Aída Trujillo

diciembre 15, 2014

PUBLICADO NUEVO LIBRO DE AIDA TRUJILLO, EL OTRO RAMFIS TRUJILLO, SUS ULTIMOS DIAS DE VIDA

El 21 de noviembre de 2014 se puso a la venta el nuevo libro de Aida Trujillo.
Algunas fotos para ilustrar el acto.
El Maestro de Ceremonia fue Don Jose Rafael Sosa, con pocas palabras hizo comentarios sobre el mismo.
Ramfis Trujillo tuvo un accidente el 17 de diciembre de 1969 y no se fue de este mundo hasta el 28 del mismo mes.
De eso trata el manuscrito.
s_DSC0057 - Copy _DSC0065 - Copy _DSC0067 - Copy _DSC0078 - Copy _DSC0076 - Copy _DSC0072 - Copy _DSC0067 - Copy _DSC0072 - Copy YO CON MI LIBRO CON RAFAEL FERIA AñEZ FOTO GRUPO HABLANDO O CANTANDO POR EL MICRO DE LA CUESTA CON ROBIN LARA 21 NOV 2014 LIBRO DEDICADO A RAFAEL FERIA AñEZ

diciembre 4, 2010

Periódico Clave Digital, Nieta de Trujillo: “No soy la responsable de dar mantenimiento al panteón de mi familia”

martes 21 de octubre de 2008

Nieta de Trujillo: “No soy la responsable de dar mantenimiento al panteón de mi familia”

ANTE DESCUIDO DEL SEPULCRO EN EL PARDO

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- La hija de Ramfis Trujillo, Aída Trujillo Ricart, aseguró que nunca ha sido la encargada de dar mantenimiento a la tumba en la que se encuentran los restos del dictador Rafael Leónidas Trujillo Molina y de su familia.

En una comunicación remitida a la Dirección de Clave Digital el pasado sábado 18 de octubre, la nieta del dictador explica que no es la responsable de que el panteón de la Familia Trujillo, ubicado en el cementerio madrileño de El Pardo, esté inmerso en el abandono.

Clave Digital publicó el pasado 19 de septiembre el artículo “Panteón del dictador Rafael Trujillo luce abandonado y en deterioro”, en el que se afirmaba que el panteón luce descuidado.

En dicho trabajo periodístico, se hacía referencia a que “Aída Trujillo, hija de Ramfis, es supuestamente la persona que se encargaba de dar mantenimiento a la tumba”.

“Nunca he tenido, ni tengo llaves ni libre acceso al panteón de la Familia Trujillo; cuando quería ir a visitar a mis difuntos, tenía que contar con el permiso de la viuda de mi padre, Lita Milán, de mi abuela María Martínez o con el de Víctor Sued”, enfatiza Aída Trujillo Ricart en su carta enviada a Clave Digital.

Resalta que tenía entendido que Lita Milán se encargaría del mantenimiento del sitio “como siempre me había hecho creer. Pero, por lo que veo, no ha sido así.

Ramfis Trujillo

Ramfis Trujillo

“Si se me hubiesen encomendado esa misión, por respeto a los que han abandonado nuestro plano físico, lo hubiera realizado. Y si no lo hubiese deseado, no hubiera asumido ese encargo”, indica.

Sostiene, además, que pese a estar en contra de los hechos de sus familiares, no quisiera que se le “tachara” de insensible e irresponsable.

“Mis creencias, desde hace unos años, son que una vez que uno ha abandonado su cuerpo físico, ya no está allí, donde le den sepultura. De modo que eso me resulta absolutamente indiferente”, precisa.

Manifiesta que si desea orar por sus familiares, lo hace desde su casa, pues Dios está en todos lados.

Recientemente Trujillo Ricart estuvo en España, promoviendo la historia novelada “A la sombra de mi abuelo”, una obra en la que narra su infancia en República Dominicana, parte de su vida y lo que significa descubrir que es la nieta de un tirano.

A continuación, la carta de Aída Trujillo Ricart a Clave Digital

Señor Director:

Panteón Trujillo

Panteón Trujillo

Me dirijo a usted porque nuevamente se menciona, de forma errónea, a mi persona en un artículo de prensa en República Dominicana.  Esta vez, en su periódico “Clave Digital”. Pero no encuentro el nombre del periodista que lo redactó. Sólo la fecha y el asunto del mismo.

“Panteón del dictador Rafael Trujillo luce abandonado y en deterioro. 19 de septiembre de 2008.”

Al parecer, según la persona que escribió dicho artículo, yo, Aída Trujillo, era la encargada de ocuparme del mantenimiento del panteón que guarda los restos mortales de mi abuelo y de mi padre. Por supuesto, hablo de Rafael Leonidas Trujillo Molina y de su primogénito Rafael Leonidas Trujillo Martínez, más conocido como Ramfis.

Con todo respeto, quisiera aclarar algunos puntos al respecto.

Cuando mi abuelo, el tirano, el dictador, el sátrapa o como se le quiera o se le deba llamar, fue asesinado, o ajusticiado, yo no había alcanzado aún los nueve años de edad.

Me dijeron que se le había enterrado en San Cristóbal , su ciudad natal. Pero nunca me llevaron a ver su tumba.

Un tiempo después, una vez de regreso a Europa, me enteré de que mi padre, Ramfis, había trasladado sus restos al Cementerio Père Lachaise de París. Ni se me ocurrió preguntarle cuáles habían sido los motivos que le habían inducido a hacerlo. Por entonces, los niños preguntaban poco… ¡o no preguntaban nada!

Algunos años después supe que la tumba de mi abuelo Trujillo, en la República Dominicana, había sido profanada. Tampoco me animé a preguntar los motivos, quizás intuyéndolos.

Rafael Leonidas Trujillo Molina

Rafael Leonidas Trujillo Molina

 

En diciembre de 1969, cuando mi padre falleció, fue enterrado en el Cementerio de La Almudena de Madrid, con carácter provisional, según me dijeron. Yo contaba entonces con diecisiete años de edad. Todo lo que estipularan sus albaceas, entre los que se contaban mi abuela María Martínez de Alba y Víctor Sued Recio, era algo que había que acatar sin rechistar.

Un lapso de tiempo después, estaría yo por cumplir los dieciocho años, los restos de mi padre fueron trasladados al Cementerio de El Pardo. Se me informó de que también se iban a traer, desde París, los de mi abuelo. Y así se hizo.

Yo no tenía ni voz ni voto en aquellas decisiones que, además, tampoco me importaban ni me importan demasiado.

Mis creencias, desde hace unos años son que, una vez que uno ha abandonado su cuerpo físico, ya no está allí, adonde le den sepultura. De modo que eso me resulta absolutamente indiferente.

Pero se puede imaginar que, con la edad que tenía, no se me asignara el cuidado de la última morada de mis progenitores. Máxime, teniendo en cuenta varios factores.

Cementerio Père Lachaise de Paris

Cementerio Père Lachaise de Paris

Mi padre había dejado a una viuda, Lita Milán, que no era Tantana, mi madre. Mi abuela, Doña María, aún vivía. Yo no soy su primogénita. Etc., etc.

Nunca he tenido, ni tengo, llaves ni libre acceso al panteón de la “Familia Trujillo ” situado en el Cementerio de El Pardo.
Cuando, en un principio, quería ir a “visitar a mis difuntos”, porque aún creía en ello, tenía que contar con el permiso de la viuda de mi padre, con el de su madre, Doña María, o con la de Victor Sued. Jamás pude ir por mi cuenta.

Cuando dejé de creer en aquellas luctuosas visitas, también dejé de visitar el Camposanto. Si quería, o quiero, rezar por esas almas, lo hago desde mi casa, convencida de que, en efecto, Dios está en todas partes.

Estaba persuadida por completo de que Lita Milán, la viuda de mi padre, se encargaría del mantenimiento del sitio, como siempre me había hecho creer. Pero, por lo que veo, no ha sido así.

No le extrañe, señor Director, que alucine con lo que se afirma en el mencionado artículo de su periódico. Aquello de que yo era la “encargada” de ocuparme del bendito lugar.

Aunque no crea en ello, si se me hubiese encomendado esa misión, por respeto a los que han abandonado nuestro plano físico, lo hubiera realizado. Y, si no lo hubiese deseado, no hubiera asumido ese encargo.

Gracias por publicar esta fe de errata que espero se reduzca únicamente a eso. Porque, a pesar de estar en contra de los hechos de mi abuelo y de mi padre, no quisiera que se me tache de insensible ni de irresponsable.

Cordialmente,

Aída Trujillo Ricart

 

 

mayo 21, 2010

Listín Diario, Aída Trujillo trabaja en un libro sobre su padre Ramfis

ENTREVISTA

LA AUTORA DE “A LA SOMBRA DE MI ABUELO” PONDRÁ A CIRCULAR HOY SU SEGUNDA EDICIÓN

La República 29 Noviembre 2009, 10:39 PM

Wanda Méndez

Santo Domingo.- Aída Trujillo, la autora de la controversial obra “A la sombra de mi abuelo”, se encuentra en el país. Este lunes pondrá a circular la segunda edición del libro que ha sido objeto de amplias críticas.

Pero ese no es el principal motivo de su presencia en territorio dominicano desde hace casi tres meses.

Al cabo de 50 años de residencia fuera de la tierra que la vio nacer, la hija de Rafael Leonidas Trujillo Martínez (Ramfis) decide radicarse en la República Dominicana, en el país que su abuelo, Rafael Leonidas Trujillo Molina, instauró una dictadura de 30 años.

Con buen sentido del humor, conversadora y amena, Trujillo, concedió una entrevista a LISTÍN DIARIO, sin temor a responder cualquier pregunta sobre su persona y sobre su libro, por más dura que le parezca: ¿QUÉ LA TRAE A RD? En principio radicarme aquí, el día 3 cumplo tres meses aquí.

¿POR QUÉ QUIERE VIVIR AQUÍ?
Porque llevó nada más y nada menos que 50 años viviendo fuera, es mi tierra natal, a pesar de que también España es mi tierra, algo me decía que tenía que venir a vivir en mi país.

¿QUÉ LE GUSTA DE AQUÍ?
La belleza natural, los paisajes, las playas, la simpatía de las personas, que son muy cálidas… Aquí de lo que me quejo es de la luz, eso es tremendo, y por mi trabajo, más todavía, porque tengo que escribir a manos, es muy incómodo, luego tengo que pasar al computador, a lo mejor estoy sola en una casita donde estoy con velitas y mi perrito nadamás.

Me molesta también ver tanta gente sin recursos, pero sin lo más mínimo que tiene que tener un ser humano, no te digo que en España no vea, pero bastante mínimo.

¿RESIDIRÁ EN EL PAÍS SOLA O ESTARÁ ACOMPAÑADA POR SU HIJOS?
Tengo aquí una hija y tengo un hermano, pero yo estoy sola, vivo fuera de la capital.

Para escribir es lo más indicado, estar más tranquila, no tengo tanto compromisos.

Mi hija vive en la capital y yo estoy en Juan Dolio.

¿A QUÉ SE DEDICARÁ EN EL PAÍS?
Estoy escribiendo un libro sobre mi padre.

¿TIENE ALGÚN COMPROMISO DE EMPLEO?
Estoy abierta a que se ofrezca trabajo.

Mi madre, Octavia Ricart, junto a mi padre, Ramfis Trujillo

Mi madre, Octavia Ricart, junto a mi padre, Ramfis Trujillo

HÁBLEME DE ESE FORO DE ESTE LUNES
El motivo es que sale la segunda edición del libro (“A la sombra de mi abuelo”) un tanto corregida por mí, algunas cosas que se pasan en las primeras ediciones, y además con fotos. Es dar a conocer la segunda edición, que haya un pequeño debate.

LUEGO DE TANTA POLÉMICA Y CRÍTICAS A SU LIBRO, ¿NO LE CREA TEMOR PARTICIPAR EN UN DEBATE PÚBLICO?
No me considero una persona miedosa, primero, y lo segundo, no creo que nadie realmente tenga ganas de hacerme daño gratuitamente, porque yo no estoy haciendo daño a nadie. Cuando vine a presentar la primera edición, en julio 2008, hubo un montón de preguntas, algunas difíciles de responder, pero creo que salí airosa, porque dejé bien claro mi postura ante la situación abuelo o dictador, separé a mi abuelo, al que quiero y seguiré queriendo, del político, vuelvo y repito, no estoy de acuerdo con las dictaduras, ni de derecha, ni de izquierda, creo en la democracia, y en España yo luché por la democracia.

¿PIENSA QUE LA FAMILIA TRUJILLO NO DEBÍA SER RECHAZADA EN EL PAÍS?
Creo que los que éramos niños en la época, los mayores dependen de lo que hayan hecho en la época, si ha sido una persona injusta, ha maltratado o herido a alguien, pero yo tenía 9 años cuando murió Trujillo, aunque me acuerdo perfectamente de él, fue lo mejor para mí como abuelo, estoy diciendo como abuelo, no el político.

¿CREE QUE SE HA SIDO INJUSTO CON LAS CRÍTICAS TAN DURAS A SU LIBRO?
Si, sobre todo cuando provienen de personas que no lo han leído, y yo me doy cuenta en seguida.

EN EL LIBRO NARRA CÓMO NACIÓ ¿SINTIÓ RECHAZO HACIA SU PAPÁ CUANDO SE ENTERÓ QUE LE DIO SUSTANCIAS A SU MADRE PARA QUE ABORTARA?
Me enteré de eso ya adulta, a los 20 y pico de años, un día mi mamá me lo contó, no sentí ningún rechazo porque yo comprendo que a veces la gente no quiere tener más niños. Lo que me dolió fue que la forzaran a ella, que la engañaran.

¿POR QUÉ EL LIBRO ESTÁ EN TERCERA PERSONA SI NARRA VIVENCIAS SUYAS?
Porque me cuesta hacer el trabajo en primera persona, es una historia bastante dura.

Incluso, el libro original está escrito con un seudónimo, lo que pasa que el editorial entendió que no era lo mejor. En el libro original me llamaba Isolda y de apellido Cáceres.

EN LA PÁGINA 68 NARRA CONVERSACIONES DE SU MADRE CON TRUJILLO, QUE LO MUESTRA ARREPENTIDO Y QUE EN GRAN PARTE LA CULPA LA TENÍAN SUS COLABORADORES, PERO ADEMÁS QUE ERA SENSIBLE, QUE LLORÓ FRENTE A LA VIRGEN DE LA ALTAGRACIA, ¿LO CREE USTED ASÍ?
No le quiero echar la culpa a nadie, él fue el responsable de sus actos, pero sí quise dar a conocer la faceta humana de aquel hombre y esa conversación fue real, me la contó mi madre en numerosas ocasiones. Yo creo que tenía demasiada carga moral y como ser humano tenía que tener su arrepentimiento, creo que él quería morir, estaba cansado.

EN LA PRIMERA ENTREVISTA QUE NOS CONCEDIÓ POR INTERNET NOS DIJO QUE SU FAMILIA LA HABÍA REGAÑA DO POR ESCRIBIR ESE LIBRO ¿QUÉ ARGUMENTOS UTILIZÓ?
La primera fase fue tú no puedes hablar mal del abuelo, a lo que yo le contesté, yo no hablo mal del abuelo, de eso se encarga la historia, y muchos me han dejado de hablar…(prefirió no comentar los nombres).

HAY UNA PARTE QUE MENCIONA A BALAGUER, LO MUESTRA COMO UN TRAIDOR
El no traicionó a Trujillo porque no se atrevió, él quería el poder, eso lo sabemos todo que era ambicioso, pero él incluso le quitó la nacionalidad a los niños de la familia cuando había acordado otra cosa con mi padre, porque mi padre se fue de aquí, en realidad no quería continuar con la política, a él no le resultó difícil, le dio dinero (a Balaguer) y un trato, que no cumplió.

(+)
NACIMIENTO Y VIDA DE AÍDA TRUJILLO

La vida de Aída Trujillo ha transcurrido entre Santo Domingo, Roma, Madrid, Barcelona, Francia y Estados Unidos. Nace el 23 de agosto de 1952. Hija de Rafael Leonidas Trujillo Martínez (Ramfis) y Octavia Ricart Martínez (Tantana). Es madre de cuatro hijos: Carlos, Jaime, Haydée y Nicolás.

Mi hijo Jaime

Mi hijo Jaime

Dos de mis hijos, Carlos y Nicolás

Dos de mis hijos, Carlos y Nicolás

Estudió en el colegio del Apostolado, en Santo Domingo, en el internado de Monjas del Colegio del Sagrado Corazón, de Madrid y Barcelona, en el colegio Mont-Olivet de Lausanne, Suiza, así como en Jackonsville , Florida.

En Estados Unidos alcanzó el título de secretaria de Dirección. Es una bailadora profesional de arte flamenco, domina cuatro idiomas y amante de la literatura, la música y la pintura.

“A la sombra de mi abuelo” es el primer libro que publica Aída Trujillo. En el país se dedicará a escribir su siguiente obra, sobre su padre Ramfis, al que todavía no le ha colocado un título.

Mi hija Haydée

Mi hija Haydée

Narrará en esa obra los últimos días de vida de su padre. Aunque tiene una hija que vive en el país, ella vivirá sola para escribir con más tranquilidad.

Blog de WordPress.com.