Aída Trujillo

noviembre 4, 2011

Parte de mi pasado afectivo y profesional, el gran arte del cine y el videoclip de la canción de la cantante Jeanne Mas, “Y`a des bons…”

Admiro a esta cantante francesa, de ascendencia española, cuyo “look”, en la época de finales de los años 80, llamaba todavía mucho la atención, sobre todo en España.

Ella lo llevaba con dignidad y belleza, pues es muy guapa, y yo tuve la suerte de trabajar en la realización de este videoclip, perteneciente a su canción “Y´a des bons…”.

Por entonces, Enrique Gabriel, el hoy en día reconocido director, guionista y productor de cine, de origen argentino, no había realizado aún su primer rodaje como Director. Ejercía, con pasión y amor, una excelente labor como Ayudante de Dirección.

Gracias a él, y obviamente al trabajo que propuse y, después, realicé como Jefa de Vestuario, que complació a la cantante, fui contratada como tal, con gran satisfacción para mí.

Pero, cuando estábamos trabajando, en un pueblo alejado de Madrid, en donde se rodaron varias escenas, surgió un problema: Una de las actrices extra, la que tenía que protagonizar el papel de mora, a quien asesinan junto a su familia, nos falló a última hora.

Recuerdo que cundió algo de pánico pues, los rodajes, por más sencillos que sean, suelen resultar bastante caros.

Pero la famosa cantante, Jeanne Mas, de gran carácter y personalidad, no perdió la calma o, por lo menos, no lo demostró.

Aparte de ser la protagonista de este videoclip, cuya canción sigue emocionándome, fue la que resolvió aquel contratiempo. Se fijó en que yo podía pasar por ser nativa de cualquier país árabe.

Entonces, muy educadamente, se me acercó, de una forma tan humilde que llamó mi atención, para pedirme el favor de reemplazar a la persona que no pudo, o no quiso, cumplir con su compromiso.

No solamente accedí, sino que me sentí afortunada por haber colaborado, por partida doble, ejerciendo también como actriz, en este trabajo. Desde que era pequeña ya me encantaba actuar. Esa es una de las aficiones que todavía no entiendo porqué no intenté desarrollar. ¡Pero así es la vida!

Cuando hace un tiempo encontré estas imágenes, buceando por YT, volví a emocionarme, evocando y reviviendo aquel pasado feliz en el que trabajé duramente, incluso en largometrajes, gracias a Enrique que, por entonces, era mi pareja sentimental.

Quiero creer que no decepcioné a nadie con mi labor y, por ello, me atrevo a incluir, en esta entrada de mi blog, lo que el celuloide plasmó hace ya tantos años.

Espero que disfruten del entorno y puesta en escena del mismo pero, sobre todo, de la hermosa canción que, en él, interpreta esa gran artista que es Jeanne Mas.

noviembre 18, 2010

Publicaciones en el periódico El Nacional, Enrique Gabriel, director, en el Festival de Cine de República Dominicana

18 Noviembre 2010, 11:41 AM

Vivencias cotidianas de allí y aquí

Escrito por: Aida Trujillo

Enrique Gabriel, director, en el Festival de Cine RD

Se celebra, ahora, la cuarta edición del Festival de Cine de República Dominicana y me siento orgullosa y complacida por ello.

Al mismo, ha sido invitado Enrique Gabriel Lipschutz, del que prometí volver a hablar.  Presenta su interesante documental  titulado “La pérdida”.

Le conocí en el año 1987 y de nuestra unión nació Nicolás, nuestro hijo de dieciocho años.  Ahora, Enrique, está felizmente casado con una mujer a la que aprecio mucho y que es productora ejecutiva: Lina Echeverri.

Enrique Gabriel y su hijo Nicolás

Enrique Gabriel y su hijo Nicolás

Enrique nació en Buenos Aires el 7 de noviembre de 1957 y se trasladó a España en el 1974, junto a sus padres y hermanas, Elena y Masha. A continuación, durante algunos años, fijó su residencia en Paris, regresando después a Madrid.

Durante un rodaje, conoció a la actriz británica Lesley Anne Down con quien contrajo un matrimonio que no duró mucho tiempo.

Nacido en un hogar en el que la inquietud por toda expresión cultural ha sido relevante, Enrique escribe guiones en tres idiomas: español, francés e inglés.  Su padre, Isidro, un hombre entrañable, fallecido hace algunos años, era un reconocido periodista. Su madre, Lucía, una señora a la que adoro y admiro, es escritora y hasta llegó a traducir, del ruso al español, nada menos que “Archipiélago Gulag”.  Me encanta que mi Nicolás sea nieto de estas dos maravillosas personas.

Cuando conocí a Enrique luchamos por conseguir que uno de sus guiones, un largometraje, se proyectara en la gran pantalla.  En el 1992, después de gran esfuerzo, dedicación y trabajo, se estrenó, al fin, “Krapatchouk”.  Les invito a que lo vean y se deleiten con una trama inesperada, dramática y divertida al mismo tiempo.

Le siguió la realización de otros films no menos interesantes:  “En la puta calle”, “Las Huellas Borradas”, “Suspiros del corazón” y, por último, “Vidas pequeñas” que acaba de proyectarse en el prestigioso Festival de Cine de Valladolid, con gran éxito.

Aunque nuestra relación como pareja no funcionó, nuestro vínculo como seres humanos y amigos ha resultado ser un éxito absoluto y un gran aprendizaje en la vida.

 

Blog de WordPress.com.