Aída Trujillo

diciembre 13, 2011

Agradecimientos por el almuerzo de Navidad, que nos fue ofrecido por Don Radhamés Gómez Pepín, Director del periódico El Nacional, en nombre de su propietario, Don José Luis Corripio Estrada

12 de diciembre de 2011, Cabarete        

Agradecimientos por el almuerzo de Navidad, que nos fue ofrecido por  Don Radhamés Gómez Pepín, Director del periódico El Nacional, en nombre de su propietario, Don José Luis Corripio Estrada

 

Se acercan, para mí, fechas que, hace algo más de un año, resultaban ser alegres. Épocas  que festejaba con mis hijos, familiares y amigos, como espero que ustedes las celebren: con gozo desbordante, la casa adornada para la ocasión, música, baile y sabrosos manjares.

Recuerdo que pasaba muchas horas en la cocina, desde por la mañana, preparando esa cena especial para mis seres queridos.

Sin embargo, a partir de las del 2010, me resultan dolorosas, tristes, angustiosas, nostálgicas,  por un motivo muy poderoso: el fallecimiento de mi hijo Jaime, en el mes de julio del mismo año.

Desde entonces no acepto invitaciones de ningún tipo, para celebrarlas. Por supuesto, tampoco adorno mi hogar ni preparo nada especial.

Al contrario, prefiero acostarme temprano para que, sobre todo la Nochebuena, a la que considero una fiesta absolutamente familiar, pase rápidamente.

No obstante, el sábado día 10 pasado, al suculento almuerzo, en el que no faltó el típico lechón asado dominicano, de “mi querido periódico”, como le suelo llamar, sí acudí, al igual que hice el año pasado.

Estoy tan agradecida a su propietario, Don José Luis Corripio Estrada, y a su director, Don Radhamés Gómez Pepín, por su trato y personalidad, que no he querido dejar de aceptar ese regalo que nos han hecho, invitándonos a los que colaboramos en él.

D. Radhamés Gómez Pepín, Director de El Nacional

D. Radhamés Gómez Pepín, Director de El Nacional

 

Hotel Barceló Lina

Hotel Barceló Lina

D. José Luis Corripio Estrada (Pepín), propietario de El Nacional y de importantes empresas en la República Dominicana

D. José Luis Corripio Estrada (Pepín), propietario de El Nacional y de importantes empresas en la República Dominicana

Asistí acompañada por mi hija Haydée, algo más animada que el año pasado, por su adorable presencia.

El ambiente y la amabilidad del personal del Hotel Barceló Lina, en Santo Domingo, resultó muy agradable y, la verdad sea dicha, ambas pasamos un rato realmente encantador.

Con mi hija Haydée, durante el almuerzo

Con mi hija Haydée, durante el almuerzo

Me alegró el haber tenido la oportunidad de reencontrar a personas muy valiosas como son el propio Sr. Corripio Estrada, tan simpático como de costumbre, a Don Rafael Molina Morillo, fundador de la Revista ¡Ahora!, del vespertino El Nacional y actual director del matutino El Día, y a otros honorables compañeros.

Con el Dr. D. Rafael Molina Morillo, ganador del Premio Nacional de Periodismo 2010

Con Dr. D. Rafael Molina Morillo, ganador del Premio Nacional de Periodismo 2010

Eché en falta a algunos de ellos, periodistas, escritores, o pertenecientes a otras profesiones, que también forman parte de nuestro equipo, cuyas obligaciones les habrán impedido el personarse en el convite.

Quiero agradecer, con estas líneas, a todos los lectores que me siguen cada semana, a través del diario o del blog, prometiéndoles que intentaré publicar artículos que les resulten cada vez más agradables e interesantes.

Con amor,     

Aída Trujillo Ricart

 

octubre 2, 2011

Publicaciones en el periódico El Nacional, Agradecimientos por la presentación de “Más allá de la muerte”

Filed under: blogs dominicanos,blogs internacionales,columnas publicadas en periodico el nacional,Ediciones Unidas del Caribe,Editorial Norma,Editorial Planeta,escritores centro y sudamericanos,escritores de trujillo,escritores dominicanos,escritos de aida trujillo en el periodico el nacional de republica dominicana,Fotografías,Fotos,gente de republica dominicana,Guillermo Cote,Haydée Trujillo,José Rafael Sosa,Libros,Novela "Más alla de la muerte" de Aída Trujillo,Novelas nuevas,periodico el nacional republica dominicana,República Dominicana,Trujillo — Aida Trujillo @ 6:26 am
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

30 Septiembre 2011, 1:32 PM

Hacía mucho tiempo que no me sentía tan contenta

Hacía mucho tiempo que no me sentía tan contenta

Vivencias Cotidianas de allí y aquí

Agradecimientos por la presentación de “Más allá de la muerte”

Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

Mi hijo Jaime conmigo, cortesía de la Sra. Vilma de Damas del Golf

Mi hijo Jaime conmigo, cortesía de la Sra. Vilma de Damas del Golf

Aunque pueda parecer petulante y vanidoso, les aseguro que no escribo estas líneas impulsada por esos motivos.  Mis lectores han tenido que soportar, y alguna vez tendrán que volver a hacerlo, cuando me lean, mi dolor por el fallecimiento de mi hijo Jaime.

Ha pasado más de un año desde entonces pero, para el corazón de una madre, el sufrimiento por esa pérdida no tiene final.  Por eso deseo compartir algo que me ha producido un gran regocijo, y sé que mi hijo, esté adonde esté, también se sentirá contento.

Se trata de la puesta en circulación de mi segunda novela, titulada “Más allá de la muerte”.  No me parece justo que ustedes tengan, únicamente, que acompañarme, a través de la lectura, en mi tremendo y eterno pesar.

Quiero darles las gracias por seguirme, mediante mis escritos semanales, en este fabuloso periódico, que es El Nacional.

En esta ocasión quiero congraciarme con la vida, a pesar de la mala pasada que me jugó, abandonando a mi hijo, pues, el publicar otra novela, ha sido como volver a dar a luz, de forma literaria y artística, claro.

Guillermo Cote, fotografía cortesía de José Rafael Sosa

Guillermo Cote, fotografía cortesía de José Rafael Sosa

Deseo corresponder, con afecto y admiración, a Don Guillermo Cote, Presidente de Ediciones Unidas del Caribe, y representante, en nuestro país, de Norma Editorial, Planeta, etc., por haber apostado por mí.  Aún siendo muy joven, es un gran profesional y un gran luchador, un “self made man”. Es un gran honor que me considere como una auténtica escritora que no necesita apelar al tema recurrente del dictador, cuyo apellido llevo, ni a nada vinculado a él.

Agradezco a su esposa, Nathalie, el haber resuelto los múltiples asuntos necesarios para la publicación de mi libro, que no fueron pocos, con gran eficacia y cariño.

Nathalie Salazar, esposa de Guillermo Cote

Nathalie Salazar, esposa de Guillermo Cote

También al escritor Bismar Galán, por su entusiasmo cuando, al enviarle el borrador del escrito, me comunicó que casi no necesitaba correcciones de estilo y, manifestándome que le había encantado el final del mismo. Los finales son muy importantes, difíciles, y pueden arruinar, por completo, el contenido de una obra.

Bismar Galán, a la izquierda, durante la presentación de "A la sombra de mi abuelo"

Bismar Galán, a la izquierda, durante la presentación de “A la sombra de mi abuelo”

Este buen amigo no pudo acudir a la presentación de “Más allá de la Muerte”, debido al fallecimiento de su abuelo, el que lo crió.  Pero, incluyo una fotografía suya de cuando la puesta en circulación de “A la sombra de mi abuelo”.  ¡Está más que excusado!

Agradezco, asimismo, de forma muy especial, el hecho de que Don José Rafael Sosa, insigne periodista y escritor, haya accedido a ser mi Maestro de Ceremonias, sin importarle las críticas o comentarios desagradables que, ese hecho, pudiese, o pueda, acarrearle.

José Rafael Sosa, Maestro de Ceremonias, durante su presentación

José Rafael Sosa, Maestro de Ceremonias, durante su presentación

El señor Sosa ha sabido entender que soy un individuo, una mujer independiente y demócrata y no solamente “una nieta” o “una hija” de alguien.

Mis Maestros de Ceremonias

Mis Maestros de Ceremonias

Acompañó, con afecto y simpatía, a mi hija que hizo el papel de Maestra de Ceremonias.

A ella también le doy las gracias por haberme flanqueado en ese día tan agradablemente señalado para mí.

Mi hija ríe mientras hace su presentación

Mi hija ríe mientras hace su presentación

Haydée, mi hija, durante su presentación

Haydée, mi hija, durante su presentación

Quiero dar las gracias a la Librería Cuesta por existir, y perdurar, en su calidad como tal, y por haberme acogido en distintas ocasiones de mi carrera.

Gracias a todos los que, física o moralmente, fuesen o no familiares y/o amigos, estuvieron conmigo en el transcurso de la tarde del pasado lunes 26, como lo son mis hijos Carlos y Nicolás, mi nuera Mayte, Jaime Mª de Oriol, junto a su señora, Leyla Basakinci, Teresa Aranda, la familia Gabriel, José Pombo,  Javier y Ana Garrosa, Andrés Rodríguez Alarcón, con su esposa Finetta, y muchos seres queridos más, como lo es Pilar Revilla, los Serrano, Eva Álvarez, y un largo etcétera, apuntalándome con su presencia y calor. Como siempre, mi hermano Rafael acudió a la cita. Gracias, querido mío, por no fallarme.

También me tocó hablar

También me tocó hablar

Con mi hermano Rafael y Frank Luna

Con mi hermano Rafael y Frank Luna

Bruni Campagna Ricar y Mª José Florez-Estrada de Delgado

Bruni Campagna Ricart y Mª José Florez-Estrada de Delgado

También estuvieron, como siempre, mi prima Brunilda Campagna Ricart, María José Florez-Estrada de Delgado, mis sobrinas, Jimena y Brianda, hijas suyas y de mi hermano Ramfis (q.e.p.d.), mi primo Andrés Alba, que tampoco me falla nunca, Radhamés Gómez, hijo del insigne Director de El Nacional, Valentín Oscar Roca, Fátima Oriol de García Kushner, mi primo Giovanni D´Alessandro y, por fin, asimismo su hermano, primo mío también, Giancarlo.  Hasta acudieron amigos de Facebook a los que aún no conocía personalmente.

Resultó ser muy emocionante tanto que me siento obligada a pedir perdón a los que no menciono pues, mi memoria, ya no es la misma de antes, pero están en mi corazón.

Con mi primo Giancarlo D´Alessandro Ricart

Con mi primo Giancarlo D´Alessandro Ricart

Con Frank Luna

Con Frank Luna

Con el escritor Hugo Scarzo y Guillermo Cote

Con el escritor Hugo Scarzo y Guillermo Cote

Con Radhamés Gómez hijo y Mª José Florez-Estrada

Con Radhamés Gómez hijo y Mª José Florez-Estrada

Valentín Oscar Roca, con su esposa Flor, a la derecha Fátima de Oriol

Valentín Oscar Roca, con su esposa Flor, a la derecha Fátima de Oriol

Con mi primo, Andrés Alba

Con mi primo, Andrés Alba

Mis sobrinas, Jimena y Brianda Trujillo Florez.Estrada

Mis sobrinas, Jimena y Brianda Trujillo Florez-Estrada

Leyendo los agradecimientos reflejados en la novela

Leyendo los agradecimientos reflejados en la novela

Con Guillermo Cote y Haydée

Con Guillermo Cote y Haydée

Con "Tantas veces Freddy" y su adorable familia

Con “Tantas veces Freddy” y su adorable familia

Por haberme acompañado también, quiero agradecer a “Tantas veces Freddy”, famoso locutor y Creador en Sabina Radio de República Dominicana, a Radhamés Gómez hijo, a Kalil Haché, Frank Luna, y muchos otros que, por falta de espacio, me es imposible nombrar pero, no por eso, son menos importantes para mí. ¡Gracias de corazón a todos!

FOTOGRAFÍAS CORTESÍA DE D. FRANK LUNA Y D. JOSÉ RAFAEL SOSA

julio 7, 2011

Publicaciones en el periódico El Nacional, Anécdotas de nuestro país: Después de una mañana de surf en Playa Patos

30 Junio 2011, 12:35 PM
Vivencias cotidianas de allí y aquí

Anécdotas de nuestro país

Escrito por: Aida Trujillo Ricart (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

El otro día, mi hija Haydée, se fue a practicar surf con unas amigas a una playa llamada Patos. No la conozco, y creo que no lo haré pues prefiero el mar en calma.

De izquierda a derecha, Cristina, Estefanía y Haydée

De izquierda a derecha, Cristina, Estefanía y Haydée

Según me comentó ella misma, que es demasiado intrépida para mi gusto, las olas estaban fuertes, medían el doble de altura que su estatura. El caso es que, las tres, Cristina, Estefanía y ella, regresaron a casa sanas y salvas.

Mi hija aseguró que, a pesar del enfurecido mar, lo pasó muy bien. Las otras, parece ser que no tanto. Yo, en mi sin vivir de madre, siempre le recomiendo que se dedique a otras aficiones, durante su tiempo libre, menos peligrosas.

Podría, como yo, pintar al óleo, bailar, etc. Pero no, a ella le gustan los deportes de riesgos con el “subidón” de adrenalina que conllevan.  En eso no nos parecemos en absoluto.

El caso es que, cuando regresó a casa, lo hizo portando un ramillete de flores preciosas, que me ofreció con gran cariño. Unas eran blancas y las otras rojas. De las primeras, muy bellas, no conozco el nombre. Me recuerdan un poco a las hortensias, pero sus pétalos son más grandes. Las segundas sé que son coralinas, pues tengo una jardinera pequeña en casa con una de esas plantas que brindan, como casi todas, lindas flores.

Pero lo más encantador del asunto, que quiero compartir con ustedes, es cómo fue que Haydée las consiguió. Por obligaciones laborales, tenía que viajar a Puerto Rico y no regresaría hasta el pasado domingo.

De pronto, por el camino de vuelta, mi hija detuvo su vehículo. Había visto a una doña que llevaba aquellas flores que, después, me trajo. Entonces, al parar, le preguntó que si las vendía, pensando en dejarme su cariño, simbolizado en ellas.

La señora, entre sorprendida e indignada, contestó que no. Las había recogido ella misma para llevarlas a la tumba de su madre. “Eso no se vende”, le aseguró.

Sin embargo, curiosa por su interés, le preguntó para qué las quería. Mi hija contestó que deseaba llevárselas a su mamá. La doña, una mujer no muy mayor, la miró de forma compasiva y le preguntó si también ella había perdido a la suya. Haydée, con un nudo en la garganta, le contestó negativamente. Entonces la mujer, más curiosa aún, quiso averiguar cual era, entonces, el motivo por el que deseaba traérmelas.

Mi hija le explicó que se marchaba de viaje, que iba a estar unos días fuera del país y añadió que yo estaba triste porque, el mes que viene, se cumplirá el primer aniversario del fallecimiento de su hermano Jaime, mi hijo.

Mi hijita Haydée

Mi hijita Haydée

La señora se conmovió visiblemente y le ofreció, entonces, su ramo.  Mi hija, en un principio, no quiso aceptarlo. Se detuvo a considerar el valor y  el fin de aquellas florecillas y la importancia que tenía para esa persona. Pero la doña insistió, quizás evocando a su perdida madrecita.  Haydée le hizo un regalito económico, cuando ella la convenció para que se las llevase, y le aseguró que iría a buscar más.

El caso es que, al final, me trajo mi hermoso ramito, que coloqué en un jarroncillo de cristal, al lado de la foto de mi hijito, emocionada por su detalle amoroso.

Estas son las sencillas, pero maravillosas, anécdotas que ocurren cada día y que, por desgracia, muchas veces no nos paramos a considerar.

Mucha gente, a pesar de su miseria, sigue siendo bella y generosa en su interior, que es lo más importante.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.