Aída Trujillo

marzo 12, 2012

Publicaciones en el periódico El Nacional, Elegía y homenaje a Arturo Ruiz, uno de los más renombrados sastres de Madrid

9 Marzo 2012, 1:49 PM

Vivencias cotidianas de allí y aquí

Elegía y homenaje a Arturo Ruiz, uno de los más renombrados sastres de Madrid

Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

Arturo Ruiz con su esposa, Irene Serrano y yo, Ibiza 1984

Arturo Ruiz con su esposa, Irene Serrano y yo, Ibiza 1984

Mi amiga Irene y yo, siempre unidas

Mi amiga Irene y yo, siempre unidas

Aparte de haber sido un profesional de los más grandes, un artista del arte del corte, uno de los aspectos más difíciles de su oficio, Arturo era uno de mis mejores amigos, al igual que su esposa, Irene Serrano.

Me conduelo con ella, sus hijos, nietos y demás familiares y amigos, me conduelo también conmigo misma pues le quería mucho.

                   SASTRERIA ARTURO

                                        Dirección  principal en:

Reina Mercedes, 13

                                             28020 , MADRID

Arturo Ruiz era un trabajador nato e incansable. Tenía el don de ser altamente positivo, aunque estuviese pasando un mal momento, como nos ocurre a todos alguna vez en la vida, en cualquier aspecto. Era un hombre muy recto pero, a la vez, muy cariñoso.

Él era el organizador, el amigo con el que siempre contabas, con el que tenías interesantes conversaciones, con el que podías llorar y reír.

En fin, era un verdadero amigo. No tengo palabras para expresar mi pena por su pérdida.

Es curioso que, habiendo publicado la semana pasada sobre el tema de las planificaciones y proyectos en la vida, haya ocurrido esta triste desgracia justo ahora, cuando creía que podría verle y darle un gran abrazo.

Y lo peor fue precisamente eso, mi errada planificación.

Puerta de Alcalá de Madrid

Puerta de Alcalá de Madrid

Llegué a Madrid el viernes 24 de febrero pasado y no quise llamar a Irene porque pretendía darle, tanto a ella como a su esposo, como siempre le ha llamado, una sorpresa.

Me presentaría en su casa, sin avisar, tal era el grado de nuestra amistad, mientras ellos creían que yo seguía en Cabarete. Como ese era mi plan, si llamaba desde aquí, Madrid, no hubiese sido factible, como es lógico.

Deseo añadir que, Arturo e Irene, eran una pareja sumamente unida y divertida.  A él, que era además muy inquieto, le encantaba viajar.

Y así lo hacían, muy a menudo, siempre juntos.

Arturo le llevaba bastante edad a mi amiga pero, por su energía, parecía ser más joven que todos nosotros, sus familiares y amigos.

Pero, volviendo al tema de las planificaciones, insisto en que, aunque son necesarias, tenemos que estar plenamente abiertos a los cambios que se producen en nuestras vidas.

Después de citarme con algunos médicos, cuando me liberé un poco, pedí a mi nuera que llamase por teléfono a mis queridos amigos, el viernes, día 2 de marzo, una semana después de mi llegada.

Ella me iba a hacer el favor de preguntarles si iban a salir o estarían en casa aquella tarde pues, a través de una amiga, que había llegado desde la República Dominicana, les había enviado una carta física que ella, mi nuera, prefería  entregarles personalmente. Y así lo hizo.

Pero la que se llevó una dolorosa y terrible sorpresa fui yo cuando, ella, mi nuerita, acongojada, me devolvió la llamada y me informó de que Arturo había fallecido el día anterior, el primero de este mes, y ya había sido inhumado. Todo estaba hecho.  No pude acudir a ningún acto relacionado con su muerte.

No creo en las casualidades y sé que esta ha sido otra lección de la vida. Si hubiera contactado con ellos nada más llegar, como era verdaderamente mi deseo, sin esperar, sin proyectos y de modo espontáneo, habría llegado a tiempo para despedirme de él.

Me he propuesto no volver a actuar de ese modo, que me parecía tan tierno y afectuoso, y que me hacía mucha ilusión. Era como un juego de niños e imaginaba la cara de asombro, del matrimonio amigo, cuando apareciese en persona en su hogar, en el lugar de la carta que esperaban.

Pero, muy lamentablemente, no ha sido así y la existencia me ha vuelto a jugar una mala pasada.

Arturo querido, sé que estás en el Cielo, junto a mi hijito Jaime, a quien querías mucho también.

Echo de menos tu presencia en Madrid.

Irene querida, te veré e intentaré brindarte algo de consuelo, si la vida me lo permite, en estos días.  ¡Por lo menos así lo espero y deseo, con toda mi alma!

agosto 29, 2010

Publicaciones en el periódico El Nacional de República Dominicana, “El verdadero amigo”

19 Agosto 2010, 11:33 AM

Vivencias cotidianas de allí y aquí

Escrito por: Aida Trujillo (El verdadero amigo)

A mi modo de ver, en general, el término “amigo” se utiliza demasiado a la ligera.   Uno suele tener, por supuesto, muchos conocidos y  “amiguetes”, como se les llama en España, gente que le rodea a uno en las noches de bonche (juerga, en aquel país), etc.

Pero a esos no les considero verdaderos amigos.  Un amigo es sagrado, único, especial; tan valioso que resulta indescriptible.  Las acciones son las que determinan una auténtica amistad.  Un amigo está con uno, de corazón, en los buenos y en los malos momentos de este sendero al que llamamos vida.

Cuando era aún muy joven, falleció mi mejor amiga.   Tardé mucho en reponerme de su pérdida y, destrozada por la pena, le dediqué unas palabras:

“He perdido un gran amor que no es ni carne ni sangre…  Es un consuelo inesperado, una llamada a tiempo…  Es una amiga fiel…”

Por entonces sólo escribía para mí misma.  Tenía un cuaderno, que aún conservo, con anillas que facilitan el sacar y volver a colocar las hojas, sin dañarlas.

Un amigo podría ser un familiar, que se comporta como tal y que trasciende los lazos de sangre, o una persona que acabamos de conocer.  La relación puede empezar de una manera inimaginable e insospechada.

El verdadero amigo, no tiene porqué coincidir ni profesar con nuestras creencias.

He podido comprobar que, cuanto más se opone y nos las discute pero a pesar de ello nos ama, más auténtica es su amistad.  Su cariño no está supeditado a coincidir con nosotros porque es incondicional.  Y viceversa…

En el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española la palabra amistad se define así:   “Relación de confianza y afecto desinteresado entre personas, ordinariamente recíproco, que nace y se fortalece con el trato.”

Por ello opino que, antes de pronunciar esa importante palabra, deberíamos pensarlo dos veces.  Los auténticos amigos no siempre se encuentran a pares y merecen destacar y ser respetados.

Cuando los encontramos, tomamos conciencia del valor del cariño desinteresado.  Un valor que no es “carne”, o sea objeto de nuestra pasión carnal, ni “sangre”, como lo es nuestra familia biológica.  A eso me refería con mis palabras para Isabel (q.e.p.d.)…

Gozo de la gran suerte de ser rica en amigos verdaderos, aunque también he sufrido muchas decepciones a lo largo de mi existencia terrenal.

Ese es uno de los numerosos motivos por lo que siento un inmenso respeto por ese vocablo.

Aída Trujillo Ricart

Blog de WordPress.com.