosto por la noche, víspera de mi cumple, "Irene" no nos dejó dormir...

Pero, el 22 de agosto por la noche, víspera de mi cumple, "Irene" no nos dejó dormir...

Organizando

Organizando

Por supuesto, traje mis queridas plantas

Por supuesto, traje mis queridas plantas

Chilling, mi perrito, se instaló haciendo honor a su nombre

Chilling, mi perrito, se instaló haciendo honor a su nombre

Yo, en la nueva casa

Yo, en la nueva casa

Blog de WordPress.com.