Aída Trujillo

junio 4, 2012

Publicaciones en el periódico El Nacional, La Ermita de la Virgen de los Remedios de Colmenar Viejo (Madrid)

Filed under: Agustín Ruiz de Villarrubia,Arte románico,blogs dominicanos,blogs internacionales,Cardenal Antonio María Rouco Varela,Castillo de Manzanares El Real,Colmenar Viejo,columnas publicadas en periodico el nacional,Descubrimientos arqueológicos en Colmenar Viejo,El arte durante la Guerra Civil de España,Ermita de la Virgen de los Remedios de Colmenar Viejo,escritos de aida trujillo en el periodico el nacional de republica dominicana,España,Familia Mendoza de Colmenar Viejo,fiestas de españa,fiestas de madrid,Fotografías,Fotos,Historia de España,Iglesia Católica,Imágenes,Madrid,Manzanares El Real,Memoria Histórica de España,Navacerrada,Necrópolis,Obras de arte religioso,Patrona de Colmenar Viejo,Renacimiento,Residencia Militar en Navacerrada,Restauraciones antiguas,Rey Fernando el Católico,San Bartolomé,Señores del Real de Manzanares,Sierra de Madrid,Talleres Granda de Madrid,Virgen de los Remedios,Visigodos — Aida Trujillo @ 9:25 am
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

1 Junio 2012, 10:54 AM

Imagen de la Virgen de los Remedios

Imagen de la Virgen de los Remedios

Entrada a la Ermita de la Virgen de los Remedios

Entrada a la Ermita de la Virgen de los Remedios

Vivencias cotidianas de allí y aqui

Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

 

Ermita de la Virgen de los Remedios, en Colmenar Viejo (Madrid)

 

Ana y Javi Garrosa, mis queridos amigos

Ana y Javi Garrosa, mis queridos amigos

El pasado sábado, día 26 de mayo, para distraerme de mis penas y pesares, unos amigos entrañables, Ana y Javier Garrosa, me invitaron a almorzar y pasear fuera de Madrid.

Estuvimos en Navacerrada, un pueblo que está emplazado en la sierra madrileña, en la Residencia de Militares, en donde degustamos unos “judiones” exquisitos, acompañados de chorizo, tocino y morcilla.

Judiones, un manjar típico castellano

Judiones, un manjar típico castellano

Una delicia que, por puro placer y glotonería, antecedió a un cochinillo asado y unas “natillas”.

Vistas desde la carretera de Navacerrada

Vistas desde la carretera de Navacerrada

Uno de tantos balcones, repletos de flores, en Manzanares

Uno de tantos balcones, repletos de flores, en Manzanares

Castillo de Manzanares El Real

Castillo de Manzanares El Real

Después, nos dirigimos a otro pueblo, Manzanares El Real, famoso por su castillo, muy bien conservado, como podrán comprobar en la foto, en donde dimos un largo y agradable paseo, caminando.

Caminando por Manzanares

Caminando por Manzanares

Sin embargo, a pesar de lo bien que mis amigos hicieron que transcurriese mi sábado, gracias a su amorosa y simpática compañía, no esperaba encontrarme con una hermosa sorpresa: la Ermita de la Virgen de los Remedios, en el término municipal de Colmenar Viejo, una villa cercana a la capital, adonde insistieron que acudiésemos.

Ellos ya la conocían, pero yo no tenía idea de su existencia, como muchos otros, incluso siendo madrileños.

Entrada a la ermita

Entrada a la ermita

Entrada al recinto de la ermita

Entrada al recinto de la ermita

Vista general de la capilla

Vista general de la capilla

A la entrada a la capilla, me senté en uno de sus bancos de madera y permanecí rezando, ante su presencia, un rato, en el que se me llegaron a saltar las lágrimas.

Quedé, además, impresionada por la belleza de la figura de la Virgen, del altar, por la sencilla beldad de su templo y la de su entorno natural.

Mis amigos, y yo, juntitos, en el parking de la Residencia Militar de Navacerrada

Mis amigos, y yo, juntitos, en el parking de la Residencia Militar de Navacerrada

Con la repoblación de Colmenar Viejo, en los restos del primitivo templo, dedicado a San Bartolomé, el pueblo levantó una ermita, inspirados por el propio santo, según se comenta, en donde se incorporó el culto a Nuestra Señora de los Remedios, en 1670.

Importante es, también, tener conocimientos sobre los restos y yacimientos arqueológicos, de gran interés, que confirman la presencia visigoda en la fundación de esa villa.

Los vetustos hallazgos, efectuados en las inmediaciones de la ermita, nos mantienen al tanto de que existieron pequeños núcleos de población, que organizaron esta zona, alrededor del siglo VII d. C.

Tumbas visigodas cercanas a la ermita

Tumbas visigodas cercanas a la ermita

El terreno, en donde está emplazada dicha ermita,  escondía una necrópolis que corresponde, aproximadamente, a los siglos VI y VII. Estos datos los refiere una campaña arqueológica que tuvo lugar en noviembre y diciembre de 1999 y en junio de 2003.

En la actualidad, podemos contemplar, junto al santuario, parte de la arquitectura funeraria de un reducido cementerio, que conserva algunas sepulturas pertenecientes a pequeños panteones familiares. En su interior se inhumaron varias personas fallecidas, acompañadas por un ritual en donde no faltaba la “jarrita funeraria”, una tradición pagana que fue sustituida por un culto religioso.

De igual modo, el área funeraria se agrupó a lo largo de este montículo, en cuya parte superior se levantó un templo, que serviría a cubrir las necesidades espirituales de las comunidades rurales próximas.

Escudo de la Familia Mendoza

Escudo de la Familia Mendoza

El pasado representado por los restos romanos, visigodos y medievales, tocó fin con la presencia de la Familia Mendoza. Colmenar recibió, entonces, el privilegio, de “Villazgo”.  Éste fue otorgado, en el 1504, por el Rey Fernando el Católico, quedando, así, Colmenar, segregado de la jurisdicción de Manzanares El Real.

Así, pues, su papel histórico, expone y justifica buena parte de su herencia patrimonial, su engrandecimiento y auge durante el Renacimiento.  De ahí se deriva su riqueza monumental más relevante, que abarca desde la espléndida Basílica de Nuestra Señora de la Asunción hasta la colección de ermitas situadas en el entorno de la villa.

El Cabildo Parroquial dispuso colocar a la Virgen de los Remedios en esa ermita, por estar enclavada en un lugar céntrico, desde donde se divisan muchos pueblos de la parte meridional del Real de Manzanares. Su fin era fomentar, entre los mismos, peregrinaciones y visitas a la imagen de Nuestra Señora. Su hermoso altar fue adaptado para que sirviese, además de a la tradicional devoción a San Bartolomé, también de asiento a la Virgen.

Hablar de la familia Mendoza es, con mucho, narrar la historia de una de las más importantes familias, ligada íntimamente con la historia de Castilla y de España.

De la notabilidad histórica de Colmenar Viejo, los rasgos que fortifican su encanto turístico son su condición de “capital”, y “Puerta de acceso a la Sierra”, condiciones que se cimientan en el devenir histórico en que Colmenar se vio inmerso.  La villa posee una identidad propia, fruto de un rico legado histórico de siglos, y la acumulación de recursos naturales, culturales y patrimoniales.

La Virgen de los Remedios, vista lateral

La Virgen de los Remedios, vista lateral

De los datos que aportan cierta luz sobre el origen de la devoción a la Virgen de los Remedios, parece ser que, la versión con más sentido, es que nos encontramos ante una de esas imágenes que acompañaban a los ejércitos medievales en sus batallas.  Cuando éstas finalizaban, los Mendoza, Señores del Real de Manzanares y sus contornos, la entregaban a la Parroquia de Colmenar Viejo, por ser la principal de la comarca, para que recibiese el mayor agasajo posible.

La imagen de la Patrona de la villa, es una talla en madera, de estilo románico tardío, y se venera en este hermoso altozano, centrado en un pinar, situado a 4.5 Km. del centro urbano.

De ella, se conservan algunas fotos anteriores al 1914, en las que se puede comprobar que estaba compuesta, únicamente, por un rostro y unas manos, siendo el resto del cuerpo un armazón de madera. Éste se cubría con ricos mantos de tela y, como hemos mencionado, su cabeza lucía una espléndida corona.

En 1914, siendo párroco de Colmenar Viejo don Agustín Ruiz de Villarrubia, se llevó a restaurar la imagen a los Talleres Granda de Madrid. De dicha artística restauración volvió, renovada, la actual efigie.

Hoy existe una Fundación Félix Granda

Hoy existe una Fundación Félix Granda

La rehabilitación también retocó su rostro, aportando su serena belleza, que nos recuerda a las más bellas serranas. Los dibujos de sus vestidos fueron tomados por don Félix Granda de unos restos de casullas del siglo XIII, existentes en Roma.

Don Agustín juró solemnemente, delante del pueblo, que aquella era la imagen de Nuestra Señora de los Remedios. A partir de entonces su culto creció de modo espectacular, hasta nuestros días. Al parecer, carecen de fundamento las versiones acerca de su aparición, ignorándose la fecha exacta en la que el pueblo decidió nombrarla su Patrona.

Su figura, durante la Guerra Civil Española, fue depositada en el Museo de Arte Moderno de Madrid, de donde se recuperó al término de la contienda. Le faltaban, entonces, la corona de oro y pedrería que poseía anteriormente. Sin embargo, existen datos que demuestran que la talla se encontraba oculta bajo el suelo de la ermita.

Cardenal Antonio Mª Rouco Varela

Cardenal Antonio Mª Rouco Varela

En el año 1942 fue declarada, por el Consistorio local, “Alcaldesa de honor de Colmenar Viejo”. A posteriori, fue coronada, canónicamente, por el Cardenal Antonio María Rouco Varela, e1 24 de junio de 2001.

La talla de la Virgen de los Remedios mide tan solo unos 80 cms. de altura.  Está vestida con una túnica y un manto, a modo de capa romana, cerrado con un broche, una toca, que le cae hasta los hombros y rodea su cabeza, y un calzado puntiagudo.

La Virgen de los Remedios vista de frente

La Virgen de los Remedios vista de frente

Se encuentra sentada de frente, en actitud de escucha y diálogo para con sus devotos. Su  Santo Niño, reposa sobre sus rodillas y va vestido de modo semejante al de su Madre, pero con los pies descalzos. A modo de bendición a sus fieles, levanta los dedos índice y medio de la mano derecha, mientras, con la mano izquierda, sostiene un libro que simboliza el Evangelio. Esto es algo propio del siglo XIII pues, en el XII, las imágenes eran más pequeñas y tenían un aspecto rígido.

La conclusión es que nos topamos con una escultura románica, perteneciente a finales del XII o principios del XIII, por tener los caracteres propios de las de esa época. En la parte posterior, tiene una inscripción, en lengua latina, que apunta: “Esta antigua efigie de la Santísima Virgen María de los Remedios, fue restaurada, a instancia de los habitantes de Colmenar Viejo, y dedicada, de nuevo, al culto, el 31 de mayo de 1914.”

junio 13, 2011

Publicaciones en el periódico El Nacional, Romería del El Rocío en Almonte (Huelva)

9 Junio 2011, 11:14 AM

Virgen del Rocío

Virgen del Rocío

Ermita del El Rocío en Almonte

Ermita del El Rocío en Almonte

Vivencias cotidianas de allí y aquí

Romería de El Rocío en Almonte (Huelva)

Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

La Romería del Rocío es una manifestación religiosa, popular, católica y andaluza en honor de la Virgen del Rocío. Se celebra el fin de semana del Domingo de Pentecostés. La Virgen se encuentra en la ermita que está situada en la aldea de Almonte (Huelva) del mismo nombre.

Romeros cruzando el Parque de Doñana

Romeros cruzando el Parque de Doñana

“El Rocío” atrae alrededor de un centenar de cofradías de las poblaciones cercanas a Cádiz, Huelva y Sevilla.

Lince ibérico en el Parque de Doñana

Lince ibérico en el Parque de Doñana

Los peregrinos atraviesan a pie, o en barca, las marismas del delta del Guadalquivir, para llegar allí, en el límite del Parque Natural de Doñana.

Durante esta celebración, esta aldehuela, de alrededor de 2.000 habitantes, se convierte en la tercera ciudad de España más poblada.

La peregrinación tiene una duración de una semana, contando con el “camino” hacia ella. Allí se unen la pasión, devoción, tradición y diversión.

Este año, el momento culminante del fervor colectivo aconteció en la noche del domingo 12 al lunes 13 de junio.

Es la ocasión en la que, engalanada y adornada con sus collares barrocos, la “Paloma de las Marismas” sale de su santuario y desfila en medio del impaciente gentío.

Sus porteadores tropiezan constantemente, pues el paso siempre está obstaculizado por una marea de admiradores cuya razón, aturdida por la espera y las fiestas que preceden al acontecimiento, se tambalea con las primeras luces del alba.

Imagen representativa de la Hermandad del Rocio de Villamanrique

Imagen representativa de la Hermandad del Rocio de Villamanrique

La memoria popular ha rescatado del olvido, transmitiendo, de generación en generación, la historia que supuso el descubrimiento de la Santa Imagen, en la misma zona que ocupa actualmente su santuario.

No hay dudas sobre la pertenencia de esta imagen a Almonte, aunque se señala la participación e importancia de la villa de Villamanrique en su hallazgo.

Popularmente se describe que, a principios del siglo XV, Gregorio Medina, un cazador de Mures, la actual Villamanrique de la Condesa, tuvo que dirigirse a Las Rocinas, lugar frecuentado por los cazadores. Allí, en un hueco del tronco de un árbol centenario, la encontró y, en un principio, la confundió con una muñeca.  Pero era un representación de la Virgen del Rocío que permanecía escondida desde la época de los moros. Medía casi una vara de alto y estaba hollada por las inclemencias del tiempo.

El cazador volvió a Almonte y dio cuenta de su descubrimiento. Entonces, numerosos vecinos se trasladaron al lugar en cuestión y se llevaron la imagen. Como consecuencia, entre los de esa localidad y los de Villamanrique, surgió una disputa que se subsanó siguiendo una costumbre de la época.

Las fronteras y el yugo que unía a la pareja de bueyes, atados mediante unos cordeles

Las fronteras y el yugo que unía a la pareja de bueyes, atados mediante unos cordeles

Engancharon pues, en unas carretas, dos yuntas de bueyes para que su fuerza, cada uno tirando hacia un lugar opuesto, decidiera el sitio donde se emplazaría la Virgen.

Ambas potencias quedaron igualadas y este hecho se interpretó como una sentencia del deseo de la Virgen de permanecer en el mismo lugar en donde fue hallada. Decidieron, entonces, colocar la talla en el mismo sitio y construyeron una ermita, con la ayuda de las limosnas de los fervorosos.

Esta versión es parte de la historia oral que comparten los pueblos de la comarca.

Devotos de toda Andalucía, España y el mundo entero (existe incluso una Hermandad en Bruselas), acuden a la aldea de El Rocío los días anteriores al lunes de Pentecostés.

Escudo de la Cofradía del Rocío

Escudo de la Cofradía del Rocío

La gran Lola Flores era una de las asiduas e imprescindibles en las caminatas almonteñas.

La gran Lola Flores era una de las asiduas e imprescindibles en las caminatas almonteñas.

Allí se dan, y se daban, cita numerosos personajes famosos, pertenecientes a distintos mundos.  Se bebe vino, se come y se bailan sevillanas.  Lo que casi no se hace es dormir pues nadie desea perderse ni un minuto de la fiesta.

Durante el resto del año la tranquila localidad, acoge a los visitantes que desean conocer el centro de una pasión que trasciende lo religioso y se convierte, año tras año, en un verdadero acontecimiento social.

Un dato poco conocido es que, el 26 de junio de cada año, se celebra la tradicional “Saca de Yeguas”. Las manadas, compuesta por más de un millar de ejemplares, se trasladan desde las marismas de El Rocío hasta el pueblo de Almonte.

Las marismas y vistas al Rocío

Las marismas y vistas al Rocío

"Saca de yeguas"

"Saca de yeguas"

Esta celebración representa una de las peregrinaciones marianas más importantes del mundo y una de las romerías más multitudinarias.

Carmina Ordóñez

Carmina Ordóñez

Aunque se dice que “El Rocío es el camino”, y doy fe  de ello pues lo he recorrido desde Triana (Sevilla), junto a la malograda y querida Carmina Ordóñez, los días “grandes” se sitúan en  el fin de semana, prevaleciendo la madrugada del domingo al lunes.

Es entonces cuando la Virgen sale en una procesión que comienza con el espectacular  y muy peculiar “salto de la reja”.

"Salto de la reja"

"Salto de la reja"

Este acto termina bien entrado el día y, en él, los fieles se encomiendan a la “Blanca Paloma”, nombre que también tiene asignado esta Virgen, hasta el año siguiente.

Río Quema

Río Quema

Al que recorre el Camino del Rocío por primera vez, se le “bautiza” en el río Quema, aunque esté casi seco y el primerizo se llene de barro.  A mí me ocurrió.

La Raya Real es el camino del Rocío más conocido, el más cantado, el más espacioso, y el más simbólico de todos los que nos llevan a las plantas de la “Blanca Paloma”.

Rocío Jurado, antes de su fallecimiento, junto a su marido, el torero Ortega Cano

Rocío Jurado, antes de su fallecimiento, junto a su marido, el torero Ortega Cano

"La Raya Real"

"La Raya Real"

La verdad es que la atracción que esta fiesta ejerce sobre la gente es tan grande que, quien va una vez al Rocío, repite con seguridad.

Isabel Pantoja, con su hijo Paquirrín, de niño, vestido con traje campero

Isabel Pantoja, con su hijo Paquirrín, de niño, vestido con traje campero

Otra de las personalidades que no suele faltar a su cita con la Virgen del Rocío, es la Duquesa de Alba.

Otra de las personalidades que no suele faltar a su cita con la Virgen del Rocío, es la Duquesa de Alba.

La Infanta Elena, a caballo, y con el tradicional sombrero cordobés

La Infanta Elena, a caballo, y con el tradicional sombrero cordobés

La Reina Doña Sofía junto a la Infanta Cristina

La Reina Doña Sofía junto a la Infanta Cristina

abril 23, 2011

Publicaciones en el periódico El Nacional, Semana Santa de Sevilla

21 Abril 2011, 1:24 PM

Vivencias cotidianas de allí y aquí

Escrito por: Aida Trujillo (Semana Santa de Sevilla)

Semana Santa de Sevilla

La celebración de la Semana Santa en Sevilla es un auténtico y espectacular acontecimiento.  Aunque no se conoce, a ciencia cierta, la auténtica historia de sus Cofradías o Hermandades, ya que, habían hablado de ella los historiadores González de León y Bermejo, en el siglo XIX, ya lo había hecho, anteriormente, el Abad Gordillo en el XVII.  Su origen es muy antiguo y se remonta al Concilio de Trento.

Reglas de la Hermandad de la Veracruz de 1627, Biblioteca Universitaria de Sevilla

Reglas de la Hermandad de la Veracruz de 1627, Biblioteca Universitaria de Sevilla

Costaleros 1686

Costaleros 1686

En sus comienzos, se hacían las estaciones del “Vía Crucis” portando tan solo una cruz parroquial con manguilla. Las Cofradías salían al exterior del casco urbano, razón por la cual se constituyeron en iglesias y conventos erigidos fuera de las murallas. Más tarde, cuando ya fueron numerosas, además del crucifijo, cada una tomó su propio estandarte, ilustrado con un Misterio de la Pasión, con el fin de distinguirse la una de la otra.

Este hecho conformó lo que hoy se conoce como Hermandades, que reúne a distintos barrios o parroquias, venerando a la imagen guardada en su templo.

Reglas de Iniesta, 1671

Reglas de Iniesta, 1671

Nos encontramos, pues, con las famosas Hermandades de La Macarena, San Bernardo, San Julián las más antiguas, o más recientemente San Gonzalo, Tiro de Línea, Nervión, que unen el concepto “barrio” con el de “Hermandad”.

La Macarena

La Macarena

Catedral de Sevilla

Catedral de Sevilla

Así fue hasta que, a principios del XVII, el Arzobispo, Fernando Niño de Guevara, dispuso que hicieran estación en la catedral, con la excepción de las del barrio de Triana, que debía hacerlo en la Parroquia Mayor de Santa Ana.

Arzobispo Fernando Niño de Guevara

Arzobispo Fernando Niño de Guevara

A partir de entonces surgieron sanas rivalidades entre las Hermandades que empezaron a encargar imágenes a importantes artistas y elaborar en madera las que se representaban en sus estandartes. Comenzaron entonces a llevar en parihuela estas representaciones, sustituyendo a los lienzos.

Iglesia de Santa Ana

Iglesia de Santa Ana

La Semana Santa en Sevilla es, para muchos sevillanos, la celebración más importante, superando incluso a la famosa  Feria de Abril. El realizar las labores de “costalero” es un gran honor. Se trata de una notable tradición que atrae una gran cantidad de devotos de otras localidades españolas y a una enorme afluencia de turistas.

Esta fiesta escenifica la Pasión de Jesucristo en diferentes episodios, representados por esculturas de gran valor artístico y religioso. Las figuras son portadas encima de grandes parihuelas, acompañadas por “nazarenos”, lo que configura a lo que se conoce como “paso” o “paso de palio”.

Los “nazarenos” que las acompañan son los “penitentes”, cargo que es una distinción vivida con orgullo.  En muchas de las Hermandades existen listas de espera para realizar esta labor. Pero, siendo un hecho que pasa de generación en generación, no todos pueden alcanzarlo, una tradición que está altamente respetada.

Lo mismo ocurre con los “costaleros” que son los que llevan el peso de la estructura del “paso”. Esta tarea es muy importante pues ellos van marcando un ritmo que varía según cual sea la Hermandad y los recorridos que tengan marcados.

Capataz dando indicaciones a los costaleros

Capataz dando indicaciones a los costaleros

Ser “costalero” requiere una gran preparación y trabajo en equipo para moverse en perfecta concordancia. De no hacerlo así,  la estructura podría romperse al perder el equilibrio. También es necesaria una enorme capacidad de sacrificio pues, llevar el “paso”, es más complicado de lo que parece. De hecho, en Sevilla podemos ver azulejos en las paredes de los recorridos de las Hermandades, en memoria de aquellos “costaleros” que fallecieron portándolos. Los “costaleros” son guiados por un capataz ya que, bajo su estructura, no pueden ver nada.

Cristo del Gran Poder

Cristo del Gran Poder

No es extraño que ocurra, durante estas fechas, que se tenga que suspender algún “paso”  a causa de las lluvias primaverales.  Esto es debido a que, aparte de las esculturas en sí, que suelen ser tallas de madera con varios siglos de antigüedad, estas son vestidas y decoradas con ropajes, mantos y joyas de gran valor.  Lo mismo sucede con  las estructuras ornamentales en donde van ubicadas las imágenes..

Aunque este es el trabajo de todo un año de la gente de la Hermandad, la última palabra de si un “paso” puede salir o no, la tiene el párroco de la iglesia.  Si éste teme que haya tan solo una posibilidad de que el conjunto pueda ser dañado por el agua, a pesar de los grandes esfuerzos, no saldrá hasta el siguiente año.

Jesús de la Redención en el beso de Judas

Jesús de la Redención en el beso de Judas

A lo largo del recorrido de las procesiones, los “pasos” hacen paradas en las que, los fieles y desde los balcones, cantan “saetas”. Este es un canto religioso, generalmente improvisado y sin acompañamiento, que tiene su origen en el estilo del “cante jondo” tradicional del flamenco.

Cantando una saeta

Cantando una saeta

En Sevilla, esta festividad se vive con especial intensidad y es allí en donde podemos encontrar las Hermandades más antiguas y las tradiciones más arraigadas.

Ecce Homo, Durero

Ecce Homo, Durero

marzo 20, 2011

Publicaciones en el periódico El Nacional, Historia y tradiciones de las “Fallas” de Valencia

17 Marzo 2011, 11:17 AM

Vivencias cotidianas de allí y aquí

Historia y tradiciones de las “Fallas” de Valencia

Escrito por: Aida Trujillo (https://aidatrujillo.wordpress.com)

El origen de las Fallas de Valencia se remonta a una antigua tradición de sus carpinteros. En vísperas de la fiesta de su patrón, San José, el 19 de marzo, éstos realizaban hogueras en las calles.  Las llamas devoraban los trastos inservibles y unos artilugios, llamados “parot”, que servían para elevar los candiles, cuando oscurecía. Más tarde se empezó a vestir al “parot”, colgándole un cartel insinuante, y de ahí nació el llamado “ninot”.

En el siglo XVIII, las fallas eran simples fogatas que evolucionaron hasta convertirse en figuras elaboradas con gran sentido del humor, crítico e irónico. Alrededor del año1870 los festejos populares fueron hostigados duramente. Pero, en 1885, surgió un movimiento en su defensa y la revista “La Traca” empezó a premiar los mejores trabajos, provocando una pugna que dio lugar al nacimiento de la falla artística.

Falla Mercat Russafa, 1900

Falla Mercat Russafa, 1900

Tras el invierno, Valencia se dispone a recibir la primavera y a más de un millón de visitantes. Lo tradicional es recorrer sus calles y contemplar las fallas, mientras se disfruta de un chocolate con “bunyols de carabassa”.

El 15 de marzo empieza la “plantà” y el 16, por la mañana, ya están, más de 700 monumentos, algunos de 25 metros de altura, en su lugar. La “cridà”, el detonante del comienzo de las celebraciones, es la invitación que realizan las falleras mayores.

Imagen de la "cridà"

Imagen de la "cridà"

Meses antes, los artistas que realizan las estatuas, presentan sus dibujos, resumiendo su esencia, aunque existen especialistas colaboradores. Si su boceto es aprobado, se materializa en arcilla o plastilina, iniciando el modelado de los “ninots”. Los ensayos de ensambladura se realizan desde febrero, puesto que las figuras, por sus grandes dimensiones, no pueden salir enteras de los talleres.

«En un día solamente puedo conseguir 20 centímetros de espolín. Al año, no puedo comprometerme para más de cuatro trajes.» afirma Vicente Enguídanos Grancha.

«En un día solamente puedo conseguir 20 centímetros de espolín. Al año, no puedo comprometerme para más de cuatro trajes.» afirma Vicente Enguídanos Grancha.

La fina indumentaria, propiciada por los festejos, hace de Valencia la única ciudad de España donde se mantiene la artesanía sedera en telares manuales, radicada durante la ocupación árabe. Existen, también, numerosas empresas dedicadas al arte de la pirotecnia y a la recuperación de danzas y  trajes tradicionales.

Finas telas para la elaboración de los trajes de las falleras

Finas telas para la elaboración de los trajes de las falleras

San José

San José

Aunque la jerarquía católica intentó dar a la fiesta de San José un carácter  religioso, sólo permanecen los actos del Gremio de Maestros Carpinteros, destacando la misa de la capilla de las Escuelas Pías.

La concentración frente al Palacio de Justicia es uno de los puntos clave para disfrutar de la visita a la ciudad, además del Desfile de la Ofrenda en la aristocrática calle de la Paz. Las falleras portan ramos de claveles, rosas y gladiolos y los falleros sostienen, sobre sus hombros, los canastillos que elaboran o adquieren en las floristerías populares.

Virgen de los Desamparados

Virgen de los Desamparados

La ofrenda de flores a la Vírgen

La ofrenda de flores a la Vírgen

Cabalgata del Reino

Cabalgata del Reino

En los últimos años ha tomado valor la categoría del premio a la mejor iluminación de las calles de Valencia.  Todo un espectáculo digno de admirar.

El ninot infantil 2011 que, por votación popular, se salvará este año de la acción devastadora de las llamas es la que bajo el título “Homenaje a Vicente Ferrer“, obra de Pedro M. Rodríguez, engalana ya la falla de Reino de Valencia – Duque de Calabria. La figura ganadora ha contado con el voto de 17.389 valencianos.

Homenaje a Vicente Ferrer

Homenaje a Vicente Ferrer

La “cremá” da por terminada las celebraciones y simboliza sacrificio y exaltación, pues, en ella, se destruye el trabajo de meses. Es un rito que obliga a la superación, aunque produzca, en general, un lacrimoso estado de desencanto.

 

La "cremà"

La "cremà"

"Nit del Foc"

"Nit del Foc"

Rosa María Vega González, Fallera Mayor 2011

Rosa María Vega González, Fallera Mayor 2011

Irene Rozalen Valero, Fallera Mayor Infantil 2011

Irene Rozalen Valero, Fallera Mayor Infantil 2011


  •  

    Gabrriel Llop Villar, Presidente Infantil 2011

    Gabriel Llop Villar, Presidente Infantil 2011

  • junio 23, 2010

    Publicaciones en el periódico El Nacional de República Dominicana, Feria de San Isidro en Madrid

    13 Mayo 2010, 11:12 AM

    Vivencias cotidianas de allí y aquí

    Escrito por: Aida Trujillo (mailto:www.aidatrujillo.wordpress.com/)

    Fiestas de San Isidro Labrador en Madrid

    San Isidro el Labrador

    San Isidro el Labrador

    El 15 de mayo se celebra en Madrid la fiesta en honor a San Isidro Labrador, patrono de la ciudad.  Nacido en el año 1082, destacó por su ardiente amor hacia la villa que le vio nacer y por su devoción a la Santísima Virgen. Sus asombrosos milagros, más de 400, fueron contemplados en el proceso de su canonización. Sus conteporáneos le veneraron por su caridad sin límites, junto a su esposa Santa María de la Cabeza.  Este matrimonio se fundió en su mutuo amor, como pocos.  De su unión nació un hijo, Illán, que también alcanzó la santidad y que fue causa de uno de los más asombrosos milagros de los dos santos.  Isidro y María le resucitaron tras haberse caído en un profundo pozo.

    San Isidro murió el 30 de noviembre de 1172 y fue inhumado en su parroquia, el cementerio de San Andrés.  En 1212 fue descubierto su cuerpo incorrupto.  Desde entonces es el patrón de Madrid.  Beatificado por el Papa Paulo V en el año1619, se estableció la celebración de su fiesta  para el 15 de mayo.  Gregorio XV le canonizó en el año 1622.  El Papa Juan XXIII extendió su  patronazgo a los agricultores y campesinos españoles por medio de la Bula “Agri Culturam” (año 1960).

    Esta semana, la de su conmemoración, Madrid se viste de fiesta. Se pueden ver a hombres, mujeres y niños ataviados con el característico traje de los antiguos oriundos de la urbe. En distintos lugares de la ciudad se montan las típicas “verbenas”. Y, hoy en día, la máxima expectativa está fijada en la celebración de varias corridas de toros.

    Sin embargo, y como relata Diego Lechuga en su libro, “San Isidro: 50 corridas 50”, Madrid  nunca celebraba, como ahora, la fiesta taurina sino que se centraba en las “verbenas” y la música al aire libre. Los toros se reservaban para agasajar a visitantes ilustres o con motivo del nacimiento de algún príncipe, pero jamás para honrar al santo labrador.  Hoy en día la Feria de San Isidro se ha convertido en una de las más importantes, por no decir en la más relevante, del mundo de la tauromaquia.

    En 1946 el asesor jurídico, Livinio Stuick, tomó las riendas de la empresa Jardón que era la encargada de organizar los festejos taurinos en Madrid.  Aquel joven fue el que ideó y decidió celebrarlos en torno a San Isidro.  Aunque sabía que no existía tradición taurina durante esas fiestas, su ambición le llevó a hacer un estudio del público madrileño y a analizar sus fechas de esparcimiento. Y fue así como, por su afán de lucro, surgió la feria que este año cumple su sesenta y tres aniversario.

    El 15 de mayo de 1947 se celebró la primera corrida de toros durante el agasajo al patrón de la ciudad. Es muy probable que su inventor nunca imaginase a la dimensión, tanto económica como artística, a la que iba a llegar con el tiempo su idea.

    En Madrid, desde el principio, se celebra una romería en torno a la ermita erigida en honor de su patrón, junto al Río Manzanares. Cada 15 de mayo es costumbre reunirse allí para comer en su famosa pradera, La Pradera de San Isidro. También es típico bailar un “chotis” vestido de “chulapo” y saborear las tradicionales “rosquillas tontas” que se venden en los puestos de la feria. ¡De Madrid al Cielo!

    La Pradera de San Isidro

    La Pradera de San Isidro

    Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.