Aída Trujillo

junio 5, 2011

Listín Diario, Información sobre “Lo que se ha escrito sobre Trujillo”

Filed under: "A la sombra de mi abuelo",angelita trujillo,bernardo vega,blogs dominicanos,blogs internacionales,Cine dominicano,democracia,Dictadores,Dictaduras,El poder del Jefe,escritores centro y sudamericanos,escritores de trujillo,escritores dominicanos,escritores sudamericanos,escritos míos en este blog,Euclides Gutiérrez Félix,Festival de Cine de República Dominicana,Fotografías,Fotos,gente de republica dominicana,Historia de la Republica Dominicana,Imágenes,joaquin balaguer,Juan Bosch,La fiesta del chivo,Libros sobre Rafael Leonidas Trujillo Molina,Literatura dominicana,monarca sin corona,Muerte de Trujillo,periodico listín diario,periodistas dominicanos,premio nacional de novela de republica dominicana,rafael leonidas trujillo,Rafael Leonidas Trujillo Molina,René Fortunato,republica dominicana,Vargas Llosa — Aida Trujillo @ 2:23 am
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

4 Junio 2011, actualizado a las 1:01 PM

Rafael Leonidas Trujillo Molina

Rafael Leonidas Trujillo Molina

 

UNA MIRADA A LA TIRANÍA

LOS LIBROS SOBRE LA ERA DE TRUJILLO SON FRECUENTEMENTE SOLICITADOS EN LAS LIBRERÍAS DE TODO EL PAÍS

 

Fernando Quiroz
fernando.quiroz@listindiario.com

 

Santo Domingo

Los temas relacionados al dictador Rafael Leonidas Trujillo, a su régimen de muerte y miedo, y a la conjura que puso fin a su vida, han producido una amplia bibliografía en el país.

Bernard Diederich

Bernard Diederich

Bernard Diederich fue el primer corresponsal extranjero que dio a conocer la noticia al mundo sobre el ajusticiamiento de Trujillo, a partir de cuyo momento se apasiona por el tema y se convierte en un especialista del mismo. Escribió el libro “Trujillo, la muerte de un dictador”.

Entre las obras más solicitadas en la actualidad, que tratan sobre el sátrapa de San Cristóbal, figuran “Trujillo: monarca sin corona”, de la autoría del historiador y dirigente político Euclides Gutiérrez Félix.

Euclides Gutiérrez Félix

Euclides Gutiérrez Félix

Cuatro ediciones
Esta obra llegó a tener tres ediciones en menos de tres meses. Luego fue presentada una cuarta edición ampliada. Es un ensayo biográfico acerca del personaje que por 31 años dominó al país, y de su régimen. En él están comprendidas las más importantes figuras que bajo su dirección sirvieron, y los que fueron que llevaron a Trujillo al poder y lo convirtieron en instrumento y motor de ese episodio.

Igualmente, ha tenido gran impacto en ventas  “Trujillo. El tiranicidio de 1961”, del historiador Juan Daniel Balcácer, que en el 2008 recibió el premio Feria Internacional del Libro, Eduardo León Jimenes.

Escrito de Juan Daniel Balcárce

Escrito de Juan Daniel Balcárce

Uno de los capítulos más reveladores del libro de Balcácer es el ofrece un novedoso enfoque sobre el factor del “azar” en la historia, demostrando cómo una serie de hechos imprevistos por los conjurados impidieron que se pudiera poner en marcha la segunda fase de la conspiración, consistente en dar un golpe de Estado, apresar a los familiares de Trujillo y a sus colaboradores íntimos, además de establecer un gobierno de transición que preparara al país para realizar elecciones libres.

La familia

Angelita Trujillo, la hija del dictador, fue recientemente criticada por las versiones que relata en su libro “Trujillo, mi padre en mis memorias”, las cuales son consideradas como fábulas.  Llega, incluso, a presentar a un Trujillo muy caballeroso con las mujeres.

Angelita Trujillo y su libro

Angelita Trujillo y su libro

Aida Trujillo, nieta del dictador e hija de Ramfis, es otra familiar que ha escrito sobre el tirano. Su libro “A la sombra de mi abuelo”, fue seleccionado por un jurado  como Premio de Novela Manuel de Jesús Galván 2008, provocando ácidas reacciones en República Dominciana. Sin embargo, en su caso, ella misma llega a criticar los crímenes de la “Era”.

"Trujillo y Haití" de Bernardo Vega

"Trujillo y Haití" de Bernardo Vega

En el otro bando, un gran opositor a Trujillo, el profesor Juan Bosch, escribió “Trujillo, causas de una tiranía sin ejemplo”.

Trilogía de René Fortunato

Trilogía de René Fortunato

 

 

 

"Memorias de un cortesano de la Era de Trujillo" de Joaquín Balaguer

"Memorias de un cortesano de la Era de Trujillo" de Joaquín Balaguer

"La fiesta del chivo" de Vargas Llosa

"La fiesta del chivo" de Vargas Llosa

 

 

 

 

El autor narra principalmente su vida durante la era de Trujillo, la manera en que llegó a ser su hombre de confianza, además de anécdotas que solamente podían conocer los más cercanos al dictador.

Novela

En el ámbito internacional toma impulso el tema de Trujillo con la “Fiesta del Chivo”, una novela escrita por Mario Vargas Llosa, que luego fue llevada al cine.

Sobre el tema también han sido prolíficos Bernardo Vega, con “Trujillo y Haití”, y Víctor Grimaldi, con “Tumbaron al Jefe”.

"Causas de una dictadura sin ejemplo" de Juan Bosch

"Causas de una dictadura sin ejemplo" de Juan Bosch

Sobre el tema también han sido prolíficos Bernardo Vega, con “Trujillo y Haití”, y Víctor Grimaldi, con “Tumbaron al Jefe”.

Trujillo junto a Balaguer, año 1954

Trujillo junto a Balaguer, año 1954

Joaquín Balaguer

Joaquín Balaguer

 

 

 

"Tumbaron al Jefe" de Víctor Grimaldi

"Tumbaron al Jefe" de Víctor Grimaldi

 

 

Bernardo Vega

Bernardo Vega

junio 2, 2011

Publicación realizada por Monseñor Ramón Benito De la Rosa y Carpio a Listín Diario, en el 50 aniversario de la muerte de Rafael Leonidas Trujillo Molina, y mi respuesta

                    Puntos de vista 29 Mayo 2011, 10:46 PM

Rafael Leonidas Trujillo Molina

Rafael Leonidas Trujillo Molina

UN MOMENTO

Fin de una era

Monseñor Ramón Benito De la Rosa y Carpio

Monseñor Ramón Benito De la Rosa y Carpio

Mons. Ramón Benito De la Rosa y Carpio

Estudiaba en el seminario, en el año 1961, 21 años de mi existencia, y cuando supimos la noticia de la muerte de Trujillo hicimos fiesta en el seminario. 50 años después, los dominicanos celebran el fin de la Era de Trujillo.

El coche en donde Trujillo fue acribillado

El coche en donde Trujillo fue acribillado

Palacio Nacional de Santo Domingo

Palacio Nacional de Santo Domingo

Sin lugar a dudas, y como acontece con todos los gobernantes de la tierra, nos quedan cosas positivas de Trujillo: ahí está el Palacio Nacional, para poner un simple ejemplo, pero sin lugar a dudas que la Era de Trujillo nos trajo muchos males, no aprendimos a ser democráticos, a vivir en libertad, y todavía pienso que una de las consecuencias que nos dejó Trujillo es esta violencia, esta criminalidad que estamos viviendo actualmente, porque no aprendimos a respetar las leyes libremente, sino porque estábamos obligados en esa época, y porque vivíamos con orden obligados.

Ahora que vivimos en libertad sabemos la importancia de la democracia. Las dictaduras, aunque dejen bienes, hacen también mucho daño.

Ojalá no volvamos atrás y ojalá podamos seguir superando los daños que nos dejó la Era de Trujillo.

Hasta mañana, si Dios, usted y yo lo queremos.

MI RESPUESTA AL LISTÍN DIARIO, ENVIADA EL 2 DE JUNIO DE 2011

(ESPERO QUE SE PUBLIQUE)

Estimado Sr. Franjul:

Me dirijo a usted para responder a un artículo que escribió, en su distinguido diario, nada menos que un sacerdote, en este caso, Monseñor Ramón Benito De la Rosa y Carpio.  No tengo el gusto de conocerle pero sé que es muy querido en nuestro país y que, por lo que he leído, su trayectoria ha sido intachable.

Monseñor De la Rosa y Carpio

Monseñor De la Rosa y Carpio

No quisiera, con esta misiva, herir a ningún creyente ni a nadie.  Si le escribo es porque me sorprendió que, un representante de Jesucristo, fuesen las que fuesen sus ideas político-sociales, afirme, sin ningún pudor (sic):  “Estudiaba en el seminario, en el año 1961, 21 años de mi existencia, y cuando supimos la noticia de la muerte de Trujillo hicimos fiesta en el seminario.”

¿Desde cuando un auténtico católico celebra la muerte de un ser humano?  ¿No nos manda, el V Mandamiento de la Ley de Dios, “No matarás”?  Que yo sepa, no existen excepciones a dicho mandato.  Quizás él, sí lo sepa.

Usted ya conoce sobradamente cual es mi idea sobre las dictaduras pues la he comentado, públicamente, en muchas ocasiones.  Pero, como creo en el fundador de la Iglesia, Jesús de Nazareth, me extrañó y decepcionó su escrito.

Jesús siendo apresado en el Huerto de Getsemaní

Jesús siendo apresado en el Huerto de Getsemaní

Como Monseñor sabe, mejor que usted y que yo, que cuando fueron a prender a Nuestro Señor, ocurrió lo que he copiado de los Evangelios:

“Viendo, pues, los que con Él estaban, lo que ocurría, le preguntaron: «Señor: ¿herimos a cuchillo?» Y sin esperar respuesta, uno de ellos, Simón Pedro, con su brío acostumbrado, desenvainó la espada, e hirió a un siervo del príncipe de los sacerdotes, cuyo nombre era Malco, seccionándole la oreja derecha.

«–¡Basta! –exclamó Jesús. Y, dirigiéndose a Pedro,dijo–: Vuelve tu espada a la vaina, porque todos los que se sirven de la espada, a espada morirán. O ¿piensas que no puedo orar a mi Padre, y me daría ahora más de doce legiones de ángeles? Pero, el cáliz que me dio mi Padre ¿no lo he de beber? Y ¿cómo se cumplirán las Escrituras, según las cuales conviene que así suceda?»

No quiso el Señor que sus enemigos tuvieran que echarle en cara el daño causado a un pobre hombre por sus discípulos; «y tocando la oreja del siervo, le sanó».”

Pintura obra de Francisco de Zurbarán

Pintura obra de Francisco de Zurbarán

No conozco ninguna historia en la que Jesús celebrase el fallecimiento de nadie.  Si Monseñor la conoce, me gustaría que nos la contase.  Otra cosa es sentir alivio por haberse librado de cualquier tipo de dictadura o imposición injusta.

También quiero recordarle, pues por su forma de expresarse parece haberlo olvidado, lo que fue la tristemente famosa “Santa Inquisición”, que de santa no tenía nada.  Tenía pensado hablar de ello en mi columna semanal en El Nacional, curiosamente.  He recabado, pues, bastante información que iré publicando por capítulos, pues la historia es muy larga, muy extensa y… ¡terrible!

Este tribunal eclesiástico fue establecido, como sabemos, para inquirir y castigar los delitos contra la fe. Sus orígenes se encuentran en la persecución de las herejías populares del siglo XII.

Desde sus comienzos hasta su total finalización, acontecieron millones de barbaridades, crímenes y refinadamente rebuscadas torturas pues, al parecer, no fue abolida definitivamente hasta el año 1834.  Muchos siglos dan para mucho.

Instrumentos de tortura de la Santa Inquisición

Instrumentos de tortura de la Santa Inquisición

Tomás de Torquemada

Tomás de Torquemada

Reina Isabel La Católica

Reina Isabel La Católica

Pero, lo que no he encontrado, por más que he investigado, es que la Iglesia celebrase su abolición, ni tampoco el fallecimiento del también tristemente famoso Tomás de Torquemada, el primer gran Inquisidor de España, en el siglo XV, y confesor de la Reina Isabel la Católica.

Quiero recordarle también que, en la época en la que su vocación le llamó a convertirse en sacerdote, Trujillo firmó el Concordato con la Iglesia (año 1954), cuyo Papa era entonces, Pío XII.  Éste bendijo el armamento de Hitler y la Iglesia gobernaba, junto a su dictador, Francisco Franco, en España.

Pío XII junto a Hitler

Pío XII junto a Hitler

Si me equivoco, también le ruego a Monseñor que me lo haga saber, para poder informar bien a mis lectores.  Pero lo de España lo he vivido y sufrido en carne propia y, lo de la unión de Trujillo con la Iglesia, también.

Francisco Franco bajo un palio

Francisco Franco bajo un palio

Estuve presente en ese viaje, aunque aún no había cumplido los dos años de edad, pues fui bautizada por Franco y su señora, Dª Carmen, antes de viajar a Roma.  Mi madre, que era muy católica, conservaba un pergamino con la imagen de Pío XII, en el que bendecía a Trujillo y a su familia.  Al fallecer ella, lo destruí, por la rabia que me producía ver tanta hipocresía.  Ahora me arrepiento de ello pues era un documento bastante valioso.

Los libros, a partir del siglo XVI, debían tener, antes del texto y después de la portada, una serie de páginas, denominadas preliminares, que le daban legalidad a la obra para poder ser leída, comprada y distribuida en el reino español.

Los libros, a partir del siglo XVI, debían tener, antes del texto y después de la portada, una serie de páginas, denominadas preliminares, que le daban legalidad a la obra para poder ser leída, comprada y distribuida en el reino español.

Trujillo junto al Papa Pío XII

Trujillo junto al Papa Pío XII

Monseñor prosigue, en el arriba mencionado artículo (sic): “Ahora que vivimos en libertad sabemos la importancia de la democracia. Las dictaduras, aunque dejen bienes, hacen también mucho daño.  Ojala no volvamos atrás y ojala podamos seguir superando los daños que nos dejó la Era de Trujillo”.

Hace cincuenta años que se supone que se supone que vivimos en democracia.  Que no se me malinterprete.  He afirmado, y sigo haciéndolo, que no creo en dictaduras, ni de derechas ni de izquierdas.  Pero tampoco creo en las religiosas, que pueden llegar a ser aún peores.

Juan Pablo II junto a Fidel Castro

Juan Pablo II junto a Fidel Castro

Juan Pablo II junto a Pinochet

Juan Pablo II junto a Pinochet

Pío XII junto a Mussolini

Pío XII junto a Mussolini

Imagino que en el 1884, cincuenta años después de ser abolida definitivamente la Inquisición, muchísimas personas pensarían lo mismo que Monseñor.  “Ahora que vivimos en libertad, que no nos van a mandar a la hoguera por cualquier cosa (una herejía era fumar tabaco, por ejemplo), que no nos van a torturar por no pensar como ellos quieren, sabemos la importancia que esa abolición tiene. Ojala nunca volvamos atrás y podamos superar los múltiples daños causados por ese malévolo tribunal eclesiástico.”

Señor Franjul, le agradezco su atención y le mando un cordial saludo,

Aída Trujillo Ricart

enero 1, 2011

Publicaciones en el periódico El Nacional, Origen y breve relato sobre la celebración del día de los Santos Inocentes

31 Diciembre 2010, 11:30 AM

Vivencias cotidianas  de allí y aquí

Escrito por: Aida Trujillo (https://aidatrujillo.wordpress.com/)

Origen y breve relato sobre la celebración del día de los Santos Inocentes 

El rey Herodes (pieza única)

El Rey Herodes (pieza única)

La celebración del día de los Santos Inocentes es una tradición que tiene su origen en la historia de la matanza de niños que ordenó el rey Herodes, con el objeto de asesinar a Jesús, cuando se enteró de su nacimiento.

La Iglesia Católica recuerda este acontecimiento el 28 de diciembre aunque, de acuerdo con los Evangelios, debió ocurrir después de la visita de los Reyes Magos de Oriente a Herodes, un par de días después del 6 de enero.  Sin embargo, la fecha de la adoración de aquellos reyes, tampoco se precisa con exactitud.

Es habitual que, la fiesta de la Navidad y otras que la rodean, sean consideradas fechas arbitrarias, pues no figuran con fidelidad en las escrituras. Por ejemplo, el evangelista Lucas nos cuenta que, aquella noche y a cielo raso, había pastores paseando con sus rebaños. Esto nos lleva a la conclusión de que es improbable que Jesús hubiese nacido en diciembre, una época del año en donde las temperaturas pueden llegar a bajo cero en la región de Belén. (Lucas 2.8-14).

Flavio Josefo (37–101), en su “Historia de Judea”, no hace alusión a una matanza de niños como, al parecer, no lo hace ningún historiador contemporáneo suyo. Se sabe que el mensaje del evangelista Mateo se dirigió a judíos conversos de la época y que éste no conocía mucho sobre el  nacimiento de Jesús. Como los judíos veneraban a Moisés, por ser el más grande profeta del Pueblo, y  éste tuvo que ser salvado de una matanza similar a la que se hace alusión, quizás Mateo pudo extrapolar esa leyenda.

Moises

Moises

En Hispanoamérica y en España, en el día de los Santos Inocentes, se acostumbra realizar bromas de todo tipo. Incluso, algunos medios de comunicación las hacen tergiversando el contenido de sus informativos. Es una libertad que se dan para dar rienda suelta a su sentido del humor, aprovechando que solamente pueden hacerlo una vez al año. La broma más popular en España consiste en colocar un monigote blanco, casi siempre elaborado con papel, en la espalda de conocidos y desconocidos.

Se cuenta que, en algunas zonas de América, no se debe prestar ningún bien pues el prestatario es libre de adueñarse del mismo. Esta costumbre ya no es frecuente en nuestros días, aunque siguen existiendo refranes que la ilustran: “Inocente palomita que te dejaste engañar, sabiendo que en este día nada se puede prestar” o “Herodes mandó a Pilatos, Pilatos mandó a su gente; el que presta en este día pasará por inocente”.

Existen países, o zonas, en donde el 1 de abril celebra una tradición similar llamada “Pescado de abril”, cuyos orígenes no guardan relación con la leyenda bíblica. Italia, Francia, Portugal, Alemania, Polonia, Reino Unido, Estados Unidos, así como también la española isla de Menorca, debido a su pasado anglosajón, son algunos de ellos.

En América Latina existía la costumbre de disfrazarse de payasos, gitanos, indios y hasta seres demoníacos. Las amas de casa elaboraban empanadas de algodón o brindaban café con sal, en lugar de vino. Lo importante es intentar no perder el humor, a pesar de que, algunas bromas que la vida nos gasta, sin respetar fechas, no son fáciles de digerir. A mí me gastó una, hace ya cuarenta y un años, el mismo 28 de diciembre.

 

agosto 13, 2010

Publicaciones en el periódico Listín Diario de República Dominicana, Nieta de Trujillo no comparte contenido

La República 26 Febrero 2010, 12:55 AM

REACCIONES

Nieta de Trujillo no comparte contenido

CRÍTICA. AÍDA DICE QUE SU TÍA NO DEBE MENCIONAR A PERSONAS MUERTAS

Razonamiento. Aída Trujillo considera que Angelita Trujillo debió hacer la publicación cuando las personas que menciona estaban vivas.

Razonamiento. Aída Trujillo considera que Angelita Trujillo debió hacer la publicación cuando las personas que menciona estaban vivas.

Viviano de León
vivianodeleon@listindiario.com

Santo Domingo.- Aída Trujillo Ricart, la nieta de Rafael Leonidas Trujillo y sobrina de Angelita Trujillo, dijo ayer que no comparte la afirmación hecha por su tía en su libro “Trujillo, mi padre: En mis memorias, Angelita”, en el sentido de que el dictador no mandó a matar a las hermanas Mirabal.

Aída Trujillo, tras reiterar en varias ocasiones que no es partidaria de las dictaduras, consideró que su tía Angelita Trujillo no debe estar embarrando a personas que ya están muertas “como Luis Amiama Tió”.

A su juicio, ella debió hacer la publicación cuando las personas que  menciona en el libro estaban vivas para que se pudieran defender.

“La verdad es que no me parece que después de casi 49 años de la muerte de Trujillo se venga a decir cosas de esas, no sé, pero yo no estoy de acuerdo con ella, simplemente, y creo que han pasado muchos años para venir a decir cosas de personas incluso ya fallecidas, por ejemplo de Luis Amiama Tió. No me parce correcto porque cualquier cosa ella tenía que decirlo cuando él estaba vivo para que pudiera defenderse”, dijo.

Contra las dictaduras
Fue reiterativa al señalar que todo el tiempo, y a sus 57 años de edad, siempre ha estado en contra de cualquier tipo de dictaduras. “Usted lo sabe como periodista que es, que yo lo he repetido tantas veces que soy antidictaduras, que estoy en contra de los crímenes y de los abusos”, reiteró.

Aída Trujillo entiende que cualquier pueblo puede superar todos sus problemas y salir de la pobreza sin la necesidad de una dictadura, a la vez que afirmó que en España, donde residió hasta hace cinco meses, luchó por la democracia.

Aída Trujillo es la tercera hija del primer matrimonio de Ramfis Trujillo, primer hijo varón de quien fuera considerado el tirano del Caribe.

Trujillo

Trujillo

Cuando se le preguntó acerca de qué opinaba de la dictadura de su abuelo respondió que no le gustan las cosas impuestas.

Escribió la obra “A la sombra de mi abuelo”, en la cual advirtió que no se le puede catalogar como “trujillista”.

Reiteró que a su abuelo lo sigue queriendo en el plano familiar, pero que a estas alturas, pese a sus pro y sus contras, no puede dejar de quererlo como su abuelo, aunque esté en contra de cualquier dictadura, ya sea de derecha o de izquierda.

PINCELADAS SOBRE EL ASCENSO DE TRUJILLO
El militar y político Rafael Leónidas Trujillo gobernó República Dominicana desde 1930 hasta el 1961, aunque a veces la presidencia fuera ocupada por sus colaboradores.

Fue teniente de la Guardia Nacional desde 1918 hasta 1921, cuando República Dominicana se hallaba bajo la ocupación militar de Estados Unidos, y en 1925 ascendió a comandante en jefe.

En 1930 tomó el poder, tras el golpe militar que depuso al presidente Horacio Vásquez.

Al año siguiente, organizó el Partido Dominicano, que controló la vida política dominicana durante las tres décadas siguientes.

En ese tiempo fue dictador absoluto, con el título de generalísimo del Ejército.
Dentro de los cargos públicos que ocupó están el de ministro de Asuntos Exteriores de 1953 a 1961. Durante otros períodos, el poder fue ocupado por familiares o políticos afines a su persona: Jacinto Bienvenido Peynado (1938- 1940), Manuel Jesús Troncoso de la Concha (1940-1942) y su propio hermano Héctor Bienvenido Trujillo (1952- 1960).

mayo 21, 2010

Listín Diario, opinión de Tony Raful sobre “A la sombra de mi abuelo”

Tony Raful
Tony Raful

Puntos de vista 4 Agosto 2008, 11:33 PM

Un texto huésped de duendes plañideros

Tony Raful

Una nieta escribe sobre su abuelo pero esa nieta sabe que su abuelo no es un abuelo cualquiera, tiene que empinarse en su adultez para arribar a su terso celeste recuerdo de la infancia como una gruta, tiene que cerrar los ojos para verlo distante y galante, dador de golosinas y ternuras cuando la edad es un tiovivo, un apoyo desmesurado a todas las travesuras, un impedimento a conocer el mundo herido, lleno de afrentas y dolor. Tenía que morir el abuelo para que ella pudiese conocer el significado de la muerte y después la Historia, el rojo recorrido de un pueblo empuñado en seis lustros de fuerza omnisciente e implacable. Aída Trujillo, hija de Ramfis Trujillo y nieta de Rafael Trujillo Molina, acaba de publicar una obra llamada “A la sombra de mi abuelo”, que constituye el primer esfuerzo o tentativa por aproximarse a la figura de su abuelo desde una referencia objetiva, de admisión de su poder negativo, del peso nefasto de su obra de gobierno, liberando al abuelo del tirano, en una compleja trama sicológica en la cual toda su vida es una atormentada confesión de huésped de fantasmas quejosos y de apariciones fabulosas, que abren una hendidura metafísica en el tiempo presente.

Ella escribe rodeada de duendes, quienes acuden puntuales a la cita de sus vivencias. Ella escribe la crónica de su madre, los avatares y los repudios íntimos, los apellidos en desgracia, el apoyo del abuelo a su madre, habla de las pequeñas miserias familiares como ponzoña del alma, y habla de su padre, el general Trujillo hijo, con devoción y dudas simultáneas, el ruin exilio  de vivir con un apellido  maldito, beneficiaria de ese apellido para poder vivir en la techumbre de una riqueza impropia que nunca fue tan grande como la pensamos y que nunca llovió lo suficiente sobre su vida.  Tiene un valor indudable, es el primer familiar de Trujillo que escribe para reconocer el daño que Trujillo hizo al pueblo dominicano, no importa que lo escriba confinada en un cayo triste y desolado, no importa que sus parientes la repudien y le saquen en cara su falta de amor a su abuelo, ella explica su amor por el abuelo en la otra dimensión del alma liberada de las pasiones humanas, fingiendo vivir el fuego que purifica para que el abuelo se redima de las palabras y  las vilezas, para limpiar de sangre el altar mayor de su alma en pena.

El texto se atiborra de nimiedades y anécdotas que colindan con lo trivial, amores que vienen y se van, personajes chicos que el amor visualiza grandiosos pero que no tardan en alcanzar su  pequeñez congénita, espasmos, fantasmas que hablan en su conciencia amilanada, ritos extraños, muertes anunciadas como en un bazar de aprobaciones esotéricas y retornos al tiempo perdido, a las imágenes del litoral, la casa de playa, la gente.  Hay en el texto de Aída Trujillo  dos importantes revelaciones, la primera es la confesión de su padre Ramfis, antes de morir como consecuencia de las heridas recibidas en un accidente automovilístico, cuando le dice que prepara su retorno a Santo Domingo, e incluso le pone un disco alegórico a dicho regreso. Ella  se opone y él le recuerda que es hijo de Trujillo Molina. Aída no lo sabe pero su padre Ramfis organizaba su llegada a Santo Domingo para los primeros meses de 1970, dirigiendo una vasta conspiración cívico militar en la que participaban militares de los dos bandos que se enfrentaron durante la contienda de abril de 1965, políticos de diversas fuerzas y cierta complicidad o entendimiento deBalaguer. Toda estaba listo en la Base Aérea de San Isidro para recibir con honores al hijo de Trujillo, quien  encabezaría una Junta de tinte antinorteamericano, previa defenestración de todos los antitrujillistas conocidos en un baño de sangre. La otra información lo constituye la forma de ejecución del general Desiderio Arias de parte del general Ludovino Fernández, a quien cortó la cabeza y la llevó ante Trujillo, quien horrorizado dio ordenes para se le cosiera al cuerpo del muerto. Estos datos lo ofrece  la autora gracias al hecho de que el esposo de  la antigua cónyuge de su hermano Ramfis Rafael, es nieto del médico que cosió la cabeza al cuerpo de Arias, y relata el testimonio de aquella tragedia.

La escena de la “maldición hasta la cuarta generación” de la familia Trujillo proferida por familiares del general Arias ante la presencia del tirano, tiene una fuerza descriptiva voluptuosa que de no ser cierta merece serlo en cuanto a su intensidad no en cuanto a los deseos de quien escribe. Además es la clave para descifrar aquel fantasma sin cabeza que atormentó durantes muchos años a su madre Tantana y cuyas apariciones se hicieron frecuentes en el marco de la familia y que ella, Aída, vino a descubrir casualmente.

Tony Raful nació en Santo Domingo el 28 de abril de 1951.

Poeta, narrador, ensayista, periodista, animador cultural. Es Doctor en Derecho y Licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Autónoma de Santo Domingo, de la que actualmente es profesor.

Pertenece a la Generación de escritores del 1965. Desde finales de la década del 60 ha sido directivo de varios grupos de literatura, como el Movimiento Cultural Universitario (MCU).

Fue Director de la Biblioteca Nacional y Director Cultural de Radio Televisión Dominicana. Junto a Andrés L. Mateo y Pedro Peix produjo el programa Peña de Tres, uno de los más importantes programas radiales de divulgación cultural producidos en la República Dominicana. Ha sido congresista en tres ocasiones. Es columnista del periódico Última Hora.

Aparece en las antologías Meridiano 70 (Cuba, 1976) Poesía de Postguerra (Santo Domingo, 1981), Poesía dominicana (París, 1978), Antología de la Literatura dominicana (Intec, 1985), Antología histórica de la poesía dominicana del siglo XX (Ediciones Alcance, New York 1995), Dos Siglos de Literatura Dominicana (colección Sesquicentenario de la Independencia Nacional, 1996), Enciclopedia Dominicana (Antología de la poesía dominicana, 1997).

Parte de su obra ha sido traducida al francés e inglés. En 1995 se presentó en el Palacio de Bellas Artes un recital antológico de su poesía.

Listín Diario, Aída Trujillo trabaja en un libro sobre su padre Ramfis

ENTREVISTA

LA AUTORA DE “A LA SOMBRA DE MI ABUELO” PONDRÁ A CIRCULAR HOY SU SEGUNDA EDICIÓN

La República 29 Noviembre 2009, 10:39 PM

Wanda Méndez

Santo Domingo.- Aída Trujillo, la autora de la controversial obra “A la sombra de mi abuelo”, se encuentra en el país. Este lunes pondrá a circular la segunda edición del libro que ha sido objeto de amplias críticas.

Pero ese no es el principal motivo de su presencia en territorio dominicano desde hace casi tres meses.

Al cabo de 50 años de residencia fuera de la tierra que la vio nacer, la hija de Rafael Leonidas Trujillo Martínez (Ramfis) decide radicarse en la República Dominicana, en el país que su abuelo, Rafael Leonidas Trujillo Molina, instauró una dictadura de 30 años.

Con buen sentido del humor, conversadora y amena, Trujillo, concedió una entrevista a LISTÍN DIARIO, sin temor a responder cualquier pregunta sobre su persona y sobre su libro, por más dura que le parezca: ¿QUÉ LA TRAE A RD? En principio radicarme aquí, el día 3 cumplo tres meses aquí.

¿POR QUÉ QUIERE VIVIR AQUÍ?
Porque llevó nada más y nada menos que 50 años viviendo fuera, es mi tierra natal, a pesar de que también España es mi tierra, algo me decía que tenía que venir a vivir en mi país.

¿QUÉ LE GUSTA DE AQUÍ?
La belleza natural, los paisajes, las playas, la simpatía de las personas, que son muy cálidas… Aquí de lo que me quejo es de la luz, eso es tremendo, y por mi trabajo, más todavía, porque tengo que escribir a manos, es muy incómodo, luego tengo que pasar al computador, a lo mejor estoy sola en una casita donde estoy con velitas y mi perrito nadamás.

Me molesta también ver tanta gente sin recursos, pero sin lo más mínimo que tiene que tener un ser humano, no te digo que en España no vea, pero bastante mínimo.

¿RESIDIRÁ EN EL PAÍS SOLA O ESTARÁ ACOMPAÑADA POR SU HIJOS?
Tengo aquí una hija y tengo un hermano, pero yo estoy sola, vivo fuera de la capital.

Para escribir es lo más indicado, estar más tranquila, no tengo tanto compromisos.

Mi hija vive en la capital y yo estoy en Juan Dolio.

¿A QUÉ SE DEDICARÁ EN EL PAÍS?
Estoy escribiendo un libro sobre mi padre.

¿TIENE ALGÚN COMPROMISO DE EMPLEO?
Estoy abierta a que se ofrezca trabajo.

Mi madre, Octavia Ricart, junto a mi padre, Ramfis Trujillo

Mi madre, Octavia Ricart, junto a mi padre, Ramfis Trujillo

HÁBLEME DE ESE FORO DE ESTE LUNES
El motivo es que sale la segunda edición del libro (“A la sombra de mi abuelo”) un tanto corregida por mí, algunas cosas que se pasan en las primeras ediciones, y además con fotos. Es dar a conocer la segunda edición, que haya un pequeño debate.

LUEGO DE TANTA POLÉMICA Y CRÍTICAS A SU LIBRO, ¿NO LE CREA TEMOR PARTICIPAR EN UN DEBATE PÚBLICO?
No me considero una persona miedosa, primero, y lo segundo, no creo que nadie realmente tenga ganas de hacerme daño gratuitamente, porque yo no estoy haciendo daño a nadie. Cuando vine a presentar la primera edición, en julio 2008, hubo un montón de preguntas, algunas difíciles de responder, pero creo que salí airosa, porque dejé bien claro mi postura ante la situación abuelo o dictador, separé a mi abuelo, al que quiero y seguiré queriendo, del político, vuelvo y repito, no estoy de acuerdo con las dictaduras, ni de derecha, ni de izquierda, creo en la democracia, y en España yo luché por la democracia.

¿PIENSA QUE LA FAMILIA TRUJILLO NO DEBÍA SER RECHAZADA EN EL PAÍS?
Creo que los que éramos niños en la época, los mayores dependen de lo que hayan hecho en la época, si ha sido una persona injusta, ha maltratado o herido a alguien, pero yo tenía 9 años cuando murió Trujillo, aunque me acuerdo perfectamente de él, fue lo mejor para mí como abuelo, estoy diciendo como abuelo, no el político.

¿CREE QUE SE HA SIDO INJUSTO CON LAS CRÍTICAS TAN DURAS A SU LIBRO?
Si, sobre todo cuando provienen de personas que no lo han leído, y yo me doy cuenta en seguida.

EN EL LIBRO NARRA CÓMO NACIÓ ¿SINTIÓ RECHAZO HACIA SU PAPÁ CUANDO SE ENTERÓ QUE LE DIO SUSTANCIAS A SU MADRE PARA QUE ABORTARA?
Me enteré de eso ya adulta, a los 20 y pico de años, un día mi mamá me lo contó, no sentí ningún rechazo porque yo comprendo que a veces la gente no quiere tener más niños. Lo que me dolió fue que la forzaran a ella, que la engañaran.

¿POR QUÉ EL LIBRO ESTÁ EN TERCERA PERSONA SI NARRA VIVENCIAS SUYAS?
Porque me cuesta hacer el trabajo en primera persona, es una historia bastante dura.

Incluso, el libro original está escrito con un seudónimo, lo que pasa que el editorial entendió que no era lo mejor. En el libro original me llamaba Isolda y de apellido Cáceres.

EN LA PÁGINA 68 NARRA CONVERSACIONES DE SU MADRE CON TRUJILLO, QUE LO MUESTRA ARREPENTIDO Y QUE EN GRAN PARTE LA CULPA LA TENÍAN SUS COLABORADORES, PERO ADEMÁS QUE ERA SENSIBLE, QUE LLORÓ FRENTE A LA VIRGEN DE LA ALTAGRACIA, ¿LO CREE USTED ASÍ?
No le quiero echar la culpa a nadie, él fue el responsable de sus actos, pero sí quise dar a conocer la faceta humana de aquel hombre y esa conversación fue real, me la contó mi madre en numerosas ocasiones. Yo creo que tenía demasiada carga moral y como ser humano tenía que tener su arrepentimiento, creo que él quería morir, estaba cansado.

EN LA PRIMERA ENTREVISTA QUE NOS CONCEDIÓ POR INTERNET NOS DIJO QUE SU FAMILIA LA HABÍA REGAÑA DO POR ESCRIBIR ESE LIBRO ¿QUÉ ARGUMENTOS UTILIZÓ?
La primera fase fue tú no puedes hablar mal del abuelo, a lo que yo le contesté, yo no hablo mal del abuelo, de eso se encarga la historia, y muchos me han dejado de hablar…(prefirió no comentar los nombres).

HAY UNA PARTE QUE MENCIONA A BALAGUER, LO MUESTRA COMO UN TRAIDOR
El no traicionó a Trujillo porque no se atrevió, él quería el poder, eso lo sabemos todo que era ambicioso, pero él incluso le quitó la nacionalidad a los niños de la familia cuando había acordado otra cosa con mi padre, porque mi padre se fue de aquí, en realidad no quería continuar con la política, a él no le resultó difícil, le dio dinero (a Balaguer) y un trato, que no cumplió.

(+)
NACIMIENTO Y VIDA DE AÍDA TRUJILLO

La vida de Aída Trujillo ha transcurrido entre Santo Domingo, Roma, Madrid, Barcelona, Francia y Estados Unidos. Nace el 23 de agosto de 1952. Hija de Rafael Leonidas Trujillo Martínez (Ramfis) y Octavia Ricart Martínez (Tantana). Es madre de cuatro hijos: Carlos, Jaime, Haydée y Nicolás.

Mi hijo Jaime

Mi hijo Jaime

Dos de mis hijos, Carlos y Nicolás

Dos de mis hijos, Carlos y Nicolás

Estudió en el colegio del Apostolado, en Santo Domingo, en el internado de Monjas del Colegio del Sagrado Corazón, de Madrid y Barcelona, en el colegio Mont-Olivet de Lausanne, Suiza, así como en Jackonsville , Florida.

En Estados Unidos alcanzó el título de secretaria de Dirección. Es una bailadora profesional de arte flamenco, domina cuatro idiomas y amante de la literatura, la música y la pintura.

“A la sombra de mi abuelo” es el primer libro que publica Aída Trujillo. En el país se dedicará a escribir su siguiente obra, sobre su padre Ramfis, al que todavía no le ha colocado un título.

Mi hija Haydée

Mi hija Haydée

Narrará en esa obra los últimos días de vida de su padre. Aunque tiene una hija que vive en el país, ella vivirá sola para escribir con más tranquilidad.

Entrevista para la emisora de radio Zol 106.5, programa “Pulso Matinal”, Listín Diario

ENTREVISTA

“A la sombra de mi abuelo” de Aída Trujillo

LA ESCRITORA ADMITE QUE ESTE LIBRO ES COMO UN DESAHOGO DE LO QUE SINTIÓ CUANDO DESCUBRIÓ QUIÉN ERA ÉL

     
La Vida 30 Julio 2009, 7:35 PM 0 Comentarios

Elaine Novas González

Santo Domingo.- En una entrevista vía telefónica (R.D.-España) y de forma exclusiva para la emisora Zol 106.5, la nieta de Rafael Leonidas Trujillo, Aída Trujillo, habló sobre su libro “A la sombra de mi abuelo”, para el programa “Pulso Matinal” que dirige Marielena Núñez y otros comunicadores.

¿FUE USTED INVITADA PARA RECIBIR EL PREMIO POR SU OBRA “A LA SOMBRA DE MI ABUELO” Y, DE SER ASÍ, POR QUÉ NO ASISTIÓ?
Respuesta: porque yo creo que quedó bastante claro en una carta que envié a la Secretaría de Cultura. No quería ser motivo de eclipsar nada de autores que bien se merecen su premio, tanto de autores musicales como literario con mi presencia.

Tampoco quería ser autora de provocaciones de parte de algunos grupos que, por lo visto, tenían ganas de que se le provocara; no es mi causa ni es mi intención.

Recibí una felicitación de Basilio Belliard, quien es el director de Literatura de la Secretaría de Estado de Cultura.

He dicho en reiteradas ocasiones que el diploma me gustaría recibirlo cuando vaya a República Dominicana.

Además recibí en mi cuenta de aquí la suma correspondiente al premio.

¿CUÁL FUE SU PROPÓSITO AL ESCRIBIR “A LA SOMBRA DE MI ABUELO”, COMO NIETA Y COMO ESCRITORA?
Bueno, una cosa es ser escritora y la otra ser nieta de Trujillo (ríe un poco). Yo no nací con el sello de escritora, pero he nacido con un sello que es el de ser nieta de Trujillo.

Entonces lo de ser escritora sí me lo he buscado yo, lo otro no. Mi propósito, como lo expliqué el año pasado, al escribir el libro ha sido como empezó a gestarse hace 11 años, siendo un diario íntimo en el que yo desahogaba toda mi pena por haber descubierto esas facetas ocultas para mí sobre lo que fue mi abuelo, a quien yo consideraba lo mejor, y que era Trujillo. Nunca descubrí al que fue el gobernante, al dictador, el político, el tirano, como lo quiera calificar cada uno. Aquello fue muy doloroso, empecé a escribir un diario íntimo que se fue expandiendo y terminó siendo ese libro llamado “A la sombra de mi abuelo”.

¿BELIARD FUE QUIEN LE SUGIRIÓ QUE NO FUERA A LA PREMIACIÓN?
Él y varias personas más, por el miedo de que se formaran motines, pancartas, yo decidí ir, pero al final tome en consideración lo que me decían, y como en realidad no quiero fastidiar a nadie…

Pero ya iré a recibir mi premio a mi patria querida.

¿QUÉ QUISO ESCRIBIR USTED: UNA NOVELA O UN LIBRO DE MEMORIAS?
Dentro del criterio de novela, con el respeto de Céspedes, el criterio que tengo es dentro de la novela. La novela puede contener hechos reales y no reales, de testimonio, pero el que se ha leído el libro puede comprobar, puede ver que no puedo dar testimonio, algunos son una serie de circunstancias que pueden ser ficción.

En todo el libro hay pinceladas de ficción en donde lo real se mezcla. Nunca lo he considerado un libro histórico, ni siquiera un testimonio, sino una mezcla entre la historia que yo me sé, que yo he buscado durante todo este tiempo, lo que he indagado, lo que me han contado, tanto trujillistas como anti-trujillistas, y la inspiración que me ha venido del arte, que es una inspiración divina, con lo cual yo sí lo catalogaría como novela. Entonces le pediría al señor Céspedes que no sea tan severo, porque en mi vida nunca he ido brincando.

¿QUÉ OPINA USTED DE LO QUE HAN CONSIDERADO ALGUNOS CRÍTICOS DE QUE ESTA ES UNA DE LAS OBRAS QUE HAN QUERIDO REIVINDICAR LA IMAGEN DE TRUJILLO EN EL ASPECTO HISTÓRICO?
Yo no quiero para nada rehabilitar la figura de Rafael Leonidas Trujillo, el dictador en República Dominicana.

Yo lo único que he querido y pretendido es que se viera esa parte de él que es desconocida, que es la parte interna de la familia.

Me ha costado mucho separar al político del abuelo, pero yo al abuelo lo quiero mucho, y no quiero que por yo haber escrito este libro se quiera decir que yo pienso que Trujillo haya sido un maravilloso gobernante, y que fue un ángel de la guarda para República Dominicana. Yo no estaría de acuerdo, para nada ha sido mi intención, y no conozco esa campaña de la que hablan. Lo que le puedo decir es que yo, Aída, no formaría parte de esa labor de rehabilitar ha Trujillo el político como alguien maravilloso.

¿CÓMO SE SIENTE CADA VEZ QUE VIENE AL PAÍS?
Después de haber sido exiliada durante tantos años desde la primera vez que he ido al país, me siento con una emoción que no podría describir.

Cada mañana que despierto, cuando estoy allá, me parece todo maravilloso a pesar de la situación actual y que me gustaría ayudar a mi país. Pero todo me parece perfecto.

Para mí es el país más bello del mundo.

¿LE GUSTARÍA VIVIR EN EL PAÍS TAL COMO LO HIZO EN LOS ÚLTIMOS AÑOS RAMFIS TRUJILLO?
Me encantaría y más ahora que tengo 56 años. ¿Y de todos eso lugares donde he residido: Roma, Estados Unidos, Barcelona, Francia y ahora en Madrid, en cuál considera usted que está mi patria? A mí me gustaría que me cremen y echen mis cenizas al mar Caribe.

SABEMOS QUE USTED ESTÁ ESCRIBIENDO SOBRE SU PADRE, ¿SOBRE QUÉ SE TRATA, TIENE QUE VER CON EL ATENTADO?
Es sobre los últimos días de mi padre, y no creo que fuera un atentado. Puede que esté equivocada, como en muchos momentos de mi vida, pero dejémoslo con que fue un accidente de coche.

mayo 20, 2010

William Lockward opina, en el periodico Listín Diario, sobre Aída Trujillo y la novela “A la sombra de mi abuelo”

Zona de Contacto 30 Noviembre 2009, 11:13 PM

Aída Trujillo trabaja en un libro sobre su padre Ramfis

WILLIAM LOCKWARD
Me sorprende que a estas alturas, todavía buena parte de la familia Trujillo, se niegue a ver al dictador como lo que fue, un asesino y un saqueador de todos los bienes dominicanos. Por eso tengo empatía con Aída, por tener el valor de escribir este libro tan complejo.

Para nada fue un regalo su Premio Nacional de Literatura, el dinero que se invirtió en su educación, que salió de la sangre de nuestro pueblo, se ve reflejado en esta prosa tan superior, al compararlo con lo que nos tiene acostumbrado nuestros escritores contemporáneos.

Aída Trujillo no tiene la culpa de venir de donde viene, sus cuentas con el destino ya están saldadas.

Yo creo que se merece ser recibida como una compatriota mas, con el mismo cariño e indulgencia que recibimos a nuestros compatriotas extranjeros.

Porque como está nuestra sociedad hoy en día, aquí nadie está para decir quien es bueno y quien no, porque pocos pasan una prueba sensata y objetiva de moral y ética en su cotidiano vivir.

Saludos Aída, y bienvenida a República Dominicana.

Blog de WordPress.com.